Miocardiopatía hipertrófica

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

El corazón

¿Qué es la miocardiopatía hipertrófica?

La miocardiopatía hipertrófica se presenta cuando el músculo cardíaco se vuelve demasiado grueso, de manera que el corazón aumenta de tamaño y sus cavidades se vuelven más pequeñas. Muchas personas no tienen síntomas y viven una vida normal con pocos problemas. Pero en el caso de algunas personas con esta afección:

  • El corazón no recibe suficiente sangre y oxígeno, lo cual puede causar dolor de pecho.
  • Pueden presentarse latidos cardíacos rápidos, lentos o irregulares (arritmia). En casos poco comunes, esto puede causar la muerte repentina.
  • El corazón no bombea sangre bien o no se relaja entre latidos como debería. En casos poco comunes, esto puede provocar insuficiencia cardíaca.

Las personas que hacen ejercicio intenso con frecuencia pueden tener cambios en su músculo cardíaco que se pueden confundir con la miocardiopatía hipertrófica. Esta afección se conoce como síndrome del corazón de atleta. Es inocuo. Cuando un atleta deja de entrenar, el corazón vuelve a su tamaño normal.

¿Qué causa la miocardiopatía hipertrófica?

Determinados genes hacen que el corazón aumente de tamaño más de lo que debería.

La miocardiopatía hipertrófica es la enfermedad genética del corazón más común. Esto significa que es hereditaria. Aproximadamente 1 de cada 500 adultos tiene esta afección.1

Usted corre el riesgo de tener miocardiopatía hipertrófica si uno de sus padres o un hermano o una hermana la tienen o murieron repentinamente a una edad temprana. Hable con su médico sobre hacerse pruebas.

¿Cuáles son los síntomas?

Es posible que usted no tenga ningún síntoma. O es posible que usted:

  • Se sienta cansado y le falte el aire cuando está activo.
  • Tenga dolor en el pecho. Podría tener una sensación de opresión y pesadez en el pecho. El dolor de pecho a menudo aparece al hacer ejercicio, cuando el corazón tiene que esforzarse más.
  • Se sienta mareado o a punto de desmayarse, con frecuencia después de haber hecho actividad.
  • Tenga una sensación de que el corazón late fuerte, en forma acelerada o irregular (palpitaciones).

Los latidos cardíacos rápidos o irregulares y los desmayos son señales de arritmia, la cual aumenta la probabilidad de morir repentinamente.

¿Cómo se diagnostica la miocardiopatía hipertrófica?

Su médico le hará un examen físico y le preguntará acerca de cualquier problema de salud que haya tenido y acerca de cualquier antecedente familiar de enfermedad cardíaca o de muerte temprana y repentina. Es posible que deba realizarse pruebas como:

Su médico podría referirlo a un médico especializado en problemas cardíacos (cardiólogo). El especialista puede evaluar su riesgo de muerte repentina en base a sus síntomas, salud anterior y antecedentes familiares. Las personas que tienen un alto riesgo necesitarán controles regulares. Es posible que usted no tenga que visitar a su médico con frecuencia si tiene un bajo riesgo de muerte repentina. Pero necesitará una revisión médica en cualquier momento en que sus síntomas cambien o empeoren.

¿Cómo se trata?

Muchas personas que tienen miocardiopatía hipertrófica no tienen síntomas y no necesitan tratamiento. Si usted en efecto tiene síntomas, su tratamiento dependerá de los síntomas que tenga y de si llega a tener insuficiencia cardíaca o un ritmo cardíaco anormal.

  • Tal vez tome medicamentos para tratar los síntomas como la falta de aire y el dolor de pecho.
  • Si llega a tener un problema grave del ritmo cardíaco como fibrilación auricular, es posible que deba tomar medicamentos para controlar su frecuencia o ritmo cardíacos y para prevenir la formación de coágulos de sangre. O podrían hacerle cardioversión, un choque eléctrico que revierte el corazón a su ritmo normal.
  • Si usted corre un alto riesgo de muerte repentina a causa de una arritmia, quizás necesite un desfibrilador cardioversor implantable (ICD, por sus siglas en inglés). Un ICD es un pequeño dispositivo similar a un marcapasos. Puede prevenir o detener los ritmos cardíacos peligrosos.
  • Si los medicamentos no funcionan y su corazón no bombea bien la sangre, es posible que le realicen un procedimiento para reducir el tamaño de la parte agrandada del corazón. La parte agrandada del corazón se puede extirpar con una operación llamada miectomía. O se puede destruir inyectando alcohol en la arteria que suministra sangre a esa parte del corazón. Este procedimiento se conoce como reducción septal no quirúrgica o ablación septal con alcohol.

¿Qué puede hacer en el hogar para la miocardiopatía hipertrófica?

  • Evite las actividades enérgicas y el ejercicio intenso. Su médico puede decirle qué nivel de ejercicio y qué tipos de actividades son seguros para usted.
  • Haga actividad a un nivel seguro para ayudar a mantener saludables su corazón y su cuerpo.
  • Si fuma, deje de hacerlo. Su médico puede informarle sobre medicamentos y asesoramiento para ayudarlo a dejar el hábito para siempre.
  • Beba abundante líquido (a menos que el médico le haya indicado que limite su consumo de líquidos).
  • Hágase controles con la frecuencia que su médico le recomiende.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI)
www.nhlbi.nih.gov
American Heart Association (AHA)
www.heart.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Ommen SR, et al. (2011). Hypertrophic cardiomyopathy. In V Fuster et al., eds., Hurst's The Heart, 13th ed., vol. 1, pp. 817–864. New York: McGraw-Hill.

Otras obras consultadas

  • Fifer MA, Vlahakes GJ (2008). Management of symptoms in hypertrophic cardiomyopathy. Circulation, 117(3): 429–439.
  • Gersh BJ, et al. (2011). 2011 ACCF/AHA guideline for the diagnosis and treatment of hypertrophic cardiomyopathy: A report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation, 124(24): e783–e831.
  • Ho CY (2012). Hypertrophic cardiomyopathy in 2012. Circulation, 125(11): 1432–1438.
  • Maron BJ (2012). Hypertrophic cardiomyopathy. In RO Bonow et al., eds., Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine, 9th ed., vol. 2, pp. 1582–1594. Philadelphia: Saunders.
  • McKenna WJ, Elliott PM (2007). Hypertrophic cardiomyopathy. In EJ Topol, ed., Textbook of Cardiovascular Medicine, 3rd ed., pp. 482–501. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Rakesh K. Pai, MD, FACC - Cardiología, Electrofisiologia

Revisado13 agosto, 2014