Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Reparación de meniscos

Generalidades de la cirugía

Un desgarro de menisco es una lesión común al cartílago que estabiliza la rodilla y amortigua el impacto. El tipo de desgarro puede determinar si hay posibilidad de reparar el desgarro o no. Los desgarros radiales a veces pueden repararse según dónde estén ubicados. Los desgarros horizontales, en colgajo, degenerativos y que existen desde hace mucho tiempo —aquellos causados por años de desgaste— generalmente no pueden repararse.

Su médico probablemente le sugiera el tratamiento que piensa que es mejor para usted según la zona donde esté el desgarro, las características del desgarro y el tamaño. Su edad, su salud y su nivel de actividad también podrían afectar sus opciones de tratamiento. En algunos casos, el cirujano toma la decisión final durante la operación, cuando puede ver la fuerza del menisco, la ubicación y el tamaño del desgarro.

  • Si tiene un desgarro pequeño en el borde externo del menisco (en lo que los médicos llaman la zona roja), usted podría probar tratamiento en el hogar. A menudo, estos desgarros sanan con reposo.
  • Si tiene un desgarro de moderado a importante en el borde externo del menisco (zona roja), tal vez quiera considerar la cirugía. Estos tipos de desgarros tienden a sanar bien después de la cirugía.
  • Si tiene un desgarro que se propaga de la zona roja a los dos tercios internos del menisco (llamada zona blanca), su decisión es más difícil. Es posible que la cirugía no dé resultado para estos tipos de desgarros.
  • Si tiene un desgarro en la zona blanca del menisco, generalmente no se hace una cirugía de reparación, porque es posible que el menisco no sane. Pero la meniscectomía parcial puede hacerse si las partes desgarradas del menisco están causando dolor e hinchazón.

La reparación quirúrgica puede hacerse con cirugía abierta, en la cual se hace una pequeña incisión y la rodilla se abre de modo que el cirujano pueda ver dentro de la rodilla y el menisco pueda repararse. Cada vez más, los cirujanos recurren a la artroscopia para reparar los meniscos. El cirujano introduce a través de una pequeña incisión cerca de la rodilla un tubo delgado (artroscopio) que contiene una cámara y una luz con el que puede ver dentro de la rodilla sin hacer una incisión grande. Pueden introducirse instrumentos quirúrgicos a través de otras pequeñas incisiones. El cirujano repara el menisco con puntos de suturas o anclajes.

Otras lesiones de la rodilla —con más frecuencia lesiones del ligamento anterior cruzado (LCA)— pueden ocurrir al mismo tiempo que un desgarro de menisco. En estos casos, el plan de tratamiento se modifica. Generalmente, su traumatólogo reparará su menisco desgarrado, si es necesario, durante la cirugía de LCA. En este caso, se sigue el plan de tratamiento de rehabilitación para el LCA. Para saber más, vea el tema Lesiones del ligamento cruzado anterior.

Qué esperar después de la cirugía

Su cirujano puede recomendarle que no mueva la rodilla más de lo estrictamente necesario (inmovilización) por 2 semanas después de la cirugía. A esto pueden seguirle 2 semanas de movimiento limitado antes de que pueda retomar sus actividades diarias. Debe comenzarse la fisioterapia inmediatamente después de la cirugía. Pero las actividades que implican fuerte sobrecarga, como correr o ponerse en cuclillas, deberían postergarse por algunos meses. Debe seguir el plan de rehabilitación de su médico para una sanación óptima. Después, tal vez todavía siga teniendo dolor y necesite más fisioterapia o, a veces, más cirugía.

Los plazos para volver a caminar, conducir y realizar actividades más intensas dependerán del éxito de su rehabilitación.

Para encontrar algunos de los ejercicios que puede hacer en el hogar (con la aprobación de su médico), vea:

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Desgarro de menisco: Ejercicios de rehabilitación.

Por qué se hace

El modo en que su médico trata un desgarro de menisco depende del tamaño y de la ubicación del desgarro, de su edad, su estado de salud y su nivel de actividad, y de cuándo ocurrió la lesión. Las opciones de tratamiento incluyen tratamiento no quirúrgico con descanso, hielo, compresión, elevación y fisioterapia; reparación quirúrgica; extracción quirúrgica de la sección desgarrada (meniscectomía parcial); y extracción quirúrgica del menisco entero (meniscectomía total). En general, se suele preferir la cirugía de reparación a la meniscectomía parcial o total. Si el menisco puede repararse con éxito, salvar el menisco lesionado reparándolo —en vez de hacer una extracción parcial o total— reduce la incidencia de degeneración de la articulación de la rodilla.

A menudo, los desgarros pequeños que se ubican en el borde externo del menisco sanan solos. Los desgarros más grandes que se encuentran hacia el centro del menisco podrían no sanar bien, porque la irrigación de sangre a esa zona es deficiente. En una persona joven, la cirugía para reparar el desgarro podría ser la primera opción, porque puede devolver el funcionamiento.

Eficacia

La reparación quirúrgica puede resultar en menos dolor y a una recuperación del funcionamiento normal de la rodilla. Además, usted puede prevenir las complicaciones a largo plazo (como osteoartritis[artrosis]) con una reparación quirúrgica exitosa del desgarro. El índice de éxito de la reparación en la zona roja es del 85%.1

El éxito de la reparación de los desgarros de menisco depende en gran medida de dónde se encuentre el desgarro. Los desgarros en el borde externo del menisco (la zona roja) tienden a sanar bien. La irrigación de sangre a los desgarros que se extienden hasta el centro de los meniscos (zona blanca) es cuestionable, y la reparación quirúrgica en esta zona podría no sanar bien.

Riesgos

Los riesgos de la cirugía en sí misma son poco frecuentes pero pueden incluir:

  • Infección.
  • Daño en los nervios o en los vasos sanguíneos alrededor de la rodilla.
  • Coágulos de sangre en la pierna.
  • Riesgos debido a la anestesia.

Para pensar

Si se indica una reparación quirúrgica del menisco, el procedimiento debería hacerse cuanto antes después de la lesión. Pero si el desgarro se ubica en la zona roja y usted decide postergar una operación para ver si el desgarro de menisco sana solo, una reparación posterior todavía podría curar el menisco correctamente.

Tal vez pueda prevenir complicaciones a largo plazo como la osteoartritis con una reparación quirúrgica exitosa de su desgarro. A pesar de no hay estudios a largo plazo que lo hayan demostrado, una reparación del menisco exitosa puede salvar el cartílago meniscal y reducir la carga en la articulación de la rodilla y, por lo tanto, reducir el riesgo de tener osteoartritis.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Beynnon BD, et al. (2010). Meniscal injuries. In JC DeLee et al., eds., DeLee and Drez's Orthopaedic Sports Medicine: Principles and Practice, 3rd ed., vol. 2, pp. 1596–1623. Philadelphia: Saunders Elsevier.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico especializado Patrick J. McMahon, MD - Cirugía ortopédica

Revisado4 junio, 2014

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.