Generalidades del tema

¿Qué es la hemocromatosis?

La hemocromatosis ocurre cuando se acumula demasiado hierro en el organismo. El organismo necesita hierro para producir hemoglobina, la parte de la sangre que transporta oxígeno a todas las células. Pero cuando hay demasiado hierro, este puede dañar el hígado y el corazón y llevar a otras enfermedades, como diabetes y artritis.

La hemocromatosis puede tratarse para prevenir problemas graves. Pero sin tratamiento, con la hemocromatosis, el hierro se continuará acumulando en el organismo. Cuando los niveles de hierro son peligrosamente altos, puede haber daño de órganos y tejidos.

El tipo más común de hemocromatosis es hereditario. Pero las personas a veces la tienen por hacerse demasiadas transfusiones de sangre, tener ciertos problemas sanguíneos, enfermedad hepática o alcoholismo.

Los hombres tienen una probabilidad más alta de tener demasiado hierro acumulado que las mujeres. Las mujeres se deshacen del exceso de hierro por la sangre de sus ciclos menstruales y durante el embarazo.

¿Cuáles son los síntomas?

A menudo, los síntomas no aparecen hasta que una persona tiene 40 años o más. Esto es porque el excedente de hierro se acumula lentamente a lo largo de la vida de una persona. Y los síntomas aparecen después de que se acumula una cantidad determinada de hierro adicional.

Los síntomas iniciales son algo vagos o sutiles. De modo que esta enfermedad a veces se confunde con otra afección. Los primeros síntomas incluyen:

  • Cansancio.
  • Debilidad.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Pérdida de peso.
  • Micción más frecuente.

¿Cómo se diagnostica la hemocromatosis?

Su médico le hará un examen físico y le preguntará sobre sus antecedentes de salud. Si el médico sospecha que tiene hemocromatosis, le hará análisis de sangre para ver si tiene demasiado hierro en el organismo.

La mayor parte del tiempo la hemocromatosis está causada por un gen que es hereditario. Es un trastorno autosómico recesivo que puede ser transmitido de padres a hijos. La hemocromatosis puede detectarse temprano con un análisis de sangre. Si tiene esta enfermedad, tal vez quiera que sus hijos se hagan un análisis para ver si la tienen. Es posible que otros familiares también quieran hacerse una prueba de detección. Hablar con un asesor genético le ayudará a decidir si hacerse una prueba genética es una buena idea para usted y su familia.

La mayoría de los expertos médicos no piensan que es útil hacer pruebas de detección de hemocromatosis en la población en general a través de análisis de sangre o de pruebas genéticas porque la hemocromatosis se da con poca frecuencia. El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE. UU. (U.S. Preventive Services Task Force o USPSTF, por sus siglas en inglés) no recomienda pruebas de detección genéticas de hemocromatosis en la población general.1 La población general incluye individuos que no tienen síntomas de hemocromatosis y que no tienen un padre, hermano, hermana o hijo con la enfermedad.

¿Cómo se trata?

El tratamiento para la hemocromatosis incluye:

  • Flebotomía. Este es el tratamiento más común. Se parece a la donación de sangre y se hace a intervalos de tiempo regulares.
  • Terapia de quelación (también llamada medicamentos quelantes). Es un medicamento que ayuda a su cuerpo a deshacerse del exceso de hierro. Podría usarse en algunas personas que no pueden hacerse una flebotomía.

El tratamiento puede:

  • Eliminar el excedente de hierro de la sangre en forma segura y rápida.
  • Limitar el avance y las posibles complicaciones del trastorno.
  • Prevenir el daño de órganos, como en el hígado o el corazón.

La mayoría de las personas necesitarán tratamiento por el resto de sus vidas. Pero algunas personas podrían no necesitar más tratamiento si sus niveles de hierro regresan a lo normal y la hemocromatosis está claramente causada por otra enfermedad o por un tratamiento por otra enfermedad (como transfusiones de sangre).

¿Puede prevenirse la hemocromatosis?

Tener hemocromatosis en la familia no significa que automáticamente la vaya a tener. Si se entera de que ha heredado un gen que causa la hemocromatosis, eso significa que tiene más probabilidades de llegar a tener hemocromatosis. Su médico o un asesor genético puede ayudarle a entender los resultados de una prueba genética. Usted podría estar atento a los síntomas de modo que si llega a tener hemocromatosis, podrá conseguir tratamiento lo antes posible. Un tratamiento temprano puede revertir la mayoría de los síntomas y prevenir problemas futuros.

¿Cómo puede cuidarse en el hogar?

En su hogar, puede tomar medidas para asegurarse de no ingerir demasiado hierro a través de los alimentos o las bebidas.

  • Restrinja el alcohol o no beba. Si bebe alcohol, absorbe más hierro de los alimentos y eleva su riesgo de tener daño hepático (cirrosis).
  • No tome suplementos adicionales de vitamina C (más de 200 mg al día). La vitamina C adicional puede aumentar la cantidad de hierro que absorbe de la comida. Pero está bien comer y beber alimentos que naturalmente contienen vitamina C.
  • No tome suplementos nutricionales ni vitaminas que contengan hierro.
  • Si le hacen un tratamiento de flebotomía, pregúntele a su médico si debería cambiar los alimentos que come. Si necesita reducir la cantidad de hierro en su alimentación, puede comer menos carne roja y alimentos fortificados con hierro, como los cereales.
  • Beba té y café. Estas bebidas —el té más que el café— pueden hacer que su organismo absorba menos hierro de los alimentos que come. Tomar estas bebidas no reemplaza el tratamiento habitual.
  • No utilice batería de cocina de hierro. Los alimentos cocinados en ollas o sartenes de hierro pueden absorber algo del hierro.
  • No coma pescados ni mariscos crudos. Pueden contener una bacteria que es nociva para las personas que tienen hemocromatosis.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI)
www.nhlbi.nih.gov
Iron Disorders Institute
www.irondisorders.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. U.S. Preventive Services Task Force (2006). Screening for hemochromatosis. Available online: http://www.ahrq.gov/clinic/uspstf06/hemochromatosis/hemochrs.htm.

Otras obras consultadas

  • Bacon, BR et al. (2011). Diagnosis and management of hemochromatosis: 2011 practice guideline by the American Association for the Study of Liver Diseases. Hepatology, 54(1): 328–343.
  • Beutler E (2010). Disorders of iron metabolism. In K Kaushanksy et al., eds., Williams Hematology, 8th ed., pp. 565–606. New York: McGraw-Hill.
  • Edwards CQ (2004). Hemochromatosis. In JP Greer et al., eds., Wintrobe's Clinical Hematology, 11th ed., vol. 1, pp.1035–1055. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • National Human Genome Research Institute (2010). Learning about hereditary hemochromatosis. Available online: http://www.genome.gov/page.cfm?pageID=10001214.
  • Powell LW (2012). Hemochromatosis. In DL Longo et al., eds., Harrison's Principles of Internal Medicine, 18th ed., vol. 2, pp. 3162–3167. New York: McGraw-Hill.
  • Qaseem A, et al. (2005). Screening for hereditary hemochromatosis: A clinical practice guideline from the American College of Physicians. Annals of Internal Medicine, 143(7): 517–521.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Brian Leber, MDCM, FRCPC - Hematología

Revisado12 marzo, 2014