Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Sexualidad y cambios físicos con la edad

Generalidades del tema

El sexo y la sexualidad comunican mucho: el afecto, el amor, la estima, la calidez, el compartir y la vinculación afectiva. Estos son dones a los que tienen derecho tanto los adultos mayores como las personas mucho más jóvenes.

En este tema se cubren tres aspectos de la sexualidad: los cambios que se producen con la edad, sugerencias sobre cómo adaptarse a estos cambios e información sobre infecciones de transmisión sexual.

En la mayoría de los adultos sanos, el placer y el interés por el sexo no disminuyen con la edad. La edad por sí sola no es un motivo para cambiar las prácticas sexuales que usted ha disfrutado toda su vida. Pero usted podría tener que hacer algunos ajustes menores para adaptar cualquier limitación física que podría tener o los efectos de ciertas enfermedades o medicamentos.

Cambios físicos comunes en los hombres

La mayoría de los cambios físicos son el resultado de la disminución gradual de los niveles de testosterona. Estos cambios afectan la energía, la potencia, la masa muscular y la masa grasa, la densidad ósea y la función sexual.

  • La respuesta sexual de un hombre comienza a desacelerarse después de los 50 años. Pero es más probable que el impulso sexual de un hombre se vea afectado por su salud y por su actitud con respecto al sexo y a la intimidad que por su edad.
  • Podría llevar más tiempo que el hombre logre una erección, y podría necesitarse que transcurra más tiempo entre las erecciones.
  • Las erecciones serán menos firmes. Pero un hombre que tiene un buen flujo de sangre hacia el pene podrá tener erecciones lo suficientemente firmes como para tener relaciones sexuales durante toda su vida. Para obtener más información, vea el tema Problemas de erección.
  • Los hombres mayores pueden demorar la eyaculación durante más tiempo.

Cambios físicos comunes en las mujeres

La mayoría de los cambios físicos tienen lugar después de la menopausia y son el resultado de los menores niveles de estrógeno. Estos cambios pueden verse alterados si una mujer está recibiendo terapia hormonal.

  • Es posible que a una mujer le lleve más tiempo excitarse sexualmente.
  • Las paredes de la vagina se vuelven más delgadas y secas, y se irritan con más facilidad durante las relaciones sexuales.
  • Los orgasmos podrían ser de alguna manera más breves de lo que solían ser, y las contracciones experimentadas durante el orgasmo pueden ser menos intensas.

No todas las mujeres experimentan estos problemas. Aquellas que sí lo hacen pueden experimentar para encontrar maneras de disfrutar del sexo a pesar de estos cambios físicos.

Factores culturales y psicológicos

Además de los cambios físicos, existen factores culturales y psicológicos que afectan la sexualidad más adelante en la vida. Por ejemplo, en nuestra cultura, la sexualidad se relaciona con un aspecto juvenil y un vigor juvenil. Muchas personas parecen pensar que, a medida que la persona envejece, se vuelve menos deseable y se transforma en un ser menos sexual. Los adultos mayores podrían aceptar este estereotipo y adoptar la noción de que no pueden o de que no se espera que sean sexuales.

La alegría en el sexo y en el amor no conoce barreras de edad. Casi todas las personas tienen la capacidad de encontrar placer de por vida en el sexo. Creer el mito de que las personas mayores no tienen interés en el sexo es perder posibilidades maravillosas.

Estar solo por elección, debido a un divorcio o a la viudez también puede presentar un problema. A medida que envejece, es posible que no tenga tantas personas de su grupo de edad para elegir como pareja. Las mujeres y los hombres que no tienen pareja podrían no saber cómo manejar sus deseos sexuales. En términos generales, es mejor expresar sus deseos que reprimirlos hasta que ya no sepa si los tiene.

Las necesidades físicas y emocionales cambian con el tiempo y las circunstancias. La intimidad y la sexualidad podrían ser o no importantes para usted. La cuestión aquí tiene que ver con la elección. Si usted decide libremente que el sexo ya no es adecuado para usted, entonces esa es la decisión correcta. Es posible tener una vida satisfactoria sin sexo. Pero si elige seguir disfrutando de su sexualidad, merece apoyo y aliento. Es posible que aún encuentre territorios sensuales no trazados para explorar.

Cómo mantener viva la sexualidad

De la misma manera que hacer ejercicio es la clave para mantener el estado físico y la salud, tener relaciones sexuales en forma regular es la mejor manera de mantener la capacidad sexual.

Y de la misma manera que nunca es demasiado tarde para comenzar un programa de ejercicios, nunca es demasiado tarde para comenzar a tener relaciones sexuales. Muchas personas mayores que han sido célibes durante años comienzan prácticas sexuales satisfactorias en nuevas relaciones amorosas. Para otras personas, la autoestimulación (masturbación) es común y no genera riesgos para la salud ni efectos secundarios.

Usted podría tener cambios sexuales a medida que envejece. Pero algunos cambios podrían ser la primera señal de un problema médico. Por lo tanto, hable con su médico acerca de cualquier cambio que le preocupe. Es posible que su médico pueda recomendarle tratamientos que le ayudarán.

Aquí hay otras consideraciones adicionales:

  • Para enriquecer la respuesta sexual, use más estimulación erótica y contacto directo con los órganos sexuales.
  • La mente es una zona erógena. La fantasía y la imaginación ayudan a excitar a algunas personas. Intente crear un ambiente a la luz de las velas y con música suave, o con cualquier otra cosa que lo excite.
  • Muchos medicamentos, especialmente los medicamentos para la presión arterial alta, los tranquilizantes y algunos medicamentos para el corazón, inhiben la respuesta sexual. Pregúntele a su médico acerca de estos efectos secundarios. Es posible que su médico pueda reducir su dosis o recetarle distintos medicamentos. No deje de tomar medicamentos recetados sin hablar primero con su médico.
  • Las colostomías, las mastectomías y otros procedimientos que implican cambios en la apariencia física no necesariamente ponen un final al placer sexual. Comunicarse abiertamente acerca de sus miedos y expectativas puede unirlo aún más con su pareja y ayudarles a superar barreras. Si es necesario, algo de asesoría psicológica para ambos puede ayudarles a adaptarse.
  • Las personas que tienen afecciones cardíacas pueden disfrutar de una vida sexual plena y satisfactoria. La mayoría de los médicos recomiendan que usted se abstenga de tener relaciones sexuales solo por un breve tiempo después de un ataque al corazón. Si tiene angina, pregúntele a su médico acerca de tomar nitroglicerina antes de tener relaciones sexuales. No tome Viagra si usa nitroglicerina.
  • Si la artritis le impide disfrutar del sexo, pruebe distintas posiciones. Pruebe a colocar almohadones debajo de las caderas. Además, pruebe con un tratamiento en el hogar para el dolor de la artritis. Para obtener más información, vea el tema Osteoartritis.
  • Use un lubricante vaginal a base de agua, como Astroglide o K-Y Jelly, para reducir la sequedad o la irritación vaginales. No use vaselina. Un médico también puede recetarle una crema vaginal que contenga estrógeno, lo que ayudará a revertir los cambios en los tejidos vaginales.
  • Beba alcohol solo con moderación. Pequeñas cantidades de alcohol podrían aumentar su respuesta sexual al quitarle las inhibiciones. Grandes cantidades de alcohol podrían realmente disminuir su desempeño sexual.
  • Se encuentran disponibles medicamentos recetados que pueden mejorar la respuesta sexual. Algunas personas descubren que las hierbas como el ginkgo biloba y el ginseng realzan su función sexual. Tanto los medicamentos recetados como los remedios herbarios implican el riesgo de tener efectos secundarios.

Otros aspectos de la sexualidad

La sexualidad excede en gran medida el acto físico en sí. Forma parte de quiénes somos. Involucra nuestras necesidades de contacto, de afecto y de intimidad.

Contacto

El contacto es una sensación maravillosa y necesaria. Los bebés que no se tocan, no prosperan. Los niños que no se tocan, acaban teniendo problemas emocionales. El contacto es importante para los adultos mayores también. El contacto nos ayuda a mantenernos conectados con los demás y enriquece nuestra sexualidad.

  • Vaya a darse un masaje. Los masajes profesionales son maravillosos, pero las fricciones en el hombro y en el cuello también se sienten muy bien. Encuentre a un amigo que quiera intercambiar fricciones en los hombros con usted.
  • Busque abrazos. Todos los necesitan. Algunas personas son un poco tímidas en relación con los abrazos, pero está bien preguntar: "¿Te gustaría un abrazo?".
  • Considere tener una mascota. Cuidar una mascota puede ayudar a cumplir sus necesidades de contacto. Algunos estudios han demostrado que las personas mayores que tienen mascotas para cuidar viven más tiempo.

Afecto

Dar y recibir afecto es una sensación maravillosa. Si usted aprecia a una persona, asegúrese de que esta lo sepa. Si una persona parece apreciarlo, valórelo. Nunca es demasiado tarde para hacer nuevos amigos y para fortalecer vínculos con viejos amigos.

Intimidad

La intimidad es la capacidad de una conexión física o emocional cercanas con otra persona. La intimidad es una gran protección contra la depresión.

Hablar con un confidente puede ayudar a aliviar los problemas de la vida. Cuando usted pierde a un ser querido, la intimidad podría ser lo que más extrañe. Es posible que no encuentre a una persona que reemplace plenamente a un ser querido que falleció, pero puede comenzar a reconstruir la intimidad en su vida de las siguientes maneras:

  • Recurra a sus hijos, a sus hermanos o a sus viejos y nuevos amigos.
  • Busque a otra persona que esté en la misma situación que usted. Uno de los mejores beneficios de los grupos de apoyo es que los miembros con frecuencia encuentran intimidad entre sí.
  • Esté disponible para los demás. De la misma manera que usted necesita de las personas, también hay personas que necesitan de usted.

Enfermedades de transmisión sexual

Las infecciones de transmisión sexual —también conocidas como STI (por sus siglas en inglés) o enfermedades venéreas— son infecciones que se transmiten de una persona a otra a través de las relaciones sexuales, el contacto genital, o el contacto con el semen, los fluidos vaginales o la sangre.

Las personas mayores podrían pensar en las STI como un problema que afecta solo a las personas jóvenes. Pero debido a los cambios físicos relacionados con la edad, los adultos mayores que están expuestos a las STI podrían tener más probabilidades de contraer STI que las personas jóvenes.

A medida que envejece, su sistema inmunitario no es tan fuerte; por lo tanto, es más difícil combatir la enfermedad. Y las mujeres que ya tuvieron la menopausia tienen las paredes de la vagina más delgadas y menos humedad vaginal que antes de la menopausia. Usar un lubricante, como K-Y Jelly, podría evitar que se le forme una llaga o un pequeño corte en el pene o dentro de la vagina. Esto puede reducir su riesgo de contraer STI o VIH.

Practique relaciones sexuales más seguras. Para los adultos mayores, esto significa siempre usar condones y lubricantes hasta que esté en una relación monógama y que conozca los antecedentes sexuales y el estado de VIH de su pareja.

Las STI pueden afectar a cualquier persona, independientemente de su edad. Hable abiertamente con su pareja acerca de las STI y tome todas las precauciones necesarias para protegerse antes de involucrarse en cualquier forma de contacto sexual. Si piensa que podría tener una STI, consulte a su médico.

Para obtener más información, vea:

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

National Institute on Aging
Dirección del sitio web: www.nia.nih.gov

National Institutes of Health (NIH) - NIHSeniorHealth
Dirección del sitio web: www.nihseniorhealth.gov

Referencias

Otras obras consultadas

  • Johnson LE, Alline KM (2007). Sexual health. In RJ Ham et al., eds., Primary Care Geriatrics, 5th ed., pp. 401–407. Philadelphia: Mosby Elsevier.
  • Potter J (2009). Female sexuality: Assessing satisfaction and addressing problems. In EG Nabel, ed., ACP Medicine, section 16, chap. 22. Hamilton, ON: BC Decker.
  • Agronin ME (2009). Sexual disorders. In DG Blazer et al., eds., American Psychiatric Publishing Textbook of Geriatric Psychiatry, 4th ed., pp. 357–373. Washington, DC: American Psychiatric Publishing.
  • American Geriatrics Society (2011). Safe sex for seniors. Available online: http://www.healthinaging.org/resources/resource:safe-sex-tips-for-seniors.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2008). What Persons Aged 50 and Older Can Do. Available online: http://www.cdc.gov/hiv/topics/over50/protection.htm.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Carla J. Herman, MD, MPH - Medicina Geriátrica
Última revisión 3 noviembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.