Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Uña encarnada

Generalidades del tema

¿Qué es una uña encarnada?

Una uña encarnada es una uña del pie que ha crecido dentro de la piel en vez de sobre ella. Por lo general, esto sucede en el dedo gordo del pie, pero también puede suceder en otros dedos de los pies. Una uña encarnada puede infectarse. Podría estar adolorida, roja e hinchada, y podría secretar pus. Vea una imagen de una uña encarnada.

Cualquier persona puede tener una uña encarnada, pero ocurren en los adultos más que en los niños. Las personas que tienen uñas curvas o gruesas tienen más probabilidades de tener una uña encarnada. Esto es más común en adultos mayores.

¿Cuál es la causa de una uña encarnada?

Una uña encarnada puede tener una serie de causas diferentes. Cortar la uña del pie demasiado corta o redondear los bordes de la uña pueden hacer que esta crezca dentro de la piel. Usar zapatos y medias que no le calcen bien también puede provocar una uña encarnada. Si sus zapatos le aprietan demasiado, es posible que presionen la uña dentro del dedo del pie y que hagan que esta crezca dentro de la piel.

Puede tener una uña encarnada si se lastima el dedo del pie, como golpeárselo contra algún objeto. Esto puede hacer que la uña crezca hacia adentro. Repetir una actividad que lastima la uña, como patear a una pelota de fútbol, también puede provocar una uña encarnada.

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma principal de una uña encarnada es el dolor causado por la uña que crece dentro de la piel en vez de sobre ella. Si la uña encarnada se infecta, es posible que esté hinchada o roja, y podría secretar pus. Con frecuencia, la zona alrededor de la uña encarnada está adolorida.

¿Cómo se diagnostica una uña encarnada?

Su médico le realizará un examen físico para diagnosticar una uña encarnada. Observará el dedo del pie en el que la uña ha crecido dentro de la piel.

¿Cómo se trata?

Puede probar en el hogar las siguientes medidas para aliviar el dolor causado por la uña encarnada y ayudar a la uña a crecer hacia afuera naturalmente:

  • Remojar el dedo del pie dolorido en agua tibia durante 15 minutos, de 2 a 3 veces cada día.
  • Colocar un pequeño pedazo de algodón húmedo, por ejemplo, parte de una bolita de algodón, debajo del borde de la uña encarnada. Esto ayudará a que la uña se despegue de la piel.
  • Remojar el dedo del pie y cambiar el algodón cada día hasta que la uña crezca hacia afuera y pueda cortarse.
  • No usar un objeto afilado, como las tijeras de manicura, para escarbar debajo de la uña debido a que el dedo del pie podría infectarse.
  • No intentar usar una aguja para drenar el pus del dedo del pie. Esto podría hacer que la infección empeore.
  • Cuando la uña encarnada esté sanando, usar zapatos o sandalias (chanclas) cómodos que no le presionen el dedo del pie.

Use estas medidas de tratamiento en el hogar durante 3 días. Si no ayudan, es posible que necesite consultar a su médico. Asegúrese de ver a un médico si el dedo del pie se infecta. Es posible que el dedo del pie esté infectado si le duele más de lo que le dolía antes de probar el tratamiento en el hogar. Llame a su médico si el dedo del pie está rojo, tibio, hinchado o si secreta pus, o si hay vetas rojizas que salen del dedo del pie.

Es posible que su médico le dé antibióticos. Si la uña del pie está muy encarnada, es posible que su médico le sugiera una cirugía menor para extraer toda la uña encarnada o parte de ella. Es posible que lo remita a un podiatra.

Durante esta operación, el médico adormecerá el dedo del pie. Luego, cortará el borde de la uña encarnada y sacará el pedazo de uña. Para evitar que la uña vuelva a crecer dentro de la piel, es posible que su médico destruya toda la raíz de la uña o parte de ella. Esto se llama ablación. Si su médico extrae toda la uña o parte de ella, pero no destruye la raíz, la uña comenzará a crecer nuevamente en el término de algunos meses.

Después de la cirugía, es importante cuidar el dedo del pie para que pueda sanar. Su médico le dará instrucciones específicas para seguir. Es posible que le diga que:

  • Remoje el dedo del pie en agua tibia durante 15 minutos, de 2 a 3 veces cada día.
  • Frote pomada antibiótica 2 veces cada día en el dedo del pie del que se extrajo la uña.
  • Use una venda en el dedo del pie.
  • Use zapatos holgados que no presionen el dedo del pie del que se extrajo la uña.
  • Tome analgésicos (medicamento para el dolor) si le duele el dedo del pie. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), incluidas la aspirina (por ejemplo Bayer), el ibuprofeno (por ejemplo Advil) o el naproxeno (como Aleve) podrían ayudar a que el dedo del pie se sienta mejor. No administre aspirina a personas menores de 20 años debido al riesgo del síndrome de Reye.

¿Cómo pueden prevenirse las uñas encarnadas?

Es posible que puedan prevenir las uñas encarnadas usando zapatos y medias holgados y cómodos que no presionen los dedos de los pies. Si trabaja en un lugar donde el dedo del pie podría lastimarse, use zapatos resistentes, como las botas con puntera de acero para proteger los dedos de los pies.

Asegúrese de cortarse las uñas del pie en forma adecuada. Puede hacerlo cortando la uña del pie en línea recta, no curva. Asegúrese de no cortar la uña del pie demasiado corta. También puede dejar la uña del pie un poco más larga en las esquinas para ayudar a que crezca sobre la piel.

Si tiene diabetes o enfermedad arterial periférica, hable con su médico antes de cortar las uñas de los pies por su propia cuenta. Las personas con diabetes tienen poca sensibilidad en los dedos de los pies y podrían cortarse sin darse cuenta. La enfermedad arterial periférica puede hacer que los dedos de los pies estén muy adoloridos.

Muchos hospitales y centros de atención médica tienen clínicas para el cuidado de los pies, donde una persona puede ayudarle a cortar las uñas de los pies. Pida a su médico que le sugiera una clínica para el cuidado de los pies que esté cerca de su hogar.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Frey C (2005). Ingrown toenail section of Foot and ankle. In LY Griffin, ed., Essentials of Musculoskeletal Care, 3rd ed., pp. 651–654. Rosemont, IL: American Academy of Orthopaedic Surgeons.
  • Mann JA, et al. (2003). Disorders of the toenails section of Foot and ankle surgery. In HB Skinner, ed., Current Diagnosis and Treatment in Orthopedics, 3rd ed., pp. 483–485. New York: McGraw-Hill.
  • Melio FR (2004). Onychocryptosis (ingrown toenail) section of Soft tissue problems of the foot. In JE Tintinalli et al., eds., Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide, 6th ed., p. 1802. New York: McGraw-Hill.

Créditos

Por El personal de Healthwise
William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
H. Michael O'Connor, MD - Medicina de emergencia
Última revisión 7 octubre, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.