Generalidades del tema

¿Qué es la meditación?

La meditación es la práctica de concentrar su atención de modo que le ayude a sentirse tranquilo y le brinde una clara conciencia de su vida. Durante miles de años, las filosofías orientales han reconocido los beneficios que la meditación tiene para la salud. En la actualidad, la meditación se practica ampliamente en occidente, con la creencia de que tiene efectos positivos sobre la salud.

Las dos técnicas de meditación que se usan más comúnmente son: la meditación por concentración y la meditación consciente.

  • La meditación por concentración, como la meditación trascendental (TM, por sus siglas en inglés), se centra en una imagen, un sonido o un mantra (palabras habladas o cantadas en un patrón) únicos, o en su propia respiración.
  • La meditación consciente, como la reducción de estrés basada en la conciencia plena (MBSR, por sus siglas en inglés), no se centra en un único propósito. En cambio, usted presta atención a todos los pensamientos, sentimientos, sonidos o imágenes que pasan por su mente.

Por lo general, la meditación consiste en respirar en forma lenta y regular, y en sentarse tranquilo durante, al menos, entre 15 y 20 minutos.

¿Para qué se usa la meditación?

Las personas usan la meditación para ayudar a tratar una amplia gama de problemas físicos y mentales, entre los que se incluyen:

  • Conductas adictivas, como el consumo de drogas, de nicotina y de alcohol.
  • La ansiedad, el estrés y la depresión.
  • La presión arterial alta.
  • Dolor.
  • El manejo de bochornos, que son sensaciones de calor corporal intenso que afectan a las mujeres en el período cercano a la menopausia.

La mayoría de estas afecciones podrían también requerir un tratamiento convencional para obtener mejores resultados.

Las personas también usan la meditación para aliviar la ansiedad de afecciones a largo plazo (crónicas), como el VIH y el cáncer.

¿Es segura la meditación?

Debido a que la meditación consiste, por lo general, en sentarse tranquilo durante un tiempo y respirar profundamente, cualquier persona que no pueda sentarse cómodamente o que tenga problemas respiratorios podría tener dificultad al practicar la meditación. Es posible que algunas personas con problemas de salud mental, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad o la esquizofrenia, no puedan usar eficazmente la terapia de meditación.

No se cree que la meditación tenga ningún efecto secundario negativo ni complicaciones por sí sola o cuando se la combina con un tratamiento médico convencional, pero no se la considera adecuada ni segura para situaciones graves que ponen la vida en peligro.

Siempre informe a su médico si está usando una terapia alternativa o si está pensando combinar una terapia alternativa con su tratamiento médico convencional. Es posible que no sea seguro que renuncie a su tratamiento médico convencional y que recurra solo a una terapia alternativa.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Freeman L (2009). Meditation. In L Freeman, ed., Mosby’s Complementary and Alternative Medicine: A Research-Based Approach, 3rd ed., pp. 158–188. St. Louis: Mosby Elsevier.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisado9 abril, 2014