Artroplastia de hombro

Generalidades de la cirugía

La artroplastia (reemplazo de una articulación) consiste en una cirugía para sustituir los extremos de los huesos de una articulación deteriorada. Esta cirugía crea nuevas superficies articulares.

En la artroplastia de hombro, los médicos sustituyen los extremos del hueso dañado de la parte superior del brazo (húmero) y, por lo general, el hueso del hombro (omóplato) o los cubren con superficies artificiales forradas con plástico o con metal y plástico. Los componentes de la articulación del hombro pueden mantenerse en su lugar con cemento. O pueden estar hechos con materiales que permiten que, con el tiempo, crezca nuevo hueso en el componente de la articulación para mantenerlo en su lugar sin cemento.

El extremo superior del húmero tiene forma de bola. Los músculos y los ligamentos sostienen esta bola contra una parte del hueso del hombro que tiene forma de taza. Los cirujanos suelen sustituir la parte superior del húmero con un trozo largo de metal que se inserta en el húmero y que tiene una cabeza redondeada. Si la superficie del hueso del hombro que tiene forma de taza y sostiene el húmero también está deteriorada, los médicos la alisan y luego la recubren con una pieza de plástico o de metal y plástico.

Los cirujanos ahora están probando un procedimiento más reciente llamado reemplazo total inverso del hombro para personas que tienen artritis dolorosa en el hombro y también tienen deteriorados los músculos alrededor del hombro. En este procedimiento, después de que el cirujano extrae el hueso dañado y alisa los extremos, une la pieza articular redondeada al hueso del hombro y utiliza la pieza en forma de taza para sustituir la parte superior del húmero. Los resultados iniciales son esperanzadores.1 Esta cirugía no es adecuada para todas las personas. Y no todos los cirujanos la han hecho. El éxito no solo depende de una cuidadosa evaluación para asegurarse de que es la cirugía adecuada para usted, sino también de tener un cirujano con experiencia en hacer un reemplazo total inverso de hombro.2

Los médicos generalmente utilizan anestesia general para la artroplastia. Esto significa que usted estará inconsciente durante la operación. Pero a veces usan anestesia regional, lo cual significa que usted no puede sentir la zona de la cirugía y está somnoliento, pero está despierto. La elección de la anestesia depende de su médico, de su salud general y, en cierta medida, de lo que usted prefiera.

Su médico puede recomendarle que tome antibióticos antes y después de la operación para reducir el riesgo de infección. Si tiene que hacerse un arreglo dental importante, es posible que su médico le recomiende que se lo haga antes de la operación. Las infecciones pueden propagarse desde otras partes del cuerpo, como la boca, a la articulación artificial y provocar un problema grave.

Qué esperar después de la cirugía

Inmediatamente después de la cirugía

Le darán antibióticos por vía intravenosa (IV) por aproximadamente un día después de la operación. También le darán medicamentos para controlar el dolor y, tal vez, medicamentos para prevenir la formación de coágulos de sangre. No es infrecuente tener malestar estomacal o estreñimiento después de una operación. Hable con su médico o su enfermera si no se siente bien.

Cuando se despierte de la cirugía, tendrá una venda en el hombro y probablemente un tubo de drenaje para recolectar líquido y evitar que este se acumule alrededor de su articulación. Es posible que tenga una sonda, la cual es un tubo pequeño conectado a la vejiga, para que no tenga que levantarse de la cama para orinar. También podría tener una manga de compresión en el brazo. Esta manga le aprieta el brazo para mantener la sangre circulando y para ayudar a prevenir los coágulos de sangre.

Un fisioterapeuta puede comenzar a hacerle ejercicios suaves de hombro el día de la cirugía o al día siguiente. Estos ejercicios consisten simplemente en movimiento pasivo, lo que significa que usted se relaja y permite que el terapeuta le mueva el brazo.

La mayoría de las personas que se someten a una artroplastia de hombro pueden sentarse y salir de la cama con ayuda algo más tarde el día de la cirugía.

Es posible que su médico le enseñe a hacer ejercicios de respiración sencillos para ayudar a prevenir una congestión en los pulmones mientras su nivel de actividad sea reducido.

Los primeros días

Probablemente todavía esté tomando algunos medicamentos. Gradualmente tomará menos analgésicos (medicamentos para el dolor). Es posible que continúe tomando medicamentos para prevenir los coágulos de sangre por varias semanas después de la cirugía.

Un fisioterapeuta le moverá el brazo para mantener suelto el hombro a medida que sana. El terapeuta también le enseñará a usar un dispositivo de poleas para que usted pueda mover el brazo cuando vaya del hospital a su casa. Además, es posible que su terapeuta comience a hacerle algunos ejercicios sencillos para mantener fuertes los músculos del otro brazo y los de las piernas.

La rehabilitación después de un reemplazo de hombro comienza de inmediato. No es demasiado exigente al principio, pero es muy importante que la haga. La mayoría de los médicos no le permitirán que utilice los músculos del hombro por varias semanas después de la cirugía. El principal objetivo de la rehabilitación es permitirle mover el hombro en la medida de lo posible, para que le resulte más fácil hacer sus actividades diarias, como vestirse, cocinar y conducir. La mayoría de las personas llegan a recobrar aproximadamente dos tercios del movimiento del hombro después de la cirugía. Sin embargo, otras cosas que afectan la cantidad de movimiento que usted recupere después de la cirugía son el grado de movimiento que tenía antes de la cirugía y si también estaban dañados los tejidos blandos alrededor del hombro. Para obtener el mayor beneficio de la cirugía, es muy importante que tome parte en fisioterapia tanto durante su estancia en el hospital como después de haber sido dado de alta del hospital.

La mayoría de las personas regresan a sus hogares entre 1 y 3 días después de la cirugía. Algunas personas que necesitan una rehabilitación más intensa o aquellas que no tienen a nadie que las ayude en su casa van a un centro especializado de rehabilitación para recibir más tratamiento.

Continuación de la recuperación

Después de irse a su casa, preste atención al sitio de la cirugía y a su salud en general. Si nota algún enrojecimiento o secreción de la herida, informe a su cirujano. Es posible que le recomienden que se tome la temperatura dos veces al día y que le diga a su cirujano si tiene fiebre de más de 100.5°F (38.1°C).

Se le dará un programa de ejercicios para que lo siga cuando vuelva a su hogar, aun si todavía está haciendo fisioterapia. Debería utilizar la polea para mover su brazo entre 4 y 5 veces al día. Si nota dolor, pruebe a ponerse una compresa de hielo en el hombro y quizás reducir su actividad un poco, pero no la detenga por completo. Seguir haciendo su programa de ejercicios le ayudará a acelerar su recuperación.

La rehabilitación suele continuar después de abandonar el hospital hasta que sea capaz de funcionar con más independencia y haya recuperado la mayor fuerza, resistencia y amplitud de movimiento en el hombro que pueda lograr. La rehabilitación total después de la cirugía llevará varios meses.

Lo que sigue es un ejemplo de un calendario típico de rehabilitación:1

  • 6 semanas de actividad muy limitada. No se le permite ningún movimiento del hombro que use los músculos del hombro. Usted usará la polea para ayudarse a levantar el brazo y mantener flexible el hombro. Su fisioterapeuta también puede mostrarle a un miembro de la familia a hacer otros ejercicios para usted, tales como girarle el brazo hacia el exterior y elevarle el hombro. Tendrá un cabestrillo para usarlo por la noche. Y es una buena idea poner una pequeña pila de sábanas o toallas dobladas debajo del brazo mientras está en la cama para evitar que el brazo se le caiga demasiado hacia atrás. El brazo debe permanecer cerca de su cuerpo o delante de él por varias semanas, tanto mientras está levantado como cuando duerme. No levante nada más pesado que una taza de café durante este tiempo.
  • Ejercicios y estiramiento, comenzando 6 semanas después de la cirugía. Esta etapa suele durar hasta 3 meses después de la cirugía e incluye el uso activo de los músculos del hombro para hacer ejercicios. El terapeuta también comenzará a hacer estiramientos más intensos de los tejidos blandos que rodean el hombro.
  • Ejercicios más intensos de fortalecimiento comenzando 3 meses después de la cirugía.

Vivir con una prótesis de hombro

Es posible que su médico quiera verlo de vez en cuando por varios meses o más para observarle la prótesis de hombro. Con el tiempo, volverá a retomar la mayoría de las actividades previas a la cirugía.

Manténgase activo para ayudar a conservar la fuerza, la flexibilidad y la resistencia. Sus actividades pueden incluir trabajo ligero en el jardín, caminar, natación (después de que la herida esté completamente curada y su médico lo haya aprobado), el baile y el golf. Es posible que su médico le recomiende que evite levantar cosas pesadas y realizar actividades repetitivas.

Por al menos 2 años después de su operación, es posible que su médico quiera que usted tome antibióticos antes de hacerse algún arreglo dental o cualquier procedimiento médico invasivo. Esto es para ayudar a prevenir infecciones alrededor de su prótesis de hombro. Después de 2 años, su médico y su dentista decidirán si todavía necesita tomar antibióticos. Su salud general y el estado de sus otras afecciones de salud les ayudarán a decidir.

Por qué se hace

Los médicos recomiendan una artroplastia cuando el dolor en el hombro y la pérdida de la función se vuelven graves y si los medicamentos y otros tratamientos dejan de aliviar el dolor. Su médico usará radiografías para examinarle los huesos y el cartílago del hombro para ver si están dañados y para asegurarse de que el dolor no provenga de otro lugar.

El reemplazo de hombro podría no ser recomendable para personas que:

  • Tengan una salud general delicada y que no puedan tolerar bien la anestesia y la cirugía.
  • Tengan una infección activa o estén en riesgo de contraer infecciones.
  • Tengan osteoporosis (adelgazamiento significativo de los huesos).
  • Tengan debilidad o deterioro muscular grave alrededor del hombro.

Algunos médicos recomendarán otros tipos de cirugía, si es posible, para personas más jóvenes y especialmente para aquellas que hacen trabajos arduos. Una persona joven o más activa tiene más probabilidades de que se le desgaste una articulación artificial de hombro que una persona mayor o menos activa.

Los médicos no suelen recomendar la artroplastia de hombro para personas que tienen expectativas muy altas de lo que podrán hacer con la articulación artificial (por ejemplo, las personas que esperan poder jugar al tenis a un nivel competitivo, poder pintar techos o hacer otras actividades que sobrecargan la articulación). El hombro artificial le permite a una persona hacer actividades diarias comunes con menos dolor. No restablece el mismo nivel de función que tenía la persona antes de que ocurriera el daño a la articulación del hombro.

Eficacia

La mayoría de las personas tienen mucho menos dolor después de la artroplastia de hombro y pueden hacer muchas de sus actividades diarias más fácilmente.

  • El hombro no se moverá con la misma amplitud que antes de que comenzara a tener problemas en el hombro. Sin embargo, la cirugía le permitirá hacer más de sus actividades normales sin dolor.
  • Después de la cirugía, se le permitirá retomar actividades como jugar al golf, montar en bicicleta, nadar, caminar como ejercicio, bailar o hacer esquí de fondo (si hacía estas actividades antes de operarse).
  • Es posible que su médico le recomiende no hacer cosas que pudieran sobrecargar mucho la articulación.

Mientras más joven sea usted cuando se opere y más carga le ponga a la articulación, más probable será que en algún momento necesite una segunda cirugía para reemplazar la primera prótesis. Con el tiempo, las partes se desgastan o pueden aflojarse y hay que reemplazarlas.

Su articulación artificial debería durar más tiempo si no hace actividad física intensa ni practica deportes que sobrecarguen la articulación. Si usted tiene más de 60 años cuando se le hace una artroplastia, la articulación artificial probablemente le dure el resto de su vida.

Riesgos

Los riesgos de la artroplastia de hombro incluyen:

  • Coágulos de sangre. Las personas pueden llegar a tener un coágulo de sangre en una vena de la pierna después de la artroplastia de hombro pero esto solo suele ocurrir si son inactivas. Los coágulos de sangre pueden ser peligrosos si obstruyen la circulación de la sangre de la pierna al corazón o si se trasladan a los pulmones. Los coágulos de sangre ocurren más comúnmente en personas mayores, personas que tienen mucho sobrepeso, personas que han tenido coágulos de sangre anteriormente y personas que tienen cáncer.
  • Infección en la herida de la cirugía o en la articulación. La infección es poco común en personas que de otra manera están sanas. Las personas que tienen otros problemas de salud, como diabetes, artritis reumatoide o una enfermedad hepática crónica, o aquellas que están tomando corticosteroides tienen un riesgo más alto de infección después de cualquier cirugía. Las infecciones en la herida suelen tratarse con antibióticos. Las infecciones profundas en la articulación pueden requerir más cirugía. Y en algunos casos, debe extraerse la prótesis.
  • Lesión nerviosa. En casos poco comunes, podría lesionarse un nervio alrededor del sitio de la cirugía. Es más común (pero aún poco frecuente) si el cirujano también está corrigiendo deformidades en la articulación. Una lesión nerviosa puede causar hormigueo, entumecimiento o dificultad para mover un músculo. Estas lesiones suelen mejorar con el tiempo y en algunos casos desaparecen completamente.
  • Problemas con la sanación de la herida. Los problemas de sanación de heridas son más comunes en personas que toman corticosteroides o que tienen enfermedades que afectan el sistema inmunitario, como la artritis reumatoide y la diabetes.
  • Falta de una buena amplitud de movimiento. Cuánto puede mover el hombro después de la operación depende mucho de cuánto podía moverlo antes de la cirugía. Algunas personas no pueden mover el hombro lo suficiente como para que les permita hacer sus actividades normales diarias, incluso después de varias semanas de recuperación. Si esto sucede, el médico puede darle un medicamento para relajar los músculos y entonces forzarle el hombro suavemente para que se mueva con mayor amplitud. Esto puede aflojar los tejidos alrededor de la articulación que están impidiéndole flexionarla.
  • Luxación del húmero. Normalmente, esto solo ocurre si los tejidos blandos alrededor del hombro se estiran demasiado pronto después de la cirugía. Para ayudar a prevenir una dislocación, no permita que el hombro se mueva más allá de su cuerpo hacia la espalda.
  • Fractura del húmero. Esta es una complicación poco común, pero puede ocurrir bien durante la cirugía o después de ella.
  • Inestabilidad en la articulación. Esto puede ser el resultado de estirar los tejidos blandos demasiado pronto después de la cirugía o de que las nuevas piezas de la articulación se están aflojando.
  • Los riesgos habituales de la anestesia general . Los riesgos de cualquier cirugía son más altos en las personas que han tenido un ataque al corazón recientemente y aquellas que tienen una enfermedad pulmonar, hepática, renal o cardíaca a largo plazo (crónica).

Para pensar

El ejercicio continuado es importante para su bienestar general y su fuerza muscular. Hable con su médico acerca del tipo de ejercicio que sea mejor para usted.

Puede donar su propia sangre para usarla durante la cirugía si fuera necesario. Esto se llama donación de sangre autóloga. Si decide hacer esto, comience la donación varias semanas antes de la cirugía para tener tiempo de donar suficiente sangre y restablecer su volumen de sangre antes de la cirugía.

Si necesita más de una artroplastia, como, por ejemplo, un hombro y una cadera o un hombro y un codo, puede ser difícil decidir qué cirugía hacerse en primer lugar. Usted y su médico pueden hablar sobre el mejor tratamiento para usted.

Complete el formulario de informaci√≥n sobre la cirug√≠a (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Devinney DS, et al., (2005). Surgery of shoulder arthritis. In WJ Koopman, LW Moreland, eds., Arthritis and Allied Conditions: A Textbook of Rheumatology, 15th ed., vol. 1, pp. 995–1015. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  2. Nam D, et al. (2010). Reverse total shoulder arthroplasty: Current concepts, results, and component wear analysis. Journal of Bone and Joint Surgery, American Version, 92(Suppl 2): 23–35.

Otras obras consultadas

  • Rethman MP, et al. (2012). Prevention of Orthopaedic Implant Infection in Patients Undergoing Dental Procedures: Executive Summary on the AAOS/ADA Clinical Practice Guideline. Available online: http://www.aaos.org/research/guidelines/PUDP/dental_guideline.asp.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Kenneth J. Koval, MD - Cirugía ortopédica, Trauma ortopédica

Revisado4 junio, 2014