Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Enfermedad cardíaca y ataque cerebral en mujeres: Cómo reducir su riesgo

Generalidades del tema

La enfermedad cardíaca y el ataque cerebral son causas principales de muerte en las mujeres en todo el mundo. Más mujeres mueren de enfermedad cardíaca que de la combinación de cáncer, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedad de Alzheimer y accidentes. Más mujeres que hombres mueren de ataques cerebrales todos los años.

Pero las mujeres de todas las edades pueden ayudar a reducir su riesgo de enfermedad cardíaca, ataque cardíaco y ataque cerebral.

¿Cuál es la causa de la enfermedad cardíaca y del ataque cerebral?

Un proceso conocido como endurecimiento de las arterias, o aterosclerosis, puede causar enfermedad cardíaca, un ataque cardíaco o un ataque cerebral.

La aterosclerosis hace que se acumulen depósitos de grasa llamados placa en el interior de los vasos sanguíneos llamados arterias. Las arterias transportan sangre rica en oxígeno por todo el cuerpo. La placa puede limitar el flujo de sangre en las arterias.

Enfermedad cardíaca. Cuando la placa se acumula en las arterias coronarias, esto se conoce como enfermedad cardíaca o enfermedad de las arterias coronarias. El corazón no recibe la sangre que necesita para funcionar bien. Con el tiempo, esto puede hacer que el corazón se debilite o se dañe. Si el flujo de sangre se bloquea, puede provocar un ataque cardíaco.

Ataque cerebral. La placa también puede acumularse en las arterias del cuello que llegan hasta el cerebro. La placa en estas arterias, llamadas arterias carótidas, puede limitar el flujo de sangre al cerebro. Si el flujo de sangre se bloquea, puede provocar un ataque cerebral isquémico o un accidente isquémico transitorio (TIA, por sus siglas en inglés). Otro tipo de ataque cerebral se conoce como ataque cerebral hemorrágico. Este tipo de ataque cerebral ocurre cuando una arteria del cerebro tiene una fuga o se rompe. Esto provoca sangrado dentro del cerebro o cerca de la superficie del cerebro.

Las mujeres tienen características singulares. La enfermedad cardíaca parece ocurrir de forma algo diferente en las mujeres en comparación a como ocurre con los hombres. Por ejemplo, la placa podría acumularse de forma diferente en las arterias de una mujer, de manera que el médico no puede ver una obstrucción durante una prueba de cateterismo cardíaco. Los investigadores están tratando de entender estas diferencias para ayudar a encontrar las mejores maneras de prevenir, diagnosticar y tratar a las mujeres que tienen enfermedad cardíaca.

¿Qué aumenta el riesgo de una mujer?

La mayoría de los factores de riesgo de enfermedad cardíaca y ataque cerebral son iguales en mujeres y en hombres. Estos incluyen el hábito de fumar, la diabetes, la presión arterial alta, el colesterol alto, la obesidad, la falta de ejercicio y los antecedentes familiares.

Pero las mujeres tienen otros factores que pueden elevar su riesgo. Estos incluyen problemas relacionados con el embarazo, así como medicamentos que pueden estar tomando, como píldoras anticonceptivas o terapia hormonal.

Menopausia. El riesgo de que una mujer padezca enfermedad cardíaca y ataque cerebral es más alto después de la menopausia. No se entiende por completo esta mayor probabilidad. Pero el colesterol, la presión arterial alta y la acumulación de grasa alrededor del abdomen —todos factores que elevan el riesgo de enfermedad cardíaca y ataque cerebral— también aumentan en esta época.

Terapia hormonal (HT, por sus siglas en inglés). Si usted tiene síntomas menopáusicos, como bochornos y sequedad vaginal, podría considerar terapia hormonal para aliviar sus síntomas. Dado que la menopausia y las hormonas están vinculadas con la salud de sus vasos sanguíneos, usted y su médico hablarán sobre su salud y de su riesgo de enfermedades cardíacas y ataque cerebral para asegurarse de que la terapia hormonal sea segura para usted. El riesgo de enfermedad cardíaca y de otros problemas de salud varía según cuándo comience la HT en la menopausia y por cuánto tiempo la tome. El uso de terapia hormonal a corto plazo al comienzo de la menopausia tiene menos riesgo que cuando se empieza más tarde en la menopausia. El riesgo también depende del tipo de HT que use (estrógeno o estrógeno más progestina).1

Píldoras anticonceptivas. El uso de píldoras anticonceptivas podría aumentar su riesgo si usted fuma y es mayor de 35 años, o si tiene antecedentes familiares de aterosclerosis o trastornos de la coagulación sanguínea. Las mujeres jóvenes y sanas que no fuman probablemente no aumentan su riesgo de enfermedad cardíaca y ataque cerebral cuando toman píldoras anticonceptivas de dosis baja.

Problemas relacionados con el embarazo. Los problemas durante el embarazo, como la diabetes gestacional y la preeclampsia, se han vinculado con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y ataque cerebral más tarde en la vida. Los expertos están estudiando si otros problemas relacionados con el embarazo están relacionados con la enfermedad cardíaca. Dígale a su médico sobre cualquier problema que haya tenido durante el embarazo.

Enfermedades inmunitarias. Algunas enfermedades relacionadas con la inmunidad, tales como el lupus y la artritis reumatoide, se han vinculado con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca en las mujeres.

¿Cómo determina el médico su riesgo?

Su médico puede determinar su riesgo de tener un ataque cardíaco o un ataque cerebral evaluando la cantidad de factores de riesgo que usted tiene. Su médico se fijará en cosas como su colesterol, su presión arterial y su edad y su raza.

Su médico podría usar una herramienta para calcular su riesgo de tener un ataque cardíaco o un ataque cerebral en los próximos 10 años. Hay varias herramientas que usan los médicos. Estas herramientas no son perfectas. Podrían indicar que su riesgo es más alto o más bajo de lo que realmente es. Pero estas herramientas les dan a usted y a su médico una buena idea de su riesgo.

Conocer su riesgo es solo el punto de partida para usted y su médico. Conocer su riesgo puede ayudarles a usted y a su médico a hablar acerca de si tiene que reducir su riesgo. Juntos, pueden decidir qué tratamiento es el mejor para usted.

¿Cómo puede usted reducir su riesgo?

Usted puede usar cambios saludables en su estilo de vida y medicamentos para reducir su riesgo de enfermedad cardíaca, ataque cardíaco y ataque cerebral. También puede considerar los riesgos y los beneficios de las píldoras anticonceptivas y la terapia hormonal cuando esté tratando de decidir si utilizarlas o no.

Estilo de vida saludable para el corazón

Un estilo de vida saludable para el corazón puede ayudar a reducir su riesgo de enfermedad cardíaca, ataque cardíaco y ataque cerebral. Y puede ayudarle a manejar otros problemas que aumentan su riesgo. Estos problemas incluyen presión arterial alta, colesterol alto y diabetes.

Los hábitos saludables para el corazón incluyen no fumar, ingerir alimentos saludables para el corazón, hacer ejercicio con regularidad y mantener un peso saludable.

Medicamentos

Para reducir su riesgo, usted podría tomar medicamentos además de hacer cambios saludables en su estilo de vida. Estos medicamentos incluyen:

  • Medicamentos para la diabetes.
  • Medicamentos para la presión arterial.
  • Medicamentos para el colesterol.
  • Aspirina. Es posible que su médico le sugiera que tome a diario una aspirina de dosis baja si los beneficios de la aspirina para prevenir un ataque cerebral son mayores que el riesgo de sangrado estomacal por el uso diario de aspirina. Pero el uso diario de aspirina de dosis baja no se recomienda en mujeres sanas que tienen bajo riesgo de ataque cerebral.2
  • Un anticoagulante, para disminuir su riesgo de ataque cerebral si usted tiene fibrilación auricular.

La anticoncepción y la terapia hormonal

  • Hable con su médico sobre qué tipo de método anticonceptivo es adecuado para usted. Las mujeres jóvenes y sanas que no fuman probablemente no aumenten su riesgo de enfermedad cardíaca cuando toman píldoras anticonceptivas de dosis baja. Pero es más probable que las píldoras anticonceptivas aumenten el riesgo para la mujer si es mayor de 35 años y fuma cigarrillos.
  • Hable con su médico acerca de su riesgo con la terapia hormonal. Si necesita alivio para los síntomas de la menopausia, la terapia hormonal es una opción que puede tener en cuenta. Pero existen otros tipos de tratamiento para problemas como los bochornos y problemas del sueño.

¿Cuáles son los síntomas del ataque al corazón y del ataque cerebral?

Conocer los síntomas de un ataque al corazón y de un ataque cerebral puede ayudar a salvar vidas.

No espere si cree que está teniendo un ataque al corazón o un ataque cerebral. Conseguir ayuda rápidamente puede salvarle la vida. Incluso si no está segura de si se trata de un ataque cardíaco o un ataque cerebral, llame para conseguir ayuda.

Las mujeres tienden más que los hombres a retrasar la búsqueda de ayuda para un posible ataque cardíaco. Las mujeres se demoran por muchas razones, como no estar seguras de que sea un ataque al corazón o no querer molestar a los demás. Pero es mejor prevenir que lamentar.

Síntomas de ataque cardíaco

Llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato si tiene síntomas de un ataque cardíaco. Estos incluyen:

  • Dolor, presión o una sensación extraña en el pecho.
  • Sudoración.
  • Falta de aire.
  • Náuseas o vómito.
  • Dolor, presión o una sensación extraña en la espalda, el cuello, la mandíbula, la parte superior del abdomen, o en uno o ambos hombros o brazos.
  • Aturdimiento o debilidad repentina.
  • Latidos cardíacos rápidos o irregulares.

Después de llamar al 911, puede que el operador le diga que mastique 1 aspirina de adulto o de 2 a 4 aspirinas de dosis baja. Espere la ambulancia. No trate de conducir usted misma.

Tanto en hombres como en mujeres, el síntoma más común es el dolor o la presión en el pecho. Pero las mujeres tienen una probabilidad algo mayor que los hombres de tener otros síntomas como falta de aire, náuseas o dolor o presión en otras partes del cuerpo.

Síntomas de ataque cerebral

Llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato si tiene señales de un ataque cerebral. Estas incluyen:

  • Entumecimiento, hormigueo, debilidad o falta de movimiento repentinos en la cara, el brazo o la pierna, en particular si ocurre solo en un lado del cuerpo.
  • Cambios repentinos de la vista.
  • Dificultad repentina para hablar.
  • Confusión o dificultad repentinas para comprender frases sencillas.
  • Problemas repentinos para caminar o para mantener el equilibrio.
  • Un dolor de cabeza repentino y grave diferente de otros dolores de cabeza anteriores.

Las señales de un accidente isquémico transitorio (TIA, por sus siglas en inglés) son similares a las de un ataque cerebral. Pero los síntomas de un TIA suelen desaparecer al cabo de 10 a 20 minutos, aunque pueden durar más tiempo. No hay forma de saber si los síntomas están siendo causados por un ataque cerebral o un TIA, así que no espere. Llame para obtener ayuda de inmediato.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Heart Association (AHA)
www.heart.org
Women's Heart Foundation
www.womensheart.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. North American Menopause Society (2012). The 2012 hormone therapy position statement of the North American Menopause Society. Menopause, 19(3): 257–271. Also available online: http://www.menopause.org/PSht12.pdf.
  2. U.S. Preventive Services Task Force (2009). Aspirin for the prevention of cardiovascular disease. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspsasmi.htm.

Otras obras consultadas

  • Bushnell C, et al. (2014). Guidelines for the prevention of stroke in women: A statement for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke, published online February 6, 2014. DOI: 10.1161/01.str.0000442009.06663.48. Accessed February 20, 2014.
  • Charney P (2011). Women and coronary artery disease. In V Fuster et al., eds., Hurst's The Heart, 13th ed., vol. 2, pp. 2226–2240. New York: McGraw-Hill.
  • Hsia J, Manson JE (2007). Women and heart disease. In EJ Topol, ed., Textbook of Cardiovascular Medicine, 3rd ed., pp. 553–560. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Mosca L, et al. (2011). Effectiveness-based guidelines for the prevention of cardiovascular disease in women 2011 update: A guideline from the American Heart Association. Circulation, 123(11): 1243–1262.
  • Newby LK, Douglas PS (2012). Cardiovascular disease in women. In RO Bonow et al., eds., Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine, 9th ed., vol. 2, pp. 1757–1767. Philadelphia: Saunders.
  • North American Menopause Society (2012). The 2012 hormone therapy position statement of the North American Menopause Society. Menopause, 19(3): 257–271. Also available online: http://www.menopause.org/PSht12.pdf.
  • U.S. Preventive Services Task Force (2009). Aspirin for the prevention of cardiovascular disease. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspsasmi.htm.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Rakesh K. Pai, MD, FACC - Cardiología, Electrofisiologia
Revisor médico especializado Robert A. Kloner, MD, PhD - Cardiología

Revisado20 junio, 2014

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.