Consejos prácticos: Lactancia con éxito

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Algunos aspectos de la lactancia pueden descubrirse naturalmente. Pero aprender algunas técnicas y métodos de amamantamiento pueden ayudarle a tener más éxito. Antes de que nazca su bebé, tome clases, lea libros y mire videos que enseñen técnicas de lactancia.

Si tiene inquietudes acerca de su habilidad para amamantar, hable con un consultor en lactancia mientras está embarazada. Después de que nazca su bebé, es útil tener una sesión de instrucción individual con un especialista en lactancia u otro profesional de la salud con buenos conocimientos.

Prepárese

El amamantamiento puede ser más fácil en los primeros días y semanas si usted y su bebé están relajados y cómodos.

  • Asegúrese de que la habitación esté silenciosa y cálida, y que usted pueda relajarse. Mantenga la habitación con poca iluminación. La luz brillante les da dificultad para abrir los ojos a los recién nacidos.
  • Tenga cerca algo para beber. La mayoría de las mujeres tienen sed cuando amamantan. Beba lo suficiente para satisfacer la sed.
  • Use una o más almohadas para apoyar los brazos y el bebé, sosténgase la espalda con una almohada y use una banqueta para elevar los pies. Esto les ayudará a usted y a su bebé a estar más cómodos durante el amamantamiento.
  • No se incline sobre su bebé al amamantar. Acerque al bebé hacia sí, en vez de llevar su cuerpo hacia el bebé. Inclinarse hacia el bebé puede provocar problemas en la espalda y el cuello.
  • Encuentre una posición que sea cómoda tanto para usted como para su bebé. Para todas las posiciones, asegúrese de que la cabeza y el pecho del bebé estén alineados en forma recta, sin girarse hacia un lado ni inclinados hacia arriba o hacia abajo mientras lo alimenta.

Despierte a su bebé

Tener a su bebé alerta facilitará que su bebé se prenda. Para despertar a su bebé usted puede:

  • Enfriar a su bebé quitándole la ropa. Tenga contacto piel a piel con su bebé mientras lo coloca para amamantarlo. Tenga una manta liviana cerca.
  • Hacerle cosquillas ligeramente en cualquier lado donde obtenga una reacción (en los pies, el cuello, la parte superior de la cabeza o el estómago).
  • Cambiarle el pañal a su bebé.

Haga que el bebé se prenda

Una prendida apropiada ayuda a prevenir problemas.

  • Toque suavemente la mitad del labio inferior de su bebé con el pezón hasta que el bebé abra la boca. El bebé tiene que tener la boca bien abierta, como en un bostezo, antes de intentar prenderse.
  • Sosténgase y apriétese el seno (la mama) con una mano para afinarlo. Esto le ayudará a controlarse el seno mientras atrae su bebé hacia el pecho.
  • Atraiga el bebé rápidamente al pezón y la areola (el círculo oscuro alrededor del pezón), de modo que se introduzca bien adentro en la boca del bebé. Si el bebé no se da cuenta inmediatamente de que tiene que succionar, exprímale algo de leche en la boca.
  • Trate de escuchar una succión regular y un patrón de deglución (tragar) mientras el bebé se alimenta. Si usted no puede ver ni oír un patrón de deglución, mírele las orejas al bebé, las cuales pueden moverse ligeramente cuando traga.
  • Si su seno parece obstruirle la nariz al bebé, acomode a su bebé levantándole las caderas o relajándole la cabeza ligeramente hacia atrás, de modo que solo el borde de una fosa nasal esté libre para respirar.

Proporcione una alimentación completa

Deje que su bebé se alimente hasta que se sienta satisfecho.

  • Ofrézcale el otro seno cuando el primer seno se sienta vacío y su bebé succione más lentamente, se separe o pierda interés. Generalmente, el bebé continuará tomando del pecho, aunque quizás por menos tiempo que con el primer seno.
  • Toda vez que necesite sacarse al bebé del seno, colóquele un dedo en la comisura de los labios y empuje el dedo entre las encías del bebe para deshacer la prendida suavemente. Si no deshace la prendida apretada antes de sacarse al bebé de su seno, los pezones pueden empezar a dolerle, agrietarse o amoratarse.
  • Si su bebé se queda dormido antes de terminar de alimentarse, tal vez tenga que estimularlo para que termine de tomar la leche. Después de un tiempo, usted aprenderá los hábitos de su bebé y sabrá si necesita estímulo o si se ha alimentado por tiempo suficiente.
  • Cuando su bebé esté satisfecho, palméelo suavemente en la espalda para que deje salir el aire que haya tragado. Después de que el bebé eructe, ofrézcale otra vez el seno. A veces, un bebé continuará alimentándose después de que se lo hace eructar.

Información relacionada

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Sarah Marshall, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Mary Robbins, RNC, IBCLC - Consultor de Lactancia

Revisado4 junio, 2014