Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Kernícterus

Generalidades

¿Qué es el kernícterus?

El kernícterus es un tipo de daño cerebral muy poco frecuente que se da en un recién nacido con ictericia grave. Esto sucede cuando una sustancia que transporta la sangre, llamada bilirrubina, se acumula a niveles muy altos y se propaga a los tejidos del cerebro. Esto causa un daño cerebral permanente.

El kernícterus podría prevenirse tratando la ictericia en forma temprana, antes de que sea grave.

¿Cuál es la causa del kernícterus?

El kernícterus es causado por un alto nivel de bilirrubina en la sangre del bebé. Si se deja sin tratar, la bilirrubina puede propagarse después al cerebro, donde causa un daño a largo plazo.

Una acumulación de bilirrubina a un bajo nivel es normal. Esto se llama ictericia leve y le da al recién nacido un tinte ligeramente amarillento en la piel y a veces en los ojos.

Normalmente, el exceso de bilirrubina se elimina del torrente sanguíneo a través del hígado y de los riñones, y sale del cuerpo en la orina y las heces. Durante el embarazo, el cuerpo de la madre elimina el exceso de bilirrubina en lugar de que lo haga el bebé. Después del nacimiento, el hígado del recién nacido tarda algunos días en acostumbrarse a eliminar bien la bilirrubina de la sangre. Si usted alimenta a su bebé cada 2 a 3 horas, la ictericia leve por lo general desaparecerá sola después de algunos días. Pero si su bebé tiene alguna señal de ictericia, usted y su médico necesitarán vigilarlo de cerca.

Si la ictericia empeora y no se trata, la bilirrubina en la sangre puede acumularse a un alto nivel. Cuando esto sucede, el kernícterus se convierte en una preocupación. Es posible que algunos bebés tengan problemas de salud que hagan que tengan más probabilidades de que los niveles de bilirrubina aumenten a altos niveles. Por ejemplo, la enfermedad hemolítica, en la que el factor sanguíneo Rh de una madre no es compatible con el de su bebé, puede hacer que un bebé produzca más cantidad de bilirrubina que la normal. Las obstrucciones del intestino pueden hacer que sea más difícil para un bebé eliminar la bilirrubina.

¿Cuáles son los síntomas?

Hay más probabilidades de que el kernícterus haya empezado si un bebé tiene determinados síntomas, incluidos:

  • Somnolencia y letargo extremos. Esto significa que es difícil despertar a un bebé del sueño o que este no puede mantenerse despierto. Pero recuerde que los bebés recién nacidos duermen mucho. El letargo en un recién nacido es fácil de confundir con una conducta normal de un recién nacido. Un bebé con letargo no come bien, no responde al tacto o no se sobresalta por movimientos repentinos, y nunca parece despertarse por completo.
  • Un llanto muy agudo que no suena normal.
  • Tono muscular deficiente. El bebé podría parecer "caído" y débil. A veces, esto está acompañado de períodos en los que los músculos del bebé se flexionan de una manera que no es normal. El bebé podría estar rígido y arquear su espalda y su cabeza.
  • Fiebre que se da junto con alguno de estos otros síntomas.

El daño de por vida del kernícterus podría causar a largo plazo:

  • Problemas de movimiento. Un bebé podría desarrollar movimientos lentos y descontrolados o movimientos al azar, o sacudidas.
  • Pérdida de audición o sordera. Es posible que algunos bebés parezcan tener una audición normal, pero que desarrollen un problema al procesar los sonidos. Esto se llama neuropatía auditiva o falta de sincronía auditiva.
  • Problemas de aprendizaje y otras discapacidades del desarrollo.
  • Problemas para mover los ojos, especialmente para mirar hacia arriba.

El kernícterus podría causar tinciones en la parte externa (esmalte) de los dientes de leche de un niño (dientes primarios).

¿Cómo se diagnostica el kernícterus?

Es posible que su médico diagnostique kernícterus a través de un examen físico y del conocimiento de los antecedentes de síntomas de su hijo. También se realizan análisis de sangre para medir los niveles de bilirrubina de su bebé.

Una vez que un bebé ha tenido kernícterus, el daño cerebral ya ha sucedido. Por este motivo, es importante seguir y tratar la ictericia antes de que los niveles de bilirrubina aumenten demasiado.

¿Puede prevenirse el kernícterus?

Es posible que pueda ayudar a prevenir el kernícterus tomando conciencia de los síntomas de la ictericia y asegurándose de que su bebé se realice las pruebas y reciba tratamiento cuando sean necesarios.

  • Si su bebé todavía está internado y tiene señales de ictericia, su médico o enfermera podrían realizar una prueba de bilirrubina transcutánea. Colocarán suavemente un pequeño dispositivo en la piel de su bebé para verificar el nivel de bilirrubina. Un análisis de sangre también puede verificar el nivel de bilirrubina de su bebé. Un bebé con un nivel de bilirrubina que requiere tratamiento recibirá fototerapia. Por lo general, esta se brinda en el hospital. En casos muy leves, usted podría tratar a su bebé en el hogar usando las luces que el médico le da. No se alarme si su bebé debe recibir fototerapia; esto no significa que esté en peligro de tener un daño cerebral. Los médicos usan esta terapia para ayudar a prevenir que la bilirrubina alcance un nivel peligroso.
  • Alimente a su bebé al menos cada 2 o 3 horas por una o dos semanas. Esto ayuda a que la bilirrubina salga del cuerpo por la orina o las heces.
  • Programe una cita de control para el bebé antes de dejar el hospital. La ictericia suele ser peor alrededor del día 5, así que haga la visita durante los primeros 5 días después del nacimiento de su bebé. El médico revisará a su bebé para ver si tiene ictericia que sea preocupante.
  • Llame a su médico si usted cree que la piel del abdomen, de los brazos o de las piernas de su bebé se está volviendo amarillenta o si el color amarillento de la cara está empeorando. Además, fíjese si hay un color amarillento en la parte blanca de los ojos de su bebé. Consiga atención médica de inmediato si su bebé tiene ictericia y dificultades para despertarse, está muy molesto o no se alimenta bien.
  • Hable con su médico acerca de qué podría hacer que su bebé tenga más probabilidades de tener kernícterus, como:
    • Nacer antes de la fecha prevista (más de 2 semanas antes de la fecha probable de parto).
    • Tener ictericia en las primeras 24 horas después del nacimiento.
    • Tener problemas con la lactancia.
    • Tener moretones o sangrado en la cabeza a causa de un parto difícil.
    • Tener un hermano o una hermana mayor que haya recibido fototerapia para la ictericia.

¿Cómo se trata?

Un tratamiento rápido podría ayudar a prevenir futuros daños cerebrales. El tratamiento podría empezar con fototerapia y líquidos que se administran a través de una aguja que se coloca en una vena (reposición de líquido por vía intravenosa). A veces, a un bebé también se le podría colocar un tubo en la garganta o en el estómago para que se alimente con un tipo especial de fórmula. También se le realizará una prueba de tipo de sangre para que pueda recibir una transfusión de sangre con rapidez si es necesario. Es posible que reciba una transfusión de sangre para ayudar a eliminar el exceso de bilirrubina de la sangre del bebé.

El tratamiento a largo plazo para el daño cerebral dependerá de los problemas específicos de un niño. Los tratamientos típicos incluyen fisioterapia, terapia del habla y educación especial.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

Centers for Disease Control and Prevention (CDC): National Center on Birth Defects and Developmental Disabilities (NCBDDD)
Dirección del sitio web: www.cdc.gov/ncbddd

Referencias

Otras obras consultadas

  • Maheshwari A, Carlo WA (2011). Digestive system disorders. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 600–612. Philadelphia: Saunders.
  • Watchko JF (2012). Neonatal indirect hyperbilirubinemia and kernicterus. In CA Gleason, SU Devaskar, eds., Avery's Diseases of the Newborn, 9th ed., pp. 1123–1142. Philadelphia: Elsevier Saunders.

Créditos

Por El personal de Healthwise
John Pope, MD - Pediatría
Chuck Norlin, MD - Pediatría
Última revisión 11 mayo, 2012

Última revisión: 11 mayo, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.