Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Ablación endometrial

Generalidades de la cirugía

La ablación endometrial es un procedimiento que destruye (extrae) el revestimiento del útero, o endometrio. Este procedimiento se utiliza para tratar el sangrado uterino disfuncional o anormal. A veces se usa un instrumento (histeroscopio) de observación iluminado para ver el interior del útero. La ablación endometrial puede hacerse por medio de:

  • Rayo láser (ablación térmica por láser).
  • Calor (ablación térmica), usando:
    • Radiofrecuencia.
    • Un globo que está lleno de una solución salina la cual se ha calentado hasta 85°C (185°F) (ablación por globo térmico).
    • Una solución salina (líquido térmico).
  • Electricidad, utilizando un resectoscopio que tiene un electrodo de asa o un electrodo de bola rodante.
  • Congelamiento.
  • Microondas.

El endometrio sana por medio de la cicatrización, la cual suele reducir o prevenir el sangrado uterino.

La ablación endometrial se puede realizar en un centro ambulatorio o en el consultorio médico. El procedimiento puede durar hasta 45 minutos. El procedimiento podría realizarse con anestesia local o epidural. Y a veces se utiliza la anestesia general.

Qué esperar después de la cirugía

Después del procedimiento, es posible que tenga algunos efectos secundarios, como cólicos, náuseas y secreción vaginal que puede ser acuosa y mezclada con sangre. Esta secreción se aclarará después de unos cuantos días y puede durar alrededor de 1 o 2 semanas.

Tardará entre un par de días hasta 2 semanas en recuperarse. Por lo general, puede regresar a su hogar el mismo día.

Por qué se hace

La ablación endometrial se utiliza para controlar el sangrado vaginal intenso y prolongado cuando:

  • El sangrado no ha respondido a otros tratamientos.
  • Ya no va a tener más hijos.
  • Usted prefiere no hacerse una histerectomía para controlar el sangrado.
  • Otros problemas médicos impiden que se haga una histerectomía.

Eficacia

La mayoría de las mujeres tendrán un flujo menstrual reducido después de una ablación endometrial. Y más de la mitad dejarán de tener períodos menstruales.1

Las mujeres jóvenes tienen una menor probabilidad que las mujeres mayores de responder a la ablación endometrial. Después de la ablación endometrial, las mujeres jóvenes tienen una mayor probabilidad de seguir teniendo períodos y de necesitar un segundo procedimiento.

Las mujeres jóvenes podrían ser tratadas con análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH-As, por sus siglas en inglés) entre 1 y 3 meses antes del procedimiento. Esto reducirá la producción de estrógeno y ayudará a adelgazar el revestimiento del útero (endometrio).

Riesgos

Los problemas que pueden presentarse durante la ablación endometrial incluyen:

  • Perforación accidental del útero.
  • Quemaduras (lesiones térmicas) del útero o de la superficie intestinal.
  • Acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar).
  • Bloqueo repentino de la circulación sanguínea arterial dentro del pulmón (embolia pulmonar).
  • Desgarro de la apertura del útero (laceración cervical).

Estos problemas son poco comunes pero pueden ser graves.

Para pensar

Es posible que el endometrio vuelva a crecer después de haber tenido una ablación endometrial. Este procedimiento no está recomendado si usted tiene un alto riesgo de cáncer de endometrio.

No considere este procedimiento si tiene planes de quedar embarazada en el futuro.

Aunque esta operación suele causar esterilidad dado que destruye el revestimiento del útero, el embarazo aún podría ser posible si se deja en su lugar una pequeña parte del endometrio. Esto puede dar lugar a problemas de embarazo graves. Es necesario algún método anticonceptivo si usted todavía no ha pasado la menopausia.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Fritz MA, Speroff L (2011). Abnormal uterine bleeding. In Clinical Gynecologic Endocrinology and Infertility, 8th ed., pp. 591–620. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Sarah Marshall, MD - Medicina familiar
Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología
Última revisión 27 enero, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.