Melanoma metastásico

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Cuando el melanoma se extiende (metástasis), suele hacerlo primero a los ganglios linfáticos cercanos. También puede propagarse a través del torrente sanguíneo. Suelen detectarse metástasis distantes de un melanoma en la piel, el hígado, los pulmones, los huesos y el cerebro.

Si el melanoma está en una pierna o en un brazo, las metástasis se suelen encontrar primero en las zonas más altas de esa pierna o ese brazo. Los sitios poco comunes para las metástasis incluyen los ojos.

Es posible que note cambios en un lunar nuevo o existente, tales como:

  • Una llaga abierta (úlcera) o una infección.
  • Sangrado sin razón particular.
  • Comezón, sensibilidad o dolor.
  • Un cambio en la coloración.
  • Un cambio en el grosor, como ir de estar plano a estar elevado o al revés.

Sin embargo, los síntomas podrían ser imprecisos e incluir:

  • Ganglios linfáticos inflamados, especialmente en la axila o en la ingle.
  • Un bulto incoloro o engrosamiento debajo de la piel.
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Piel grisácea.
  • Tos continua (crónica).
  • Dolores de cabeza.
  • Convulsiones.

Cuando un melanoma se ha extendido solo a tejidos cercanos o a los ganglios linfáticos, tratamientos como la inmunoterapia pueden ayudar a veces. Pero una vez que el melanoma se ha extendido a otras partes del cuerpo, la curación es muy rara. En estos casos, el tratamiento para manejar los síntomas podría ayudar a que una persona viva por más tiempo.

Información relacionada

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Amy McMichael, MD - Dermatología

Revisado14 noviembre, 2014