Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Presión arterial alta

Generalidades del tema

El aparato cardiovascular

¿Qué es la presión arterial alta?

La presión arterial es una medida de la fuerza con la cual la sangre ejerce presión contra las paredes de las arterias a medida que se desplaza por el cuerpo. Es normal que la presión arterial suba y baje a lo largo del día, pero si permanece alta, usted tiene presión arterial alta. Otro nombre para la presión arterial alta es hipertensión.

Cuando la presión arterial es alta, empieza a dañar los vasos sanguíneos, el corazón y los riñones. Esto puede provocar un ataque al corazón, un ataque cerebral y otros problemas. La presión arterial alta se conoce como el "asesino silencioso'', ya que no suele causar síntomas mientras está provocando este daño.

Su presión arterial está compuesta por dos medidas: sistólica y diastólica. Alguien con una presión sistólica de 120 y una presión diastólica de 80 tiene una presión arterial de 120/80, o "120 sobre 80". La presión arterial se mide en milímetros de mercurio (mm Hg).

  • La medida de la sístole muestra qué tan fuerte presiona la sangre cuando el corazón está bombeando.
  • La medida de la diástole muestra qué tan fuerte presiona la sangre entre latidos, cuando el corazón está relajado y se está llenando de sangre.

La presión arterial ideal para un adulto es de menos de 120/80. La presión arterial es alta si es de 140/90 o superior. Muchas personas caen en la categoría de en medio, denominada prehipertensión. Las personas con prehipertensión necesitan hacer cambios en su estilo de vida para bajar la presión arterial y ayudar a prevenir o retrasar la presión arterial alta.

Alrededor de 1 de cada 3 adultos en los Estados Unidos tiene presión arterial alta.1

¿Qué causa la presión arterial alta?

En la mayoría de los casos, los médicos no pueden indicar la causa exacta. Sin embargo, se conocen varios factores que elevan la presión arterial, entre los que se incluyen tener mucho sobrepeso, beber demasiado alcohol, tener antecedentes familiares de presión arterial alta, consumir demasiada sal y envejecer.

También es posible que su presión arterial suba si usted no es una persona muy activa, si no consume una cantidad suficiente de potasio y de calcio, o si tiene una afección que se llama resistencia a la insulina.

¿Cuáles son los síntomas?

La presión arterial alta generalmente no causa síntomas. La mayoría de las personas no saben que la tienen hasta que van al médico por alguna otra razón.

La presión arterial muy alta puede causar dolores de cabeza intensos y problemas de visión. Estos síntomas también pueden ser ocasionados por un nivel peligrosamente alto de presión arterial, que se llama presión arterial alta maligna. También es posible que la llamen crisis hipertensiva o emergencia hipertensiva. La hipertensión maligna es una emergencia médica.

¿Cómo se diagnostica la presión arterial alta?

La mayoría de las personas se enteran de que tienen presión arterial alta durante una visita médica de rutina. Para que su médico pueda confirmar que usted tiene presión arterial alta, su presión arterial debe ser al menos 140/90 en dos ocasiones distintas. Por lo general, esta se mide con entre 1 y 4 semanas de diferencia.

Es posible que tenga que revisar su presión arterial en casa si existen razones para pensar que las lecturas en el consultorio del médico no son exactas. Es posible que tenga lo que se llama hipertensión de bata blanca, que son los casos en los que la presión arterial sube solo debido a que se encuentra en el consultorio del médico.

¿Cómo se trata?

Si usted tiene presión arterial alta, su médico le dará una meta para su presión arterial. Su meta se basará en su salud y en su edad. Un ejemplo de meta es mantener su presión arterial por debajo de 140/90.

Usted puede ayudar a bajar su presión arterial haciendo cambios saludables en su estilo de vida. Si esos cambios de estilo de vida no funcionan lo suficientemente bien, es posible que además tenga que tomar pastillas. De cualquier manera, tendrá que controlar la presión arterial alta a lo largo de su vida.

El tratamiento depende de lo alta que sea su presión arterial, si tiene otros problemas de salud, como diabetes, y si algún órgano ya ha sido dañado. Su médico también puede evaluar su riesgo de que tenga otros problemas, como un ataque cardíaco o un ataque cerebral.

La mayoría de las personas toman más de una pastilla para la presión arterial alta. Colabore con su médico para encontrar la pastilla o la combinación de pastillas que le ocasionen la menor cantidad de efectos secundarios.

¿Qué puede hacer para prevenir la hipertensión arterial?

Hacer cambios en el estilo de vida puede ayudarle a prevenir la presión arterial alta. Usted puede:

  • Mantenerse en un peso saludable o bajar el exceso de peso.
  • Comer alimentos saludables para el corazón y limitar el sodio.
  • Hacer ejercicio con regularidad.
  • Limitar el alcohol a 2 bebidas al día para los hombres y 1 bebida al día para las mujeres.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la presión arterial alta:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Vivir con presión arterial alta:

Causa

Los expertos saben que muchas cosas diferentes están relacionadas con la presión arterial alta. Sin embargo, los expertos aún no comprenden por completo la causa exacta. Las cosas que están relacionadas con la presión arterial alta incluyen:

  • El envejecimiento.
  • Beber más de 2 bebidas alcohólicas al día si es hombre o más de 1 bebida alcohólica al día si es mujer.
  • Consumir mucho sodio (sal).
  • Tener sobrepeso o ser obeso.
  • No hacer ejercicio.
  • Tener mucho estrés.
  • Seguir una dieta baja en potasio, magnesio y calcio.

La presión arterial alta primaria, o esencial, es el tipo más común de presión arterial alta. La mayoría de las personas con presión arterial alta tienen presión arterial alta primaria.

La presión arterial alta secundaria, que es causada por otra enfermedad o por medicamentos, es menos común.

Es posible que las lecturas elevadas de presión arterial no siempre signifiquen que la persona tiene presión arterial alta. En algunas personas, el simple hecho de estar en un entorno médico provoca que su presión arterial se eleve. Esto se llama hipertensión de bata blanca.

Síntomas

Las personas que tienen presión arterial alta, por lo general, no tienen ningún síntoma. La mayoría de las personas que tienen presión arterial alta se sienten bien. Durante un examen de rutina o durante una visita médica por otro problema, descubren que tienen presión arterial alta.

Es posible que la presión arterial alta muy grave (por ejemplo, de 180 sobre 110 o más alta) provoque una presión arterial alta maligna. Esto también se llama emergencia hipertensiva o crisis hipertensiva. La presión arterial alta muy grave se considera una emergencia médica. Los síntomas de la presión arterial alta muy grave incluyen:

  • Dolor de cabeza intenso.
  • Visión borrosa.

Qué sucede

Las arterias sanas tienen paredes interiores lisas. Su sangre fluye por ellas sin problemas. Los vasos sanguíneos permanecen fuertes y flexibles.

Pero si tiene presión arterial alta, la sangre fluye por las arterias con demasiada fuerza, aunque usted no puede sentirlo. Con el tiempo, esta presión daña las paredes de las arterias. Ya no son lisas. Tienen partes ásperas donde la grasa y el calcio empiezan a acumularse. Esta acumulación se llama placa.

La placa es parte de la aterosclerosis, a veces llamada "endurecimiento de las arterias". Con el tiempo, la placa estrecha la arteria y bloquea el flujo de sangre a través de ella.

La aterosclerosis hace que las arterias sean más estrechas. También las hace más rígidas. La sangre no puede fluir por ellas con tanta facilidad. Este flujo deficiente de sangre empieza a dañar algunos de los órganos en el cuerpo.

El daño no ocurre de una sola vez. Ocurre lentamente con el tiempo. Pero usted no sabe que está ocurriendo, porque no siente nada. Esto puede provocar:

Qué aumenta su riesgo

Las cosas que aumentan el riesgo (factores de riesgo) para la presión arterial alta incluyen:

  • Tener antecedentes familiares de presión arterial alta.
  • El envejecimiento.
  • Consumir mucho sodio (sal).
  • Beber más de 2 bebidas alcohólicas al día si es hombre o más de 1 bebida alcohólica al día si es mujer.
  • Tener sobrepeso o ser obeso.
  • La falta de ejercicio o de actividad física.
  • La raza. Los afroamericanos tienen más probabilidades de tener presión arterial alta, a menudo tienen presión arterial alta más grave y tienen más probabilidades de tener la afección a una edad más temprana que otras personas. Se desconoce el motivo por el cual corren un riesgo mayor.

Otros posibles factores de riesgo incluyen:

  • El bajo consumo de potasio, magnesio y calcio.
  • La apnea del sueño y los trastornos respiratorios del sueño.
  • El uso a largo plazo de analgésicos (medicamentos para el dolor), como los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) —por ejemplo, el naproxeno (como Aleve) o el ibuprofeno (como Motrin o Advil)— o los inhibidores de COX-2, como el celecoxib (Celebrex). La aspirina no aumenta el riesgo de tener presión arterial alta.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico ahora mismo o busque atención de inmediato si:

  • Su presión arterial es mucho más alta de lo normal (por ejemplo 180/110 o más).
  • Cree que la presión arterial alta está causando síntomas, como:
    • Dolor de cabeza intenso.
    • Visión borrosa.

Estos son los síntomas de la presión arterial alta maligna o crisis hipertensiva.

Llame a un médico si:

  • Su presión arterial es 140/90 o más en dos o más ocasiones.
  • Cree que podría estar teniendo efectos secundarios de los medicamentos para la presión arterial.
  • Su presión arterial, por lo general, es normal y bien controlada, pero sube por encima de los límites normales en más de una ocasión.

Se recomienda a los adultos revisar su presión arterial en forma regular.

A quién ver

Puede revisar su presión arterial:

  • En una clínica del área donde trabaje o vaya a la escuela.
  • En farmacias, ferias de la salud, gimnasios, centros para la comunidad, estaciones de bomberos y puestos de primeros auxilios.
  • Una enfermera practicante o un asistente médico.
  • Un médico de atención de salud primaria.

Para obtener información sobre el diagnóstico y el manejo de la presión arterial alta, consulte a:

  • Un médico de atención de salud primaria.
  • Un internista.
  • Un cardiólogo (especialista en corazón). Generalmente, solo se necesita un cardiólogo en casos de presión arterial extremadamente alta o cuando la persona tiene otros problemas del corazón graves.
  • Un nefrólogo (especialista en riñones), en casos extremos.
  • Una enfermera practicante.
  • Un asistente médico.

Exámenes y pruebas

La prueba principal para la presión arterial alta es simple, rápida e indolora. Estos son los pasos de costumbre:

  1. Se sienta tranquilamente durante 5 minutos antes de la prueba, con ambos pies apoyados en el suelo.
  2. Se sienta con su brazo apoyado en el brazo de la silla para que su brazo esté al mismo nivel que su corazón.
  3. Se envuelve una manga inflable, llamada manguito, alrededor de la parte superior del brazo. El manguito está conectado con un medidor que muestra los valores de presión arterial.
  4. La enfermera (u otro profesional de la salud) cierra el manguito y lo infla. Usted siente presión apretada mientras el manguito impide el flujo de sangre en su brazo.
  5. Luego, la enfermera afloja lentamente el manguito mientras usa un estetoscopio para escuchar los latidos cardíacos en la parte interna del codo. Cuando el manguito queda justo lo suficientemente suelto como para que la sangre empiece a fluir de nuevo y la enfermera pueda oírlo, esta es su presión arterial sistólica.
  6. Lentamente se afloja el manguito más. Cuando el manguito queda lo suficientemente suelto como para no poder oír los latidos cardíacos con el estetoscopio, esta es su presión arterial diastólica.

Si esta prueba muestra que su presión arterial es alta, es probable que su médico le pida que regrese para una visita de seguimiento a fin de tomarle la presión otra vez. Esto confirmará que usted tiene presión arterial alta.

Algunas personas solo tienen presión arterial alta cuando están en el consultorio del médico. Esto se llama hipertensión de bata blanca. Si su médico cree que esto está interfiriendo con la medición de su presión arterial verdadera, podría necesitar medirse la presión arterial en casa.

Revisiones regulares de presión arterial

Todos los adultos deben revisarse la presión arterial en forma regular.2

Su médico puede decirle con qué frecuencia debería hacer que le tomen la presión arterial. Puede depender de la presión arterial que tenga y de su riesgo de tener una enfermedad cardíaca. Pueden tomarle la presión arterial durante cualquier visita médica de rutina.

Podría hacerse revisar la presión arterial:

  • Al menos cada 1 o 2 años si su presión arterial es de menos de 120/80.
  • Al menos todos los años, o con la frecuencia que su médico le recomiende, si tiene prehipertensión. Esto significa que su presión arterial sistólica (el primer número) está entre 120 y 139, y su presión arterial diastólica (el segundo número) está entre 80 y 89.
  • Con más frecuencia si tiene otros factores de riesgo para la enfermedad cardíaca o evidencia de una enfermedad causada por la presión arterial alta.

Los dispositivos automatizados que se encuentran en los supermercados o las farmacias podrían no ser precisos. Es mejor revisarse la presión arterial en el consultorio del médico.

Un monitor doméstico de la presión arterial ayuda a llevar un registro de la presión arterial. Es una buena idea llevar el monitor doméstico al consultorio médico para verificar su exactitud.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Presión arterial alta: Cómo revisar su presión arterial en el hogar

Otras pruebas

Además de revisar su presión arterial, su médico le hará un examen físico y revisará sus antecedentes médicos. Su médico también podría pedirle que se haga otras pruebas para determinar si la presión arterial alta ha dañado algún órgano o ha causado otros problemas. Estas pruebas pueden incluir:

Es posible que su médico también revise su riesgo de ataque al corazón o ataque cerebral.

A veces, los médicos programan las pruebas de detección automáticamente porque piensan que eso es lo que esperan los pacientes. Pero los expertos dicen que las pruebas de rutina para el corazón pueden ser una pérdida de tiempo y dinero. Para obtener más información, vea Pruebas cardíacas: ¿Cuándo las necesita?

Aspectos generales del tratamiento

La presión arterial alta que no se trata puede ocasionar un ataque al corazón o un ataque cerebral. Cuanto más alta sea la presión arterial, mayor es el riesgo. Bajar la presión arterial reduce el riesgo de dañar los vasos sanguíneos y tener aterosclerosis.

Por lo general, no se puede curar la presión arterial alta. Pero se puede controlar. Los dos tipos de tratamiento para la presión arterial alta son:

  • Cambios en el estilo de vida.
  • Medicamentos diarios.

Su médico le dará una meta de presión arterial. Un ejemplo de meta es mantener la presión arterial por debajo de 140/90. Su meta puede ser más baja o más alta según su salud y su edad. Su meta de presión arterial puede ayudarle a prevenir problemas causados por la presión arterial alta.

Cómo tratar la presión arterial alta con cambios en el estilo de vida

Para algunas personas, hacer cambios en el estilo de vida puede ser suficiente para bajar su presión arterial. El hecho de que esto sea una opción para usted depende de lo alta que sea su presión arterial y de que tenga otros problemas de salud, como diabetes o una enfermedad cardíaca.

Su médico podría sugerirle que haga uno o más de los siguientes cambios:

  • Bajar de peso. Si tiene sobrepeso, perder las libras adicionales podría bajar su presión arterial.
  • Estar más activo. El ejercicio aeróbico regular puede ayudar a reducir la presión arterial alta.
  • Dejar de fumar. La nicotina aumenta temporalmente la presión arterial y la frecuencia cardíaca con cada uso.
  • Limitar el alcohol. Limite el alcohol a 2 bebidas al día si es hombre, y 1 bebida al día si es mujer.
  • Comer menos sodio. Para ayudar a reducir la presión arterial, trate de consumir menos de 1,500 mg al día.
  • Seguir la dieta DASH. El plan de alimentación DASH (estrategias dietéticas para detener la hipertensión) puede ayudarle a reducir la presión arterial.

Para obtener consejos sobre cómo hacerlo, vea la sección Cómo vivir con presión arterial alta de este tema.

Una mujer

Historia de una mujer:

Izzy, 60

"Nunca hubiera imaginado que pudiera reducir tanto (mi presión arterial) por perder peso. Estoy segura de que fue la MANERA en que perdí el peso, con la dieta DASH".—Izzy

Lea más sobre Izzy y cómo usa el plan de alimentación DASH.

Cómo tratar la presión arterial alta con medicamentos

Si los cambios en el estilo de vida no reducen su presión arterial hasta su meta, es posible que además tenga que tomar medicamentos diarios.

Los medicamentos controlan —pero no suelen curar— la presión arterial alta. Así que usted probablemente necesite tomarlos por el resto de su vida. La mayoría de las personas necesitan tomar dos o más medicamentos.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Presión arterial alta: ¿Debería tomar medicamentos?

A algunas personas les resulta difícil tomar sus medicamentos en forma adecuada. Es posible que les parezca muy molesto, especialmente cuando no se sienten enfermas. O que estén preocupadas por los efectos secundarios. Para algunas personas es difícil llevar un registro de cuándo y cómo tomar sus medicamentos.

Si tiene problemas para tomar sus medicamentos para la presión arterial alta por cualquier razón, hable con su médico.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Presión arterial alta: Cómo tomar los medicamentos adecuadamente
Un hombre

Historia de un hombre:

Tyrell, 35

"Aprendí que no importa qué tan sano se siente uno, si tiene presión arterial alta, está enfermo y debe hacer algo".—Tyrell

Lea más sobre Tyrell y por qué empezó a tomar sus medicamentos de manera adecuada.

Prevención

Un estilo de vida saludable para el corazón puede ayudarle a prevenir la presión arterial alta. Estos cambios son especialmente importantes para las personas que tienen factores de riesgo de tener presión arterial alta que no pueden modificarse, como los antecedentes familiares, la raza o la edad.

A continuación le indicamos algunas cosas que puede hacer:

  • No fume.
  • Mantenga un peso saludable.
  • Coma alimentos saludables para el corazón y limite el sodio.
  • Haga ejercicio con regularidad.
  • Limite el alcohol.

Para obtener ayuda con todo esto, vea la sección Cómo vivir con presión arterial alta de este tema.

Cómo vivir con presión arterial alta

Los cambios para tener un estilo de vida saludable para el corazón son importantes para ayudar a controlar la presión arterial alta. Estos cambios pueden ayudar a reducir su riesgo de enfermedad de las arterias coronarias, ataque al corazón y ataque cerebral.

Un estilo de vida saludable para el corazón siempre es importante, incluso si también toma medicamentos. Algunas personas incluso pueden tomar menos medicamentos después de hacer estos cambios.

¿Qué cambios necesita hacer?

Haga estos cambios en el estilo de vida para ayudar a bajar la presión arterial y reducir su riesgo de tener un ataque al corazón y un ataque cerebral:

¿Cómo hacer cambios en el estilo de vida?

Hacer cualquier tipo de cambio en su vida cotidiana es como recorrer un camino. El camino conduce al éxito. A continuación se incluyen los primeros pasos del camino:

  1. Tenga sus propios motivos para hacer un cambio. Si lo hace porque alguien más se lo pide, tiene menos probabilidades de tener éxito. Cuando tiene presión arterial alta, la razón para hacer cambios en el estilo de vida es clara: bajar la presión arterial y su riesgo de tener un ataque al corazón y un ataque cerebral. Si no siente que está listo ahora, aprenda más sobre la presión arterial alta y el daño que puede hacer. Cuando realmente quiera cambiar, estará listo para el siguiente paso.
  2. Fíjese metas. Incluya metas a largo plazo así como metas a corto plazo que pueda medir fácilmente. Su médico puede ayudarle a determinar cuáles deberían ser sus metas a largo plazo para la presión arterial. Las metas a corto plazo son los pasos pequeños que toma, cada semana, para mejorar la salud.
  3. Mida las mejoras en su salud. Antes de hacer cambios en su estilo de vida, pídale a su médico que le revise la presión arterial. Después, mientras empieza a hacer cambios, haga que le revisen la presión arterial con frecuencia, y lleve un registro de los valores. Puede comprar un monitor casero de la presión arterial que es fácil de usar.
  4. Piense acerca de lo que podría interponerse en su camino y prepárese para los deslices. Si piensa en estas barreras ahora, puede planificar con anticipación cómo manejarlas si aparecen. Use un plan de acción personal (¿Qué es un documento PDF ?) para anotar sus barreras y los planes de respaldo.
  5. Obtenga apoyo de su familia, su médico y sus amigos. Cuénteles acerca de sus metas a largo plazo y a corto plazo, y cómo pueden ayudar.

Para obtener ayuda sobre cómo hacer cambios en el estilo de vida, vea el tema Cambie un hábito estableciendo metas.

Una mujer

Historia de una mujer:

Izzy, 60

"Una lección grande que aprendí fue que todo lo que hacemos como rutina es un hábito. Y se pueden cambiar los hábitos. Soy prueba viviente."—Izzy

Lea más sobre Izzy y cómo cambió sus hábitos alimentarios.

Un hombre y una mujer

Historia de un hombre:

Arturo, 58

"Tan pronto como mencioné (a mi esposa) que necesitaba ayuda, ella sacó pluma y papel y empezó a escribir un programa para caminar".—Arturo

Lea más sobre Arturo y cómo consiguió apoyo para sus cambios en el estilo de vida.

Medicamentos

La decisión de tratar o no la presión arterial alta con medicamentos y la elección del mejor medicamento pueden depender de:

  • Lo alta que sea su presión arterial y cuál sea su meta de presión arterial.
  • Si tiene señales de daños en los órganos causados por la presión arterial alta, como el agrandamiento del corazón o daño temprano en las arterias, en los riñones o en los ojos.
  • Si tiene otras afecciones médicas, como enfermedad de las arterias coronarias, diabetes o enfermedad de los riñones o de los pulmones, o factores de riesgo de tener enfermedades cardíacas, como diabetes o colesterol alto.
  • Si piensa que puede tener éxito en realizar cambios en el estilo de vida.

Por lo general, los médicos primero recetan un único medicamento de dosis baja. Si esto no logra controlar la presión arterial, su médico podría cambiar la dosificación o probar con un medicamento o una combinación de medicamentos diferentes. Es común probar varios medicamentos antes de lograr controlar con éxito la presión arterial. Muchas personas necesitan más de un medicamento para obtener los mejores resultados.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Presión arterial alta: ¿Debería tomar medicamentos?

Opciones de medicamentos

Las opciones de medicamentos incluyen:

Todos estos medicamentos son efectivos para disminuir el riesgo de tener un ataque al corazón y un ataque cerebral.

Colabore con su médico para encontrar el medicamento o la combinación de medicamentos adecuados que tengan la menor cantidad de efectos secundarios y le den buenos resultados. Y asegúrese de tomar sus medicamentos en forma regular, tal como le han sido recetados.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Presión arterial alta: Cómo tomar los medicamentos adecuadamente
Cómo tomar los medicamentos tal como le han sido recetados
Cómo manejar los efectos secundarios y las interacciones de los medicamentos

Quizás necesite análisis de sangre regulares para controlar cómo el medicamento está funcionando en su cuerpo. Es probable que su médico le informe sobre cuándo debe hacerse las pruebas.

Un hombre

Historia de un hombre:

Tyrell, 35

"Durante unos meses estuve tomándolas (mis pastillas) sin falta todos los días. Pero me hicieron sentir un poco cansado, y me harté de estar cansado."—Tyrell

Lea más sobre Tyrell y por qué volvió a tomar sus medicamentos todos los días.

Para pensar

  • El medicamento que su médico elija podría estar basado en otros problemas de salud que tenga. Por ejemplo, los médicos con frecuencia recetan inhibidores de la ECA para las personas que tienen diabetes o insuficiencia cardíaca.
  • Algunas personas que tienen tos cuando toman inhibidores de la ECA obtienen buenos resultados con los ARB, que no suelen causar tos.
  • Es posible que deba evitar algunos medicamentos de venta libre. Por ejemplo, consulte a su médico antes de tomar cualquier medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) —tales como naproxeno e ibuprofeno— junto con medicamentos para la presión arterial alta. Es posible que los AINE aumenten la presión arterial y disminuyan la eficacia de los medicamentos para la presión arterial. Los AINE también pueden interactuar con sus medicamentos para la presión arterial y causar problemas renales.
  • No tome otros medicamentos recetados, medicamentos de venta libre, vitaminas ni suplementos sin antes consultar con su médico. Los medicamentos pueden tener interactuar entre sí y prevenir que los medicamentos para la presión arterial funcionen correctamente o pueden causar una reacción adversa.

Otros tratamientos

Medicina complementaria

La medicina complementaria es el tratamiento que se usa junto con la atención médica estándar. Informe a su médico si usa, o está considerando usar, la medicina complementaria para ayudar a bajar la presión arterial. Estos tratamientos no sustituyen a los cambios en el estilo de vida o a los medicamentos para reducir la presión arterial alta. Usted y su médico pueden decidir qué tipo de terapia puede ser mejor para usted.

Es posible que los tratamientos de medicina complementaria que ayudan a reducir el estrés y a mejorar la calidad de vida reduzcan la presión arterial. Estos tratamientos incluyen:

Muchas de las opciones de medicina complementaria mencionadas anteriormente no son costosas y probablemente no sean perjudiciales. Sin embargo, es mejor que colabore con su médico cuando use estos otros métodos junto con los tratamientos médicos tradicionales.

Otros tratamientos para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca

Existen algunos suplementos dietéticos sobre los que puede oír hablar para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca, ataque cardíaco y ataque cerebral. No está claro si algunas vitaminas, minerales y multivitamínicos pueden reducir el riesgo. Pero está claro que algunos suplementos, como la vitamina E y el betacaroteno, no reducen el riesgo.3

Hable con su médico acerca de las mejores formas de reducir su riesgo de enfermedad cardíaca, ataque cardíaco y ataque cerebral. Informe a su médico si planea usar suplementos dietéticos o vitaminas. Su médico puede cerciorarse de que son seguros para usted.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI)
www.nhlbi.nih.gov
American Heart Association (AHA)
www.heart.org
American College of Cardiology: CardioSmart
www.cardiosmart.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Go AS, et al. (2014). Heart disease and stroke statistics—2014 update: A report from the American Heart Association. Circulation, 129(1): e28–e292. DOI: 10.1161/01.cir.0000441139.02102.80. Accessed January 24, 2014.
  2. U.S. Preventive Services Task Force (2007). Screening for high blood pressure: Reaffirmation recommendation statement. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf07/hbp/hbprs.htm.
  3. U.S. Preventive Services Task Force (2014). Vitamin, mineral, and multivitamin supplements for the primary prevention of cardiovascular disease and cancer. U.S. Preventive Services Task Force. http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspsvita.htm. Accessed March 28, 2014.

Otras obras consultadas

  • Aronow WS, et al. (2011). ACCF/AHA 2011 Expert consensus document on hypertension in the elderly: A report of the American College of Cardiology Foundation Task Force on Clinical Expert Consensus Documents. Circulation, 123(21): 2434–2506.
  • Atkins GB, et al. (2011). Diagnosis and treatment of hypertension. In V Fuster et al., eds., Hurst's the Heart, 13th ed., vol. 2, pp. 1585–1605. New York: McGraw-Hill.
  • Brook RD, et al. (2013). Beyond medications and diet: Alternative approaches to lowering blood pressure. A scientific statement from the American Heart Association. Hypertension, 61(6): 1360–1383. DOI: 10.1161/HYP.0b013e318293645f. Accessed February 19, 2014.
  • Cheriyan J, et al. (2010). Primary prevention of CVD: treating hypertension, search date December 2007. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  • Eckel RH, et al. (2013). 2013 AHA/ACC guideline on lifestyle management to reduce cardiovascular risk: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation. http://circ.ahajournals.org/content/early/2013/11/11/01.cir.0000437740.48606.d1.citation. Accessed December 5, 2013.
  • Expert Panel on Integrated Guidelines for Cardiovascular Health and Risk Reduction in Children and Adolescents (2011). Expert panel on integrated guidelines for cardiovascular health and risk reduction in children and adolescents: Summary report. Pediatrics, 128(Suppl 5): S213–S256.
  • Go AS, et al. (2013). An effective approach to high blood pressure control: A scientific advisory from the American Heart Association, the American College of Cardiology, and the Centers for Disease Control and Prevention. Hypertension. DOI: 10.1161/HYP.0000000000000003. Accessed December 30, 2013.
  • Henri HC, Rudd P (2007). Hypertension: Context and management. In EJ Topol, ed., Textbook of Cardiovascular Medicine, 3rd ed., pp. 88–108. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • James PA, et al. (2013). 2014 Evidence-based guideline for the management of high blood pressure in adults: Report from the panel members appointed to the Eighth Joint National Committee (JNC 8). Journal of the American Medical Association. DOI: 10.1001/jama.2013.284427. Accessed December 18, 2013.
  • National Heart, Lung, and Blood Institute (2006). Your Guide to Lowering Your Blood Pressure With DASH (NIH Publication No. 06-4082). Available online: http://www.nhlbi.nih.gov/health/public/heart/hbp/dash/new_dash.pdf.
  • Pickering TG, et al. (2008). Call to action on use and reimbursement for home blood pressure monitoring. A joint scientific statement from the American Heart Association, American Society of Hypertension, and Preventive Cardiovascular Nurses Association. Hypertension, 52(1): 10–29.
  • Schwartz GL (2010). Hypertension. In EG Nabel, ed., ACP Medicine, section 3, chap. 12. Hamilton, ON: BC Decker.
  • U.S. Department of Health and Human Services (2008). 2008 Physical Activity Guidelines for Americans (ODPHP Publication No. U0036). Washington, DC: U.S. Government Printing Office. Available online: http://www.health.gov/paguidelines/guidelines/default.aspx.
  • U.S. Department of Health and Human Services, U.S. Department of Agriculture (2010). Dietary Guidelines for Americans, 2010, 7th ed. Washington, DC: U.S. Government Printing Office. Also available online: http://health.gov/dietaryguidelines/2010.asp.
  • U.S. Preventive Services Task Force (2007). Screening for high blood pressure: Reaffirmation recommendation statement. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf07/hbp/hbprs.htm.
  • Weber MA, et al. (2013). Clinical practice guidelines for the management of hypertension in the community. Journal of Clinical Hypertension. DOI: 10.1111/jch.12237. Accessed December 19, 2013.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Robert A. Kloner, MD, PhD - Cardiología

Revisado9 abril, 2014

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.