Mitos y verdades sobre el ADHD

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Algunas de las ideas erróneas acerca del trastorno del déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés) incluyen las siguientes:

Mitos y verdades sobre el trastorno del déficit de atención con hiperactividad (ADHD)
Mito Verdad

El ADHD no es una afección médica.

El ADHD es un trastorno médico, no una condición de la voluntad del niño. Un niño con ADHD no elige portarse mal.

El ADHD está causado por la mala crianza. Todo lo que el niño necesita es una buena disciplina.

El ADHD no está causado por la mala crianza. Pero las técnicas de crianza a menudo pueden mejorar algunos síntomas y empeorar otros.

El ADHD es una condena de por vida.

A pesar de que los síntomas de ADHD suelen continuar en la adultez, la persona aprende maneras de sobrellevar los síntomas. Las personas con ADHD tienen mucha energía, son creativas y, a menudo, pueden lograr más cosas que las personas que no tienen la afección.

Tener ADHD significa que la persona es perezosa o no es muy inteligente.

El ADHD no tiene nada que ver con la capacidad intelectual de una persona. Algunas personas muy inteligentes tienen ADHD.

El diagnóstico de ADHD se confirma si determinados medicamentos (psicoestimulantes) tienen un efecto positivo en lo que parecen ser síntomas de ADHD.

Los niños sin ADHD responden a los psicoestimulantes en forma similar a los niños con ADHD. No se usa un ensayo de medicamento para diagnosticar la afección.

El medicamento para el ADHD hará que una persona parezca drogada.

Una dosis de medicamento correctamente ajustada para el ADHD agudiza la concentración de una persona y aumenta su capacidad para controlar su comportamiento.

En los últimos años se han estado recetando medicamentos para el ADHD mucho más que antes, porque la afección se está diagnosticando en exceso.

Se calcula que el ADHD afecta a alrededor de 3 a 7 de cada 100 niños en edad escolar en los Estados Unidos.1 Hay poca evidencia detrás de las aseveraciones de que el ADHD se diagnostica demasiado y de que los medicamentos para el ADHD se recetan en exceso.

Los psicoestimulantes ya no son útiles después de la pubertad.

Los adolescentes y los adultos con ADHD continúan beneficiándose del tratamiento medicinal.

Los niños con ADHD aprenden a usar la afección como una excusa por su conducta.

El ADHD es una discapacidad. Los niños con ADHD tienen que aprender maneras de manejar los síntomas (falta de atención, impulsividad e hiperactividad) que pueden hacer que tengan dificultades en la vida.

Los niños superan el ADHD al crecer.

Aproximadamente 70 de cada 100 niños con ADHD continúan teniendo síntomas durante la adolescencia y alrededor de 50 de cada 100 tienen síntomas en la adultez.2

Si un niño tiene ADHD, siempre puede obtener un diagnóstico en el consultorio de un médico.

Es posible que un niño no siempre manifieste síntomas de ADHD, especialmente en un entorno desconocido. Evaluar a un niño a partir de una sola observación en un consultorio puede resultar en la falta de reconocimiento o diagnóstico de los síntomas.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. American Psychiatric Association (2000). Attention-deficit and disruptive behavior disorders. In Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 4th ed., text rev., pp. 85–103. Washington, DC: American Psychiatric Association.
  2. McGough JJ (2009). Adult manifestations of attention-deficit/hyperactivity disorder. In BJ Sadock et al., eds., Kaplan and Sadock's Comprehensive Textbook of Psychiatry, 9th ed., vol. 2, pp. 3572–3579. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Louis Pellegrino, MD - Pediatría del Desarrollo

Revisado14 noviembre, 2014