Reversión de ligadura de trompas

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

La ligadura de trompas es un procedimiento quirúrgico en el cual se obstruyen, cortan o sellan las trompas de Falopio de una mujer para impedir que sus óvulos se desplacen desde los ovarios a las trompas de Falopio, donde podrían ser fecundados por un espermatozoide.

La ligadura de trompas es un método anticonceptivo altamente eficaz que casi siempre es permanente. Revertir una ligadura de trompas volviendo a unir los extremos cortados o sellados es una cirugía mayor.

El éxito de la operación para revertir una ligadura de trompas depende de lo siguiente:

  • El método de ligadura de trompas que se usó en primer término. Las grapas y los anillos (como la grapa Hulka, la grapa Filshie y los anillos de Falopio) son los métodos que se revierten con éxito más a menudo. La electrocauterización tiene las menores probabilidades de revertirse con éxito.
  • Tiempo. Mientras menos tiempo haya pasado desde la operación de ligadura de trompas, más altas son las probabilidades de que la cirugía de reversión tenga éxito.
  • Estado de las trompas. Mientras más dañadas estén las trompas, menos probabilidades hay de una reversión exitosa.

Según el método usado para la ligadura de trompas y lo dañada que esté la trompa después de la ligadura, los índices de éxito para las reversiones son aproximadamente del 70% al 80%.1

Las mujeres que se han hecho una reversión de ligadura de trompas tienen un riesgo más alto que el promedio de que un óvulo fecundado se implante en la trompa de Falopio (embarazo ectópico) en lugar de hacerlo en el útero. Esto podría convertirse en una emergencia potencialmente mortal.

Otras cosas a tener en cuenta acerca de la reversión de la ligadura de trompas incluyen lo siguiente:

  • La cirugía lleva varias horas, y la mayoría de las mujeres están hospitalizadas por al menos 2 días.
  • La cirugía puede costar más de $10,000. La mayoría de las compañías de seguros no cubren el procedimiento. Y tampoco lo cubren los programas gubernamentales de los EE. UU. como Medicaid o el seguro de salud militar.
  • No hay garantía de que pueda quedar embarazada después de hacerse esta cirugía.
    • Los cirujanos suelen negarse a realizar la cirugía si piensan que hay pocas probabilidades de que tenga éxito.
    • Aproximadamente a la mitad de las mujeres que piden la reversión se les dice que no es posible.
    • Aproximadamente la mitad de las mujeres que se hacen la cirugía quedan embarazadas.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Speroff L, Darney PD (2011). Sterilization. In A Clinical Guide for Contraception, 5th ed., pp. 381–404. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Sarah Marshall, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Femi Olatunbosun, MB, FRCSC - Obstetricia y ginecología

Revisado9 septiembre, 2014