Consejos prácticos: Cómo ayudar a mantener a su hijo seguro y sano

Saltar a la barra de navegación

Cómo comenzar

Criar hijos es un gran trabajo. Puede ser abrumador pensar en todas las cosas que su hijo necesita aprender para mantenerse seguro y sano.

Además de enseñarles a sus hijos buenos hábitos de alimentación y actividad, usted también puede enseñarles algunos hábitos básicos de salud y seguridad.

Recuerde que su hijo aprende hábitos observándolo a usted. Si usted y el resto de su familia siguen hábitos saludables, su hijo los aprenderá de usted. Y si usted tiene malos hábitos, su hijo aprenderá aquellos también.

Buenos hábitos generales para una vida sana

Ayude a sus hijos a aprender a:

  • Pensar. Los niños necesitan aprender que las acciones tienen consecuencias. Necesitan aprender la diferencia entre la fantasía y la realidad. Antes de que sus hijos actúen, aliéntelos a detenerse, respirar hondo y pensar en las consecuencias.
  • Hablar abiertamente. Aliente a sus hijos a hablar de lo que les está molestando.
  • Relajarse. Aprenda técnicas de relajación, y enséñeselas a sus hijos.
  • Comer bien. Aliente a sus hijos a aprender sobre alimentos saludables y a disfrutarlos.
  • Estar activos. Ayude a sus hijos a descubrir actividades físicas y pasatiempos que disfruten. Además, limite la cantidad de tiempo que miran televisión, envían mensajes de texto o hablan por teléfono, o usan la computadora.

Cómo prevenir las enfermedades

Los niños se ensucian. Juegan con otros niños que podrían estar enfermos. Enséñeles a seguir hábitos que les ayuden a mantenerse más sanos:

  • Lavarse las manos cada vez que se va al baño, después de sonarse la nariz y antes de comer.
  • No compartir sombreros, peines, cepillos dentales ni otros artículos personales con otros niños.
  • Cubrirse la boca al toser o al estornudar.
  • No tocar la sangre de otros niños, ni tampoco la orina, las heces u otros líquidos corporales.

Buenos hábitos de seguridad

El mundo puede ser un lugar peligroso. Pero usted puede enseñarles a sus hijos hábitos que los mantendrán más seguros:

  • No perseguir ni molestar a las mascotas, especialmente cuando están comiendo, durmiendo o con su cría.
  • Preguntar primero si se puede acariciar el perro de alguna persona, y luego permitir que el perro le huela la mano antes de acariciarlo.
  • Usar siempre el cinturón de seguridad.
  • Usar un casco al montar en bicicleta, practicar "snowboarding" ("surf en nieve"), patinar o esquiar.
  • Nunca nadar solo.
  • Saber cómo llamar al 911 u otra ayuda de urgencia.
  • Tener cuidado con extraños. Saber cuándo y cómo mantenerse a distancia de ellos.
  • En caso de perderse, pedir ayuda inmediatamente.
  • No cruzar la calle solo ni sin permiso.
  • No jugar en la entrada para los autos ni cerca de automóviles.
  • No jugar con armas de fuego. Los padres deben mantener todas las armas de fuego bajo llave y guardar las municiones por separado bajo llave.

Cómo manejar la presión de los pares

La presión de los compañeros y amigos es poderosa. Sus hijos probablemente conozcan a otras personas de su edad que consumen drogas o alcohol, que fuman o que tienen comportamientos peligrosos como conducir demasiado rápido. Su hijo tendrá más facilidad para manejar la presión de sus compañeros y amigos si ha aprendido algunos buenos hábitos.

Enséñeles a sus hijos a:

  • Pasar tiempo con amigos que no consumen drogas ni alcohol o que no se dediquen a actividades peligrosas.
  • No ir a fiestas donde saben que habrá drogas o alcohol o conductas peligrosas.
  • Practicar respuestas, como "No, gracias. Hoy tengo mucho que hacer", "Mis padres me dijeron que no me van a dejar salir por 3 semanas si hago eso, y no quiero arriesgarme a perderme la fiesta de mi amigo", o "Creo que es una mala idea".
  • Participar en actividades seguras y sin drogas y aprender modos de invitar a sus amigos a participar también.
  • Llamar para que los vayan a buscar si están en problemas o se sienten presionados por otros a consumir drogas o alcohol o a participar en actividades peligrosas. Sus hijos deberían saber que usted quiere ayudar, no importa cuál sea la situación.
  • Conocer las señales de una relación que no es saludable y hablar con alguien de confianza si se sienten amenazados o incómodos en una relación.

Relaciones sexuales más seguras

Hablar sobre el sexo puede ser incómodo, pero mientras más temprano inicie usted la conversación, mejor preparado estará su hijo para tomar decisiones más seguras al respecto. El mejor momento para comenzar a hablar sobre el sexo es cuando su hijo se encuentra en la escuela primaria.

Los adolescentes necesitan aprender hábitos saludables si mantienen relaciones sexuales. Por ejemplo:

  • No tener relaciones sexuales hasta estar listo, física y emocionalmente.
  • Siempre usar protección. Conocer los tipos diferentes de protección que están disponibles.
  • Preguntar a una posible pareja sexual acerca de sus antecedentes sexuales y sobre comportamientos de alto riesgo como consumo de drogas, sexo anal y sexo a cambio de dinero o drogas.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario John Pope, MD - Pediatría
Revisor médico especializado Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisado14 noviembre, 2014

Revisado: 14 noviembre, 2014