Generalidades del tema

Casi todos los bebés regurgitan, especialmente los recién nacidos. La regurgitación ocurre con menos frecuencia una vez que los músculos del esófago, el conducto muscular que conecta la garganta con el estómago, se vuelven más coordinados. Este proceso puede tardar desde tan poco tiempo como 6 meses hasta tanto como 1 año.

Si la regurgitación se convierte en un problema

Si su bebé comienza a regurgitar después de cada comida, es posible que haya un problema con la manera en que está siendo alimentado. El bebé quizás esté tragando demasiado aire al succionar, o es posible que usted no le esté haciendo eructar lo suficiente durante las comidas. La fiebre a veces puede hacer que un bebé regurgite. La intolerancia a la leche (lactosa) y las alergias alimentarias también pueden provocar más regurgitación. Otras señales de estos problemas incluyen heces sueltas y aguadas, irritabilidad y dolor abdominal.

La regurgitación no debe confundirse con el vómito. El vómito es fuerte y repetido. La regurgitación puede parecer forzada, pero por lo general ocurre poco después de comer, se hace sin esfuerzo y no causa incomodidad. Un bebé puede regurgitar sin ningún motivo en absoluto. El vómito puede estar causado por un problema más serio, como estenosis pilórica o enfermedad de reflujo gastroesofágico. Si usted piensa que su bebé está vomitando, contacte a su médico.

Consejos para reducir la regurgitación

Los siguientes consejos tal vez ayuden a que su bebé regurgite con menos frecuencia. Si estos consejos no reducen la frecuencia de la regurgitación, llame a su médico.

  • Alimente a su bebé con cantidades pequeñas en cada comida.
  • Alimente a su bebé lentamente.
  • Sostenga a su bebé durante las comidas.
    • No sostenga con algo el biberón de su bebé.
    • No coloque a su bebé en un asiento para bebés mientras lo alimenta.
  • Pruebe un nuevo tipo de biberón o utilice una tetilla con una abertura más pequeña para reducir la entrada de aire.
  • Limite el juego activo y rudo después de las comidas.
  • Trate de poner a su bebé en diferentes posiciones durante y después de las comidas.
  • Haga que su bebé eructe con frecuencia durante las comidas.
  • No añada cereales a la fórmula sin consultar antes a su médico.
  • No fume cuando esté alimentando a su bebé.

Si cree que una alergia alimentaria puede ser la causa de la regurgitación, hable con el médico de su hijo acerca de comenzar a darle a su bebé fórmula hipoalergénica.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Susan C. Kim, MD - Pediatría
Revisor médico especializado John Pope, MD - Pediatría

Revisado14 noviembre, 2014

Revisado: 14 noviembre, 2014