Valvuloplastia aórtica: Métodos mínimamente invasivos

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

La cirugía para reemplazar la válvula aórtica (valvuloplastia) suele ser una operación a corazón abierto. Pero un método mínimamente invasivo, en el que se utiliza cirugía o un procedimiento con catéter, puede ser una opción para algunas personas.

Cirugía mínimamente invasiva

En la cirugía convencional a corazón abierto, el cirujano hace una incisión en el pecho y luego separa las costillas para exponer el corazón. Este tipo de incisión se llama esternotomía.

En la cirugía cardíaca mínimamente invasiva, el cirujano hace una incisión más pequeña en el pecho. La válvula aórtica se encuentra cerca de la parte frontal del pecho. Los cirujanos han descubierto que la válvula aórtica se puede reemplazar con éxito a través de esta apertura más pequeña.

Los cirujanos pueden hacer esta cirugía mínimamente invasiva de diferentes maneras. Estas variaciones incluyen diferentes maneras de:

  • Suplantar la función del corazón por medio de una máquina de corazón-pulmón.
  • Proteger el corazón durante la cirugía.
  • Hacer una incisión en el pecho para acceder al corazón.

A pesar de estas variaciones, la técnica para reemplazar la válvula aórtica de cualquier otro modo es igual en la cirugía mínimamente invasiva que en la valvuloplastia convencional.

¿Cuáles son los potenciales beneficios de una valvuloplastia mínimamente invasiva?

La cirugía menos invasiva puede tener beneficios comparada con la cirugía convencional para reemplazar la válvula. Estos beneficios pueden incluir:

  • Un cicatriz más pequeña.
  • Menor pérdida de sangre durante la cirugía.
  • Menos dolor y una estancia hospitalaria más corta.
  • Menor riesgo de infección.

Valvuloplastia transcatéter

El reemplazo de la válvula aórtica transcatéter es una manera moderna de sustituir una válvula aórtica. Se realiza para tratar la estenosis de la válvula aórtica. No requiere cirugía a corazón abierto. Utiliza un tubo delgado y flexible llamado catéter. El catéter se inserta a través de una pequeña incisión en un vaso sanguíneo, normalmente en la ingle. El catéter se conduce a través de los vasos sanguíneos hasta el corazón. Una válvula artificial especialmente diseñada cabe dentro del catéter y se la traslada al interior de la válvula aórtica dañada. La válvula artificial se expande y funciona sustituyendo a la válvula aórtica.

Este procedimiento se realiza en un pequeño número de hospitales. No es adecuado para todas las personas. Podría hacerse en una persona a quien no se puede operar o en una persona que tiene un alto riesgo de problemas graves como consecuencia de una cirugía. Por ejemplo, podría ser una opción para usted si no está lo suficientemente sano como para someterse a una cirugía a corazón abierto.

A pesar de que este procedimiento es mínimamente invasivo, tiene riesgos graves, que incluyen ataque cerebral, daño al músculo cardíaco, bloqueo cardíaco, problemas renales y muerte. Todavía se desconocen los resultados a largo plazo de este procedimiento.

¿Debería considerar un método mínimamente invasivo?

El hecho de que uno de estos métodos sea adecuado para usted depende de muchos factores, que incluyen su salud y sus sentimientos personales.

Es probable que usted hable con su médico acerca de los potenciales beneficios y riesgos para usted. Sus sentimientos personales son tan importantes como la evidencia médica. Piense en lo que es más importante para usted en esta decisión, y hable sobre ello con su médico.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Holmes DR Jr, et al. (2012). 2012 ACCF/AATS/SCAI/STS Expert consensus document on transcatheter aortic valve replacement. Journal of the American College of Cardiology, 59(13): 1200–1254.
  • Nishimura RA, et al. (2014). 2014 AHA/ACC guideline for the management of patients with valvular heart disease: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation, published online March 3, 2014. DOI: 10.1161/CIR.0000000000000031. Accessed May 1, 2014.
  • Rosengart TK, et al. (2008). Percutaneous and minimally invasive valve procedures. A scientific statement from the American Heart Association Council on Cardiovascular Surgery and Anesthesia, Council on Clinical Cardiology, Functional Genomics and Translational Biology Interdisciplinary Working Group, and Quality of Care and Outcomes Research Interdisciplinary Working Group. Circulation, 117(13): 1750–1767.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Rakesh K. Pai, MD, FACC - Cardiología, Electrofisiologia
Revisor médico especializado David C. Stuesse, MD - Cirugía cardíaco y torácico

Revisado8 agosto, 2014