Generalidades del tema

¿Qué es un soplo cardíaco?

Un soplo cardíaco es un sonido adicional que realiza la sangre al fluir a través del corazón. Su médico usa un estetoscopio para escuchar los latidos del corazón. Cuando tiene un soplo cardíaco, su médico puede escuchar un sonido sibilante o un silbido adicional junto con su latido cardíaco.

Puede causarle temor enterarse de que usted o su hijo tienen un soplo cardíaco. Sin embargo, los soplos cardíacos son muy comunes, especialmente en los niños y, por lo general, son inofensivos. Estos soplos normales se llaman soplos cardíacos funcionales (inofensivos). No ocurre nada malo con su corazón cuando tiene un soplo funcional. Hasta la mitad de todos los niños tienen soplos funcionales.1 Por lo general, estos desaparecen cuando los niños crecen.

Los adultos también pueden tener soplos funcionales. Los soplos funcionales suelen detectarse en adultos mayores de 50 años de edad. Los soplos también suceden cuando su sangre fluye más rápido y con mayor intensidad de lo habitual: durante el embarazo, por ejemplo, o cuando tiene una enfermedad temporal, como fiebre.1

A veces, sin embargo, un soplo cardíaco es una señal de un problema del corazón. Esto se llama soplo cardíaco anormal.

¿Cuál es la causa de un soplo cardíaco anormal?

Los soplos anormales son señales de un problema del corazón. En los niños, los soplos cardíacos anormales suelen ser causados por problemas congénitos (de nacimiento), como una válvula cardíaca que no funciona adecuadamente o un agujero en la pared entre dos cavidades del corazón.

En los adultos, los soplos anormales la mayoría de las veces son causados por daños en las válvulas cardíacas. Las válvulas cardíacas funcionan como compuertas de una sola vía, que facilitan el flujo de sangre en una dirección entre las cavidades del corazón, así como dentro y fuera del corazón. Vea una imagen del flujo de sangre a través de un corazón normal.

Cuando una enfermedad o una infección dañan una válvula cardíaca, pueden provocar la formación de tejido cicatricial y afectar el funcionamiento de la válvula. La válvula podría no cerrarse en forma adecuada, de modo que la sangre puede filtrarse. O bien la válvula podría volverse demasiado estrecha o rígida como para permitir que fluya suficiente sangre. Cuando una válvula cardíaca dañada no puede cerrarse en forma adecuada, el problema se llama regurgitación. Cuando la válvula no permite que fluya suficiente sangre, el problema se llama estenosis.

Las válvulas cardíacas pueden ser dañadas por una enfermedad cardíaca o por infecciones, como fiebre reumática o endocarditis. El desgaste normal que se produce con el envejecimiento también puede causar cierto daño.

Algunos soplos cardíacos son causados cuando el corazón es más grueso de lo normal. Cuando el músculo cardíaco crece demasiado, puede interferir en el flujo normal de sangre y causar un soplo.

¿Cómo se diagnostica un soplo cardíaco?

La mayoría de los soplos cardíacos se detectan durante visitas regulares al médico. Durante los exámenes, los médicos escuchan cada parte del latido cardíaco, incluido cualquier sonido adicional, o soplo, que pudiera haber.

Si un médico oye un soplo, a menudo puede determinar si es funcional según lo fuerte que sea el ruido, de qué parte del corazón provenga y qué tipo de sonido sea. También buscará señales de un problema del corazón, por ejemplo, falta de aire cuando la persona está activa, aturdimiento, un latido cardíaco rápido o irregular, o una acumulación de líquido en las piernas o los pulmones. Si su médico piensa que el soplo podría ser una señal de un problema, se le realizarán pruebas para revisarle el corazón. También es posible que lo envíen a un especialista en corazón, que se llama cardiólogo, para que le realice más pruebas.

  • Un ecocardiograma es un tipo de ecografía. Convierte las ondas sonoras en imágenes que muestran lo bien que está funcionando el corazón.
  • Un electrocardiograma, que también se llama ECG, revisa la actividad eléctrica del corazón. Traduce la actividad eléctrica del corazón a trazados de líneas en papel. Los picos y los valles en los trazados se llaman ondas.
  • Una radiografía del pecho muestra el tamaño y la forma del corazón, y la ubicación y la forma de las arterias grandes.
  • El cateterismo cardíaco puede detectar defectos en el corazón. Se inserta un tubo delgado en una arteria de la pierna o el brazo. El tubo, que se llama catéter, se empuja lentamente hacia el corazón. Se inyecta una pequeña cantidad de material de contraste, y las imágenes muestran las cavidades y las válvulas cardíacas a medida que el material de contraste circula a través de ellas.

¿Cómo se trata?

Si tiene un soplo funcional, no necesita tratamiento, porque su corazón es normal.

Si tiene un soplo anormal, el tratamiento depende del problema del corazón que esté causando el soplo y podría incluir medicamentos o cirugía. No todos los soplos anormales deben ser tratados. Si tiene un soplo anormal y no tiene otros síntomas, es posible que su médico solo vigile su afección con un ecocardiograma.

Si tiene síntomas, es posible que deba tomar medicamentos para disminuir la presión arterial y reducir la carga de trabajo del corazón. Es posible que necesite cirugía para reemplazar una válvula o para reparar un defecto cardíaco.

¿Se puede prevenir un soplo cardíaco?

La mayoría de los soplos cardíacos son normales, y no hay nada que usted pueda hacer para prevenirlos o causarlos. Simplemente suceden.

La mayoría de los soplos anormales tampoco pueden prevenirse. A menudo, son causados por infecciones o por problemas hereditarios.

Lo que usted puede hacer es cuidar bien el corazón llevando un estilo de vida saludable para el corazón. Esto incluye comer alimentos saludables para el corazón, hacer actividad, mantenerse en un peso saludable y no fumar.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI)
www.nhlbi.nih.gov
American Heart Association (AHA)
www.heart.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Walsh RA, et al. (2011). The history, physical examination, and cardiac auscultation. In V Fuster et al., eds., Hurst's The Heart, 13th ed., vol. 1, pp. 239–306. New York: McGraw-Hill.

Otras obras consultadas

  • Fang JC, O'Gara PT (2012). The history and physical examination: An evidence-based approach. In RO Bonow et al., eds., Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine, 9th ed., vol. 1, pp. 107–125. Philadelphia: Saunders.
  • O'Gara PT, Loscalzo J (2012). Physical examination of the cardiovascular system. In DL Longo et al., eds., Harrison's Principles of Internal Medicine, 18th ed., vol. 2, pp. 1821–1830. New York: McGraw-Hill.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Rakesh K. Pai, MD, FACC - Cardiología, Electrofisiologia
Revisor médico especializado George Philippides, MD - Cardiología
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Revisado1 agosto, 2014