Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Manejo del dolor

Generalidades del tema

¿Qué es el dolor?

El dolor es la manera que tiene el cuerpo de advertirle que algo está mal. Si usted pisa un objeto filoso o pone la mano sobre una cocina caliente, el dolor le informa de inmediato que está lastimado y que necesita protegerse. Es posible que sienta dolor a causa de una lesión, después de una cirugía o a causa de un problema de salud, como el cáncer, la osteoartritis, la lumbalgia (dolor en la parte baja de la espalda), el dolor de cabeza o la fibromialgia.

El cuerpo siente dolor a través de los nervios de la piel y de los órganos. Estas terminaciones nerviosas envían señales de dolor al cerebro.

¿Cuáles son los diferentes tipos de dolor?

El dolor puede afectar:

Usted puede tener más de un tipo de dolor al mismo tiempo. Por ejemplo, el cáncer puede causar dolor en los huesos y en los órganos.

¿Todos los dolores se sienten igual?

Cada persona siente dolor en forma diferente. Algo que no le causa molestia a una persona puede ser un dolor muy fuerte para otra.

El dolor puede ser agudo o sordo. Puede ser palpitante o ardiente. Es posible que esté en una parte del cuerpo, como en el caso de un dolor de cabeza o de una úlcera estomacal. O bien puede sentir dolor en todo el cuerpo, como cuando le duelen los músculos a causa de hacer ejercicio intenso o de la gripe.

Es posible que algunos dolores sean tan leves que usted puede ignorarlos hasta que desaparecen. Sin embargo, es posible que otros dolores sean tan fuertes que le impidan hacer sus actividades cotidianas sin medicamentos u otros tratamientos.

¿Cuánto puede durar el dolor?

El dolor puede durar poco tiempo o mucho tiempo. Puede aparecer y desaparecer o puede ser constante.

El dolor que comienza rápidamente y dura poco tiempo se llama dolor agudo. Los ejemplos incluyen dolor a causa de una lesión, de un dolor de cabeza o del parto, o dolor inmediatamente después de una cirugía.

El dolor que continúa durante meses o años se llama dolor crónico. Es posible que tenga este dolor a causa de una lesión que no sana o a causa de un problema de salud, como lumbalgia, dolores de cabeza muy intensos o neuropatía diabética.

Motivos para controlar el dolor

Controlar su dolor puede ayudarle a:

  • Hacer actividad.
  • Dormir.
  • Sobrellevar mejor su tratamiento para un problema de salud.
  • Disfrutar de la familia y de los amigos.
  • Comer con placer.
  • Sanar más rápido después de una lesión o de una cirugía.

El dolor a largo plazo que no se controla puede quitarle la alegría de su vida. Es posible que no pueda trabajar. La actividad física puede ser demasiado dolorosa o agotadora. Es posible que le resulte difícil dormir por la noche, lo que puede hacerle sentir cansado e irritable. Su perspectiva respecto de la vida puede cambiar y afectar las relaciones con su familia y sus amigos. Es posible que se deprima y se vuelva ansioso. Controlar el dolor puede ayudar con todos estos aspectos.

Tratamiento

Muchos tratamientos diferentes pueden aliviar el dolor. Los medicamentos son el tratamiento más común. Sin embargo, para sentirse mejor, tendrá que hacer más que tomar medicamentos; por ejemplo, reducir su nivel de estrés o cambiar su forma de pensar.

También puede probar con fisioterapia, relajación, acupuntura y otras maneras de sentirse mejor. Hable con su médico acerca de la combinación de tratamientos que podría darle mejores resultados.

Su tratamiento depende de varios factores, entre los que se incluyen:

  • La intensidad de su dolor (según lo que usted le informa a su médico).
  • El tiempo que ha tenido el dolor.
  • El tipo de dolor que tiene. Por ejemplo, podría tomar medicamentos diferentes para el dolor articular de los que tomaría para el dolor en los nervios.
  • Otros problemas de salud que pueda tener.

Si tiene dolor durante un largo período, es posible que su tratamiento cambie con el tiempo.

Medicamentos para tratar el dolor

Los medicamentos pueden ayudarle a sentirse mejor e incluso pueden salvarle la vida. Pero también pueden ser peligrosos, especialmente si no los toma de la manera adecuada. Use los medicamentos de manera segura. Lea y siga todas las instrucciones en la etiqueta.

Pueden usarse varios tipos de medicamentos para tratar el dolor. La mayoría de estos medicamentos pueden tratar más de un tipo de dolor. Por eso, es posible que deba probar un par de medicamentos para ver cuál le da mejores resultados. Su médico colaborará con usted para encontrar los tipos y la dosificación adecuados del medicamento. Usted puede tomar más de un tipo de medicamento al mismo tiempo.

Medicamentos para los diferentes tipos de dolor

Ejemplos

Tipos de dolor

Acetaminofén:

  • Ejemplo: Tylenol
  • Alivia el dolor de leve a moderado, pero no reduce la inflamación
  • Suele usarse para el dolor a corto plazo (agudo)
  • Dolor muscular, dolor articular y dolor en los huesos
  • Dolor en los órganos

Corticosteroides:

  • Ejemplos: dexametasona y prednisona
  • Alivian la inflamación que puede causar dolor
  • Pueden administrarse en forma de pastilla o de inyección
  • Dolor muscular, dolor articular y dolor en los huesos
  • Pueden usarse para muchos tipos de dolor causado por inflamación

Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE):

  • Ejemplos: aspirina (como Bayer), ibuprofeno (como Advil) y naproxeno (como Aleve)
  • Alivian el dolor y la inflamación
  • Pueden usarse para el dolor a corto o a largo plazo (crónico)
  • Dolor muscular, dolor articular y dolor en los huesos
  • Dolor en los órganos
  • Pueden usarse para muchos tipos de dolor

Anticonvulsivos:

  • Ejemplos: carbamazepina (como Tegretol), gabapentina (como Neurontin) y topiramato (como Topamax)
  • Pueden usarse para el dolor a largo plazo
  • Dolor en los nervios

Analgésicos opiáceos:

  • Ejemplos: acetaminofén e hidrocodona (como Vicodin) y morfina (como Kadian)
  • Se usan para tratar el dolor asociado con el cáncer
  • Se usan para el dolor grave a corto plazo (como el dolor ocasionado por una lesión o el dolor después de una cirugía)
  • Pueden usarse para el dolor a largo plazo
  • Pueden usarse para muchos tipos de dolor

Antidepresivos inhibidores de la recaptación de la serotonina y de la norepinefrina (SNRI, por sus siglas en inglés):

  • Ejemplos: duloxetina (Cymbalta) y venlafaxina (como Effexor)
  • Con frecuencia, se usan para tratar el dolor en los nervios, por ejemplo, a causa de la fibromialgia
  • Pueden usarse para muchos tipos de dolor

Antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (SSRI, por sus siglas en inglés):

  • Ejemplos: citalopram (como Celexa), fluoxetina (como Prozac) y sertralina (Zoloft)
  • Pueden usarse para dolor de nervios causado por la diabetes
  • Dolor de nervios

Antidepresivos tricíclicos y tetracíclicos:

  • Ejemplos: amitriptilina, desipramina (como Norpramin) y nortriptilina (Pamelor)
  • Pueden usarse para el dolor a largo plazo
  • Pueden usarse para muchos tipos de dolor

Antagonistas de los receptores de NMDA:

  • Ejemplos: memantina (Namenda)
  • Pueden usarse para el dolor de nervios
  • Dolor de nervios

Todos los medicamentos tienen efectos secundarios. Para obtener más información, vea la sección Efectos secundarios de los analgésicos de este tema.

Aprenda más sobre:

Otros tratamientos

Es recomendable que pruebe otras maneras que le ayuden a relajarse y a aliviar el dolor. Estos pueden incluir:

  • Acupuntura. Se introducen agujas muy delgadas en la piel en determinadas partes del cuerpo para aliviar el dolor.
  • Biorretroalimentación. Puede usarla para ayudar a controlar la tensión muscular, la frecuencia cardíaca y otras reacciones al dolor.
  • Calor o frío. Estos pueden ayudar con la artritis. También puede usar el calor o el frío para los músculos doloridos y para otros dolores.
  • Hipnosis. Esta puede ayudarle a concentrar la mente en algo distinto de su dolor.
  • Masajes. Estos pueden reducir la tensión muscular.
  • Meditación. Esta puede ayudarle a concentrar la mente en algo distinto de su dolor. También puede reducir el estrés.
  • Fisioterapia. Este tratamiento puede mejorar la manera en que se mueve y su estado físico general.
  • Neuroestimulación eléctrica transcutánea (TENS, por sus siglas en inglés). Se utiliza una corriente eléctrica leve para aliviar el dolor.
  • Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Yoga. Este puede aumentar su fuerza y cuán bien se mueve. También puede reducir el estrés.

Para obtener más información, vea el tema Medicina complementaria.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Medicina complementaria: ¿Debo usar medicina complementaria?

Cómo reducir el estrés

El estrés puede hacer que el dolor empeore. Puede tensar los músculos, lo que puede causar dolores de cabeza y dolor en el cuello, en los hombros y en la espalda.

Pruebe estos métodos para reducir el estrés y el dolor:

Para obtener más información, vea el tema Manejo del estrés.

Cómo cambiar su forma de pensar

Su forma de pensar puede afectar la forma en que se siente. Es posible que pueda reducir su dolor deteniendo los pensamientos negativos. Puede cambiar lo que se dice a sí mismo acerca de su dolor. Para ayudar con su perspectiva, pruebe los métodos descritos en estos temas:

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Detenga los pensamientos negativos: Cómo empezar
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Ansiedad: Detenga los pensamientos negativos
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Depresión: Detenga los pensamientos negativos

Para obtener más información, vea el tema Detenga los pensamientos negativos: Cómo elegir una manera más saludable de pensar.

Cómo saber cuándo su dolor empeora

El dolor puede empeorar lentamente. Por eso, puede ser difícil saber si su dolor está empeorando, especialmente si lo ha tenido durante un tiempo. Sin embargo, usted puede encontrar señales que indiquen que su dolor está empeorando. Es posible que note que:

  • Siente nuevo dolor. El dolor puede presentarse en una zona nueva o puede sentirse diferente.
  • Su tratamiento para el dolor ya no da resultado o no actúa como lo hacía antes.
  • El efecto de su medicamento desaparece demasiado rápido entre cada dosis.
  • Su dolor interfiere en las actividades cotidianas, como comer y dormir.

Usar una escala de dolor y un diario del dolor pueden ayudarle a saber cuánto dolor tiene. Estas herramientas también pueden ayudarle a usted para que le diga a su médico cómo es su dolor para que este pueda ayudarle. Puede usar estas herramientas para el dolor a corto o a largo plazo.

Use una escala de dolor

Con frecuencia, los profesionales de la salud usan una escala de dolor para determinar cuánto dolor tiene una persona. La escala es de 0 a 10, donde "0" representa ningún dolor y "10", el peor dolor posible.

Para usar una escala de dolor, anote cuán fuerte es su dolor y cuándo aparece y desaparece.

Use un diario del dolor

Use un diario del dolor (¿Qué es un documento PDF ?) para llevar un registro de su dolor. Anote qué medicamentos para el dolor está tomando y cuán buenos son sus resultados.

También anote cualquier otra cosa que esté haciendo para controlar su dolor. Anote los detalles de su dolor para que pueda informárselos a su médico. ¿Arde? ¿Pulsante? ¿Continuo? ¿Cuánto dura?

Lleve su diario y su escala de dolor, y cualquier pregunta cuando consulte a su médico. Hable con su médico cada vez que sienta un dolor nuevo o que su dolor empeore.

Efectos secundarios de los analgésicos

Todos los medicamentos tienen efectos secundarios. Sin embargo, muchos efectos secundarios pueden manejarse para que usted pueda seguir tomando el medicamento. Hable con su médico si tiene cualquier efecto secundario. Su médico puede cambiar su dosis o el tipo de medicamento que toma.

Ejemplos de los efectos secundarios de los medicamentos de venta libre

  • Acetaminofén (Tylenol)

    Este medicamento puede causar:

    • Náuseas.
    • Salpullido.
    • Daño hepático (con dosis altas).
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (como Advil, Aleve y Motrin)

    Estos pueden causar:

    • Malestar estomacal, acidez y náuseas. Tomar el medicamento con alimentos puede ayudar a prevenir estos problemas.
    • Úlceras estomacales y problemas en los riñones (con el uso a largo plazo).
    • Reacción alérgica (poco frecuente).
    • Mayor riesgo de ataque al corazón y ataque cerebral. Estos riesgos son mayores si el medicamento se toma en dosis más altas o durante períodos más largos que los recomendados.

    Ninguna persona menor de 20 años debe tomar aspirina. Esta ha sido relacionada con el síndrome de Reye, una enfermedad grave.

Ejemplos de los efectos secundarios de los medicamentos recetados

  • Corticosteroides

    Estos pueden causar:

    • Náuseas y vómito.
    • Hinchazón de las manos y de los pies.
    • Aumento del apetito.
    • Mayor riesgo de infección.
    • Osteoporosis (con el uso a largo plazo).
    • Cataratas (con el uso a largo plazo).

    Debido a las probabilidades de tener efectos secundarios, los médicos suelen tratar de recetar medicamentos esteroides solo durante poco tiempo.

  • Analgésicos opiáceos

    Estos pueden causar:

    • Estreñimiento.
    • Mareos, aturdimiento o sensación de desmayo.
    • Somnolencia.
    • Náuseas o vómito.

Los analgésicos opiáceos son medicamentos fuertes que pueden ser muy útiles para tratar el dolor, especialmente después de una lesión o una cirugía. Son más seguros cuando usted los usa exactamente como su médico se los ha recetado. Pero existe un riesgo de adicción si los toma durante más de unos cuantos días. El riesgo es menor si usted sigue las instrucciones de su médico sobre cómo tomarlos. Su riesgo es ligeramente mayor si usted o alguien en su familia tiene antecedentes de abuso de sustancias. Hable con su médico si está preocupado acerca de la adicción.

Si está tomando un analgésico opiáceo de acción prolongada, asegúrese que sabe cómo usarlo en forma segura.

La Food and Drug Administration (Administración de Fármacos y Alimentos o FDA, por sus siglas en inglés) de los EE. UU. ha publicado un aviso acerca de los medicamentos antidepresivos y el riesgo de suicidio. Hable con su médico sobre estos posibles efectos secundarios y las señales de advertencia de suicidio.

Para obtener más información, vea el tema Cómo manejar los efectos secundarios y las interacciones de los medicamentos.

Cómo seguir un plan de tratamiento

La mejor manera de controlar su dolor es seguir su plan de tratamiento y darle tiempo para que dé resultado.

Algunos tratamientos pueden tardar algunos días o semanas en mejorar su dolor. Usted y su médico pueden hablar acerca de cuánto tiempo debe seguir tomando un medicamento u otro tratamiento.

Es muy importante tomar sus medicamentos exactamente como se lo indique el médico. Seguir el consejo de su médico le ayudará a tomar la cantidad adecuada de medicamentos y tener la menor cantidad posible de efectos secundarios. También les ayudará a usted y a su médico a saber si un medicamento le está dando resultado.

Asegúrese de informarle a su médico acerca de cualquier medicamento o suplemento herbario que tome. Sus otros medicamentos y suplementos pueden no combinarse bien con sus analgésicos (medicamentos para el dolor). Esto puede hacer que el analgésico no funcione como debiera.

No espere a que su dolor empeore

Aproveche al máximo sus analgésicos siguiendo estas reglas:

  • Tómelos en el horario indicado (puntualmente).
  • No salte una dosis ni espere hasta creer que la necesita.
  • Esté preparado para las exacerbaciones del dolor. Es posible que note que tomar sus medicamentos da resultado la mayoría de las veces, pero que el dolor se exacerba durante los momentos de mayor actividad o, incluso, sin ningún motivo claro. Estas crisis se llaman exacerbaciones del dolor. Su médico puede recetarle medicamentos de rápida acción que usted puede tomar para las exacerbaciones del dolor.
  • Si tiene más de un médico, elija uno para que esté a cargo de todos sus medicamentos. Si más de un médico le receta analgésicos, asegúrese de que hablen entre sí acerca de esto.

Aprenda más sobre:

Cuándo llamar al médico

Solo usted puede decir cuánto dolor tiene y si este está mejorando o empeorando. Hable con su médico cada vez que sienta un dolor nuevo, su dolor empeore o su tratamiento no esté controlando su dolor.

Algunas personas pueden pensar que son débiles si le informan a su médico acerca de su dolor. O bien se preocupan porque están molestando a su médico.

Usted no es débil. Y usted no está molestando al médico. Su médico quiere ayudarle. Sin embargo, para ayudarle, necesita saber cómo se siente realmente.

Llame a su médico si:

  • El dolor empeora o está fuera de control.
  • Tiene dolor de estómago, malestar estomacal, estreñimiento o acidez estomacal que perdura o reaparece.
  • No mejora como se esperaba.
  • No puede dormir debido al dolor.
  • Está muy preocupado o ansioso, o se siente triste a causa de su dolor.
  • Su analgésico (medicamento para el dolor) no está dando resultado o tiene problemas para tomarlo.

Para obtener más información, vea el tema Colabore estrechamente con su médico.

Cómo obtener apoyo

Necesitar de otras personas para que le den apoyo emocional es una parte normal de la vida. Es posible que tenga que apoyarse en la familia y en los amigos si está superando una lesión o una cirugía, o si vive con dolor durante mucho tiempo.

A veces, pedir ayuda puede ser difícil. Sin embargo, no tenga miedo de pedirla. Otras personas pueden ayudarle —y pueden estar ansiosas de hacerlo—. Además de su familia y de sus amigos, usted puede buscar apoyo de las siguientes maneras:

  • Consejería. Un consejero profesional puede ayudarle a sobrellevar el dolor, el estrés y las cosas que pasan en su vida. La asesoría psicológica puede ayudarle a comprender y a manejar una enfermedad.
  • Su médico. Encuentre a un médico en el que usted confíe y con quien se sienta cómodo. Sea abierto y honesto acerca de sus miedos y preocupaciones. Su médico puede ayudarle a conseguir los tratamientos médicos adecuados, como la consejería.
  • Grupos religiosos. Los grupos religiosos o espirituales pueden ayudarle a conocer gente y a participar en la comunidad. Algunos grupos religiosos pueden ayudarle a obtener asesoría psicológica u otros servicios de apoyo social.
  • Grupos sociales. Usted puede conocer personas nuevas y participar en actividades que disfruta.
  • Grupos de apoyo comunitarios. En un grupo de apoyo, usted puede hablar con otras personas que han manejado los mismos problemas que usted tiene. Pueden alentarse entre sí y aprender maneras de sobrellevar sus sentimientos.

Para obtener más información, vea el tema Grupos de apoyo y apoyo social.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Washington State Department of Labor and Industries (2011). Work-Related Complex Regional Pain Syndrome (CRPS): Diagnosis and Treatment. Olympia, WA: Washington State Department of Labor and Industries. Available online: http://www.lni.wa.gov/ClaimsIns/Providers/TreatingPatients/TreatGuide/default.asp.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Nancy Greenwald, MD - Medicina física y rehabilitacíon
Última revisión 5 febrero, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.