Trasplante de riñón

Generalidades de la cirugía

Un trasplante de riñón es una operación para sustituir su propio riñón enfermo con un riñón sano (de un donante). Existen dos tipos de donantes:

  • Donantes vivos. Un donante vivo puede ser un familiar, un amigo, un compañero de trabajo o cualquier otra persona que esté dispuesta a dar un riñón a alguien que lo necesita. Una persona solo necesita un riñón sano para vivir.
  • Donantes muertos. Un donante muerto es alguien que ha fallecido recientemente. La mayoría de los riñones de donantes proceden de esta fuente.

Usted tendrá que hacerse pruebas para asegurarse de que el riñón donado sea compatible con su tipo de tejido y su grupo sanguíneo. Esto ayuda a reducir las probabilidades de que su organismo rechace el nuevo riñón. También lo evaluarán para cerciorarse de que no tenga una enfermedad cardíaca o pulmonar importante ni otras enfermedades, como cáncer, que pudieran reducir su esperanza de vida.

La cirugía de trasplante de riñón suele durar alrededor de 3 horas. Durante la cirugía, le colocarán el riñón donado en la parte inferior del abdomen, le conectarán los vasos sanguíneos del riñón donado a las arterias y a las venas de su cuerpo, y le conectarán el uréter del riñón donado a la vejiga. La sangre podrá entonces fluir a través del nuevo riñón y el riñón comenzará a filtrar y eliminar los desechos y a producir orina.

El nuevo riñón generalmente comienza a funcionar de inmediato. En la mayoría de los casos, no se extraen los riñones enfermos o deteriorados a menos que usted tenga una infección renal grave (pielonefritis), cáncer de riñón, síndrome nefrótico, o riñones poliquísticos extremadamente grandes.

Para conocer más detalles, vea el tema Trasplante de órganos.

Qué esperar después de la cirugía

Tendrá que permanecer en el hospital entre 7 y 10 días después de recibir el nuevo riñón. En algunos casos, puede tomar tiempo hasta que el nuevo riñón produzca orina. Por lo tanto, tal vez tenga que someterse a diálisis y tomar medicamentos, como diuréticos, para ayudar a que el nuevo riñón elimine el exceso de agua y sal del cuerpo.

Después de la cirugía, usted tendrá que tomar medicamentos para inhibir el sistema inmunitario. Estos medicamentos se utilizan para ayudar a evitar que el cuerpo rechace el riñón nuevo. Deberá tomar estos medicamentos por el resto de su vida.

Durante las primeras semanas o meses después de la cirugía, su cuerpo puede tratar de rechazar el nuevo riñón. Esto se denomina rechazo agudo y ocurre en un 25% a un 55% de las personas después del trasplante. La mayoría del tiempo, el rechazo agudo puede tratarse con inmunodepresores.

El rechazo crónico es un proceso gradual y progresivo de pérdida de función renal y puede ocurrir muchos meses hasta varios años después de la cirugía. Los especialistas no comprenden completamente la causa del rechazo crónico. No existe un tratamiento para el rechazo crónico. La mayoría de las personas vuelven a someterse a diálisis o reciben un nuevo trasplante.

Por qué se hace

La cirugía de trasplante de riñón se realiza para que un riñón sano (riñón de un donante) pueda reemplazar a su riñón enfermo. El trasplante de riñón se usa cuando usted tiene enfermedad renal crónica grave (insuficiencia renal) que no puede revertirse con ningún otro método de tratamiento. Usted no podrá someterse a esta cirugía si tiene una infección activa, otra enfermedad potencialmente mortal como el cáncer, o enfermedad cardíaca o pulmonar grave.

Eficacia

Si tiene enfermedad renal crónica grave y opta por un trasplante de riñón, es posible que pueda vivir más tiempo que si elige tratar su enfermedad renal únicamente con diálisis.1

Los trasplantes que utilizan un riñón de un familiar de primer grado, como su padre, madre, hermano o hermana, son los más exitosos. Y los trasplantes de donantes vivos suelen tener más éxito que los trasplantes de donantes fallecidos.1

Riesgos

Los riesgos de someterse a un trasplante de riñón incluyen:

  • Rechazo del nuevo riñón.
  • Infección grave.
  • Sangrado.
  • Reacción a la anestesia que se utiliza para la cirugía.
  • Fallo del riñón donado.

Para pensar

El trasplante de riñón puede ser un mejor tratamiento para usted que la diálisis, ya que las tasas de supervivencia son mejores después del trasplante. Usted también podrá vivir una vida más normal, porque no tendrá que someterse a diálisis. Aunque un trasplante de riñón es un procedimiento costoso, en realidad puede ser menos costoso que los tratamientos de diálisis a largo plazo.

A menudo hay una larga espera antes de recibir un riñón de un donante. Y no hay ninguna garantía de que el trasplante tenga éxito. Se presentan menos complicaciones en personas que son buenos candidatos para la cirugía y que no tienen otras afecciones médicas graves que pueden limitar su esperanza de vida, como enfermedad de las arterias coronarias inestable o cáncer.

No todas las personas pueden someterse a un trasplante de riñón. Por lo general, usted no podrá someterse a un trasplante de riñón si tiene una infección activa u otra enfermedad potencialmente mortal, como cáncer, o enfermedad cardíaca o pulmonar grave.

Después de someterse a un trasplante de riñón, tendrá que tomar medicamentos que inhiben el sistema inmunitario (inmunodepresores) para ayudar a evitar que el organismo rechace el nuevo riñón. Deberá tomar estos medicamentos por el resto de su vida. Dado que estos medicamentos debilitan el sistema inmunitario, usted tendrá un mayor riesgo de infecciones graves. También existe la posibilidad de que su organismo aún rechace el nuevo riñón, incluso si usted toma estos medicamentos. Si esto sucede, usted tendrá que empezar a hacerse diálisis y posiblemente deberá esperar a otro trasplante de riñón.

Los inmunodepresores también aumentan el riesgo de otras enfermedades, como el cáncer de piel y el linfoma. Usted tendrá un mayor riesgo de diabetes, presión arterial alta, enfermedades cardíacas, cataratas e inflamación del hígado (cirrosis) si toma estos medicamentos.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Información relacionada

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Flechner SM (2013). Renal transplantation. In JW McAninch, TF Lue, eds., Smith and Tanagho's General Urology, 18th ed., pp. 550–569. New York: McGraw-Hill.

Otras obras consultadas

  • Barry JM, Conlin MJ (2012). Renal transplantation. In AJ Wein et al., eds., Campbell-Walsh Urology, 10th ed., vol. 2, pp. 1226–1253. Philadelphia: Saunders.
  • Flechner SM (2013). Renal transplantation. In JW McAninch, TF Lue, eds., Smith and Tanagho's General Urology, 18th ed., pp. 550–569. New York: McGraw-Hill.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Tushar J. Vachharajani, MD, FASN, FACP - Nefrología

Revisado14 noviembre, 2014