Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Cáncer: Tratamiento en el hogar para la fatiga

Cosas que puede hacer

La fatiga es una sensación de cansancio que no parece desaparecer, incluso después de reposar o dormir. Con frecuencia ocurre junto con otros síntomas, como dolor o dormir mal. Es posible que usted se sienta fatigado durante los tratamientos para el cáncer, inmediatamente después o aun por meses después de los tratamientos.

Aun mientras sus tratamientos para el cáncer están funcionando y usted está mejorando, usted podría sentirse agotado. Sentirse fatigado no quiere decir que su cáncer está empeorando o que su tratamiento no está funcionando.

Los síntomas como dolor, vómitos, diarrea, falta de apetito y náuseas pueden causar fatiga. Hable con su médico acerca de tratamientos para estos síntomas. Él o ella también podrá ayudarle si su cansancio es a causa de la anemia, los medicamentos que está tomando u otros problemas de salud.

Reposo y actividad

El tratamiento en el hogar puede ayudar a aliviar la fatiga causada por el cáncer o los efectos secundarios de la quimioterapia o de la radioterapia. Si su médico le da instrucciones o medicamentos para tratar la fatiga, asegúrese de seguirlas.

  • Descanse más mientras recibe quimioterapia o radioterapia. Deje que sus síntomas sean su guía. La fatiga a menudo empeora al final del tratamiento o inmediatamente después de que se completa el tratamiento.
  • Maneje su energía. Usted puede planear con anticipación para aprovechar al máximo la energía que tiene.1
    • Establezca prioridades. Haga una lista de las cosas más importantes que debe hacer.
    • Mantenga una lista de las cosas que son menos importantes para cuando tenga ayuda o alguien le ofrezca ayuda.
    • Siga su propio ritmo. Y tome descansos adicionales cuando los necesite. La fatiga usualmente tiene un patrón. Observe para ver en qué parte del día tiene usted más energía.
    • Planee las actividades que requieren más energía para cuando tenga más energía. Por ejemplo, si se siente mejor en la mañana y ducharse está arriba en su lista, planee ducharse en la mañana.
    • Use dispositivos que le ahorran esfuerzo. Esto puede significar tener un inodoro portátil al lado de su cama o usar una silla de inodoro elevada. O esto podría significar usar herramientas para tomar cosas o un andador.
  • Alterne descanso con actividad física. Es posible que aumentar su actividad gradualmente ayude. Pero el ejercicio podría no ser adecuado para algunas personas con cáncer, como aquellas que tienen fiebre o anemia. Así que antes de hacer ejercicio, hable con su médico para ver si el ejercicio es adecuado para usted. Caminar, nadar y yoga son todas buenas actividades para ayudar a reducir la fatiga.
  • Coma alimentos que le den un equilibrio de calorías, proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales. Asegúrese de beber suficiente líquido. Pruebe sopas nutritivas, que son más fáciles de digerir. Reduzca su uso de cafeína, nicotina y alcohol, que contribuyen a la fatiga.
  • Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Duerma bien por la noche.1
    • Acuéstese cuando se sienta somnoliento. Intente establecer horas de rutina para acostarse por la noche y levantarse por la mañana. Si no puede dormirse durante los primeros 20 minutos después de acostarse (o si se despierta durante la noche), levántese y haga algo más hasta que se sienta somnoliento.
    • Evite siestas largas o al final de la tarde. Y limite su tiempo total en cama.
    • Evite la cafeína después del mediodía.
    • Haga que su habitación sea oscura, tranquila y cómoda.
    • Los ejercicios de Haga clic aquí para ver una Medida práctica. relajación podrían ayudar. Y también la terapia cognitivo-conductual (CBT, por sus siglas en inglés) diseñada para mejorar la calidad del sueño.
    • Para un niño con cáncer, tener un momento de acostarse establecido y una rutina ayudan con el sueño. Al igual que los adultos, los niños necesitan una habitación cómoda. También es útil tener una cobija, un juguete u otro objeto de seguridad conocidos que el niño pueda llevar a la cama.

Hay también algo de evidencia de que terapias complementarias pueden ayudar con el sueño y a reducir la fatiga. Estas incluyen:2

Si su médico dice que puede hacer ejercicio, puede usted comenzar a aumentar su fortaleza, energía y estado físico. Se ha demostrado que incluso las caminatas moderadas mejoran su imagen corporal, aumentan su fortaleza física, y reducen la ansiedad y la depresión.1 Para adultos que tienen cáncer de seno o cáncer de próstata, se ha demostrado que el ejercicio aeróbico, como caminar o montar en bicicleta, alivia la fatiga durante y después del tratamiento.3

Bienestar emocional

La fatiga causada por el tratamiento para el cáncer con frecuencia es la parte más difícil del tratamiento para la mayoría de la gente. Quizás afecte su sensación de bienestar. Muchas personas que tienen fatiga con los tratamientos para el cáncer informan sentirse ansiosas o deprimidas. Asegúrese de hablar con su médico si está teniendo un problema con este tipo de sentimientos. Es posible que su médico pueda ayudarle. Hay también algunas cosas que usted puede hacer en casa para sentirse mejor.

  • Tómese tiempo para sí mismo para hacer las cosas que disfruta, como escuchar música, pasar tiempo con amigos o que le hagan un masaje. Pase tiempo haciendo lo que lo restablece, como sentarse en un jardín o un parque.
  • Enfrente los problemas emocionales en lugar de ignorarlos o negarlos. Esto puede significar hablar con su médico, un amigo o un consejero.
  • Hable con otras personas que han tenido cáncer. La filial local de la Sociedad Americana del Cáncer puede ayudarle a encontrar un grupo de apoyo.

Síntomas a los que debe prestar atención durante el tratamiento en el hogar

Si ocurren uno o más de los siguientes síntomas durante el tratamiento en el hogar, comuníquese con su médico:

  • Se producen nuevos síntomas junto con la debilidad y la fatiga.
  • La depresión o la ansiedad se vuelven un problema.
  • Aumentan los síntomas de debilidad o de fatiga a pesar del tratamiento en el hogar.
  • Los síntomas no mejoran después de 2 semanas de tratamiento en el hogar.
  • Los síntomas se vuelven más graves o más frecuentes.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. National Comprehensive Cancer Network (2012). Cancer-related fatigue. NCCN Clinical Practice Guidelines in Oncology, version 1. Available online: http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp#site.
  2. Mitchell SA, Berger AM (2011). Fatigue. In VT DeVita Jr. et al., eds., DeVita, Hellman and Rosenberg's Cancer: Principles and Practice of Oncology, 9th ed., pp. 2387–2392. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  3. Cramp F, Byron-Daniel J. (2012). Exercise for the management of cancer-related fatigue in adults (review). Cochrane Database of Systematic Reviews (11).

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Christopher G. Wood, MD, FACS - Urología, Oncología
Última revisión 30 abril, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.