Examen físico de la rodilla

Generalidades del examen

Un examen completo de la rodilla se realiza siempre que alguien se queja de la rodilla. Se examinarán ambas rodillas y se compararán los resultados de la rodilla lesionada con los de la rodilla sana. Su médico también verificará que los nervios y los vasos sanguíneos estén intactos.

Su médico:

  • Realizará un examen visual de la rodilla para ver si está enrojecida, hinchada, deformada o si hay cambios cutáneos.
  • Palpará la rodilla para comprobar si hay calor o frío, hinchazón, dolor a la palpación, circulación sanguínea y sensibilidad.
  • Examinará la amplitud de movimiento de la rodilla y escuchará si se producen sonidos. En una prueba pasiva, su médico le moverá la pierna y la articulación de la rodilla. En una prueba activa, usted utilizará sus propios músculos para mover la pierna y la articulación de la rodilla. Al mismo tiempo, su médico escuchará si hay crujidos, chirridos o chasquidos en la rodilla.
  • Revisará los ligamentos de la rodilla, los cuales estabilizan la rodilla. Las pruebas incluyen:
    • Las pruebas en varo y valgo, con las que se comprueban los ligamentos laterales internos y externos. Para realizar estas pruebas, usted se acuesta en la mesa de exploración y el médico le coloca una mano en la articulación de la rodilla y la otra en el tobillo y mueve la pierna de lado a lado.
    • La prueba del cajón posterior, con la que se comprueba el ligamento cruzado posterior. Para realizar esta prueba, usted se acuesta sobre la mesa de exploración con la rodilla flexionada a 90 grados y la planta del pie apoyada sobre la mesa. El médico colocará sus manos alrededor de la parte superior de la tibia justo debajo de la rodilla y empujará la pierna directamente hacia atrás.
    • La prueba de Lachman, que comprueba el ligamento cruzado anterior (LCA). Para realizar esta prueba, mientras usted está acostado sobre la mesa de exploración, el médico le flexionará ligeramente la rodilla y sostendrá el muslo con una mano. Con la otra mano, el médico sujetará la parte superior de la pantorrilla y tirará hacia adelante. La prueba de Lachman sirve para diagnosticar un desgarro completo del LCA.
    • La prueba del cajón anterior, con la que se comprueba el LCA. Para realizar esta prueba, usted se acuesta sobre la mesa de exploración con la rodilla flexionada a 90 grados y la planta del pie apoyada sobre la mesa. El médico colocará sus manos alrededor de la parte superior de la tibia justo debajo de la rodilla y tirará de la pierna directamente hacia adelante.
    • La prueba de desplazamiento del pivote, con la que se comprueba el LCA. En esta prueba, se extiende la pierna y el médico sujeta la pantorrilla con una mano mientras gira la rodilla y empuja hacia el cuerpo. A menudo se realiza justo antes de una artroscopia de rodilla y después de que la anestesia haya relajado los músculos por completo.

Puede hacerse una prueba de McMurray si el médico sospecha que usted tiene un problema de meniscos en función de sus antecedentes médicos y de los exámenes anteriores. En esta prueba, mientras usted está acostado sobre la mesa de exploración, el médico le sujeta la rodilla y la planta del pie. A continuación, le empuja la pierna hacia arriba (flexionando la rodilla) mientras gira la pierna y aplica presión en la rodilla. Si hay dolor y se oye o se siente un chasquido, es posible que los meniscos estén deteriorados.

También puede hacerse una prueba artrométrica de la rodilla. Para realizar esta prueba, el médico utilizará un instrumento para medir la holgura de la rodilla. Esta prueba es especialmente útil en personas cuyo dolor o tamaño físico dificulta la realización de un examen físico. Un artrómetro tiene dos almohadillas de detección y una manija de presión que le permite a su médico ejercer fuerza sobre la rodilla. El instrumento se sujeta a la parte inferior de la pierna, de modo que las almohadillas de detección estén colocadas en la rótula y en el pequeño bulto justo por debajo de esta (espina tibial). Luego, su médico mide la presión empujando la manija de presión o tirando de ella.

Su examen también puede incluir otras pruebas para evaluar el grado de la lesión y para identificar daños a otras partes de la rodilla.

Por qué se hace

Un examen físico completo de rodilla se realiza siempre que alguien se queja de la rodilla, sin importar si la queja se debe a una lesión reciente o repentina (aguda) o se debe a síntomas duraderos o recurrentes (crónicos).

Resultados

Por lo general, en un examen normal:

  • La rodilla tiene su fuerza natural.
  • La rodilla no duele cuando se palpa.
  • Ambas rodillas tienen el mismo aspecto y se mueven de la misma manera.
  • No hay señales de líquido en la articulación de la rodilla ni alrededor de ella.
  • La rodilla y la pierna se mueven con normalidad cuando se examinan los ligamentos.
  • No hay chasquidos, crujidos ni chirridos cuando se mueven las estructuras de la rodilla o se aplica presión en ellas.
  • Los dedos de los pies están tibios y tienen un color rosáceo, y no hay entumecimiento en la parte inferior de la pierna ni en el pie.

Si cualquiera de estos resultados no son ciertos —por ejemplo, la rodilla está adolorida— es posible que tenga una lesión en la rodilla. Sin embargo, los resultados de un examen de rodilla varían dependiendo de si el examen se hace debido a una lesión repentina de la rodilla o debido a síntomas duraderos y también dependiendo del tiempo que haya transcurrido desde que se produjo la lesión. Un resultado anormal no siempre significa que tenga la rodilla lesionada. Su médico utilizará los resultados del examen junto con sus antecedentes médicos para realizar un diagnóstico.

Para pensar

Estas pruebas proporcionan la mejor información si tiene poco o nada de hinchazón en la rodilla, si puede relajarse y si su médico puede moverle la rodilla y la pierna libremente. Si este no es el caso, quizás sea difícil examinarle la rodilla con precisión.

Si la rodilla está roja, caliente o muy hinchada, es posible que se realice una aspiración de la articulación de la rodilla (artrocentesis), lo que implica la extracción de líquido de la articulación de la rodilla. Esto se hace para:

  • Ayudar a aliviar el dolor y la presión, lo que podría facilitar el examen físico y hacerle sentir más cómodo.
  • Revisar el líquido de la articulación para detectar una posible infección o inflamación.
  • Verificar si hay sangre en el líquido articular, lo cual puede indicar un desgarro en un ligamento o en el cartílago.
  • Ver si hay gotas de grasa, lo que puede indicar una fractura de hueso.

Es posible que se inyecte un anestésico local después de la aspiración para reducir el dolor y para facilitar el examen.

Si le van a hacer una artroscopia, es posible que se examine la rodilla en el quirófano antes del procedimiento, mientras usted está bajo anestesia general o raquídea.

Complete el formulario de información sobre pruebas médicas (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta prueba.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico especializado Freddie H. Fu, MD - Cirugía ortopédica

Revisado4 junio, 2014