Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Crup: Cómo manejar un ataque de crup

Introducción

Usar técnicas para ayudar a su hijo a controlar los síntomas de crup puede ayudar a prevenir la necesidad de consultar a un médico en una clínica o en una sala de urgencias. Estas técnicas se centran en mantener abiertas las vías respiratorias de su hijo para facilitarle la respiración.

  • Manténgase en calma y tranquilice a su hijo. La ansiedad y el pánico pueden empeorar los síntomas.
  • Reconozca que los síntomas, a menudo, suenan y parecen peores de lo que realmente son.
  • Use humedad.

Regrese al tema:

Cómo

Por lo general, un ataque de crup puede manejarse en el hogar. Para ayudar a manejar el episodio de crup de su hijo:

  • Mantenga la calma. Un episodio grave de tos y de dificultad para respirar a causa de un ataque de crup puede ser perturbador o atemorizante. Pero, por lo general, no es tan grave como suena. Mantener la calma ayudará a darle tranquilidad a su hijo y podría prevenir que los síntomas empeoren.
  • Use técnicas que tranquilicen y que reconforten a su hijo. Si su hijo está disgustado y ansioso, los síntomas de crup podrían empeorar. Por ejemplo, llorar puede dificultar más la respiración. Reconforte a su hijo cargándolo en brazos o meciéndolo. También podría distraer a su hijo leyéndole un libro, armando un rompecabezas o mirando televisión.
  • Humidifique el aire. Si tiene un humidificador, sostenga a su hijo y deje que el vapor se dirija directamente a la cara. También puede ir con su hijo al baño, cerrar la puerta y abrir todos los grifos de agua caliente para generar un ambiente húmedo y con vapor. Deje que respire el aire húmedo durante varios minutos.
  • Lleve a su hijo al aire libre. Con frecuencia, la exposición al aire frío del exterior ayuda a abrir las vías respiratorias del niño y reduce la tos y la dificultad para respirar a causa de un ataque de crup. Asegúrese de que su hijo esté abrigado en forma adecuada antes de salir.

Si los síntomas mejoran con estos métodos, lleve a su hijo nuevamente a la cama con el humidificador cerca. No fume, especialmente en el hogar. Si el episodio ocurre durante la mitad de la noche, es buena idea dormir en la habitación de su hijo o cerca de ella hasta la mañana.

Es importante mantener a su niño bien hidratado. Ofrézcale agua, bebidas sin cafeína, helados de agua (como Popsicles) o bebidas con hielo picado varias veces cada hora.

Su hijo podría tener ataques recurrentes durante toda la noche. Siempre que los síntomas mejoren con estos métodos, aunque sea brevemente, su hijo debería sentirse mejor en forma gradual y es probable que no necesite atención médica inmediata.

Pero si en algún momento su hijo tiene dificultad seria para respirar, llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato.

Créditos

Por El personal de Healthwise
John Pope, MD - Pediatría
Thomas Emmett Francoeur, MD, MDCM, CSPQ, FRCPC - Pediatría
Última revisión 29 mayo, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.