Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Regurgitación de la válvula mitral

Generalidades

Imagen del corazón

¿Qué es la regurgitación de la válvula mitral?

La regurgitación de la válvula mitral es una afección en la que una de las válvulas del corazón, la válvula mitral, permite que haya fugas de sangre hacia el corazón.

Las válvulas cardíacas funcionan como compuertas de una sola vía, lo que facilita el flujo de sangre en una dirección entre las cavidades del corazón o dentro y fuera del corazón. La válvula mitral se encuentra en el lado izquierdo del corazón. Permite el flujo de sangre desde la cavidad superior hacia la cavidad inferior del corazón.

Vea una imagen de la regurgitación de la válvula mitral.

Cuando se daña la válvula mitral (por ejemplo, por una infección), es posible que ya no se cierre herméticamente. Esto permite que se escape sangre hacia atrás, o regurgite, dentro de la cavidad superior. El corazón debe esforzarse más para bombear esta sangre adicional.

Los escapes pequeños no suelen ser un problema. Pero los casos más graves con el tiempo debilitan al corazón y pueden derivar en una insuficiencia cardíaca.

¿Qué causa la regurgitación de la válvula mitral?

Hay dos formas de regurgitación de la válvula mitral: crónica y aguda.

  • La regurgitación crónica de la válvula mitral, el tipo más común, se produce lentamente. Es posible que muchas personas que padecen este problema tengan una válvula propensa al desgaste. A medida que la persona envejece, la válvula se debilita y ya no se cierra herméticamente. Otras causas incluyen insuficiencia cardíaca, fiebre reumática, enfermedad cardíaca congénita, una acumulación de calcio en la válvula y otros problemas cardíacos.
  • La regurgitación aguda de la válvula mitral se produce rápidamente y puede ser potencialmente mortal. Ocurre cuando la válvula o el tejido cercano se rompen repentinamente. En lugar de una fuga lenta, la sangre se acumula rápidamente en el lado izquierdo del corazón. El corazón no tiene tiempo para adaptarse a esta acumulación repentina de sangre como lo hace con la acumulación lenta de sangre en la regurgitación crónica. Las causas más comunes de regurgitación aguda son un ataque al corazón y una infección del corazón llamada endocarditis.

¿Cuáles son los síntomas?

Si tiene regurgitación crónica de la válvula mitral de leve a moderada, es posible que nunca tenga síntomas. Si su enfermedad es de moderada a grave, es posible que no tenga síntomas durante décadas.

Si su corazón se debilita a causa de su válvula mitral, es posible que comience a tener síntomas de insuficiencia cardíaca. Llame a su médico si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Falta de aire cuando realiza una actividad, que posteriormente se convierte en falta de aire en reposo y por la noche.
  • Cansancio y debilidad extremos.
  • Acumulación de líquido en las piernas y en los pies, llamado edema.

La regurgitación aguda de la válvula mitral es una emergencia. Los síntomas aparecen rápidamente. Los síntomas incluyen falta grave de aire, frecuencia cardíaca rápida, aturdimiento, debilidad, confusión y dolor de pecho.

¿Cómo se diagnostica la regurgitación de la válvula mitral?

Debido a que es posible que no tenga síntomas, la primera señal que posiblemente perciba su médico es un tipo específico de soplo cardíaco. Se necesitarán pruebas adicionales para examinar su corazón. Es posible que las pruebas incluyan lo siguiente:

  • Ecocardiogramas, que utilizan ultrasonido para determinar la gravedad del problema de la válvula.
  • Un electrocardiograma (ECG) para detectar ritmos cardíacos anormales.
  • Una radiografía de pecho (tórax) para revisar el tamaño del corazón.
  • Un cateterismo cardíaco para ver la gravedad del problema y para determinar si hay enfermedad de las arterias coronarias.

Descubrir que algo está mal en su corazón causa temor. Es posible que se sienta deprimido y preocupado. Esta es una reacción común. A veces, ayuda hablar con otras personas que tienen problemas similares. Pregúntele a su médico si hay grupos de apoyo en su zona.

¿Cómo se trata?

El tratamiento para los casos crónicos incluye revisar regularmente su corazón para asegurarse de que funciona correctamente. Puede tomar medicamentos para aliviar los síntomas o para prevenir o tratar las complicaciones. Entre los medicamentos se incluyen:

  • Vasodilatadores, como inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA), si tiene presión arterial alta.
  • Diuréticos para tratar los síntomas de la insuficiencia cardíaca.
  • Anticoagulantes para prevenir la formación de coágulos de sangre peligrosos.

Es posible que necesite operarse para reparar o para reemplazar la válvula mitral si tiene síntomas de insuficiencia cardíaca, si aumenta el tamaño de su ventrículo izquierdo (la cavidad principal de bombeo del corazón) o si su corazón se debilita.

Si tiene regurgitación crónica de la válvula mitral, es posible que su médico le pida que haga algunos cambios de estilo de vida para aliviar la carga de su corazón.

  • Es posible que deba tener cuidado con la actividad física. Hable con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.
  • Es posible que tenga que reducir la sal en su dieta.

El tratamiento para la regurgitación aguda de la válvula mitral se hace en un hospital o sala de urgencias. Es necesaria una cirugía de inmediato para reparar o reemplazar la válvula.

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Problemas de las válvulas cardíacas: ¿Debería elegir una válvula mecánica o de tejido para reemplazar mi válvula cardíaca?

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Warfarina: Cómo tomar su medicamento en forma segura

Causa

Hay dos formas de regurgitación de la válvula mitral (MR, por sus siglas en inglés): crónica y aguda. La regurgitación crónica de la válvula mitral se produce lentamente durante varios años. La MR aguda se presenta repentinamente.

Regurgitación crónica de la válvula mitral

La regurgitación crónica de la válvula mitral es causada por enfermedades o afecciones que dañan la válvula mitral con el transcurso del tiempo. Este daño hace que la válvula permita que se escape sangre hacia atrás (regurgite).

La válvula mitral puede llegar a endurecerse, o a calcificarse, alrededor del anillo resistente de tejido al que están adheridas las valvas de la válvula mitral. Normalmente, el anillo mitral es blando y flexible. Pero a medida que una persona envejece, se puede acumular calcio dentro del anillo. Esta válvula mitral endurecida no puede cerrarse por completo, y se producen fugas de sangre hacia atrás (regurgitación) hacia la cavidad superior izquierda del corazón (aurícula).

Algunos ejemplos de enfermedades o afecciones que pueden causar la regurgitación de la válvula mitral son:

Regurgitación aguda de la válvula mitral

La regurgitación aguda de la válvula mitral se produce cuando la válvula mitral o una de sus estructuras de soporte se rompen repentinamente, y crean una sobrecarga inmediata del volumen de sangre y de la presión en el lado izquierdo del corazón. El corazón no tiene tiempo para adaptarse al aumento del volumen y de la presión de la sangre (como lo hace en la MR crónica).

Las causas de la ruptura repentina incluyen:

  • Lesión de las cuerdas tendinosas. La endocarditis también puede causar la ruptura de las cuerdas tendinosas.
  • Lesión en el pecho.
  • Ataque al corazón, que puede causar la ruptura del músculo (papilar) que rodea a la válvula.
  • Problemas con una válvula mitral protésica.
  • Perforación de la valva de la válvula mitral causada por la endocarditis.

Síntomas

Los síntomas de la regurgitación crónica de la válvula mitral (MR) pueden tardar décadas en aparecer. En la MR aguda, los síntomas aparecen repentinamente, y la persona está en un estado crítico.

Regurgitación crónica de la válvula mitral

Si tiene regurgitación crónica de la válvula mitral de leve a moderada, es posible que nunca llegue a tener síntomas. Si la enfermedad es de moderada a grave, es posible que no tenga síntomas durante décadas. Según la gravedad de la regurgitación de la válvula mitral y el estado de salud del corazón, es posible que no tenga síntomas de insuficiencia cardíaca durante muchos años.

Los síntomas aparecen a medida que el ventrículo izquierdo se expande para adaptarse a una mayor cantidad de sangre (sobrecarga de volumen) que fluye dentro de la cavidad. Cuanto más grande sea el ventrículo izquierdo, más avanzada será la MR. Los síntomas incluyen:

  • Falta de aire cuando se esfuerza, que puede convertirse posteriormente en falta de aire en reposo y por la noche.
  • Fatiga y debilidad.
  • Acumulación de líquido en las piernas y en los pies.
  • Palpitaciones cardíacas, si se produce fibrilación auricular.

Regurgitación aguda de la válvula mitral

La regurgitación aguda de la válvula mitral es una emergencia. Los síntomas de regurgitación aguda de la válvula mitral aparecen repentinamente. La mayoría de las personas que tienen MR aguda ya están en el hospital o en la sala de urgencias debido a otro problema del corazón. Los síntomas incluyen falta grave de aire, frecuencia cardíaca rápida, aturdimiento, debilidad, confusión y dolor de pecho.

Qué aumenta su riesgo

Los factores de riesgo de la regurgitación de la válvula mitral (MR) son:

  • La edad. El desgaste de la válvula mitral se produce con el paso del tiempo. Esto aumenta la probabilidad de que tenga fugas de sangre hacia la aurícula.
  • Tener prolapso de la válvula mitral.
  • Haber tenido fiebre reumática, ya que puede causar cicatrices en la válvula. Esto puede derivar en un cierre incompleto.
  • Enfermedad de las arterias coronarias (CAD, por sus siglas en inglés). La CAD puede causar isquemia (reducción del flujo sanguíneo) o un infarto (ataque al corazón), lo que afecta a la estructura de la válvula. Esto puede derivar en un cierre incompleto.
  • Con menor frecuencia, la diabetes y el síndrome de Marfan, ya que pueden conducir al endurecimiento de la válvula.

Cuándo llamar a un médico

Llame al 911 o a otros servicios de urgencia de inmediato si usted o una persona con la que esté tienen:

Llame a un médico de inmediato en caso de:

  • Síntomas de insuficiencia cardíaca, como falta de aire, fatiga e hinchazón en las piernas y en los pies.
  • Regurgitación de la válvula mitral (MR) y síntomas de infección como fiebre sin ninguna otra causa obvia. Esté atento a signos de infección si ha tenido recientemente algún procedimiento dental, quirúrgico o de diagnóstico.
  • Latidos cardíacos irregulares.
  • Episodios de desmayos.
  • Palpitaciones.
  • Falta de aire.
  • Toser sangre.
  • Una disminución de la capacidad para ejercitarse a su nivel habitual.
  • Fatiga excesiva (sin otra explicación).

Espera vigilante

La espera vigilante es una estrategia de esperar y ver. Aún si no tiene síntomas de MR, es conveniente que su médico lo vea con una frecuencia de 6 a 12 meses o tan pronto como tenga síntomas por primera vez. Si su médico ha hablado con usted acerca de lo que debe hacer si tiene síntomas, siga las instrucciones de su médico. Comuníquese con su médico si sus síntomas empeoran.

A quién consultar

Entre los profesionales de la salud que puedan evaluar los síntomas que pueden estar relacionados con la regurgitación de la válvula mitral, se encuentran:

Con frecuencia también pueden indicar las pruebas necesarias para una evaluación de los síntomas.

Exámenes y pruebas

La regurgitación crónica de la válvula mitral (MR) puede ser difícil de diagnosticar. Es una afección "silenciosa" y, con frecuencia, no presenta síntomas o los síntomas pueden confundirse con otras afecciones relacionadas con el corazón.

La MR crónica frecuentemente se diagnostica durante un examen de rutina o durante una visita al médico para otra afección. Un soplo cardíaco puede ser la primera señal que conduzca a su médico al diagnóstico, especialmente si no tiene otros síntomas.

La MR aguda produce síntomas repentinos y es mucho menos común que la regurgitación crónica de la válvula mitral. Por lo general, se diagnostica cuando ya está hospitalizado o en la sala de urgencias.

Cuando su médico sospeche que tiene MR, analizará sus antecedentes de salud, realizará un examen físico y, probablemente, solicite pruebas para revisar su corazón. El médico utiliza la información para determinar la gravedad de la MR. Para obtener más información, vea Regurgitación de la válvula mitral: Gravedad.

Antecedentes de salud y examen físico

Para determinar la gravedad de la MR, su médico le pedirá que describa los síntomas que está experimentando, como falta de aire, fatiga o dolor de pecho.

Durante el examen físico, el médico le tomará la presión arterial, revisará el pulso, escuchará el corazón y los pulmones, examinará las venas del cuello (yugulares) y revisará si hay acumulación de líquido (edema) en las piernas y los pies.

Ecocardiograma

El ecocardiograma (también llamado ecocardiografía) es un tipo de ecografía. Ayuda al médico a determinar la gravedad de la MR. Además, la ecocardiografía puede ayudar a determinar si la cavidad principal de bombeo del corazón (ventrículo izquierdo) está funcionando correctamente, si existen problemas estructurales que puedan afectar a la válvula mitral y si las cavidades del corazón están agrandadas.

Electrocardiograma

Un electrocardiograma (ECG) es una prueba que mide las señales eléctricas que controlan el ritmo del latido del corazón.

Si bien el ECG puede revelar actividad eléctrica anormal en el corazón, frecuentemente es necesario realizar pruebas adicionales para determinar la gravedad de la MR y para confirmar si la MR está causando el agrandamiento del ventrículo izquierdo. El resultado de un ECG a menudo es normal en las personas que tienen MR leve.

Radiografía de pecho (tórax)

Se puede realizar una radiografía de pecho para evaluar el tamaño del corazón y los síntomas de la MR, como la falta de aire. En ocasiones, es posible ver depósitos de calcio en las válvulas del corazón en una radiografía de pecho.

Cateterismo cardíaco

El cateterismo cardíaco, una prueba que evalúa el corazón y las arterias coronarias (del corazón), se puede realizar para:

  • Confirmar la gravedad del escape de la válvula mitral observado en un ecocardiograma.
  • Comprobar si hay enfermedad de las arterias coronarias antes de la cirugía para reparar o reemplazar la válvula. Si se observa una obstrucción grave en las arterias coronarias, dicha obstrucción se puede corregir durante la misma cirugía a corazón abierto para corregir la válvula dañada.

Controles regulares

La frecuencia con la que visite al médico y las pruebas que deberá realizarse se determinarán según la gravedad de la regurgitación crónica de la válvula mitral.

Control de la regurgitación crónica de la válvula mitral

Gravedad de la regurgitación mitral

Sugerencias para el control y el seguimiento

Leve
  • Consulte a un médico una vez al año para una revisión.
  • Informe a su médico si tiene síntomas entre las visitas.
Moderada
  • Consulte a un médico una vez al año.
  • Informe a su médico si tiene síntomas entre las visitas.
Grave
  • Hágase un examen físico y un ecocardiograma con una frecuencia de 6 a 12 meses.

Aspectos generales del tratamiento

El tratamiento para la regurgitación crónica de la válvula mitral (MR) incluye el control de la función cardíaca y de los síntomas, así como el tratamiento de los síntomas a medida que aparecen. Si la MR se agrava, se deberá reparar o reemplazar la válvula mitral.

El tratamiento para la MR aguda es inmediato. Por lo general, se necesitan medicamentos y cirugía de urgencia.

Regurgitación crónica

El tratamiento depende de si tiene síntomas o complicaciones, y de la gravedad de la regurgitación.

Observación. Si no tiene síntomas y solo tiene regurgitación de leve a moderada, es posible que el médico solo revise su corazón y la función de la válvula con un ecocardiograma.

El ecocardiograma utiliza ondas de ultrasonido indoloras para verificar lo bien que bombea sangre su corazón (fracción expulsada) y para medir el tamaño del ventrículo izquierdo. Mientras más pequeña sea la fracción expulsada, más deberá trabajar el corazón para bombear un volumen suficiente de sangre.

Medicamentos. Es posible que su médico le recete medicamentos para aliviar los síntomas o para tratar las complicaciones. Para obtener más información, vea Medicamentos.

Cirugía. Se podría recomendar una cirugía para reparar o reemplazar la válvula si:1

  • Tiene síntomas.
  • La regurgitación es grave.
  • Su corazón tiene problemas de bombeo (baja fracción expulsada).
  • Su ventrículo izquierdo es más grande de lo normal.

Para obtener más información, vea Cirugía.

Regurgitación aguda

El tratamiento inicial de la MR aguda incluye los medicamentos necesarios para estabilizar su afección. Si los medicamentos no ayudan, se puede utilizar una bomba de balón intraaórtico durante un tiempo corto para facilitar la circulación de la sangre y aliviar la carga de trabajo del corazón. La cirugía se realiza de inmediato para reemplazar o para reparar la válvula.

Inquietudes a largo plazo

La regurgitación crónica de la válvula mitral (MR) se produce lentamente. Y la mayoría de las personas pasan años sin tener ningún síntoma. Antes de que empiecen los síntomas, es posible que su afección no sea grave y que se sienta bien en general. Pero incluso durante ese tiempo, la MR está haciendo un daño irreversible al corazón. Debido a este daño continuo, es posible que el médico le sugiera la cirugía antes de que empiece a tener síntomas. Aunque puede ser difícil pensar en una cirugía cuando se siente bien, si no se hace la cirugía podría padecer luego una insuficiencia cardíaca.

Empezará a tener síntomas de una MR crónica cuando su corazón empiece a debilitarse. Existen diferentes medicamentos para tratar los síntomas y prevenir las complicaciones a medida que avanza la MR.

Complicaciones

Las personas con regurgitación de la válvula mitral a veces tienen complicaciones graves, como:

Vivir con regurgitación de la válvula mitral

Esté alerta a los síntomas. Después de que le diagnostiquen regurgitación de la válvula mitral (MR), es importante que esté atento a los síntomas de una insuficiencia cardíaca. Estos síntomas indican que el corazón se está debilitando y que la MR está empeorando. Los síntomas de insuficiencia cardíaca incluyen falta de aire, fatiga e hinchazón en las piernas y en los pies. Si le aparecen nuevos síntomas o si sus síntomas empeoran, llame a su médico.

Manténgase activo. Es posible que deba tener cuidado con la actividad física si tiene síntomas, ritmos cardíacos irregulares o cambios en el tamaño o el funcionamiento del corazón. Sin embargo, la actividad regular, incluso la actividad de bajo nivel, como caminar, ayuda a mantener el corazón sano. Si quiere empezar a estar más activo, hable primero con su médico. Su médico lo ayudará a elaborar un plan seguro de ejercicios. Para obtener más información, vea Regurgitación de la válvula mitral y ejercicio.

Limite el consumo de sodio. Su médico le puede aconsejar que limite el consumo de sodio en su dieta. Si consume demasiada sal, su cuerpo retiene líquido en exceso. La mayor parte del sodio en nuestra dieta proviene de alimentos procesados y no del salero. Los alimentos que debe evitar incluyen papas fritas (tipo "chips"), "pretzels", frutos secos salados, carnes y quesos procesados, pizzas, sopas enlatadas, verduras enlatadas, aceitunas, comidas rápidas y comidas congeladas (a menos que la etiqueta indique claramente que el producto es bajo en sodio).

Cuando vaya de compras, lea cuidadosamente las etiquetas para conocer el contenido de sodio. Es posible que su médico le aconseje que limite el sodio a menos de 2,300 mg al día. Agregue más frutas y verduras frescas a su dieta para reemplazar los alimentos con gran contenido de sodio. Lea cuidadosamente las etiquetas para identificar fuentes de sodio ocultas en su dieta.

Cómo prevenir la endocarditis. Cuide bien sus dientes y visite al dentista regularmente. Si tiene una válvula artificial, es posible que deba tomar antibióticos antes de hacerse ciertos procedimientos dentales u otras cirugías. Los antibióticos ayudarán a prevenir una infección en el corazón llamada endocarditis.

Medicamentos

Los medicamentos no previenen ni corrigen el daño al corazón causado por la regurgitación de la válvula mitral (MR). En la regurgitación crónica, podrían utilizarse medicamentos en algunos casos para reducir la gravedad de la regurgitación. O podrían utilizarse para tratar las complicaciones de la regurgitación mitral. En la regurgitación aguda, los medicamentos se utilizan como tratamiento de urgencia antes de la cirugía.

Regurgitación crónica

En la MR crónica, es probable que no necesite medicamentos, a menos que tenga síntomas.

Es posible que las personas con MR crónica y grave que también tienen un ventrículo izquierdo agrandado con funcionamiento anormal no se beneficien con la cirugía de la válvula mitral y, a menudo, se las trata con medicamentos para intentar aliviar los síntomas. Según la gravedad de la MR, también se puede tratar a algunas personas mayores con medicamentos, ya que es posible que no sean buenas candidatas para la cirugía. Esto se debe a que tienen un mayor riesgo de tener complicaciones durante o después de la cirugía.

Vasodilatadores. Podría tomar estos medicamentos si tiene síntomas o presión arterial alta o si su corazón no está bombeando sangre de forma normal.

Antibióticos. Si tiene una válvula artificial, es posible que necesite tomar antibióticos antes de hacerse ciertos procedimientos dentales u otras cirugías. Los antibióticos ayudarán a prevenir una infección en el corazón llamada endocarditis. Probablemente tome antibióticos después de la cirugía para reparar o reemplazar una válvula. Si ha tenido fiebre reumática, es posible que tome antibióticos para evitar tenerla nuevamente.

Medicamentos después de la cirugía. Si se hace una cirugía para la regurgitación mitral, probablemente tome medicamentos para prevenir los coágulos de sangre. Estos incluyen medicamentos antiplaquetarios, como la aspirina, o medicamentos anticoagulantes, como la warfarina. Es posible que deba tomar estos medicamentos por el resto de su vida.

Regurgitación aguda

En el caso de la MR aguda, se utilizan medicamentos en el hospital para estabilizar su estado hasta que pueda operarse para que le reemplacen o le reparen la válvula. Los vasodilatadores como el nitroprusiato ayudan a reducir la cantidad de sangre que fluye de regreso a la aurícula izquierda. Los diuréticos ayudan a reducir la carga de trabajo del corazón.

Complicaciones

Los medicamentos se utilizan para prevenir o tratar las complicaciones de la regurgitación mitral, como la fibrilación auricular o la insuficiencia cardíaca. Para obtener más información, vea los temas:

Cirugía

Si la regurgitación crónica de la válvula mitral (MR) se vuelve grave o si tiene síntomas de insuficiencia cardíaca, como falta de aire, hinchazón y fatiga, será necesaria la cirugía para reparar o reemplazar la válvula mitral.

La cirugía suele postergarse si no hay presencia de síntomas ni signos de insuficiencia cardíaca. Su médico evaluará los síntomas y revisará su corazón durante las visitas regulares. Si las pruebas de seguimiento muestran agrandamiento o funcionamiento anormal del ventrículo izquierdo, el médico suele recomendar la cirugía.

Algunos médicos creen que es mejor reparar o reemplazar la válvula antes de que se presenten síntomas graves, ya que esto conduce a una mejor salud a largo plazo. Por otro lado, la cirugía es un procedimiento importante que tiene sus propios riesgos y complicaciones. Incluso si no tiene síntomas, hable con su médico acerca de los beneficios de la cirugía y de la afección de su corazón, su edad y su estado general de salud.

Con la MR aguda, suele necesitarse una cirugía urgente para reparar o reemplazar la válvula. En algunos casos, también puede ser necesaria una cirugía para corregir la causa de la MR aguda.

Generalmente, se prefiere la reparación al reemplazo. La decisión entre la reparación o el reemplazo de la válvula depende del tipo de daño que tenga. Para obtener más información, vea el tema Regurgitación de la válvula mitral: Reparación o reemplazo de la válvula.

Reparación

Cuando la reparación de la válvula mitral se realiza antes de que el corazón esté gravemente dañado debido a la válvula defectuosa, la mayoría de las personas tienen excelentes resultados a corto y largo plazo.1

Para reparar la válvula, el cirujano puede:

  • Remodelar la válvula mediante la eliminación del exceso de tejido de la válvula.
  • Añadir apoyo al anillo de la válvula al agregar tejido o una estructura en forma de collar alrededor de la base de la válvula.
  • Conectar la válvula a los tejidos adyacentes al corazón en forma de cuerda (transposición de cuerdas).

Reemplazo

Con el reemplazo, se retira la válvula gravemente dañada y se pone en su lugar una válvula mecánica (de plástico o de metal) o una válvula bioprotésica (generalmente hecha de tejido de cerdo). Antes de someterse a una cirugía de reemplazo de válvula (valvuloplastia), usted y su médico deberán decidir qué tipo de válvula es la adecuada para usted.

Para obtener más información, vea:

Cirugía de reemplazo de la válvula mitral.
Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Problemas de las válvulas cardíacas: ¿Debo elegir una válvula mecánica o una válvula de tejido para reemplazar mi válvula cardíaca?

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Heart Association (AHA)
Dirección del sitio web: www.heart.org

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI)
Dirección del sitio web: www.nhlbi.nih.gov

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Bonow RO, et al. (2008). 2008 Focused update incorporated into the ACC/AHA 2006 Guidelines for the management of patients with valvular heart disease: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines (Writing committee to revise the 1998 Guidelines for the management of patients with valvular heart disease). Circulation, 118(15): e523–e661.

Otras obras consultadas

  • Adams DH, et al. (2011). Mitral valve regurgitation. In V Fuster et al., eds., Hurst’s The Heart, 13th ed., vol. 2, pp. 1721–1737. New York: McGraw-Hill.
  • Badiwala MV, et al. (2009). Surgical management of ischemic mitral valve regurgitation. Circulation, 120(12): 1287–1293.
  • Bonow RO, et al. (2008). 2008 Focused update incorporated into the ACC/AHA 2006 Guidelines for the management of patients with valvular heart disease: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines (Writing committee to revise the 1998 Guidelines for the management of patients with valvular heart disease). Circulation, 118(15): e523–e661.
  • Oakley RE, et al. (2008). Choice of prosthetic heart valve in today's practice. Circulation, 117(2): 253–256.
  • Otto CM, Bonow RO (2012). Valvular heart disease. In RO Bonow et al., eds., Braunwald’s Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine, 9th ed., vol. 2, pp. 1468–1539. Philadelphia: Saunders.
  • Rodriguez L, Gillinov AM (2007). Mitral valve disease. In EJ Topol, ed., Textbook of Cardiovascular Medicine. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Stout KK, Verrier ED (2009). Acute valvular regurgitation. Circulation, 119(25): 3232–3241.
  • Whitlock RP, et al. (2012). Antithrombotic and thrombolytic therapy for valvular disease: Antithrombotic therapy and prevention of thrombosis, 9th ed.—American College of Chest Physicians evidence-based clinical practice guidelines. Chest, 141(2, Suppl): e576S–e600S.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Rakesh K. Pai, MD, FACC - Cardiología, Electrofisiologia
John A. McPherson, MD, FACC, FSCAI - Cardiología
Última revisión 9 mayo, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.