Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Maltrato y abandono de menores

Generalidades del tema

¿Qué es el maltrato y abandono de menores?

El maltrato de menores implica hacer algo que le haga daño a un niño. El abandono significa no proporcionarle a un niño lo que necesita o no hacer algo que él necesita.

  • El maltrato físico incluye golpes, patadas, sacudones, pellizcos y quemaduras. Puede dejar moretones, cortes u otras marcas y causar dolor, huesos fracturados o lesiones internas.
  • El maltrato emocional es decir o hacer algo que haga que un niño se sienta no amado, no querido, inseguro o que no vale nada. Puede abarcar desde gritos y amenazas hasta ignorar al niño y no brindarle amor ni apoyo. Puede no dejar cicatrices a la vista, pero el daño que se le produce al niño es igual de real.
  • El abuso sexual es cualquier contacto sexual entre un adulto y un niño, o entre un niño mayor y un niño menor. Mostrarle pornografía a un niño es un tipo de abuso sexual.
  • Hay abandono cuando un niño no tiene cobijo, no va a la escuela, no tiene ropa o no recibe atención médica ni la protección que necesita. El abandono de menores es tan grave como el maltrato y es más común.

El maltrato o el abandono hiere a los niños de muchas maneras. Los niños pequeños están especialmente en riesgo. Es posible que no crezcan correctamente. También pueden tener problemas de aprendizaje. Es posible que se sientan mal consigo mismos y que no confíen en otras personas. Podrían estar asustados o enojados. A veces mueren.

Los niños suelen creer que el maltrato o el abandono es su culpa. Pueden pensar que hicieron algo mal y que se merecen lo que sucedió. La protección de los niños depende de los adultos que los cuidan.

¿Qué puede hacer si sospecha que un niño ha sido maltratado o abandonado?

Llame a la policía o al servicio de protección de menores local. No tiene que dar su nombre. Si no sabe a quién llamar, es posible que un hospital le pueda decir. Muchos hospitales tienen programas especiales para encargarse del maltrato y el abandono de menores.

Si un niño está ante un peligro inminente o ha sido gravemente lesionado, no espere. Llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato.

Si es su propio hijo, llévelo a un lugar seguro y quédese allí. Puede ser el hogar de un amigo o de un familiar cercanos, o un refugio de violencia doméstica. Para encontrar ayuda en su área, llame a un profesional de la salud de confianza, a una organización contra el maltrato de menores o a la policía.

Si eres un niño o adolescente que está siendo maltratado, no lo mantengas en secreto. Cuéntale a alguien que pueda tener un impacto, como un familiar, un maestro, un consejero o un médico de confianza.

La Línea Telefónica Directa Nacional para el Maltrato de Menores de Childhelp está disponible las 24 horas del día, los 7 días a la semana para brindar información, consejos y apoyo. Llame al 1-800-4-A-CHILD (1-800-422-4453).

¿Qué puede hacer si tiene miedo de que alguien pudiera hacerle daño a su hijo?

Si hay alguien en la vida de su hijo que usted piensa que está cerca de convertirse en responsable de maltrato, es posible que pueda hablar con esa persona acerca de ello y ayudar a la persona a aprender más sobre el manejo del estrés y de cómo crecen y se desarrollan los niños.

Si tiene miedo de hablar con la persona, haga un plan específico de cómo protegerá a sus hijos si piensa que está por ocurrir un incidente de maltrato o que ha ocurrido. Sepa a quién llamará y adónde irán usted y sus hijos.

¿Cómo puede prevenir el maltrato y abandono de menores?

Para proteger a su hijo del maltrato:

  • Escuche a su hijo. Hágale saber que hablar con usted sobre cualquier tema es seguro para él.
  • Conozca a los amigos de su hijo y a sus familias.
  • Investigue a todos los cuidadores, como las niñeras y las guarderías. Averigüe lo que saben sobre salud infantil, desarrollo infantil y cuidado de niños. Esto puede incluir obtener permiso para verificar los antecedentes policiales.
  • Enséñele a su hijo la diferencia entre que lo toquen de "buena manera" y que lo toquen de "mala manera".
  • Tómese un descanso. Llame a un familiar o a un amigo para descansar si se siente abrumado. Aprenda maneras saludables de manejar el estrés. Busque fuentes de información y apoyo en línea, como Childhelp (www.childhelp.org).
  • Obtenga ayuda si alguna vez ha sido víctima de maltrato. Tener antecedentes de haber sido maltratado aumenta las probabilidades de convertirse en una persona responsable de maltrato. Un buen lugar para comenzar es llamando a la Línea Telefónica Directa de Childhelp al 1-800-4-A-CHILD (1-800-422-4453). Puede hablar con un consejero en forma gratuita sin tener que dar su nombre.

Para ayudar a otros niños:

  • Aprenda a reconocer las señales de maltrato y de abandono. Por ejemplo, es posible que un niño no crezca como se esperaba, que esté sucio o que no goce de buena salud, o que parezca temeroso, ansioso o deprimido.
  • Sepa el nombre de sus vecinos y de sus hijos. Ofrézcales ayuda a los padres primerizos. El maltrato de menores se torna menos probable si los padres y los cuidadores se sienten apoyados.
  • Sea un defensor de los niños. Apoye a los grupos que ayudan a los padres que corren el riesgo de maltratar a sus hijos. Dedique tiempo, done dinero o bienes a los refugios locales de violencia doméstica.
  • Si ve un caso de maltrato o abandono, denúncielo. La vida de un niño puede depender de ello.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del maltrato y abandono de menores:

Indicadores de maltrato y abandono:

Síntomas

Los síntomas pueden ser físicos, psicológicos o ambos.

Tenga presente que es posible que los niños mayores no hablen del problema, porque temen o quieren proteger al responsable. O no creen que los tomarán en serio.

Síntomas generales

Algunos de los síntomas generales que pueden sugerir que un niño es objeto de algún tipo de maltrato o abandono incluyen:

  • Desarrollo más lento de lo normal. El niño no muestra las capacidades y las habilidades que se hallan normalmente en otros niños de la misma edad, como empezar a hablar o socializar con otros. Algunos niños tienen regresión, lo cual significa que retroceden, perdiendo habilidades que tenían antes.
  • Retraso en el crecimiento. Este es un término que significa que un niño no aumenta de peso ni de altura del modo que debería. A pesar de que esto puede estar causado por un problema médico, también puede ser una señal de que el niño no está bien atendido.
  • Interacción inusual con uno de los padres. El padre (o madre) puede no estar interesado en el niño. O el niño puede estar tratando constantemente de no enojar al padre. El niño puede en realidad tener miedo del padre.
  • Problemas de salud mental, tales como tener baja autoestima, ansiedad, depresión o pensamientos de suicidio.
  • Obtener de repente bajas calificaciones en la escuela.
  • Comportarse de una manera que no es adecuada o que causa problemas. En un niño pequeño, esto puede significar estar particularmente fastidioso, con miedo, o no estar interesado en actividades. Con frecuencia, los niños exteriorizan lo que han visto o experimentado, por ejemplo, violencia o actividad sexual. Los niños mayores pueden exteriorizarlo de maneras inusuales, como tener relaciones sexuales, pelear, usar drogas o escaparse.

Síntomas de maltrato físico

Los niños se lastiman con frecuencia. Pero las lesiones físicas pueden indicar maltrato cuando:

  • Es difícil ver cómo pudieron haber sido causadas por un accidente. Las lesiones sospechosas incluyen:
    • Lesiones que siguen un patrón, como una línea recta o un círculo.
    • Lesiones en zonas del cuerpo que suelen estar protegidas, como el interior de las piernas y los brazos, la espalda, los genitales y los glúteos.
  • Cambia la explicación de la lesión. O no es una explicación creíble.
  • Hay señales de que el niño ha sido lastimado anteriormente.
  • El niño no recibe atención médica por su lesión.

Síntomas de maltrato emocional

El maltrato emocional significa hacer o decir cosas para herir a un niño emocionalmente. Por ejemplo, el adulto puede decir cosas que hagan que el niño se sienta no querido o que no vale nada. Un niño que es maltratado emocionalmente puede:

  • No preocuparse demasiado por lo que ocurre a su alrededor.
  • No reaccionar normalmente al dolor, a otras personas ni a cambios en su vida.
  • Evitar a uno de sus padres o cuidador en particular.
  • Actuar más temeroso, enojado o triste de lo que parecería normal.
  • Tener problemas con los estudios.
  • Lastimarse a propósito.
  • Hacer cosas que son dañinas, como usar drogas o tener un trastorno alimentario.

Síntomas de abuso sexual

Un niño con síntomas de abuso sexual reciente puede:

  • No querer ir al baño.
  • Mostrar señales de molestia o dolor mientras está sentado, orina o evacua las heces.
  • Tener secreción en la vagina o en el pene.
  • Sangrar a través de sus pantalones.

Ciertas maneras de comportarse también pueden indicar abuso sexual. Estas incluyen:

Abuso sexual versus juego sexual normal

El abuso sexual es muy diferente del juego sexual normal entre niños que no han llegado a la pubertad.

El juego sexual normal entre niños de edades similares suele ser tocar y mirar. No se usa la fuerza.

El abuso sexual incluye cualquier actividad que el niño no puede entender ni consentir. Aparte de actos sexuales evidentes, los ejemplos incluyen manoseo y mostrar pornografía a un niño.

Síntomas de abandono

El abandono de un menor significa no proporcionarle a un niño sus necesidades básicas. La apariencia general del niño, el entorno de su hogar y sus patrones de comportamiento pueden mostrar señales de abandono.

Un niño abandonado puede:

  • Tener peso muy bajo o tener mucho sobrepeso.
  • Tener retraso en el desarrollo.
  • Estar enfermo o cansado la mayor parte del tiempo.
  • Estar sucio o tener una mala higiene personal.
  • No tener la ropa adecuada según el tiempo.

De qué se trata

Los niños que son maltratados o abandonados pueden tener problemas emocionales y físicos a largo plazo. El maltrato y el abandono en niños menores de 7 años podría causar cambios permanentes en su comportamiento y en su personalidad.

Efectos físicos

Efectos emocionales

Los efectos mentales y emocionales dependen de la gravedad del maltrato o el abandono, la frecuencia con que ocurre, por cuánto tiempo ha estado sucediendo y quién es el responsable.

Los trastornos de salud mental que pueden estar causados por maltrato o abandono incluyen:

Otros efectos emocionales incluyen:

  • Baja autoestima. Los niños suelen echarse la culpa inconscientemente y crecer con una pobre imagen de sí mismos. Esto afecta sus relaciones con los demás.
  • Enojo, hostilidad o conducta delictiva.
  • Sentimientos negativos. Una persona con antecedentes de maltrato o abandono puede tener problemas para hacer frente a dificultades normales.
  • Abuso de drogas o de alcohol.
  • Aislamiento emocional. Una persona puede tener problemas para hacer amigos. Esto puede llevar a sentirse aislado y solo. Es posible que los niños no aprendan a sentir compasión por los demás.
  • Impulsividad. La persona actúa sin pensar en las consecuencias. Pueden correr riesgos, como conducir en forma peligrosa.
  • Problemas sexuales. Los niños maltratados o abandonados, especialmente los que fueron abusados sexualmente, suelen tener problemas para desarrollar sentimientos saludables acerca del sexo cuando llegan a la adolescencia y a la adultez. Algunos pueden ser demasiado activos sexualmente. Otros pueden tener demasiado miedo de tener intimidad con alguien.

Los niños que son maltratados o abandonados tienen una mayor tendencia a maltratar a otros niños y a sus hermanos y, en el futuro, a sus propios hijos o a sus padres cuando sean personas mayores. También son más propensos a verse involucrados en delitos.

Qué aumenta el riesgo

Un factor de riesgo es cualquier cosa que lo hace más propenso a tener un problema o una enfermedad en particular.

Factores de riesgo de los padres y los cuidadores

Las personas tienen más probabilidades de maltratar o abandonar niños si:

  • Están viviendo en pobreza o cerca del nivel de pobreza. Este es un factor de riesgo importante de maltrato y abandono de menores.
  • Tienen antecedentes de:
    • Violencia, incluyendo violencia doméstica.
    • Abuso de drogas o de alcohol.
    • Abuso de niños o haber sido abusados ellas mismas.
    • Problemas de salud mental, como depresión.
  • Tienen poco conocimiento sobre cómo crecen los niños y qué esperar de ellos.
  • Tienen un nivel alto de estrés que no se maneja bien. Esto suele incluir ser padre soltero o adolescente, o tener varios niños pequeños casi de la misma edad.
  • No tienen buen sostenimiento. Un padre o cuidador que no tiene sostenimiento económico, emocional, entre otros, puede tener que enfrentar solo una variedad de dificultades.

Factores de riesgo de los niños

El riesgo de maltrato y abandono aumenta cuando un niño tiene una discapacidad u otro problema de salud, como:

  • Ser un bebé prematuro. Los bebés que nacen prematuramente suelen agregar estrés emocional y económico a una familia, porque necesitan atención hospitalaria más cara y por más tiempo. También pueden necesitar que se los vigile de cerca una vez que están en casa.
  • Discapacidad física, como ceguera o estar confinado a una silla de ruedas.
  • Inteligencia por debajo de los parámetros normales.
  • Retrasos en el desarrollo.
  • Un temperamento difícil.
  • Problemas de conducta, como ADHD, por sus siglas en inglés.
Problemas para establecer lazos afectivos

Otro factor de riesgo de los niños es no tener lazos afectivos fuertes con sus padres. No tener lazos afectivos fuertes puede estar causado por:

  • Padres que no deseaban tener el hijo.
  • El nacimiento de mellizos u otro nacimiento múltiple.
  • Una hospitalización prolongada del recién nacido y separación de los padres debido a un parto antes de término o a problemas de salud.
  • Problemas relacionados con el acogimiento familiar y la adopción de un niño.
  • Cuidador con problemas de salud mental. Por ejemplo, un padre o una madre que están gravemente deprimidos podrían involuntariamente abandonar a su hijo.
  • Un niño con un problema de salud o una discapacidad importantes, como ceguera, sordera o autismo. Estos tipos de problemas pueden hacer que sea difícil para un padre o madre comunicarse con el niño o para que el niño dé y reciba afecto.

Cuándo buscar ayuda

Llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato si ve que un niño está siendo maltratado o cree que un niño se halla en una situación de peligro inminente, o si ve que el niño:

Llame a la policía o a los servicios de protección de menores inmediatamente si usted:

  • Sospecha que una lesión fue causada por maltrato.
  • Sospecha que el maltrato o el abandono están poniendo en peligro la salud de un niño.
  • Sospecha que un niño ha visto u oído violencia doméstica dentro de su familia.
  • Está preocupado de que usted o su cónyuge o pareja puedan perder el control y lastimar a su hijo.

Si el niño no está en una situación de peligro inminente, llame al servicio de protección de menores local o a la policía si:

ChildHelp, una entidad sin fines de lucro, brinda números telefónicos e información sobre cómo denunciar un caso de maltrato o abandono de menores que se sospeche o que se haya observado. La Línea Telefónica Directa Nacional para el Maltrato de Menores es 1-800-4-A-CHILD (1-800-422-4453). La Administration of Children and Families (Administración de Niños y Familias) de los EE. UU. que depende del Department of Health and Human Services (Departamento de Salud y Servicios Humanos), ha establecido una Oficina para Niños que ayuda a los estados a brindar servicios de bienestar infantil que tienen el objetivo de proteger a los niños y fortalecer a las familias.

Exámenes y pruebas

Examen físico

Cuando se lleva a un niño maltratado o abandonado al médico, primero se le realiza un examen físico general. El médico revisará los antecedentes de salud del niño y les hará preguntas a los padres o cuidadores sobre el estado del niño.

Los niños que tengan la capacidad de hablar serán separados del cuidador durante la entrevista.

La ley exige que los médicos consideren la posibilidad de maltratado o de abandono. Además de ver señales de maltrato físico o de abandono, un médico puede sospechar cuando:

  • La lesión no es común o no es probable que sea un accidente, especialmente por la edad del niño.
  • Los padres o los cuidadores no tienen una buena explicación, o la explicación cambia.
  • Los padres o los cuidadores dicen que nadie vio cómo ocurrió la lesión.
  • La historia clínica muestra que ya habían ocurrido lesiones similares o patrones de abandono en el pasado.
  • Los padres o cuidadores postergan llevar el niño al médico sin una buena razón.
  • El médico encuentra señales de abuso sexual.

Si la policía o los médicos piensan que es necesario, pueden examinarse y hacerse radiografías a otros niños bajo cuidado de la misma persona.

Pruebas comunes

Las pruebas que se usan con frecuencia para ayudar a confirmar o a descartar un caso de sospecha de maltrato o abandono incluyen:

Otras pruebas

Otros exámenes y pruebas dependen del problema médico específico que se sospeche u observe. Por ejemplo:

  • Pueden solicitarse pruebas psicológicas para algunos niños.
  • Pueden hacerse análisis de infecciones de transmisión sexual a víctimas en casos de sospecha de abuso sexual.

Seguimiento de las lesiones de un niño

La información sobre las lesiones de un niño se registran detalladamente. Un informe detallado de las lesiones va al registro de salud permanente del niño.

Este registro suele incluir fotografías y dibujos de las lesiones.

También se toman y registran medidas, como peso, estatura y circunferencia de la cabeza para ayudar a establecer una referencia del patrón del crecimiento del niño. El registro de estas medidas en cartillas de crecimiento puede ayudar a identificar un retraso en el crecimiento que, a veces, está relacionado con el abandono.

Generalidades del tratamiento

El tratamiento oportuno le da a un niño maltratado o abandonado las mejores oportunidades de recuperación.

Tratamiento para el niño

El primer paso es ofrecer un entorno seguro para evitar más daños. Mientras más pronto ocurra esto, mejores son las probabilidades para una recuperación física y emocional del niño. Esto incluye separar al niño, así como a otros niños que vivan en el hogar, de la persona que se sospecha de maltrato.

Toda lesión física se tratará en un hospital o en el consultorio de un médico, dependiendo de lo grave que sea.

Siempre se recomienda asesoramiento psicológico para niños maltratados o abandonados. Suele concentrarse en:

  • Cómo se sienten con respecto a sí mismos.
  • Sus experiencias anteriores.
  • Temores e inquietudes que pueden tener sobre el presente y el futuro.

Para niños muy pequeños, el asesoramiento puede incluir terapia del juego.

Tratamiento para los padres o cuidadores

Los padres o cuidadores que han maltratado o abandonado a un niño también necesitan tratamiento. El tipo de tratamiento depende del maltrato específico que ha ocurrido.

Algunas personas tienen que aprender más sobre cómo criar niños y ocuparse de ellos. Otras podrían necesitar tratamiento para otros problemas graves, como:

A veces, los padres que han perdido la custodia de sus hijos pueden recuperarla. Depende de lo grave que haya sido el maltrato o el abandono y cuánto se hayan dado cuenta de sus problemas y de cómo prevenirlos.

En casos graves, el padre (o madre) puede ver al hijo solamente cuando alguien más está presente. A veces, un juez termina permanentemente la relación padre-hijo.

Prevención

Todos pueden ayudar a prevenir el maltrato y abandono de menores demostrando interés por los niños y su bienestar.

Consejos de prevención para padres y cuidadores

Consejos de prevención para todos

  • Conozca a los niños de su vecindario. Aprenda sus nombres y muéstreles que usted se preocupa al saludarlos con la mano o al preguntarles cómo les va en el hogar y en la escuela.
  • Dé un descanso a los padres. Ayude a un amigo, vecino o pariente que se siente abrumado por el cuidado de su hijo y por otras razones.
  • Aprenda las señales de maltrato y abandono de menores.
  • Aliente a su comunidad a ofrecer servicios para ayudar a familias que se hallan en riesgo de maltrato o de abandono.
  • Ofrézcase como voluntario en programas contra el maltrato de menores.

Cómo se denuncia el maltrato de menores

Leyes sobre la denuncia de maltrato

La ley exige que ciertas personas, como médicos, trabajadores sociales y maestros, denuncien casos posibles de maltrato y abandono de un menor. Generalmente, se hace la denuncia en la policía o en las agencias de bienestar o de protección de menores. En algunas zonas, la ley exige que todos los ciudadanos denuncien casos posibles de maltrato o abandono.

La policía y los trabajadores de bienestar de menores investigan la denuncia. Si el gobierno cree que se ha cometido un delito, se entabla un juicio contra el responsable sospechoso y, si se lo halla culpable, se lo condena.

A veces, los investigadores no pueden encontrar evidencia suficiente para imputar a alguien de un delito. En este caso, es posible que se remita a los padres o a los cuidadores a servicios sociales para reducir el riesgo de maltrato o abandono del niño.

Cómo saber cuándo llamar a la policía

Si sospecha que un niño es maltratado o abandonado, o corre el riesgo de ser maltratado o abandonado, es importante que actúe. La mayoría de los niños maltratados no pueden ayudarse a sí mismos.

Muchas personas no saben qué hacer sobre un posible caso de maltrato, porque:

  • No están seguras acerca de lo que se considera maltrato y abandono.
  • Temen causarle un daño mayor al niño.
  • Les preocupa la posibilidad de acusar erróneamente a un padre o madre o a un cuidador.
  • Tienen miedo de que el responsable del maltrato les haga daño o los acose.
  • Les preocupa que los demanden judicialmente.

Tenga en cuenta que al denunciar sus sospechas, es posible que prevenga que un niño sea gravemente herido o asesinado o que tenga problemas emocionales de por vida. Puede denunciar en forma anónima. Si decide dar su nombre, se mantendrá su confidencialidad.

Asimismo, nadie puede demandarlo con éxito si usted hace una denuncia de buena fe.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

Kempe Foundation for the Prevention and Treatment of Child Abuse and Neglect
Dirección del sitio web: www.kempe.org

Referencias

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2007, reaffirmed 2011). Maltreatment of children with disabilities. Pediatrics, 119(5): 1018–1025. Also available online: http://pediatrics.aappublications.org/content/119/5/1018.full.
  • American Academy of Pediatrics (2007, reaffirmed 2012). Evaluation of suspected child physical abuse. Pediatrics, 119(6): 1232–1241. Also available online: http://pediatrics.aappublications.org/content/119/6/1232.full.
  • Chiesa A, Sirotnak AP (2012). Child abuse and neglect. In WW Hay et al., eds., Current Diagnosis and Treatment: Pediatrics, 21st ed., pp. 223–230. New York: McGraw-Hill.
  • Dubowitz H, Lane WG (2011). Abused and neglected children. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 135–142. Philadelphia: Saunders.
  • Dubowitz H, Lane WG (2011). Sexual abuse. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 142–146. Philadelphia: Saunders.
  • Leventhal JM, Asnes AG (2011). Child maltreatment: Neglect to abuse. In CD Rudolph et al., eds., Rudolph's Pediatrics, 22nd ed., pp. 137–143. New York: McGraw-Hill.
  • Ludwig S, Rostain A (2009). Family function and dysfunction. In WB Carey et al., eds., Developmental-Behavioral Pediatrics, 4th ed., pp. 103–117. Philadelphia: Saunders Elsevier.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
John Pope, MD - Pediatría
Última revisión 7 diciembre, 2012

Última revisión: 7 diciembre, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.