Hemorroidectomía para hemorroides

Generalidades de la cirugía

La hemorroidectomía es una cirugía que se hace para extirpar las hemorroides. Se le dará anestesia general o anestesia espinal (raquídea) para que no sienta dolor.

Se hacen incisiones en el tejido que rodea la hemorroide. Se ata la vena hinchada en el interior de la hemorroide para prevenir el sangrado, y se extrae la hemorroide. Se puede coser la zona quirúrgica para cerrarla o se la puede dejar abierta. Se cubre la herida con gasa medicada.

La cirugía se puede hacer con un cuchillo (bisturí), una herramienta que utiliza electricidad (bisturí eléctrico) o un láser.

La operación suele hacerse en un centro quirúrgico. Lo más probable es que usted regrese a casa el mismo día (modo ambulatorio).

Existe un procedimiento que usa un dispositivo de grapado circular para extraer el tejido hemorroidal y cerrar la herida. No se realizan incisiones. En este procedimiento, se levanta la hemorroide y luego se "grapa" de vuelta en su sitio en el canal anal. A esta cirugía se le llama hemorroidopexia. Es posible que las personas que se hacen cirugía con grapas tengan menos dolor después de la operación que aquellas personas que se hacen la cirugía tradicional para las hemorroides. Sin embargo, la cirugía con grapas es más costosa. Y es más probable que las personas que se hacen cirugía con grapas vuelvan a tener hemorroides y necesiten operarse otra vez.1

La hemorroidectomía guiada por Doppler es un procedimiento que utiliza un endoscopio con una sonda especial para localizar las arterias hemorroidales de modo que se elimina menos tejido. Algunos estudios demuestran que es menos dolorosa pero se necesitan más estudios a largo plazo para compararla con otros procedimientos. 1

Qué esperar después de la cirugía

La recuperación lleva entre 2 y 3 semanas.

La vuelta al hogar después de la cirugía

  • Justo después de la cirugía, cuando usted todavía se encuentra bajo los efectos de la anestesia, se le dará un anestésico local de acción prolongada. Debería durar de 6 a 12 horas para ofrecerle alivio del dolor después de la cirugía. Si no va a pasar la noche en el hospital después de la cirugía, solo lo dejarán irse una vez que la anestesia haya dejado de tener efecto y usted haya orinado. A veces se produce incapacidad para orinar (retención urinaria) debido a hinchazón (edema) en los tejidos o a un espasmo de los músculos pélvicos.
  • Alguien debería llevarlo de vuelta a su hogar.

Cuidados después de la cirugía

  • Es de esperar que tenga algo de dolor después de la cirugía. Si el médico le recetó un analgésico (medicamento para el dolor), tómelo según las indicaciones. Pregúntele a su médico qué medicamentos de venta libre son seguros para usted.
  • Es normal tener algo de sangrado, en particular durante la primera evacuación después de la operación.
  • Durante unos algunos días después de la cirugía, beba líquidos y coma alimentos suaves (arroz sin condimentar, bananas (plátanos), pan tostado seco o galletas saladas, puré de manzana). Después podrá regresar a los alimentos normales y aumentar poco a poco la fibra de su dieta.
  • Puede aplicarse anestésicos antes y después de las evacuaciones para aliviar el dolor.
  • Las compresas frías aplicadas sobre la zona anal pueden reducir la inflamación y el dolor.
  • Los baños frecuentes en agua tibia (baños de asiento) ayudan a aliviar el dolor y los espasmos musculares.
  • Algunos médicos pueden recomendarle que tome un antibiótico (como metronidazol) después de la cirugía para prevenir las infecciones y reducir el dolor.
  • Los médicos recomiendan que se tomen ablandadores de heces que contienen fibra para ayudar a facilitar las evacuaciones intestinales. Esforzarse durante las evacuaciones intestinales puede hacer que regresen las hemorroides.
  • Suelen hacerse visitas de seguimiento con el cirujano entre 2 y 3 semanas después de la cirugía para ver si hay algún problema.

Por qué se hace

La hemorroidectomía es apropiada si usted:

  • Tiene hemorroides internas muy grandes.
  • Tiene hemorroides internas que siguen provocando síntomas después del tratamiento no quirúrgico.
  • Tiene hemorroides externas grandes que causan molestias importantes y hacen que sea difícil mantener limpia la zona anal.
  • Tiene tanto hemorroides internas como externas.
  • Se ha hecho otros tratamientos para las hemorroides (como ligadura con banda de goma) que han fallado.

Eficacia

Por lo general, la cirugía cura una hemorroide. Sin embargo, el éxito a largo plazo de la cirugía de hemorroides depende en gran medida de lo bien que usted pueda cambiar sus hábitos de evacuación diarios para evitar el estreñimiento y el esfuerzo. Alrededor de 5 de cada 100 personas vuelven a tener hemorroides después de la cirugía.2

Riesgos

Dolor, sangrado e incapacidad para orinar (retención urinaria) son los efectos secundarios más comunes de la hemorroidectomía.

Otros riesgos relativamente raros incluyen los siguientes:

Problemas tempranos

  • Sangrado de la zona anal
  • Acumulación de sangre en la zona de la cirugía (hematoma)
  • Incapacidad para controlar los intestinos o la vejiga (incontinencia)
  • Infección en la zona de la cirugía
  • Heces atrapadas en el canal anal (retención fecal)

Problemas tardíos

  • Estrechamiento (estenosis) del canal anal
  • Recurrencia de las hemorroides
  • Un pasaje anormal (fístula) que se forma entre el canal anal o rectal y otra zona
  • Prolapso rectal, que ocurre cuando el recubrimiento rectal se desliza fuera de la abertura anal

Para pensar

El éxito de la hemorroidectomía depende mucho de su capacidad para realizar cambios en sus hábitos diarios de evacuación para facilitar la evacuación de las heces. Es posible que la hemorroidectomía ofrezca mejores resultados a largo plazo que los procedimientos que interrumpen el flujo de sangre a las hemorroides (procedimientos de fijación). Sin embargo, la cirugía es más costosa, tiene un mayor riesgo de complicaciones y suele ser más dolorosa.

La mayoría de las hemorroides internas mejoran (su tamaño se reduce y el malestar disminuye), ya sea con tratamiento en el hogar o con procedimientos de fijación. Comparados con la cirugía, los procedimientos de fijación tienen menos riesgos, son menos dolorosos y requieren menos tiempo alejado del trabajo y de otras actividades.

La cirugía no se recomienda para las hemorroides internas (a menos que usted tenga hemorroides internas muy grandes o tanto hemorroides internas como externas).

Con frecuencia se anuncia que los procedimientos con láser son el método de extracción de hemorroides menos doloroso y de sanación más rápida. Sin embargo, no se ha probado ninguna de estas afirmaciones. Los procedimientos con láser son más costosos que las técnicas tradicionales. El procedimiento dura más tiempo y puede causar lesiones en los tejidos profundos.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Lumb KJ, et al. (2010). Stapled versus conventional surgery for hemorrhoids. Cochrane Database of Systematic Reviews (9).
  2. Society for Surgery of the Alimentary Tract (2008). SSAT Patient Care Guidelines: Surgical Management of Hemorrhoids. Available online: http://www.ssat.com/cgi-bin/hemorr.cgi.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Kenneth Bark, MD - Cirugía general, Cirugía de Colon y Recto

Revisado14 noviembre, 2014