Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Artroplastia de cadera

Generalidades de la cirugía

La artroplastia total consiste en una cirugía para reemplazar los extremos de ambos huesos de una articulación dañada a fin de crear nuevas superficies para la articulación.

La artroplastia total de cadera usa partes metálicas, cerámicas o plásticas para reemplazar la cabeza del extremo superior del fémur y recubrir la cavidad de la cadera (acetábulo) del hueso pélvico.

La artroplastia total de cadera reemplaza el cartílago dañado con un nuevo material articular en un proceso paso a paso.

Los médicos pueden adherir las prótesis articulares a los huesos con o sin cemento.

  • Las articulaciones con cemento se adhieren al hueso existente con cemento, el cual actúa como un pegamento y adhiere la prótesis articular al hueso.
  • Las articulaciones sin cemento se adhieren por medio de una capa porosa que ha sido diseñada para permitir que el hueso se adhiera a la prótesis articular. Con el tiempo, crece hueso nuevo y rellena las aberturas en la capa porosa y la articulación se adhiere al hueso.

Los médicos a menudo usan anestesia general para las artroplastias, lo que significa que usted estará inconsciente durante la operación. Pero a veces usan anestesia regional, lo cual significa que usted no puede sentir la zona de la cirugía y está somnoliento, pero está despierto. La elección depende de su médico, de su salud general y, en cierta medida, de lo que usted prefiera.

Su médico puede recomendarle que tome antibióticos antes y después de la operación para reducir el riesgo de infección. Si tiene que hacerse un arreglo dental importante, es posible que su médico le recomiende que se lo haga antes de la operación. Las infecciones pueden propagarse desde otras partes del cuerpo, como la boca, a la articulación artificial y provocar un problema grave.

Cirugía mínimamente invasiva

Algunos médicos están practicando artroplastias de cadera a través de incisiones más pequeñas. Esto se llama cirugía mínimamente invasiva. Puede significar menor pérdida de sangre y una cicatriz más pequeña. Pero también puede implicar más tiempo en cirugía, porque la operación es más difícil de hacer. Y si la nueva cadera no puede colocarse bien a través de la incisión más pequeña, es posible que el médico tenga que hacer un corte más grande de todos modos. Estas cirugías también pueden requerir un equipamiento especial que no tienen todos los hospitales. La cirugía mínimamente invasiva para la artroplastia de cadera no se hace con frecuencia. Si está interesado en este tipo de cirugía, hable con su médico. Si el procedimiento es una buena idea para usted o no, depende de la opinión de su médico y también de su capacitación y práctica.

Qué esperar después de la cirugía

Inmediatamente después de la cirugía

Le darán antibióticos por vía intravenosa (IV) por aproximadamente un día después de la operación. También le darán medicamentos para controlar el dolor y, tal vez, medicamentos para prevenir la formación de coágulos de sangre. No es infrecuente tener malestar estomacal o estreñimiento después de una operación. Hable con su médico o su enfermera si se siente mal.

Cuando se despierte de la cirugía, es posible que tenga una sonda, la cual es un pequeño tubo conectado a la vejiga, para que no tenga que levantarse de la cama para orinar. Es posible que también tenga una bomba de compresión o una media de compresión en la pierna, las cuales le aprietan la pierna para mantener la sangre circulando y para ayudar a prevenir la formación de coágulos de sangre. Y es posible que tenga un almohadón entre las piernas para mantener su nueva cadera en la posición correcta.

Es posible que su médico le enseñe a hacer ejercicios de respiración sencillos para ayudar a prevenir una congestión en los pulmones mientras su nivel de actividad sea reducido. Quizás también aprenda a mover los pies hacia arriba y hacia abajo para flexionar los músculos y mantener la sangre circulando. Y tal vez comience a aprender a mantener la cadera en las posiciones correctas cuando se mueve en la cama y se levanta de la cama.

Los primeros días

Probablemente todavía esté tomando algunos medicamentos. Tomará gradualmente menos analgésicos (medicamentos para el dolor). Es posible que continúe con medicamentos para prevenir la formación de coágulos de sangre por al menos diez días después de la cirugía.

La rehabilitación después de la artroplastia de cadera puede variar dependiendo de si el cirujano usó métodos con cemento o sin cemento para adherir las superficies de la prótesis articular. El hecho de que el cirujano haya usado cemento o no también determina cuánto peso puede poner en la pierna. Su cirujano les informará a usted y a su equipo de rehabilitación acerca de las limitaciones que tiene. Probablemente necesite un andador, un bastón o muletas por varias semanas.

En general, la mayoría de la gente se levanta de la cama con ayuda el día de la operación o al día siguiente. Durante los primeros días, usted aprenderá a caminar con un andador o con muletas. Su fisioterapeuta y, a veces, un terapeuta ocupacional le mostrarán cómo hacer ejercicio, caminar y hacer actividades como vestirse y cocinar mientras usted deja que sane su cadera. Según el tipo de operación que haya tenido y las instrucciones de su médico, podría aprender las siguientes precauciones para evitar que se le disloque la cadera:

  • Evite las combinaciones de movimientos con su nueva cadera. Por ejemplo, no se siente con las piernas cruzadas, porque en esa posición usted flexiona la cadera y, al mismo tiempo, la lleva por delante de su cuerpo en forma atravesada.
  • Es posible que su médico no quiera que flexione su cadera más de 90 grados. En ese caso, su terapeuta podría sugerirle estas ideas:
    • No se siente en sillas bajas, camas ni inodoros. Podría convenirle conseguir un elevador especial para el asiento del inodoro por un tiempo.
    • No levante la rodilla por encima de la altura de la cadera.
    • No se incline hacia adelante mientras está sentado, ni cuando se sienta o se pone de pie.
    • No se incline más de 90 grados. Esto significa que no puede agacharse para atarse los zapatos por un tiempo.
  • Por aproximadamente 8 semanas, es posible que su médico no quiera que su pierna cruce el centro de su cuerpo hacia la otra pierna. En ese caso, su terapeuta podría sugerirle estas ideas:
    • No cruce las piernas.
    • Tenga cuidado cuando se sube o se baja de un auto o de una cama, de modo que su pierna no cruce la línea imaginaria en el centro de su cuerpo.
  • Tal vez su médico no quiera que su pierna rote hacia adentro ni demasiado hacia afuera. Si es así, su terapeuta puede sugerirle que mantenga los dedos de los pies apuntando hacia adelante o ligeramente hacia afuera.

La mayoría de las personas regresan a su hogar dentro de unos días a una semana después de la cirugía. Algunas personas que necesitan una rehabilitación más intensa o aquellas que no tienen a nadie que las ayude en su casa van a un centro especializado de rehabilitación para recibir más tratamiento.

Continuación de la recuperación

Después de irse a su casa, preste atención al sitio de la cirugía y a su salud en general. Si nota algún enrojecimiento o secreción de la herida, dígale a su cirujano. Es posible que le recomienden que se tome la temperatura dos veces al día y que le diga a su cirujano si tiene fiebre de más de 100.5°F (38.1°C).

Por un tiempo, tal vez tenga que sentarse solamente en sillas altas (no en sillas bajas que le hagan flexionar la cadera más de 90 grados), usar un elevador de asiento para el inodoro y dormir de espalda.

Tal vez tenga que usar un andador o muletas por varias semanas después de la cirugía hasta que pueda soportar todo su peso, tenga menos dolor y pueda desplazarse en forma segura sin caerse. Por cuánto tiempo tendrá que usar muletas o un andador depende de cómo estén sus huesos y qué tipo de procedimiento haya usado su médico, así como su experiencia trabajando con otras personas que hayan tenido una cirugía parecida.

La fisioterapia suele continuar después de retornar del hospital a su casa hasta que sea capaz de funcionar con más independencia. La rehabilitación total después de la cirugía llevará al menos 6 meses.

Se le dará un programa de ejercicios para que siga cuando vuelva a su casa, aun si todavía está haciendo fisioterapia. También debería hacer una caminata corta varias veces al día. Si nota algún dolor, pruebe con una compresa fría en la cadera y tal vez reduzca su actividad un poco, pero no la interrumpa completamente. Seguir con sus caminatas y su programa de ejercicios lo ayudará a acelerar su recuperación.

Para la mayoría de las personas es seguro tener relaciones sexuales aproximadamente entre 4 y 6 semanas después de una artroplastia de cadera. Hable con su médico acerca de cómo y cuándo es seguro. Y pregúntele a su fisioterapeuta o terapeuta ocupacional acerca de posiciones que no pongan su nueva cadera en peligro.

Vivir con una prótesis de cadera

Probablemente su médico quiera verlo al menos una vez al año para observarle la prótesis de cadera. Gradualmente, usted volverá a la mayoría de sus actividades previas a la cirugía. Si conduce un auto, su médico probablemente le permita que empiece a manejar un auto de cambios automáticos entre 6 y 8 semanas después de la cirugía, siempre y cuando el asiento no sea demasiado bajo y usted haya dejado de tomar analgésicos.

Debido a la manera en que la cadera está conformada, cada libra de peso corporal añade 3 libras de carga a la cadera. Controlar el peso ayudará a que la nueva articulación de su cadera le dure más.

Manténgase activo para ayudar a conservar fuerza, flexibilidad y resistencia. Sus actividades podrían incluir caminar, nadar (después de que su herida haya sanado completamente), bailar, golf (no use zapatos con clavos, y use un carrito de golf) y montar en una bicicleta fija o ir en bicicleta por superficies parejas. Después de una artroplastia de cadera, no se recomiendan actividades más intensas, como trotar o jugar al tenis.

Es posible que su médico quiera que usted tome antibióticos antes de un arreglo dental o cualquier procedimiento médico invasivo por al menos 2 años después de su cirugía. Esto es para ayudar a prevenir infecciones alrededor de su prótesis de cadera. Después de 2 años, su médico y su dentista decidirán si todavía necesita tomar antibióticos. Su salud general y el estado de sus otras afecciones de salud les ayudarán a decidir.

Por qué se hace

Los médicos recomiendan una artroplastia cuando el dolor en la cadera y la pérdida de la función se vuelven graves y si los medicamentos y otros tratamientos dejan de aliviar el dolor. Su médico usará radiografías para examinarle los huesos y los cartílagos de la cadera para ver si están dañados y para asegurarse de que el dolor no esté proviniendo de ningún otro lugar.

La artroplastia total podría no ser recomendable para personas que:

  • Tengan una salud general delicada y que no puedan tolerar bien la anestesia y la cirugía.
  • Tengan una infección activa o corran un alto riesgo de contraer infecciones.
  • Tengan osteoporosis (adelgazamiento significativo de los huesos).
  • Se dediquen a trabajos manuales pesados o deportes físicamente exigentes.
  • Estén gravemente excedidos de peso (las prótesis articulares pueden tener más probabilidades de fallar en personas que tienen mucho sobrepeso).

Pero los médicos evalúan a cada persona individualmente.

Eficacia

Las personas que se hacen una artroplastia de cadera tienen mucho menos dolor que antes de la cirugía y suelen poder retomar sus actividades diarias. Probablemente pueda hacer sus actividades diarias con más facilidad, porque la articulación se mueve mejor.

  • Probablemente le resulte más fácil hacer cosas como subir escaleras, subir y bajarse de un auto, caminar sin cansarse, caminar sin renguear o rengueando menos y ocuparse de sus pies.
  • Probablemente pueda retomar las actividades, como jugar al golf, montar en bicicleta, nadar o bailar, que hacía antes de la operación.
  • Es posible que su médico le recomiende no correr, jugar al tenis ni hacer otras cosas que pudieran sobrecargar mucho la articulación.

La mayoría de las prótesis de cadera durarán de 10 a 20 años o más tiempo sin aflojarse, dependiendo de factores como:

  • Su estilo de vida y cuánta carga le pone a una articulación.
  • Cuánto pesa (tener mucho sobrepeso pone carga adicional a la articulación).
  • Lo bien que sanan su nueva articulación y sus huesos.

Mientras más joven sea usted cuando se opere y más carga le ponga a la articulación, más probable será que en algún momento necesite una segunda cirugía para reemplazar la primera prótesis. Con el tiempo, las partes se desgastan o pueden aflojarse y hay que reemplazarlas.

Su prótesis debería durar más tiempo si no tiene sobrepeso y si no hace actividad física intensa ni practica deportes que sobrecarguen la articulación. Si usted tiene más de 60 años cuando se le hace una artroplastia, la articulación artificial probablemente le dure el resto de su vida.

Los médicos continúan descubriendo nuevos modos de mejorar la duración de las prótesis de cadera. Lo que sabemos hoy acerca de los resultados a largo plazo de la artroplastia de cadera proviene de estudios de articulaciones que han sido reemplazadas entre 10 y 20 años atrás o más tiempo. Las personas que se hacen una artroplastia de cadera hoy podrían esperar que la prótesis dure más tiempo que las articulaciones artificiales de 10 a 20 años atrás.

Riesgos

Los riesgos de la artroplastia de cadera pueden dividirse en dos grupos:

  • Riesgos de la cirugía y del período de recuperación
  • Riesgos a largo plazo que pueden ocurrir meses o años después de la cirugía

Los riesgos de cada complicación dependen en parte de sus otros problemas de salud y del cirujano.

Los riesgos de la cirugía y del período de recuperación

  • Coágulos de sangre. A las personas se les puede formar un coágulo de sangre en una vena de la pierna después de una artroplastia de cadera. Los coágulos de sangre pueden ser peligrosos si obstruyen el flujo de sangre de la pierna al corazón o si se desplazan a los pulmones. Los coágulos de sangre son más comunes en las personas mayores, aquellas que tienen mucho sobrepeso, aquellas que han tenido coágulos de sangre anteriormente o aquellas que tienen cáncer.
  • Infección en la herida de la cirugía o en la articulación. La infección es poco común en personas que de otra manera son saludables. Las personas que tienen otros problemas de salud, como diabetes, artritis reumatoide o una enfermedad hepática crónica, o aquellas que están tomando corticosteroides tienen un riesgo más alto de infección después de cualquier cirugía. Las infecciones en la herida suelen tratarse con antibióticos. Las infecciones muy adentro de la articulación pueden requerir más cirugía y, en algunos casos, el médico debe extraer la prótesis. Si hay que extirpar partes de la articulación, generalmente se reemplazan. Pero ese procedimiento quirúrgico (corrección) es más complicado que la artroplastia de cadera original y tiene riesgos mayores de provocar problemas.
  • Lesión nerviosa. En casos poco comunes, podría lesionarse un nervio alrededor del sitio de la cirugía. Esto es más común (pero aún poco habitual) si el cirujano también está corrigiendo deformidades en la articulación. Una lesión nerviosa puede causar hormigueo, entumecimiento o dificultad para mover un músculo. Estas lesiones suelen mejorarse con el tiempo y, en algunos casos, pueden desaparecer completamente.
  • Problemas con la sanación de la herida. Los problemas de sanación de heridas son más comunes en personas que toman corticosteroides o que tienen enfermedades que afectan el sistema inmunitario, como la artritis reumatoide y la diabetes.
  • Depósitos de hueso en los tejidos blandos alrededor de la articulación de la cadera. Esto se llama osificación heterotópica. Generalmente no afecta lo bien que funciona la cadera, pero puede reducir la amplitud de movimiento en la cadera. La afección necesita tratamiento (cirugía) solamente si causa dolor o limita el movimiento en gran medida.
  • Dislocación de la cadera después de la cirugía. Es poco común tener una dislocación de la cadera después de una artroplastia de cadera. Su médico generalmente puede tratar esto volviendo a colocarle la cadera en su lugar después de darle un analgésico o anestesia. Tal vez también use un dispositivo ortopédico por un tiempo. En algunos casos, podría necesitarse una cirugía para volver a poner la articulación en su lugar.
  • Diferencia en el largo de las piernas. Generalmente, cualquier diferencia en el largo de las piernas es muy pequeña y no causa dolor ni problemas funcionales. Si usted tiene una diferencia notoria, a menudo puede corregirse con una plantilla para el calzado.
  • Los riesgos de la anestesia general. Los riesgos de cualquier cirugía son más altos en las personas que han tenido un ataque al corazón recientemente y aquellas que tienen una enfermedad pulmonar, hepática, renal o cardíaca a largo plazo (crónica).

Riesgos a largo plazo

  • Aflojamiento de partes de la prótesis de cadera. Con el tiempo, el aflojamiento es el problema más común asociado con la artroplastia total de cadera. Puede crecer tejido entre los componentes y el hueso, lo que provoca el aflojamiento. El aflojamiento generalmente no causa ningún síntoma y se ve solamente en radiografías. Si una articulación floja causa dolor intenso, es posible que necesite una segunda artroplastia.
  • Infección. Las personas que tienen cualquier clase de material artificial en el cuerpo, incluyendo partes de prótesis, tienen un riesgo más alto de tener infecciones cerca del material artificial. Podrían tener que tomar antibióticos antes y después de procedimientos como una cirugía, pruebas que consistan en insertar instrumentos en el cuerpo y arreglos dentales para ayudar a reducir el riesgo de infección.
  • Después de una artroplastia de cadera, partes diminutas de la superficie de la nueva articulación de la cadera se desgastan a medida que la cabeza y las piezas de la cavidad se frotan entre sí. Algunas personas son sensibles a los tipos de metal que pueden usarse para las prótesis. Dígale a su médico acerca de cualquier síntoma que tenga relacionado con la cadera, la ingle o la pierna que sea nuevo o que esté empeorando. Y asegúrese de que todos sus proveedores de salud sepan que usted tiene una prótesis de cadera.

Para pensar

El ejercicio continuado (como natación y caminatas) es importante para su bienestar general y su fuerza muscular. Hable con su médico acerca del tipo de ejercicio que sea mejor para usted.

Puede donar su propia sangre para usar durante la cirugía si es necesario. Esto se llama donación de sangre autóloga. Si decide hacer esto, comience la donación varias semanas antes de la cirugía para tener tiempo de donar suficiente sangre y restablecer su volumen de sangre antes de la cirugía.

Si tiene que hacerse más de una artroplastia, por ejemplo, una rodilla y una cadera, hable con su médico acerca de las pautas que pueden ayudarles a usted y a su médico a decidir en qué orden se deben hacer las cirugías.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Artritis: ¿Debería hacerme una artroplastia de cadera?

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Referencias

Otras obras consultadas

  • American Academy of Orthopaedic Surgeons (2009). Activities after hip replacement. Available online: http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=a00356.
  • Imamura M, et al. (2012). Single mini-incision total hip replacement for the management of arthritic disease of the hip: A systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Journal of Bone and Joint Surgery, American Version, 94(20): 1897–1905.
  • Rethman MP, et al. (2012). Prevention of Orthopaedic Implant Infection in Patients Undergoing Dental Procedures: Executive Summary on the AAOS/ADA Clinical Practice Guideline. Available online: http://www.aaos.org/research/guidelines/PUDP/dental_guideline.asp.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Kenneth J. Koval, MD - Cirugía ortopédica, Trauma ortopédica
Última revisión 5 noviembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.