Fundoplicatura para la enfermedad de reflujo gastroesofágico

Generalidades de la cirugía

Durante la fundoplicatura, se envuelve el esófago con la curva superior del estómago (el fundus) y se la cose de modo que la parte inferior del esófago pase por un pequeño túnel de músculo estomacal. Esta cirugía fortalece la válvula entre el esófago y el estómago (esfínter esofágico inferior), que impide que el ácido regrese al esófago tan fácilmente. Esto permite que sane el esófago.

  • Este procedimiento puede hacerse por el abdomen o el tórax. El método torácico a menudo se usa si una persona tiene sobrepeso o un esófago corto.
  • Este procedimiento suele hacerse usando una técnica de cirugía laparoscópica. Los resultados de la técnica laparoscópica son mejores cuando el cirujano que hace la cirugía tiene experiencia con este procedimiento.

Si una persona tiene una hernia de hiato, la cual puede causar síntomas de la enfermedad de reflujo gastroesofágico (GERD, por sus siglas en inglés), la hernia también se reparará durante esta operación.

Qué esperar después de la cirugía

Si se hace una cirugía abierta (la cual requiere una incisión grande), usted pasará muy probablemente varios días en el hospital. Se usa anestesia general, lo cual significa que usted duerme durante la operación. Después de la cirugía, tal vez necesite de 4 a 6 semanas para regresar a su trabajo o a su rutina normal.

Si se usa el método laparoscópico, usted muy probablemente se quede en el hospital por solamente 2 o 3 días. Se usa anestesia general. Usted tendrá menos dolor después de la cirugía, porque no hay ninguna incisión grande que tenga que sanar. Después de la cirugía laparoscópica, la mayoría de la gente puede volver al trabajo o a su rutina normal en alrededor de 2 a 3 semanas, dependiendo de su trabajo.

Después de cualquiera de las dos operaciones, tal vez tenga que cambiar cómo come. Es posible que tenga que comer solo alimentos blandos hasta que sane la zona operada. Y usted debería masticar la comida completamente y comer más lentamente para darle tiempo a la comida para que baje por el esófago.

Por qué se hace

La fundoplicatura se usa la mayoría de las veces para tratar los síntomas de GERD que probablemente estén causados en parte por una hernia de hiato y que no han sido controlados bien con medicamentos. También puede usarse la cirugía para algunas personas que no tienen hernia de hiato. La operación también puede ser una opción cuando:

  • El tratamiento con medicamentos no alivia por completo sus síntomas y cuando hay evidencia de que los síntomas restantes son causados por el reflujo de jugos gástricos.
  • Usted no desea tomar medicamentos para controlar los síntomas de la GERD durante un período prolongado o no puede hacerlo a causa de los efectos secundarios, y está dispuesto a aceptar los riesgos de la cirugía.
  • Usted tiene síntomas que no mejoran en forma adecuada cuando se los trata con medicamentos. Los ejemplos de estos síntomas son asma, ronquera o tos junto con el reflujo.

Eficacia

  • En la mayoría de las personas que se someten a cirugía laparoscópica para la GERD, la operación mejora los síntomas y sana el daño hecho al esófago.1
  • Con el tiempo, algunas personas vuelven a tener síntomas, tienen esofagitis otra vez, tienen que tomar medicamentos para los síntomas o necesitan otra operación.1
  • La cirugía puede causar síntomas nuevos y molestos. Con el tiempo, algunas personas tienen problemas para tragar, tienen aumento de flatulencia (gas) y/o problemas para eructar.1

Riesgos

Los riesgos o las complicaciones que siguen a una fundoplicatura incluyen:

  • Dificultad para tragar porque el estómago envuelve al esófago muy arriba o lo envuelve en forma muy apretada.
  • El esófago se desliza de la parte envuelta por el estómago, de modo que la válvula (esfínter esofágico inferior) ya no está sostenida.
  • Regreso de la acidez estomacal.
  • Abotagamiento y molestia por la acumulación de gases dado que la persona no puede eructar.
  • Exceso de gas.
  • Riesgos de la anestesia.
  • Riesgos de una cirugía mayor (infección o sangrado).

Para algunas personas, los efectos secundarios de la cirugía (abotagamiento por la acumulación de gas, problemas para tragar, dolor en el sitio de la cirugía) son tan molestos como los síntomas de la GERD. La fundoplicatura no puede revertirse y, en algunos casos, tal vez no sea posible aliviar los síntomas de estas complicaciones, incluso con una segunda cirugía.

Para pensar

La GERD puede ser molesta e incluso dolorosa. Pero no es una enfermedad peligrosa. Para que valga la pena probar un tratamiento para la GERD, este tiene que ser muy seguro. Para muchas personas, especialmente aquellas que tienen pocos problemas para tomar medicamentos, la cirugía no es una buena opción.

Pero cuando la fundoplicatura es exitosa, podría acabar con la necesidad de tratamiento a largo plazo con medicamentos. Cuando usted decide entre cirugía y tratamiento con medicamentos, compare el costo, los riesgos y las complicaciones posibles de la cirugía con el costo y la molestia de tomar medicamentos.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. GERD: ¿Qué tratamiento debería usar?

Antes de la cirugía, suelen hacerse pruebas adicionales para asegurarse de que sea probable que la cirugía ayude a curar los síntomas de la GERD y para diagnosticar problemas que podrían agravarse con la operación.

Las operaciones segundas son más difíciles de hacer, son menos exitosas y tienen más riesgos. De modo que es extremadamente importante que se considere el primer procedimiento con mucho cuidado y que lo realice un cirujano experimentado que tenga más probabilidades de tener éxito la primera vez.

La cirugía para tratar la GERD raramente se hace en personas que:

  • Son adultos mayores, especialmente si tienen otros problemas de salud además de la GERD.
  • Tengan contracciones y relajaciones débiles (peristaltismo) en el esófago. Estos movimientos son importantes para movilizar los alimentos por el esófago hacia el estómago. La cirugía puede empeorar este problema y hacer que la comida se atore en el esófago.
  • Tengan síntomas poco comunes que podrían empeorarse con la cirugía.

En casos especiales, pueden hacerse otras cirugías como la fundoplicatura parcial o la gastropexia en vez de la fundoplicatura.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Lundell L, et al. (2007). Seven-year follow-up of a randomized clinical trial comparing proton-pump inhibition with surgical therapy for reflux oesophagitis. British Journal of Surgery, 94(2): 198–203.

Otras obras consultadas

  • Galmiche J-P, et al. (2011). Laparoscopic antireflux surgery vs esomeprazole treatment for chronic GERD. JAMA, 305(19): 1969–1977.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Peter J. Kahrilas, MD - Gastroenterología

Revisado14 noviembre, 2014