Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Desarrollo del habla y del lenguaje

Generalidades del tema

¿Qué es el desarrollo del habla y del lenguaje?

El habla y el lenguaje son las habilidades que usamos para comunicarnos con otras personas. Adquirimos estas habilidades durante los primeros años de vida. Para los 6 años, la mayoría de los niños aprenden los aspectos básicos. Trate de hablar con su hijo y leerle a menudo para estimular estas habilidades.

¿Cuál es la diferencia entre el habla y el lenguaje?

El habla consiste en hacer los sonidos que forman las palabras, el acto físico de hablar.

El lenguaje es nuestro sistema de usar palabras para comunicarnos. Incluye el uso de palabras y gestos para expresar lo que queremos decir y comprender lo que otros dicen.

¿Cuándo comienzan a desarrollarse el habla y el lenguaje?

Los bebés empiezan a aprender en la matriz (útero), donde oyen voces familiares y responden a estas. El aprendizaje más rápido sucede entre los 2 y los 5 años de edad.

Los hitos del habla y del lenguaje ayudan a decir si un niño se está desarrollando como se esperaba o no. Los hitos son ciertas habilidades, como el balbuceo, decir "mamá" o "papá" o dos palabras juntas. Por lo general, un niño necesita dominar un hito antes de alcanzar el siguiente.

Los bebés suelen empezar a gorjear alrededor del segundo mes y balbucean hacia los 6 meses aproximadamente. Un niño, por lo general, habla con un lenguaje confuso, llamado jerga, para el primer cumpleaños. De los 15 a los 18 meses, un niño pequeño típico comprende mucho más de lo que puede expresar con palabras. Comenzando alrededor de los 18 meses, muchos niños empiezan a hablar mucho más que antes. Aproximadamente a los 24 meses, los niños tienden a usar al menos 50 palabras y también comienzan a usar frases de dos palabras.

Tenga en cuenta que la edad en la que los niños alcanzan los hitos varía de un niño a otro. Algunos niños, especialmente las niñas, son adelantados. Otros se desarrollan en forma más lenta.

¿Qué ayuda a un niño a aprender la habilidad del habla y del lenguaje?

Un niño que está rodeado del habla y del lenguaje todo el tiempo suele aprender las habilidades del lenguaje con más rapidez. Hablar con su hijo y leerle tendrá un gran efecto sobre cuán bien su hijo pueda comunicarse más adelante. Los niños a los que rara vez se les habla o se les lee suelen aprender a hablar más tarde que otros niños de su edad.

¿Por qué se producen problemas del habla y del lenguaje en algunos niños?

A veces, hay una razón por la cual un niño tiene un problema del habla y del lenguaje. Por ejemplo, un niño puede tener un retraso en el lenguaje porque tiene problemas para oír o debido a un trastorno del desarrollo como el autismo. Con frecuencia, no hay una causa clara.

Es importante llevar un registro del desarrollo del habla y del lenguaje de su hijo. Un niño puede superar muchos problemas del habla y del lenguaje con tratamiento, especialmente cuando se detectan los problemas en forma temprana.

¿Cuándo debería hablar con el médico de su hijo?

Su médico verificará las habilidades del habla y del lenguaje de su hijo durante las consultas periódicas de control para el niño. Pero llame a su médico cada vez que tenga inquietudes acerca de cómo se está desarrollando su hijo.

Pueden producirse retrasos en el habla leves y temporales. Algunos niños aprenden palabras nuevas con más rapidez que otros. Pero si su hijo no dice palabras a los 18 meses, o dice menos de 50 palabras a los 24 meses, hable con su médico.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del desarrollo del habla y del lenguaje:

Desarrollo normal:

Chequeos de rutina:

Inquietudes a largo plazo:

Qué es normal

Aunque el habla y el lenguaje continúan desarrollándose en la adolescencia, los niños suelen alcanzar los hitos más importantes en etapas predecibles para los 6 años de edad. El ritmo exacto en el que se desarrollan el habla y el lenguaje varía entre los niños, especialmente la edad a la que comienzan a hablar.

Las habilidades de comunicación suelen categorizarse como lenguaje receptivo y lenguaje expresivo. El lenguaje receptivo es la comprensión de palabras y sonidos. El lenguaje expresivo es el uso del habla (sonidos y palabras) y gestos para comunicar una unidad de sentido.

Los hitos del desarrollo pueden describirse según la edad.

  • Del nacimiento al primer año:
    • Los bebés empiezan a procesar las señales de comunicación que reciben y aprenden a variar sus llantos para comunicar sus necesidades. Durante los primeros meses de vida, generalmente, un bebé puede reconocer la voz de su madre y escuchar de manera activa los ritmos del lenguaje. A los 6 meses de edad, la mayoría de los bebés se expresan a través de gorjeos. Esto avanza al balbuceo y a la repetición de palabras.
    • Para su primer cumpleaños, los bebés comprenden y pueden identificar a cada uno de los padres, a menudo por el nombre ("mamá", "papá"). Repiten sonidos que oyen y es posible que conozcan algunas palabras.
  • De 1 a 3 años:
    • Después del primer cumpleaños hasta los 2 años, la base del habla y del lenguaje de un niño pequeño crece con rapidez. Durante ese tiempo, los niños de 1 año aprenden que las palabras son unidades de sentido. Señalan cosas que quieren y suelen usar sonidos de una sílaba o dos, como "baba" para "biberón". A los 2 años, los niños suelen poder decir al menos 50 palabras y reconocen los nombres de muchos objetos, incluidos aquellos que se encuentran en imágenes. También comprenden pedidos y frases simples, como "no hay nadie".
    • Muchos niños de 2 años hablan mucho. Por lo general, pueden nombrar algunas partes del cuerpo (como los brazos y las piernas) y algunos objetos (como un libro). No todas sus palabras son inteligibles; algunas son inventadas y combinadas con palabras reales. Además de comprender pedidos simples, también pueden cumplirlos (como "pon el libro sobre la mesa"). Deberían poder decir al menos 50 palabras. Generalmente, pueden decir entre 150 y 200 palabras, algunas de las cuales son frases simples, como "quiero galleta". Se usan los pronombres (como "yo" o "ella"), pero suele ser en forma incorrecta.
    • Algunos niños por naturaleza son más silenciosos que otros. Pero un niño que usa gestos y expresiones faciales constantemente debería ser evaluado por un médico. Estos niños tienen un mayor riesgo de tener problemas del habla.
  • De 3 a 5 años:
    • Se desarrollan un habla y lenguaje más sofisticados entre los 3 y los 5 años. Para los 3 años, la mayoría de los niños aprenden palabras nuevas con rapidez y pueden seguir instrucciones de dos partes (como "lávate la cara y péinate el pelo"). Empiezan a usar plurales y a formar oraciones completas cortas. Y, la mayoría de las veces, su habla puede ser comprendida por otros que no pertenecen a su familia. "Por qué" y "qué" se convierten en preguntas muy comunes.
    • La mayoría de los niños de 4 años usan oraciones más largas y pueden describir un evento. Comprenden cómo se diferencian las cosas, como la distinción entre niños y adultos. La mayoría de los niños de 5 años pueden mantener una conversación con otra persona.

Inquietudes comunes

Retrasos del habla y del lenguaje

Pueden producirse retrasos del habla leves y temporales en algunos niños.

Algunos niños aprenden palabras nuevas con más rapidez que otros. Pero si su hijo no dice palabras a los 18 meses, o no puede decir más de 50 palabras a los 24 meses, hable con su médico. Todos los niños con un retraso en el habla deberían realizarse una prueba de audición.

Tenga en cuenta que hay muchas cosas que determinan el desarrollo del habla de un niño. Esté atento a las concepciones erróneas comunes acerca de qué causa los retrasos del habla y del lenguaje, como la pereza o las diferencias del desarrollo entre niños y niñas. Incluso si algunas de estas cosas contribuyen a que un niño hable un poco más tarde que otros de la misma edad, no son la causa de retrasos significativos del habla. Los verdaderos retrasos están relacionados con problemas de salud o del desarrollo, como algunos tipos de pérdida de audición o antecedentes familiares de retraso del habla y del lenguaje.

Las señales de advertencia para los retrasos del desarrollo del habla y del lenguaje suelen basarse en hitos establecidos del habla y del lenguaje. Hable con el médico de su hijo siempre que tenga inquietudes. Es fundamental identificar retrasos del habla y del lenguaje en forma temprana y descartar otras afecciones, como la dificultad en la audición. El diagnóstico temprano permite al médico recomendar tratamientos que pueden ayudar a prevenir problemas a largo plazo.

Problemas conductuales

Mientras aprenden y dominan nuevas habilidades del lenguaje, los niños a veces hablan de manera demandante o descortés. Por ejemplo, un niño podría decir "¡Dame!" cuando quiere un juguete. Esta conducta suele ser el resultado de la incapacidad de los niños de encontrar las palabras que se adecuen a sus sentimientos, o solo están repitiendo lo que se está diciendo a su alrededor. Con delicadeza, recuerde a su hijo que debe usar voz y modales adecuados. Y muéstrele constantemente un modelo de habla y conducta corteses.

Algunos padres creen que su hijo está hablando o charlando en forma constante. Esta es la manera de practicar de un niño. No es necesario que los padres escuchen y respondan a todo lo que dice un niño conversador, pero tampoco deje de prestarle atención por completo. Cantar y bailar con su hijo y poner música o leer historias orientadas a los niños ayudarán a que su hijo aprenda a escuchar y expresarse por sí solo.

Errores normales

La mayoría de los niños cometen "errores" adecuados para la etapa de desarrollo cuando aprenden a hablar. Por ejemplo, los niños comúnmente pronuncian palabras mal, por ejemplo, dicen "pagueti" en lugar de "espagueti". A medida que los niños escuchan a otras personas, suelen corregir sus propios errores. Aprenden a decir palabras con claridad y usar la gramática en forma correcta a través de la práctica.

Chequeos de rutina

Durante las consultas de control para el niño de rutina, el médico usa diversos métodos para probar el desarrollo de su hijo. A menudo, responderá preguntas acerca de si su hijo ha alcanzado los hitos para su edad o no. Y el médico usará sus comentarios para evaluar el desarrollo del habla y del lenguaje de su hijo. Si se sospecha que su hijo tiene un retraso del habla o del lenguaje, el médico remitirá a su hijo a un patólogo del habla y del lenguaje para que le realice pruebas específicas que midan la inteligencia no verbal, las habilidades del lenguaje y el vocabulario.

Los problemas de audición pueden ser una causa importante de los retrasos del habla y del lenguaje en los niños. Por este motivo, las pruebas de audición son una parte esencial de cualquier sospecha de retraso del desarrollo del habla y del lenguaje. Los problemas de audición que se detectan y tratan en el término de 6 meses después del nacimiento podrían ayudar a prevenir algunos problemas de desarrollo, incluidos aquellos relacionados con el desarrollo del habla y del lenguaje.1

El United States Preventive Services Task Force (Grupo Especial de Servicios Preventivos de los Estados Unidos) recomienda que se realicen pruebas de detección de pérdida de audición a todos los recién nacidos.2 A la mayoría de los recién nacidos en los EE. UU. se les realizan pruebas de detección de pérdida de audición antes de salir del hospital. Llame a su médico si en cualquier momento cree que su hijo podría tener un problema de audición. Aunque la prueba del recién nacido no haya indicado pérdida de audición, podrían surgir problemas de audición.

Cuándo llamar a un médico

Llame a su médico en cualquier momento en que usted u otro cuidador tenga inquietudes acerca del desarrollo del habla y del lenguaje de su hijo. Esté atento a las señales de advertencia que apuntan a un posible retraso del desarrollo, como cuando su hijo no hace los sonidos que se prevén para su edad.

Su médico realizará un examen físico y hará preguntas acerca del historial médico de su hijo. Esta información puede ayudar a su médico a identificar patrones de desarrollo y evaluar si interfieren o no otras afecciones, como la pérdida de audición, en el desarrollo.

Su médico también podría recomendar otras pruebas para:

  • Descartar otras afecciones. Por ejemplo, podrían recomendarse pruebas de audición realizadas por un audiólogo para descartar la pérdida de audición.
  • Evaluar el avance del desarrollo del habla y del lenguaje. Los cuestionarios y las evaluaciones realizadas por un patólogo del habla y del lenguaje pueden ayudar a definir el estado de las capacidades de su hijo en relación con otros niños de su misma edad.
  • Averiguar si también están sucediendo otros problemas, como dificultades conductuales o retrasos del desarrollo en otras áreas, o no.

A quién consultar

Los siguientes profesionales de la salud pueden diagnosticar problemas del habla y del lenguaje y podrían trabajar con otros profesionales de la salud para tratarlos:

Otros profesionales podrían participar en la atención de los niños con retrasos del habla y del lenguaje:

Cómo fomentar habilidades en el hogar

Hablar con su bebé y leerle y, más adelante, estimular la conversación son contribuciones fundamentales para el desarrollo del habla y del lenguaje de su hijo. La amplitud del vocabulario de un niño de 2 años está directamente relacionada con cuánto le han hablado los padres y los cuidadores a ese niño desde la primera infancia.

Los bebés recién nacidos están programados para aprender y la mayoría de los padres son por naturaleza excelentes maestros del lenguaje. Los tipos de interacciones y conversaciones en las que los padres normalmente participan con sus hijos, desde el "lenguaje de bebé" hasta la repetición de palabras, resultan ser perfectas lecciones del lenguaje. Hablar, leer, escuchar y responder a los bebés y niños pequeños suele ser lo único que se necesita para ayudarles a aprender a hablar.

Enseñar el lenguaje de señas a los bebés de 6 meses o más también podría ayudarles de diversas maneras. Las señas brindan a los bebés una manera de expresar sus deseos y necesidades cuando no pueden hablar. Y le brinda a usted otra manera de vincularse con su hijo. No se ha demostrado que el uso del lenguaje de señas obstaculice el desarrollo del lenguaje.3

Empiece a leer a su hijo antes de que tenga 6 meses. Y continúe leyendo a su hijo cada día. Leer a su niño pequeño es una actividad de aprendizaje especialmente importante por diversos motivos. Mientras lee, usted y su hijo comparten una cercanía reconfortante. También se concentran ambos en la misma imagen y el mismo concepto. Su hijo puede hacerle preguntas, y usted puede reforzar sus observaciones. Leer brinda oportunidades a los niños para aprender nuevas palabras que normalmente no se encontrarían en una conversación diaria. Leer con frecuencia a su hijo puede ayudar con su desarrollo del habla, las capacidades de lectura que desarrolle más adelante y el rendimiento escolar.

Si tiene inquietudes acerca de sus propias habilidades de lectura, busque un programa de lectura para adultos en su biblioteca local o sistema escolar público. También puede ver el America's Literacy Directory (Directorio de alfabetización de los Estados Unidos) en línea para encontrar programas de lectura donde vive. La dirección del sitio web es www.literacydirectory.org.

Para estimular y apoyar el desarrollo del habla y del lenguaje de su hijo:

  • Estimule el desarrollo del habla y del lenguaje de su bebé. Hable, lea, cante y juegue con su bebé. La interacción y un ambiente afectuoso ayudarán a atraer la curiosidad de su hijo, generar confianza y promover la familiarización con el lenguaje. Estos rasgos brindan una base sólida para el desarrollo del habla y del lenguaje.
  • Estimule el desarrollo del habla y del lenguaje de su hijo, de 1 a 2 años. Haga participar a su hijo en conversaciones y hable acerca de los nombres de sus juguetes favoritos y otros objetos comunes que se encuentren en la casa. Hable en forma lenta y clara, y elogie los intentos de hablar de su hijo. Para ayudar a que se desarrolle el cerebro de su hijo, jueguen o lean juntos en vez de mirar televisión, películas o jugar con videojuegos en una pantalla. Cuando juegue o lea con su hijo, deje la televisión apagada. Hasta un programa prendido de fondo tiene importancia. Evita que su hijo, y usted, se concentren y aprendan lo máximo de la actividad que están compartiendo.4
  • Estimule el desarrollo del habla y del lenguaje de su hijo, de 2 a 4 años. Cuando sea posible, aliente con delicadeza a su hijo para que hable con otros, incluidos otros niños que tengan una edad cercana. Corrija el habla de su hijo de maneras positivas, reformulando, repitiendo y renombrando. Lea a su hijo todos los días y fije límites de tiempo permitido para mirar televisión. La American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría) recomienda a los padres que permitan que sus hijos vean televisión solo 2 horas al día o menos.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

American Speech-Language-Hearing Association
Dirección del sitio web: www.asha.org/public

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Morton CC, Nance WE (2006). Newborn hearing screening—A silent revolution. New England Journal of Medicine, 354(20): 2151–2164.
  2. U.S. Preventive Services Task Force (2008). Universal Screening for Hearing Loss in Newborns: Recommendation Statement. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf08/newbornhear/newbhearrs.htm.
  3. Simms MD, Schum RL (2011). Language development and communication disorders. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 114–122. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  4. Council on Communications and Media, American Academy of Pediatrics (2011). Media use by children younger than 2 years. Pediatrics, 128(5): 1–6.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2008). Promoting child development. In JF Hagan et al., eds., Bright Futures: Guidelines for Health Supervision of Infants, Children, and Adolescents, 3rd ed., pp. 39–75. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • Coplan J (2011). Language delays. In M Augustyn et al., eds., The Zuckerman Parker Handbook of Developmental and Behavioral Pediatrics for Primary Care, 3rd ed., pp. 258–262. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Duursma E, et al. (2008). Reading aloud to children: The evidence. Archives of Disease in Childhood, 93(7): 554–557.
  • Goldson E, Reynolds A (2012). Child development and behavior. In WW Hay et al., eds., Current Diagnosis and Treatment: Pediatrics, 21st ed., pp. 73–112. New York: McGraw-Hill.
  • Joint Committee on Infant Hearing, American Academy of Pediatrics (2007). Year 2007 position statement: Principles and guidelines for early hearing detection and intervention programs. Pediatrics, 120(4): 898–921. Also available online: http://pediatrics.aappublications.org/cgi/reprint/120/4/898.
  • Law J, et al. (2003). Speech and language therapy interventions for children with primary speech and language delay or disorder. Cochrane Database of Systematic Reviews (3). Oxford: Update Software.
  • Newman BM, Newman PR (2012). Toddlerhood (ages 2 and 3). In Development Through Life: A Psychosocial Approach, 11th ed., pp. 195–237. Belmont, CA: Wadsworth Cengage Learning.
  • Sosinsky LS, et al. (2007). The preschool child. In A Martin, FR Volkmar, eds., Lewis's Child and Adolescent Psychiatry, 4th ed., pp. 261–267. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • U.S. Preventive Services Task Force (2006). Screening for speech and language delay in preschool children: Recommendation statement. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspschdv.htm.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Susan C. Kim, MD - Pediatría
Louis Pellegrino, MD - Pediatría del Desarrollo
Última revisión 20 noviembre, 2012

Última revisión: 20 noviembre, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.