Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Reparación de perforación del tabique nasal

Aspectos generales de la cirugía

El tabique nasal es la estructura que se encuentra entre los orificios nasales y separa las fosas nasales. En el tabique, que está compuesto por cartílago y hueso delgado, podría hacerse un agujero (perforación) en el cartílago como consecuencia de una complicación de una cirugía nasal previa, del uso de cocaína, hurgarse la nariz de manera excesiva, un traumatismo, cáncer o enfermedades como tuberculosis, sarcoidosis o sífilis. A medida que el daño reduce el riego sanguíneo en el tabique, el cartílago comienza a morir y se forma un agujero.

Algunas perforaciones pueden causar sangrado, dolor y un sonido similar a un silbido al inhalar. Si se acumulan sangre seca o costras, usted podría también tener problemas para respirar por la nariz.

Muchas perforaciones no necesitan cerrarse. Es posible que a las perforaciones pequeñas solo sea necesario enjuagarlas con frecuencia con soluciones de agua salada (solución salina) y aplicarles geles lubricantes. Ambos pueden comprarse sin una receta médica.

Podrían utilizarse varias técnicas quirúrgicas para cerrar una perforación más grande. Es posible que un cirujano utilice tejido del interior de su nariz o de otra parte del cuerpo (autoinjerto) para coserlo en el agujero. Otros médicos podrían utilizar tejido para crear un colgajo para cubrir la perforación.

Por lo general, la cirugía para las perforaciones grandes requiere anestesia general.

Qué esperar después de la cirugía

Usted comenzará a enjuagar la nariz varias veces al día con agua salada (solución salina). Su médico le indicará cómo utilizar el agua salada (solución salina). Usted puede esperar que haya una secreción después de la cirugía.

Es posible que deban limpiarle la nariz en el consultorio del médico algunas veces. La nariz debería haberse curado 2 o 3 semanas después de que se extraiga la compresa nasal.

Evite sonarse la nariz, hacer ejercicio extenuante e inclinarse hacia adelante durante algunos días. También cuídese de no lesionarse la nariz al hacer ejercicio u otras actividades.

¿Por qué se realiza?

Algunas perforaciones del tabique nasal pueden causar síntomas como sangrado y dolor. Las perforaciones pequeñas pueden crear un sonido similar a un silbido al inhalar. En los casos de perforación grave y a largo plazo, se podría hacer una deformidad con forma de silla de montar en el puente de la nariz. La cirugía puede resolver estos problemas.

Su eficacia

Por lo general, la cirugía para reparar una perforación del tabique nasal es exitosa. Sin embargo, es posible que algunas perforaciones grandes sean difíciles de cerrar.

Riesgos

Después de cualquier cirugía se pueden producir sangrado e infección. Usted debería comunicarse con su médico si tiene:

  • Sangrado intenso. El sangrado leve es normal.
  • Fiebre de 101°F (38.3°C) o más.
  • Dolor intenso. Se espera dolor leve.
  • Pus.
  • Mal olor proveniente de la nariz.
  • Dolor de cabeza persistente.

A veces, es posible que la perforación se abra nuevamente y usted necesite otra cirugía.

Para pensar

El éxito de la cirugía depende en cierta medida del tamaño de la perforación y también de la atención en el hogar después de la cirugía. Las perforaciones grandes son más difíciles de cerrar.

Es posible que la reparación no sea tan exitosa en las personas que fuman o tienen diabetes como en otras personas, debido a que estas afecciones pueden reducir el riego sanguíneo en el tabique.

Es posible que un médico desee probar una técnica no quirúrgica para cerrar la perforación antes de sugerir la cirugía. En algunos casos, es posible que un médico inserte "botones" para el tabique hechos de silicona u otros materiales que se cortan para encajar en la perforación.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

American Rhinologic Society
Dirección del sitio web: http://american-rhinologic.org

Información relacionada

Referencias

Otras obras consultadas

  • Lund VJ (2009). Acute and chronic nasal disorders. In JB Snow Jr, PA Wackym, eds., Ballenger's Otorhinolaryngology: Head and Neck Surgery, 17th ed., pp. 557–566. Hamilton, ON: BC Decker.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Adam Husney, MD - Medicina familiar
Donald R. Mintz, MD - Otolaringología
Última revisión 14 octubre, 2013

Última revisión: 14 octubre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.