Cómo dejar el tabaco sin humo

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es el tabaco sin humo?

El tabaco sin humo viene en muchas formas, como rapé, tabaco para mascar y snus.

  • El rapé es tabaco rallado de manera fina que se vende en cajas o bolsitas. La mayoría de las veces, el rapé se utiliza colocando un "pellizco" entre el labio inferior o la mejilla y la encía.
  • El tabaco para mascar se vende como hojas sueltas, conos ("plugs") o roscos. Se mastica o se coloca entre la mejilla y la encía o los dientes.
  • El snus es un tipo de tabaco que viene en una pequeña bolsita y se coloca entre las encías superiores o inferiores y los dientes. Parece ser más seguro que otras formas de tabaco sin humo, pero es necesario hacer más investigación para determinar si está libre de riesgos.

La nicotina del tabaco sin humo se absorbe a través de los tejidos de la boca.

¿Por qué debería dejar el hábito?

Hay bastantes razones para dejar el tabaco. Los productos de tabaco sin humo son dañinos. No son alternativas sin riesgo al tabaco para fumar. Son adictivos. Aunque son más seguros que los cigarrillos, pueden provocar graves problemas de salud.

Utilizar tabaco sin humo puede dar lugar a:

  • Placas blanquecinas o llagas rojizas en la boca, lo cual se conoce como leucoplaquia. Estas pueden convertirse en cáncer de boca que involucra el labio, la lengua o la mejilla. De hecho, usted tiene un 50% más de riesgo de tener cáncer de boca si consume tabaco sin humo, en comparación con personas que no lo consumen.
  • Un mayor riesgo de cáncer de páncreas.
  • Pérdida de dientes y otros problemas dentales.
  • Enfermedad de las encías. Es posible que la encía se retraiga en forma irreversible.

Abandonar el tabaco sin humo tiene beneficios que usted puede ver. Las llagas en la boca comenzarán a desaparecer poco a poco. Sus encías comenzarán a tener un aspecto más saludable. Observar estos cambios podría motivarlo a seguir sin consumir tabaco.

Usted probablemente tenga sus propias razones para dejar el hábito. Tal vez quiera dar un buen ejemplo a su familia. O quizás quiera evitar otros problemas de salud. Es posible que quiera dejarlo porque se avergüenza de su hábito. Sin importar la razón, asegúrese de que significa algo para usted.

¿Por qué es tan difícil dejar el tabaco?

Es igual de difícil dejar el tabaco sin humo que dejar de fumar. Dejar el tabaco es difícil porque su cuerpo ansía la nicotina. Dejarlo es más que simplemente abandonar un mal hábito. Su organismo debe dejar de ansiar la nicotina. Esta es la razón por la que usted está malhumorado o inquieto o tiene dificultad para concentrarse las primeras 2 o 3 semanas después de dejar el tabaco. Para algunas personas, estos sentimientos pueden durar varias semanas. El chicle, las pastillas, los parches de nicotina y otros medicamentos pueden ayudar a reducir las ansias del tabaco.

Pero no es solo la nicotina lo que dificulta el dejar el tabaco. Es el hábito de usar tabaco sin humo. Es parte de su rutina diaria. Lo disfruta. Tal vez lo use para manejar el estrés. Y cuando deja el tabaco, tiene que renunciar a todo eso (o al menos encontrar algo para reemplazarlo).

Dejar el tabaco para mascar o el rapé no es fácil, pero usted puede hacerlo. El primer paso es simplemente pensar en dejar el hábito.

¿Cómo puede dejar de usar tabaco sin humo?

Dejar el tabaco sin humo es muy parecido a dejar de fumar. Tanto los cigarrillos como los productos de tabaco sin humo contienen nicotina y son adictivos. Y es difícil dejar de consumirlos. Lo bueno es que no lo tiene que hacer usted solo.

No importa si está listo para dejar el hábito hoy mismo o si simplemente está pensando en ello, eche un vistazo al tema Cómo dejar de fumar. Puede leer las historias de personas que han dejado de fumar e identificar sus desencadenantes así como conseguir el apoyo que necesita para dejar el tabaco para siempre.

Información relacionada

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado John Hughes, MD - Psiquiatría

Revisado9 septiembre, 2014

Revisado: 9 septiembre, 2014