Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Trabajo de parto y parto

Generalidades del tema

¿Es para usted este tema?

Este tema proporciona información básica sobre el trabajo de parto y el parto normales. Si necesita información sobre el embarazo, otros tipos de parto o las primeras 6 semanas después del nacimiento (posparto), vea:

¿Qué es el trabajo de parto y el parto?

Al final del tercer trimestre del embarazo, su cuerpo comenzará a mostrar señales de que es hora de que nazca su bebé. El proceso que conduce al nacimiento de su bebé se llama trabajo de parto y parto. Cada trabajo de parto y parto incluye ciertas etapas, pero cada nacimiento es único. Incluso si usted ha tenido un bebé antes, la próxima vez será diferente.

Dar a luz a un bebé es un trabajo muy duro. También puede ser atemorizador, emocionante e impredecible. Aprender todo lo que pueda con anticipación la ayudará a estar lista cuando llegue el momento.

¿Cuáles son las etapas del trabajo de parto?

Hay tres etapas en el trabajo de parto. La primera etapa incluye el trabajo de parto inicial y el trabajo de parto activo. La segunda etapa dura hasta el nacimiento, con el bebé desplazándose hacia abajo y a la salida del canal del parto. La tercera etapa es después del parto, cuando se expulsa la placenta.

Etapa uno. Los músculos del útero comienzan a endurecerse (contraerse) y luego se relajan. Estas contracciones ayudan a afinar (borrar) y a abrir (dilatar) el cuello uterino para que el bebé pueda pasar por la vía del parto.

La etapa uno tiene tres fases:

  • Inicial. Las primeras contracciones suelen ser irregulares y, generalmente, duran menos de un minuto. La fase inicial del trabajo de parto puede ser incómoda y durar desde unas horas hasta días.
  • Activa. Las contracciones se vuelven más fuertes y regulares, y duran alrededor de un minuto. Este es el momento de ir al hospital o al centro de partos. El dolor de las contracciones puede ser moderado o intenso.
  • Transición. El cuello uterino se abre completamente. Si no hay problemas, el bebé debería estar en posición para dar a luz.

Etapa dos. El cuello uterino se dilata completamente y nace el bebé.

Etapa tres. Esta etapa ocurre después del nacimiento del bebé. Tiene contracciones hasta que sale la placenta.

¿Cómo se puede manejar el dolor?

Tener una persona de apoyo, probar diferentes posiciones o hacer ejercicios de respiración pueden ayudarla con el dolor del trabajo de parto. También puede escuchar música o usar imágenes para distraerse y ayudarla a relajarse. Algunas mujeres hacen el trabajo de parto en agua o se duchan.

Muchas mujeres piden analgésicos (medicamentos para el dolor), como una inyección epidural, la cual adormece parcial o totalmente la parte inferior del cuerpo. Incluso si planea no usar analgésicos (parto natural), puede ser reconfortante saber que puede aliviar el dolor si lo desea.

¿Cómo puede prepararse para el trabajo de parto y el parto?

Hacer ejercicio regularmente durante el embarazo la ayudará a manejar las exigencias físicas del trabajo de parto y del parto. Intente agregar los ejercicios de Kegel a su rutina diaria. Estos fortalecen los músculos del piso pélvico. Esto ayuda a prevenir un largo período de pujas durante el parto.

En su sexto o séptimo mes de embarazo, considere la posibilidad de tomar una clase de preparación para el parto con su pareja o persona de apoyo. Puede enseñarle maneras de relajarse y las mejores formas para que la ayude la persona de apoyo.

Hay muchas decisiones que tomar con respecto al trabajo de parto y al parto. Antes de las últimas semanas de embarazo, asegúrese de hablar con su médico o enfermera partera acerca de las opciones del parto y de lo que usted prefiera.

Puede anotar todas sus preferencias en un plan de nacimiento. Esto le da la oportunidad de describir cómo preferiría que se manejen las cosas. Pero tenga en cuenta que no es posible predecir exactamente lo que va a ocurrir durante el trabajo de parto y el parto.

¿Qué puede esperar inmediatamente después del parto?

Ahora puede abrazar y mirar a su bebé por primera vez. Puede sentirse emocionada, cansada y asombrada, todo a la vez.

Si planea amamantar, puede comenzar poco después del parto. No se sorprenda si tiene algunos problemas al principio. Amamantar es algo que usted y su bebé tienen que aprender juntos. Esto mejorará con el tiempo. Si necesita ayuda para comenzar, pregúntele a una enfermera o a un especialista en lactancia (asesor en lactancia).

En las horas posteriores al parto, es posible que sienta dolor y necesite ayuda para ir al baño. Es posible que tenga contracciones dolorosas agudas, durante varios días a medida que el útero se contrae.

Preguntas frecuentes

Aprender sobre el trabajo de parto y el parto:

Aprender sobre el control del dolor:

Inquietudes especiales:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Embarazo: ¿Debería almacenar la sangre del cordón umbilical de mi bebé?
  Embarazo: ¿Debería aplicarme una epidural durante el parto?
  Lactancia: ¿Debería amamantar a mi bebé?

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Lactancia materna: Planificación anticipada

Cómo planificar el nacimiento

Considere un plan de nacimiento

Durante sus consultas prenatales, hable con su médico acerca de sus opciones de trabajo de parto y de parto. Quizá quiera anotarlas como un plan de nacimiento. Es una imagen ideal de lo que usted quiere que pase.

Pero trate de ser flexible. Ningún trabajo de parto y parto puede predecirse o planearse. Así que dese permiso de cambiar de opinión en cualquier momento. Y esté preparada para que su parto sea diferente de lo que usted planificó. Si surge una emergencia, su médico tiene la responsabilidad de garantizar tanto su seguridad como la de su bebé. Usted aún puede participar en las decisiones, pero sus opciones pueden ser limitadas.

Qué incluir en un plan de nacimiento

Cuando escriba su plan de nacimiento, tenga en cuenta:

  • Quién asistirá en el parto.
  • Dónde desea tener a su bebé. La mayoría de las mujeres optan por un médico y tener a su bebé en un hospital. Las mujeres con bajo riesgo de problemas pueden optar por una partera o tener a su bebé en un centro de partos.
  • Quién quiere que esté con usted. Si lo desea, puede tener la familia y los amigos a su alrededor, o solo el padre del bebé u otra persona de apoyo, como una doula.
  • Medidas de comodidad que desea probar. Las técnicas de respiración, el trabajo de parto en el agua, intentar diferentes posiciones y tener apoyo de una persona podrían ayudarla a manejar el dolor.
  • Sus preferencias de tratamientos médicos. Considere qué tipo de analgésicos prefiere, incluso si no piensa que los vaya a necesitar. Pero tenga en cuenta que es posible que no siempre pueda escoger.
  • Cómo será atendido su bebé después del parto. Esto podría incluir tener a su bebé en la habitación con usted en vez de ir a la sala de recién nacidos, retrasar algunas pruebas y procedimientos, y obtener ayuda para empezar a amamantar.

Esto también es un buen momento para decidir si va a asistir (si aún no lo ha hecho) a una clase de preparación para el parto, a partir del mes 6 o 7 de embarazo.

Como ayuda para empezar a escribir un plan de nacimiento, llene el Formulario de mi plan de parto (¿Qué es un documento PDF ?). Llévelo a su próxima cita para hablar de sus deseos con su médico o su partera.

Qué esperar en el hospital

Quizá se sienta más calmada y preparada para el trabajo de parto si sabe lo que probablemente ocurrirá cuando llegue al hospital.

La mayoría de los hospitales y de los centros de partos tienen salas de partos donde las mujeres pueden realizar el trabajo de parto, dar a luz y recuperarse. Si tiene un parto sin complicaciones, probablemente pueda estar en la misma sala de partos durante toda la estadía. Si su parto presenta complicaciones, pueden trasladarla rápidamente a una sala de partos equipada para manejar el problema.

Si llega al hospital o al centro de partos en trabajo de parto inicial que está progresando rápidamente, puede esperar que pasen algunas o todas de las siguientes cosas:

  • Le medirán la presión arterial, el pulso y la temperatura.
  • Le preguntarán acerca de la frecuencia y de la intensidad de las contracciones, y si ha roto aguas (ha roto la bolsa de aguas).
  • Se usará una cardiotocografía electrónica para registrar la frecuencia cardíaca fetal mientras tiene contracciones. La frecuencia cardíaca fetal indica si el bebé está bien o tiene problemas.
  • Le harán exámenes vaginales estériles para detectar si el cuello uterino se está afinando y abriendo (borramiento y dilatación).
  • Puede que tenga una aguja intravenosa (IV) en caso de que necesite más líquido o medicina más tarde.
  • Puede que la alienten a caminar. Caminar ayuda a muchas mujeres a sentirse más cómodas durante el trabajo de parto inicial.

Decisiones de cuidado del recién nacido

Antes de que su bebé nazca, planifique con anticipación las siguientes cuestiones:

  • Mantener a su bebé con usted durante al menos 1 hora después del parto, para establecer un vínculo. (Muchos hospitales permiten que el bebé y la madre compartan la habitación para evitar la separación de la madre y el bebé durante toda la estadía en el hospital).
  • Prevenir problemas de lactancia. Puede planificar con anticipación apoyo para amamantar en caso de que lo necesite. Busque un asesor en lactancia. Algunos hospitales cuentan con asesores en lactancia dentro del personal. También puede asegurarse de que el personal del hospital sepa que no debe alimentar a su bebé con leche de fórmula como suplemento, a menos que exista una necesidad médica.
  • Retrasar ciertos procedimientos —como una inyección de vitamina K, un pinchazo en el talón para un análisis de sangre y el uso de medicamentos para los ojos— para que tenga más tiempo para vincularse con su bebé en las primeras horas después del nacimiento.
  • Si desea y cuándo desea visitantes, incluyendo los niños de su familia.
  • Si almacenar la sangre del cordón umbilical de su bebé después del nacimiento. (Esto requiere planificación previa al comienzo de su embarazo).
Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Lactancia: ¿Debería amamantar a mi bebé?
Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Embarazo: ¿Debería almacenar la sangre del cordón umbilical de mi bebé?

Señales del trabajo de parto

Nadie puede prever cuándo comenzará el trabajo de parto. Una mujer puede tener todas las señales de que su cuerpo está listo para dar a luz y puede no dar a luz al bebé por semanas. Otra mujer podría no tener señales previas antes de entrar en trabajo de parto activo. Los partos de las madres primerizas son más difíciles de predecir.

Señales de que el trabajo de parto puede comenzar pronto

A finales de su embarazo, su médico o partera le dirán qué hacer cuando usted cree que está en trabajo de parto. El inicio del trabajo de parto puede ser diferente para cada mujer. Al principio, las contracciones pueden no ser regulares, y pueden ocurrir solo de vez en cuando.

Puede haber indicios de que el trabajo de parto inicial no está lejos.

  • El bebé puede encajarse en la pelvis. Aunque esto se llama descenso o aligeramiento, es posible que no lo sienta.
  • El cuello uterino puede comenzar a afinarse y a abrirse (borramiento y dilatación del cuello uterino). Su médico verifica esto durante sus exámenes prenatales.
  • Las contracciones de Braxton Hicks pueden volverse más frecuentes y más fuertes, y tal vez un poco dolorosas. También es posible que sienta calambres en la ingle o el recto, o un dolor continuo en la parte baja de la espalda.
  • El saco amniótico podría romperse (ruptura de la bolsa de aguas). En la mayoría de los casos, la ruptura de aguas ocurre después de que se ha iniciado el trabajo de parto. En algunas mujeres, esto sucede antes de que empiece el trabajo de parto. Llame a su médico inmediatamente o vaya al hospital si cree que ha roto aguas.

La clave para saber cuándo está en el trabajo de parto es que las contracciones empiezan a ser más largas, más fuertes y más seguidas. Las sentirá aun cuando cambie de posición y está caminando o moviéndose. Después de un tiempo, se volverá difícil para usted hablar durante una contracción. Puede que tenga que parar para enfocarse en su respiración.

Cuándo llamar al médico

Muchas mujeres se quedan en casa durante el trabajo de parto inicial. Durante este tiempo, es importante saber cuándo llamar a su médico o partera.

Usted u otra persona deben llamar al 911 o a otros servicios de urgencia de inmediato si cree que podría necesitar atención de urgencia. Por ejemplo, llame si usted:

  • Tiene sangrado vaginal intenso.
  • Tiene dolor intenso en el abdomen o en la pelvis.

Llame a su médico ahora o vaya a la unidad de trabajo de parto y parto de su hospital de inmediato si usted:

  • Tiene cualquier tipo de sangrado vaginal.
  • Ha tenido contracciones regulares durante una hora. Esto significa que tiene 4 contracciones o más en 20 minutos, o unas 8 contracciones o más en 1 hora, aun después de haber tomado un vaso de agua y estar descansando.
  • Tiene una pérdida repentina de líquido por la vagina. Es posible confundir una pérdida de líquido amniótico con un problema de control de la vejiga.
  • Tiene lumbalgia (dolor en la parte baja de la espalda) o presión en la pelvis que no desaparece.
  • Nota que su bebé ha dejado de moverse o se mueve mucho menos de lo normal. Vea Cantidad de patadas para obtener información sobre cómo revisar la actividad de su bebé.

Cómo manejar el dolor

Usted puede elegir entre diferentes tipos de alivio del dolor durante el nacimiento de su bebé. Estos incluyen medicamentos o técnicas de respiración, así como medidas para sentirse reconfortada. También puede combinar estas opciones.

Medidas para sentirse reconfortada

Existen muchas maneras de reducir el estrés del trabajo de parto y del parto. Las técnicas "naturales" de nacimiento (sin medicamentos) pueden ayudar a reducir el dolor y ayudarla a sentir una sensación de control durante el trabajo de parto. Considere la posibilidad de:

  • Apoyo continuo en el trabajo de parto. Tener una persona de apoyo a su lado desde el trabajo de parto inicial hasta después del parto, tiene un efecto positivo de eficacia comprobada en el parto.1
  • Distracción. Durante el trabajo de parto inicial, puede caminar, jugar cartas, ver televisión, tomar una ducha o escuchar música para ayudar a dejar de pensar en las contracciones.
  • Masaje. Los masajes en los hombros y en la parte baja de la espalda durante las contracciones pueden aliviar su dolor. Los masajes fuertes de los músculos de la espalda (contrapresión) durante las contracciones pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda en el trabajo de parto. Dígale a su asistente del trabajo de parto exactamente dónde y con cuánta fuerza puede empujar.
  • Imágenes. Esto consiste en usar su imaginación para reducir su dolor. Por ejemplo, como ayuda para manejar el dolor, visualice las contracciones como olas a su alrededor. Imagine un lugar tranquilo, como una playa o un arroyo en una montaña, para que la ayude a relajarse entre las contracciones.
  • Cambiar de posición durante el trabajo de parto. Caminar, arrodillarse o sentarse en una pelota grande de goma (pelota de nacimiento) son buenas opciones. Para obtener más información, vea Posiciones del trabajo de parto.
  • Técnicas de respiración enfocada. Respirar siguiendo un ritmo puede distraerla del dolor. Las clases de educación para el parto le enseñarán diferentes métodos de respiración enfocada.
  • Trabajo de parto en el agua. Remojarse en agua tibia puede ayudarla con el dolor, el estrés y, a veces, con el trabajo de parto lento y difícil.2

Otras técnicas sin medicamentos

Otras técnicas que no usan medicamentos para controlar el dolor incluyen:

  • Hipnosis. Esta es una manera de bajo riesgo de manejar el dolor y la ansiedad del trabajo de parto que da resultado a algunas mujeres.3
  • Acupuntura. Hay pequeños estudios sugieren que la acupuntura es una manera eficaz y de bajo riesgo de manejar el dolor de trabajo de parto para algunas mujeres.3

Alivio del dolor con medicamentos

Sus opciones de medicamentos para aliviar el dolor pueden incluir:

  • Los opioides (narcóticos), que se utilizan para reducir la ansiedad y aliviar parcialmente el dolor. Un opioide tiene menos probabilidades que la anestesia epidural de conducir a un parto asistido (fórceps o ventosa).4 Pero no suelen usarse opioides cuando se está cerca del parto porque puede afectar la respiración del recién nacido.
  • La anestesia epidural, que es una inyección continua de analgésico en el espacio epidural alrededor de la médula espinal. Esto adormece parcial o totalmente la parte inferior del cuerpo.
    Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Embarazo: ¿Debería aplicarme una epidural durante el parto?
  • Bloqueo pudendo y paracervical. Estas son inyecciones de analgésicos en la zona pélvica para reducir el dolor durante el trabajo de parto. El método pudendo es una de las formas de anestesia más seguras para adormecer la zona por la que saldrá el bebé. Puede ser útil con el trabajo de parto rápido, cuando se necesita un poco de analgésico cerca del parto.

Algunos analgésicos no son del tipo que usted solicitaría en el trabajo de parto. Se usan como parte de otro procedimiento o para un parto de emergencia. Pero es una buena idea conocerlos.

  • La anestesia local es la inyección de un anestésico en la piel. Esta se aplica antes de insertar una epidural o antes de hacer una incisión (episiotomía) que ensancha la abertura vaginal para el nacimiento.
  • El bloqueo espinal es una inyección de analgésico en el líquido cefalorraquídeo. Adormece rápida y completamente la zona pélvica para el parto asistido, como un parto con fórceps o por cesárea.
  • La anestesia general es el uso de medicamentos por vía intravenosa (IV) o por inhalación, que la dejan inconsciente. Tiene más riesgos, pero su efecto es mucho más rápido que el de la anestesia epidural o espinal. Así que la anestesia general suele usarse solamente para algunas cesáreas de emergencia que requieren un parto rápido.

Tipos de parto

La mayoría de los bebés nacen por parto vaginal. Pero en algunos casos, ocurren otros tipos de parto por decisión propia o debido a una emergencia.

Parto vaginal

Durante el parto, el útero se contrae regularmente para afinar y abrir (borrar y dilatar) el cuello uterino y expulsar al bebé a través de la vía de parto. Puede llevar varias horas o días para que el cuello uterino se abra del todo de manera que usted pueda comenzar a pujar.

Nacimiento por cesárea

Una operación cesárea es el tipo de parto de un bebé a través de un corte (incisión) en el abdomen y en el útero de la madre. Suele llamarse cesárea. En la mayoría de los casos, una mujer puede estar despierta durante el parto y estar con el recién nacido poco tiempo después.

Una cesárea se puede planificar o no. En la mayoría de los casos, los médicos realizan operaciones cesáreas debido a problemas que surgen durante el trabajo de parto. Para obtener más información, vea el tema Operación cesárea.

Parto vaginal después de una cesárea

En el pasado, una mujer que tenía un parto por cesárea tenía que tener todos sus otros bebés por cesárea. Pero dependiendo de la razón de su primera cesárea y el tipo de incisión que se hizo, es posible que pueda tener a su siguiente bebé por vía vaginal.

Para obtener más información, vea el tema Parto vaginal después de una cesárea (VBAC).

Etapas del trabajo de parto

El proceso de tener un bebé ocurre en varias etapas durante muchas horas o incluso días, desde el trabajo de parto inicial hasta el nacimiento del bebé y la expulsión de la placenta. Durante el trabajo de parto, las contracciones en su útero abren el cuello uterino y mueven al bebé a la posición para nacer.

Etapa uno: Inicial, activo y de transición

Trabajo de parto inicial

El trabajo de parto inicial suele ser la parte más larga del proceso de nacimiento y, a veces, dura 2 o 3 días. Las contracciones uterinas:

  • Son leves a moderadas (puede hablar mientras se están produciendo) y duran de 30 a 45 segundos.
  • Pueden ser irregulares (con intervalos de 5 a 20 minutos) e incluso pueden detenerse durante un tiempo.
  • Abren (dilatan) el cuello uterino a aproximadamente 3 cm (1 pulgada). Las madres primerizas pueden pasar muchas horas de trabajo de parto inicial sin que el cuello uterino se dilate.

Es común que las mujeres vayan al hospital durante el trabajo de parto inicial y que vuelvan a enviarlas a su hogar hasta que estén en el trabajo de parto activo o hasta que "rompan aguas" (rotura de la bolsa de aguas). Esta etapa de trabajo de parto puede ser larga y molesta.

Trabajo de parto activo

La etapa activa del trabajo de parto empieza cuando el cuello uterino tiene una dilatación de alrededor de 3 cm (1.2 pulgadas) a 4 cm (1.6 pulgadas). Este período está completo cuando el cuello uterino está totalmente borrado y dilatado y el bebé está listo para ser expulsado.

En comparación con las contracciones del trabajo de parto inicial, las contracciones del trabajo de parto activo son más intensas y más frecuentes (cada 2 o 3 minutos) y más prolongadas (de 50 a 70 segundos). En este momento, debe estar en el hospital o en el centro de partos, o dirigirse hasta allí. Si su saco amniótico aún no se ha roto, podría romperse ahora.

A medida que se intensifiquen sus contracciones, es posible que:

  • Se sienta inquieta o excitada.
  • Encuentre difícil estar de pie.
  • No le permitan comer o beber. Algunos hospitales le permiten beber líquidos claros. Otros podrían permitirle solo chupar hielo picado o caramelos duros.
  • Quiera comenzar a usar técnicas de respiración u otras maneras para controlar el dolor y la ansiedad.
  • Sienta la necesidad de cambiar de posición con frecuencia. Esto es bueno para usted debido a que mejora la circulación.
  • Quiera analgésicos, como anestesia epidural.
  • Le den líquidos por vía intravenosa (IV).

Para aprender más sobre los analgésicos, vea Cómo manejar el dolor.

Transición

El final de la etapa activa del trabajo de parto se llama etapa de transición. A medida que el bebé desciende, sus contracciones se intensifican y se prolongan, y son más seguidas.

Cuando alcanza la transición, el parto está cerca. Durante la transición, estará ensimismada, concentrándose en lo que está haciendo su cuerpo. Es posible que la molesten o la distraigan los intentos que hagan otras personas de ayudarla, pero que aún sienta que necesita que estén cerca para apoyarla. Es posible que se sienta cada vez más ansiosa, con náuseas, exhausta, irritable o asustada.

El trabajo de parto de una madre primeriza demorará hasta 3 horas en la transición, mientras que el de una madre que ya ha tenido un parto por vía vaginal, por lo general, no demora más de una hora. Algunas mujeres tienen una etapa de transición muy corta, aunque intensa.

Etapa dos: El bebé nace

La segunda etapa es el parto en sí mismo, cuando el bebé es expulsado hacia afuera por las contracciones. El período de pujar puede ser breve y durar algunos minutos, o largo y durar varias horas. Tiene más probabilidades de tener un trabajo de parto rápido si ya ha dado a luz. Durante la segunda etapa:

  • Las contracciones uterinas se sentirán diferentes. Si bien suelen ser regulares, podrían desacelerarse a intervalos de 2 a 5 minutos, y durar de 60 a 90 segundos. Si su trabajo de parto se estanca, cambiar de posición podría ayudar. De lo contrario, su médico podría recomendarle usar medicamentos para estimular (acelerar) las contracciones.
  • Es posible que tenga una fuerte urgencia de pujar o empujar con cada contracción.
  • Es posible que deba cambiar de posición varias veces para encontrar la posición para dar a luz adecuada para usted.
  • Puede hacer que ubiquen un espejo para que pueda ver cuando la cabeza de su bebé sale por la vagina (llamado coronación).
  • Cuando la cabeza del bebé corone, sentirá ardor. Si esto sucede rápidamente, es posible que su médico le sugiera no pujar todas las veces, lo que podría darle al perineo, que es la zona entre la vulva y el ano, la oportunidad de estirarse sin desgarrarse.

Su personal médico estará listo para manejar cualquier situación inesperada. Este es un momento en el que su médico o su enfermera partera decidirán qué es mejor para usted y para su bebé.

Etapa tres: La placenta es expulsada

Después del nacimiento de su bebé, su cuerpo todavía tiene trabajo que hacer. Esta es la tercera etapa del trabajo de parto, cuando se expulsa la placenta. Todavía tendrá contracciones. Estas contracciones hacen que la placenta se separe del interior del útero y empujan la placenta hacia afuera. Su personal médico la ayudará con esto. También prestarán atención a cualquier problema, como sangrado intenso, especialmente si ya lo ha tenido antes.

Podrían darle algún medicamento para ayudar a que el útero se contraiga firmemente. Es posible que le den oxitocina (como Pitocin) como una inyección o en una vena (vía intravenosa) después de que la placenta se ha expulsado. Le dan oxitocina para hacer que el útero se contraiga y sangre menos. (Este es el mismo medicamento que a veces se usa para hacer que las contracciones sean más regulares y frecuentes durante el trabajo de parto). Amamantar de inmediato también puede ayudar al útero a reducir el tamaño y a sangrar menos.

La tercera etapa puede durar tan solo 5 minutos. Con un parto prematuro, suele durar más. Pero en la mayoría de los casos, la placenta se expulsa en un plazo de 30 minutos. Si la placenta no se desprende completamente, es probable que su médico o su enfermera partera introduzcan la mano en el interior del útero para extraer manualmente lo que quedó adentro. Sus contracciones continuarán hasta después de la expulsión de la placenta; por lo tanto, es posible que deba concentrarse y respirar hasta que termine este molesto proceso.

Posiciones para el trabajo de parto

En la mayoría de los casos, no tiene que acostarse en cama todo el tiempo que está en trabajo de parto. (Si tiene una epidural o ciertos problemas de salud, puede que deba quedarse en cama). Puede usted escoger la posición que sienta más cómoda. Tal vez quiera caminar, sentarse en una pelota grande de goma o arrodillarse. La posición que se siente mejor para usted puede cambiar a medida que pasa por las diferentes etapas del trabajo de parto:

Moverse y cambiar de posición durante el trabajo de parto pueden ayudarla a sentirse más cómoda y podrían ayudarla a reducir la duración del trabajo de parto.5

Posiciones para dar a luz

Las posiciones para pujar al dar a luz incluyen sentarse en cuclillas, recostarse o usar una silla, un taburete o una cama de parto. Puede encontrar que algunas posiciones son más cómodas que otras durante la etapa de puja. Hable con su médico o partera sobre diferentes posiciones para el parto antes de que comience el trabajo de parto.

  • Arrodillarse, colocarse en sus manos y rodillas, o inclinarse sobre una pelota de parto puede ayudar a aliviar la presión sobre su espalda. Esta posición también podría ayudar con el dolor de espalda en el trabajo de parto.
  • Acuclillarse puede ayudarla a pujar más eficazmente.
  • Acostarse sobre la espalda en una posición semirreclinada con sus piernas apoyadas por estribos es una posición de parto común que se usa en los Estados Unidos. Mientras empuja, el médico o la partera pueden hacer que usted se agarre detrás de las rodillas y tire hacia arriba.
  • Acostarse de lado es muy útil si está cansada de estar boca arriba.
  • Algunos centros de maternidad usan un taburete o una silla de parto durante la etapa de expulsión. Una silla de parto podría ayudarla a sentirse más cómoda.

Procedimientos médicos

En algunos casos, una mujer puede necesitar asistencia médica para dar a luz. Por ejemplo, puede estancarse el trabajo de parto o el bebé puede necesitar ayuda para atravesar la vía de parto. A veces, lo que empieza como un parto vaginal de rutina puede terminar en un parto por cesárea para asegurarse de que la mamá y el bebé estén a salvo.

Procedimientos llevados a cabo durante el trabajo de parto

La cardiotocografía electrónica y los exámenes vaginales son práctica habitual durante el trabajo de parto, pero se utilizan otros procedimientos cuando es necesario.

Procedimientos para ayudar a dar a luz

A veces, su médico puede necesitar usar diferentes procedimientos que la ayuden en el parto del bebé.

  • El parto con fórceps o la extracción con ventosa se usan para asistir un parto vaginal. Esto puede necesitarse cuando el trabajo de parto está estancado en la etapa de pujar o cuando el bebé tiene señales de sufrimiento en la etapa de pujar y debe extraerse rápidamente.
  • La episiotomía ensancha el perineo con una incisión. A veces, se utiliza para extraer la cabeza del bebé más rápidamente, cuando hay señales de sufrimiento.
  • La necesidad de un parto por cesárea durante el trabajo de parto se basa principalmente en las condiciones médicas del bebé y de la madre. Para obtener más información, vea el tema Operación cesárea.

Inmediatamente después del nacimiento

Puede sentirse emocionada, cansada y asombrada, todo a la vez después del parto. Es posible que tenga una gran sensación de calma, de paz y de alivio al cargar, mirar y hablarle a su bebé.

Lactancia

Durante la primera hora después del nacimiento, también puede esperar comenzar a amamantar a su bebé si tiene pensado amamantar.

Si amamanta, no se sorprenda si usted y su bebé tienen algún problema para hacerlo al principio. Amamantar es una técnica que se aprende; lo hará mejor con la práctica. Puede tener un especialista en lactancia (asesor en lactancia) en el hospital para que la ayude a empezar.

Para obtener información útil sobre cómo tener un buen comienzo con la lactancia y prevenir problemas, vea:

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Lactancia materna: Planificación anticipada.

Sus primeras horas de recuperación

Es posible que tenga temblores y escalofríos inmediatamente después del parto. Esta es una reacción común en las horas posteriores al parto. Una manta abrigada podría ayudarla a sentirse más cómoda.

Durante las primeras horas después del nacimiento, su profesional de la salud o una enfermera:

  • Le masajearán el útero frotando la parte inferior del abdomen cada 15 minutos, aproximadamente. Luego, le enseñarán a que lo haga usted sola. Esto ayuda a que el útero se endurezca (contraiga) y deje de sangrar.
  • Le revisarán la vejiga para asegurarse de que no esté llena. Una vejiga llena ejerce presión sobre el útero, lo que interfiere en las contracciones. Le pedirán que intente orinar, lo que podría ser difícil debido al dolor y a la hinchazón. Si no puede orinar, puede utilizarse un tubo (sonda) para vaciar la vejiga.
  • Le revisarán la presión arterial a menudo.
  • Le repararán la zona entre la vagina y el ano (perineo) si se desgarró o si le realizaron una incisión (episiotomía).
  • Le extraerán el pequeño tubo de la espalda si le administraron anestesia epidural. Si planifica hacerse una cirugía de ligadura de trompas para prevenir futuros embarazos, le dejarán el catéter.

También podrían darle:

  • Ciertas vacunas.
  • Una inyección de inmunoglobulina Rh (como RhoGAM). Si tiene sangre Rh negativa, puede que le pongan una inyección de inmunoglobulina Rh después del parto si su recién nacido es Rh positivo. Para obtener más información, vea el tema Sensibilización al Rh durante el embarazo.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Congress of Obstetricians and Gynecologists (ACOG)
Dirección del sitio web: www.acog.org

Office on Women's Health
Dirección del sitio web: www.womenshealth.gov

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Hodnett ED, et al. (2012). Continuous support for women during childbirth. Cochrane Database of Systematic Reviews (10).
  2. Cluett ER, Burns E (2009). Immersion in water in labour and birth. Cochrane Database of Systematic Reviews (2).
  3. Smith CA, et al. (2006). Complementary and alternative therapies for pain management in labour. Cochrane Database of Systematic Reviews (4).
  4. Cunningham FG, et al. (2010). Forceps delivery and vacuum extraction. In Williams Obstetrics, 23rd ed., pp. 511–526. New York: McGraw-Hill.
  5. Lawrence A, et al. (2009). Maternal positions and mobility during first stage labour. Cochrane Database of Systematic Reviews (2).

Otras obras consultadas

  • American College of Obstetricians and Gynecologists (2010). Your Pregnancy and Birth, 5th ed. Washington, DC: American College of Obstetricians and Gynecologists.
  • Kettle C, Tohill S (2011). Perineal care, search date March 2010. BMJ Clinical Evidence. Available online: http://www.clinicalevidence.com.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología
Última revisión 13 noviembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.