Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Obesidad: ¿Debería operarme para adelgazar?

Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Obesidad: ¿Debería operarme para adelgazar?

Obtenga los hechos

Sus opciones

  • Operarse para adelgazar.
  • No operarse para adelgazar.

Puntos clave para recordar

  • Tener mucho sobrepeso le hace a usted más propenso a tener problemas de salud graves, como enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2.
  • Operarse puede ser una opción si no ha podido bajar de peso siguiendo una dieta y haciendo ejercicio, y si:
    • Es un adulto con un IMC (índice de masa corporal) de 40 o mayor.
    • Es un adulto con un IMC de 35 o más y, además, tiene otro problema de salud relacionado con su peso, como la diabetes tipo 2 o la artritis.
  • En adolescentes, al igual que en adultos, estos procedimientos quirúrgicos no suelen recomendarse a menos que el IMC sea superior a 40 o que el menor tenga problemas de salud graves y un IMC superior a 35. Los niños de menos edad pueden no ser considerados para cirugía, salvo que su IMC sea todavía más alto. El médico de su hijo puede ayudarle a decidir si los riesgos de salud por obesidad grave superan los riesgos de la cirugía. La cirugía se considera solamente después de que se han realizado cambios para aumentar la actividad física, comer la cantidad adecuada de calorías y, posiblemente, utilizar medicamentos para bajar de peso, bajo la dirección de un médico.
  • La mayoría de las personas bajan por lo menos un tercio de su peso extra después de la cirugía. Algunas personas pierden casi todo su peso de más. El descenso de peso varía según el tipo de cirugía y de lo bien que sigan las personas las recomendaciones de cambios de estilo de vida, citas para chequeo y asesoramiento psicológico tal como se lo haya indicado el médico.
  • La cirugía para bajar de peso no es una cirugía estética. No va a eliminar el tejido graso. Y después de adelgazar mucho, es posible que tenga piel en exceso. Algunas personas eligen hacerse más cirugías para quitarse piel del abdomen, los muslos, la parte superior de los brazos o los senos.
  • Después de la cirugía, usted necesitará realizar grandes cambios de por vida en la forma en que come, que incluyen porciones más pequeñas y alimentos diferentes. También es importante hacer ejercicio regularmente para adelgazar y evitar volver a subir de peso. Algunas personas aumentan de peso pocos años después de la cirugía porque no pueden hacer estos cambios permanentes.
  • La cirugía para bajar de peso tiene sus riesgos, incluso el riesgo de morir. Necesita comparar los riesgos de vivir con mucho sobrepeso con los riesgos de la cirugía.
PMCs

¿Qué es la cirugía para la obesidad?

Las cirugías para bajar de peso usan estos procedimientos quirúrgicos: restrictivo y/o malabsortivo.

Los procedimientos restrictivos reducen el tamaño del estómago (limitando el tamaño y la cantidad de alimento que puede estar en el estómago). Los ejemplos de las cirugías restrictivas son:

  • Banda gástrica ajustable. Se coloca una banda alrededor de la parte superior del estómago, creando una bolsa. La banda es ajustable, de modo que el tamaño de la abertura entre la bolsa y el estómago se puede ajustar.
  • Manga gástrica. Se elimina más de la mitad de su estómago, dejando una fina funda o tubo que es aproximadamente del tamaño de una banana. Ya que se ha eliminado parte del estómago, esto no es reversible. A veces, este tipo de cirugía es la primera etapa de otra operación. Por ejemplo, si tiene que bajar mucho peso antes de una operación de cruce duodenal, la cirugía de manga gástrica puede ayudarle.

En los procedimientos malabsortivos, se sortea parte del intestino. Dado que, normalmente, los nutrientes se absorben en el intestino, al sortear una parte se reduce la cantidad que puede absorberse, lo cual puede hacer que se baje de peso.

Los procedimientos de combinación son tanto restrictivos como malabsortivos. Ejemplos incluyen:

  • Derivación gástrica en Y de Roux. Se utiliza una pequeña parte del estómago para crear una nueva bolsa del estómago, aproximadamente del tamaño de un huevo. El estómago más pequeño se conecta a la porción media del intestino delgado, saltándose el resto del estómago y la porción superior del intestino delgado. Esto reduce la cantidad de alimentos que puede comer a la vez. Al sortearse parte del intestino se reduce la cantidad de alimentos y nutrientes que se absorben. Esto lleva a bajar de peso.
  • Derivación biliopancreática. Una derivación biliopancreática cambia el proceso normal de la digestión al hacer más pequeño al estómago. Permite que los alimentos eludan parte del intestino delgado, por lo que se absorben menos calorías. Hay dos cirugías de derivación biliopancreática:
    • En una derivación biliopancreática, se elimina una parte del estómago. La parte restante del estómago se conecta a la parte inferior del intestino delgado. Los alimentos que ingiere entonces se saltan gran parte del intestino delgado, lo que conduce a menos calorías absorbidas y adelgazamiento.
    • En una derivación biliopancreática con cruce duodenal, una parte del estómago se elimina, pero el píloro permanece intacto. El píloro controla el drenaje de alimentos desde el estómago. El píloro se conecta a un segmento inferior del intestino. El duodeno se conecta a la parte inferior del intestino delgado. Los alimentos que ingiere entonces se saltan gran parte del intestino delgado, lo que conduce a menos calorías absorbidas y adelgazamiento.

La mayoría de las personas que se operan para adelgazar tienen entre 18 y 65 años. Pero la cirugía a menudo se hace en personas de más de 65 años. Y, a veces, se hace en personas menores de 18 años.

Dos maneras en que se hace la cirugía
  • Cirugía abierta. El cirujano realiza un gran corte en el abdomen.
  • Cirugía laparoscópica. El cirujano realiza varios cortes pequeños y usa instrumentos pequeños y una cámara para guiar la operación. Usted se recupera más rápido y es menos probable que tenga dolor o problemas después de la cirugía.

¿Cómo afectará la cirugía lo que usted come?

Después de la operación, usted necesitará realizar grandes cambios permanentes en la forma en que come:

  • Comidas pequeñas. Usted puede comer solo algunas onzas de alimentos por vez. Su nuevo estómago solo podrá alojar una pequeña cantidad de alimentos.
  • Coma despacio. Usted debe comer muy despacio y masticar la comida hasta que se haga una pasta. De lo contrario, es posible que vomite con frecuencia y tenga dolor.
  • Nada de líquidos con las comidas. No podrá beber durante 30 minutos antes de comer, durante su comida ni durante 30 minutos después de comer. No habrá espacio en su estómago para bebidas y alimentos sólidos. También deberá ser cuidadoso con el consumo de alcohol. Es posible que se emborrache con mucha más rapidez y, además, el alcohol puede causar úlceras en el estómago y/o en los intestinos.
  • Vitaminas. Tendrá que tomar vitaminas y suplementos, porque no recibirá una adecuada nutrición de las pequeñas cantidades de alimentos que come. Si le realizan cambios a los intestinos mediante la cirugía, su cuerpo no absorberá todos los nutrientes de los alimentos.
  • Evite los alimentos grasosos y azucarados. Es posible que tenga que evitar los alimentos que contengan azúcares simples, como las golosinas, los jugos, el helado, los condimentos y las sodas. Los azúcares simples pueden causar un problema que se llama síndrome de evacuación gástrica rápida. Esto se produce debido a que los alimentos pasan demasiado rápido por el estómago y los intestinos. Puede provocar temblores, sudoración, mareos, frecuencia cardíaca rápida y, a menudo, diarrea intensa. También puede causar dolor abdominal, retortijones y náuseas. El síndrome de evacuación rápida puede ocurrir después de la cirugía de derivación gástrica, pero es poco probable después de la cirugía de banda gástrica o de manga gástrica.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía?

Las personas que tienen mucho sobrepeso tienen más probabilidades que otras personas de tener problemas a causa de cualquier tipo de cirugía.

Después de cualquier cirugía para bajar de peso
  • Existe riesgo de muerte. Este riesgo es de cualquier cirugía.
  • Es posible que usted contraiga una infección en la zona donde se realizaron los cortes.
  • Puede formarse un coágulo de sangre y obstruir el flujo de sangre en el pulmón (embolia pulmonar).
  • Algunas personas tienen problemas después de la cirugía, como:
Después de una cirugía de derivación gástrica
  • Usted podría tener una deficiencia de vitamina B12, lo cual puede causar anemia.
  • La conexión entre el estómago y el intestino delgado se puede estrechar. Esto puede causar náuseas y vómito después de comer.
  • Usted puede tener úlceras.
  • Se le puede formar una hernia.
  • La parte del estómago que se sortea puede agrandarse. Esto causa hipo y abotagamiento.
  • Puede haber una filtración del estómago a la zona abdominal, que puede causar una infección que se llama peritonitis.
Después de la colocación de una banda gástrica ajustable
  • Es más probable que necesite otra operación para resolver complicaciones que con la cirugía de derivación gástrica. Por ejemplo, algunos pacientes necesitan una segunda operación porque la banda se desliza o se abre camino desde el exterior del estómago hacia el interior. Esta complicación se llama erosión.
  • Usted no bajará de peso tan rápido como lo haría con una derivación gástrica.

Otro riesgo de la cirugía es que, aunque ayuda a bajar de peso, después de algunos años podría subir de peso si no sigue los cambios en su alimentación y estilo de vida.

La cirugía para bajar de peso no es una cirugía estética. No va a eliminar el tejido graso. Y después de adelgazar mucho, es posible que tenga piel en exceso. Algunas personas eligen hacerse más cirugías para quitarse piel del abdomen, los muslos, la parte superior de los brazos o los senos.

¿Por qué podría recomendarle su médico que se opere?

Es posible que su médico le recomiende que se opere para bajar de peso si:

  • Su IMC es de al menos 40 (o su IMC es de al menos 35 y tiene otros problemas de salud relacionados con su peso, como diabetes tipo 2 que es difícil de controlar con dieta, ejercicio y medicamentos).
  • Ha tenido obesidad durante al menos 5 años.
  • Ha intentado bajar de peso durante al menos 6 meses siguiendo una dieta y haciendo ejercicio.
  • No abusa del alcohol.
  • No tiene depresión sin tratar ni otra enfermedad mental grave.

Compare sus opciones

Compare

¿Qué implica generalmente?









¿Cuáles son los beneficios?









¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?









Operarse para bajar de peso Operarse para bajar de peso
  • Durante la operación, usted está dormido.
  • Usted permanece en el hospital durante un día o más.
  • Regresa a las actividades normales en el término de 2 a 5 semanas.
  • La cirugía ayuda a la mayoría de la gente a bajar mucho de peso.
  • Si baja de peso, es menos probable que tenga problemas de salud relacionados con la obesidad. Y si ya tiene estos problemas de salud, algunos podrían mejorar. Entre los ejemplos se incluyen:
    • Enfermedad del corazón.
    • Diabetes tipo 2.
    • Presión arterial alta.
    • Niveles altos de colesterol y de triglicéridos.
    • Ataque cerebral.
    • Apnea del sueño.
  • Los problemas generales que pueden ocurrir después de la cirugía incluyen coágulos de sangre en los pulmones e infección.
  • Muchas personas tienen problemas nutricionales debido a lo poco que comen. Eso puede provocar anemia o debilidad en los huesos.
  • El aumento de peso en personas que no siguen los cambios en la alimentación y estilo de vida es mucho más probable.
  • Existe riesgo de muerte.
No operarse No operarse
  • Sigue tratando de adelgazar con una alimentación saludable y ejercicio.
  • Puede probar medicamentos recetados que le ayuden a bajar de peso.
  • Evita la cirugía y todos los riesgos.
  • Si no baja de peso, tiene más probabilidades de tener problemas de salud relacionados al sobrepeso, incluyendo enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales acerca de operarse para la obesidad

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

El peso nunca fue un problema para mí. Pero luego, tuve algunos problemas en la vida y comencé a aumentar de peso. Traté de bajar de peso, pero mis problemas continuaban interponiéndose. Consideré la posibilidad de la cirugía, pero pareció un último recurso. En cambio, estoy resolviendo mis problemas y pienso que puedo regresar a mi peso anterior con métodos menos drásticos.

Charlene, 52 años

Soy bastante joven, pero mi médico está preocupado por mi problema de peso. Supongo que mi IMC y mi talla de cintura me ponen en un alto riesgo de tener complicaciones, especialmente diabetes tipo 2. He probado con dieta y medicamentos, pero no he tenido suerte. Mi médico ahora está analizando conmigo la posibilidad de una derivación gástrica, y voy a intentarlo. Necesito bajar de peso y creo que puedo aceptar los efectos secundarios y los riesgos de la cirugía.

Mike, 35 años

Sé que soy obesa y que corro el riesgo de tener problemas de salud. Sin embargo, para mí, el riesgo de la cirugía y los efectos secundarios son tan malos como mi obesidad, especialmente a mi edad. Podría probar con dieta o medicamentos de nuevo, pero ¿quién sabe? Soy feliz como soy y llevo una buena vida. La cirugía podría empeorar las cosas. No es para mí.

Melissa, 60 años

Estoy cansado de estar gordo. He tenido problemas de peso desde que era niño y quiero algo diferente. Dietas, medicamentos, ejercicio... Los he probado todos. He estado hablando con mi médico acerca de la cirugía. Ambos creemos que reducir mi riesgo de problemas del corazón y sentirme mejor conmigo mismo justifican los riesgos de la cirugía. La cirugía parece eficaz, y pienso que si puedo empezar con eso, luego haré las cosas bien por mí mismo.

Frank, 48 años

¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos por los cuales elegir la cirugía para bajar de peso

Motivos por los cuales no elegir la cirugía para bajar de peso

He probado con dieta, ejercicio y medicamentos, y no han dado resultados.

Deseo seguir probando con dieta, ejercicio y medicamentos para bajar de peso.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mi peso me molesta tanto que estoy dispuesto a operarme, a pesar de que implique riesgos.

Mi peso no me molesta lo suficiente como para asumir los riesgos de una cirugía.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Confío en que puedo realizar cambios muy importantes en la dieta y en el ejercicio después de la cirugía.

No estoy seguro de poder manejar los cambios en la dieta y en el ejercicio que necesitaré hacer después de la cirugía.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

No me preocupa pagar esta cirugía.

No creo poder afrontar los costos de esta cirugía.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

Más importante
Igualmente importante
Más importante

¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Operarme

NO operarme

Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1.

Después de la cirugía para bajar de peso, podré comer cantidades normales de alimentos.

  • VerdaderoLo lamento, eso no es correcto. La cirugía hará que su estómago sea mucho más pequeño de lo normal, por lo cual usted deberá comer cantidades muy pequeñas de alimentos y prestar mucha atención a obtener las cantidades adecuadas de vitaminas y minerales.
  • FalsoCorrecto. La cirugía hará que su estómago sea mucho más pequeño de lo normal, por lo cual usted deberá comer cantidades muy pequeñas de alimentos y prestar mucha atención a obtener las cantidades adecuadas de vitaminas y minerales.
  • No estoy seguroEs posible que le ayude volver atrás y leer "Obtenga los hechos". Usted deberá comer cantidades muy pequeñas de alimentos después de la cirugía.
2.

Operarse para bajar de peso puede causar problemas, pero tener mucho sobrepeso también puede causar problemas de salud.

  • VerdaderoEso es correcto. La cirugía tiene riesgos, que incluyen riesgo de muerte. Pero tener mucho sobrepeso puede provocar problemas de salud graves, como enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2. Es necesario que usted compare los riesgos de tener obesidad con los riesgos de la cirugía.
  • FalsoLo lamento, eso es incorrecto. La cirugía tiene riesgos, que incluyen riesgo de muerte. Pero tener mucho sobrepeso puede provocar problemas de salud graves, como enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2. Es necesario que usted compare los diferentes riesgos.
  • No estoy seguroEs posible que le ayude volver atrás y leer "Obtenga los hechos". La cirugía tiene riesgos, que incluyen riesgo de muerte. Pero tener mucho sobrepeso puede provocar problemas de salud graves, como enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2. Es necesario que usted compare los riesgos.
3.

Es posible que la cirugía sea una opción para mí debido a que mi IMC es mayor de 40.

  • VerdaderoSí, eso es correcto. La cirugía es para las personas que pesan tanto que su salud corre peligro. Estas son personas cuyo IMC es de al menos 40, o de al menos 35 si ya tienen otros problemas de salud.
  • FalsoLa cirugía es para las personas que pesan tanto que su salud corre peligro. Estas son personas cuyo IMC es de al menos 40, o de al menos 35 si ya tienen otros problemas de salud.
  • No estoy seguroEs posible que le ayude volver atrás y leer "Obtenga los hechos". La cirugía es para las personas que pesan tanto que su salud corre peligro. Estas son personas cuyo IMC es de al menos 40, o de al menos 35 si ya tienen otros problemas de salud.

Decida cuál es el siguiente paso

1.

¿Entiende usted las opciones que tiene?

2.

¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3.

¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1.

¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro
3.

Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

Resumen

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.

Su decisión 

Pasos a seguir

Hacia qué se inclina

Qué tan seguro está

Sus comentarios

Su conocimiento de los hechos 

Conceptos clave que ha entendido

Conceptos clave que pueden necesitar revisión

Prepárese para actuar 

Opciones del paciente

Créditos

Credits
CréditosEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioE. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializadoAli Tavakkoli, MD, FRCSC - Cirugía general, Cirugía bariátrica
Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Obesidad: ¿Debería operarme para adelgazar?

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.
  1. Obtenga los hechos
  2. Compare sus opciones
  3. ¿Qué es lo que más le importa?
  4. ¿Hacia qué se inclina ahora?
  5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

1. Hechos

Sus opciones

  • Operarse para adelgazar.
  • No operarse para adelgazar.

Puntos clave para recordar

  • Tener mucho sobrepeso le hace a usted más propenso a tener problemas de salud graves, como enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2.
  • Operarse puede ser una opción si no ha podido bajar de peso siguiendo una dieta y haciendo ejercicio, y si:
    • Es un adulto con un IMC (índice de masa corporal) de 40 o mayor.
    • Es un adulto con un IMC de 35 o más y, además, tiene otro problema de salud relacionado con su peso, como la diabetes tipo 2 o la artritis.
  • En adolescentes, al igual que en adultos, estos procedimientos quirúrgicos no suelen recomendarse a menos que el IMC sea superior a 40 o que el menor tenga problemas de salud graves y un IMC superior a 35. Los niños de menos edad pueden no ser considerados para cirugía, salvo que su IMC sea todavía más alto. El médico de su hijo puede ayudarle a decidir si los riesgos de salud por obesidad grave superan los riesgos de la cirugía. La cirugía se considera solamente después de que se han realizado cambios para aumentar la actividad física, comer la cantidad adecuada de calorías y, posiblemente, utilizar medicamentos para bajar de peso, bajo la dirección de un médico.
  • La mayoría de las personas bajan por lo menos un tercio de su peso extra después de la cirugía. Algunas personas pierden casi todo su peso de más. El descenso de peso varía según el tipo de cirugía y de lo bien que sigan las personas las recomendaciones de cambios de estilo de vida, citas para chequeo y asesoramiento psicológico tal como se lo haya indicado el médico.
  • La cirugía para bajar de peso no es una cirugía estética. No va a eliminar el tejido graso. Y después de adelgazar mucho, es posible que tenga piel en exceso. Algunas personas eligen hacerse más cirugías para quitarse piel del abdomen, los muslos, la parte superior de los brazos o los senos.
  • Después de la cirugía, usted necesitará realizar grandes cambios de por vida en la forma en que come, que incluyen porciones más pequeñas y alimentos diferentes. También es importante hacer ejercicio regularmente para adelgazar y evitar volver a subir de peso. Algunas personas aumentan de peso pocos años después de la cirugía porque no pueden hacer estos cambios permanentes.
  • La cirugía para bajar de peso tiene sus riesgos, incluso el riesgo de morir. Necesita comparar los riesgos de vivir con mucho sobrepeso con los riesgos de la cirugía.
PMCs

¿Qué es la cirugía para la obesidad?

Las cirugías para bajar de peso usan estos procedimientos quirúrgicos: restrictivo y/o malabsortivo.

Los procedimientos restrictivos reducen el tamaño del estómago (limitando el tamaño y la cantidad de alimento que puede estar en el estómago). Los ejemplos de las cirugías restrictivas son:

  • Banda gástrica ajustable . Se coloca una banda alrededor de la parte superior del estómago, creando una bolsa. La banda es ajustable, de modo que el tamaño de la abertura entre la bolsa y el estómago se puede ajustar.
  • Manga gástrica. Se elimina más de la mitad de su estómago, dejando una fina funda o tubo que es aproximadamente del tamaño de una banana. Ya que se ha eliminado parte del estómago, esto no es reversible. A veces, este tipo de cirugía es la primera etapa de otra operación. Por ejemplo, si tiene que bajar mucho peso antes de una operación de cruce duodenal, la cirugía de manga gástrica puede ayudarle.

En los procedimientos malabsortivos, se sortea parte del intestino. Dado que, normalmente, los nutrientes se absorben en el intestino, al sortear una parte se reduce la cantidad que puede absorberse, lo cual puede hacer que se baje de peso.

Los procedimientos de combinación son tanto restrictivos como malabsortivos. Ejemplos incluyen:

  • Derivación gástrica en Y de Roux . Se utiliza una pequeña parte del estómago para crear una nueva bolsa del estómago, aproximadamente del tamaño de un huevo. El estómago más pequeño se conecta a la porción media del intestino delgado, saltándose el resto del estómago y la porción superior del intestino delgado. Esto reduce la cantidad de alimentos que puede comer a la vez. Al sortearse parte del intestino se reduce la cantidad de alimentos y nutrientes que se absorben. Esto lleva a bajar de peso.
  • Derivación biliopancreática. Una derivación biliopancreática cambia el proceso normal de la digestión al hacer más pequeño al estómago. Permite que los alimentos eludan parte del intestino delgado, por lo que se absorben menos calorías. Hay dos cirugías de derivación biliopancreática:
    • En una derivación biliopancreática , se elimina una parte del estómago. La parte restante del estómago se conecta a la parte inferior del intestino delgado. Los alimentos que ingiere entonces se saltan gran parte del intestino delgado, lo que conduce a menos calorías absorbidas y adelgazamiento.
    • En una derivación biliopancreática con cruce duodenal , una parte del estómago se elimina, pero el píloro permanece intacto. El píloro controla el drenaje de alimentos desde el estómago. El píloro se conecta a un segmento inferior del intestino. El duodeno se conecta a la parte inferior del intestino delgado. Los alimentos que ingiere entonces se saltan gran parte del intestino delgado, lo que conduce a menos calorías absorbidas y adelgazamiento.

La mayoría de las personas que se operan para adelgazar tienen entre 18 y 65 años. Pero la cirugía a menudo se hace en personas de más de 65 años. Y, a veces, se hace en personas menores de 18 años.

Dos maneras en que se hace la cirugía
  • Cirugía abierta. El cirujano realiza un gran corte en el abdomen.
  • Cirugía laparoscópica. El cirujano realiza varios cortes pequeños y usa instrumentos pequeños y una cámara para guiar la operación. Usted se recupera más rápido y es menos probable que tenga dolor o problemas después de la cirugía.

¿Cómo afectará la cirugía lo que usted come?

Después de la operación, usted necesitará realizar grandes cambios permanentes en la forma en que come:

  • Comidas pequeñas. Usted puede comer solo algunas onzas de alimentos por vez. Su nuevo estómago solo podrá alojar una pequeña cantidad de alimentos.
  • Coma despacio. Usted debe comer muy despacio y masticar la comida hasta que se haga una pasta. De lo contrario, es posible que vomite con frecuencia y tenga dolor.
  • Nada de líquidos con las comidas. No podrá beber durante 30 minutos antes de comer, durante su comida ni durante 30 minutos después de comer. No habrá espacio en su estómago para bebidas y alimentos sólidos. También deberá ser cuidadoso con el consumo de alcohol. Es posible que se emborrache con mucha más rapidez y, además, el alcohol puede causar úlceras en el estómago y/o en los intestinos.
  • Vitaminas. Tendrá que tomar vitaminas y suplementos, porque no recibirá una adecuada nutrición de las pequeñas cantidades de alimentos que come. Si le realizan cambios a los intestinos mediante la cirugía, su cuerpo no absorberá todos los nutrientes de los alimentos.
  • Evite los alimentos grasosos y azucarados. Es posible que tenga que evitar los alimentos que contengan azúcares simples, como las golosinas, los jugos, el helado, los condimentos y las sodas. Los azúcares simples pueden causar un problema que se llama síndrome de evacuación gástrica rápida. Esto se produce debido a que los alimentos pasan demasiado rápido por el estómago y los intestinos. Puede provocar temblores, sudoración, mareos, frecuencia cardíaca rápida y, a menudo, diarrea intensa. También puede causar dolor abdominal, retortijones y náuseas. El síndrome de evacuación rápida puede ocurrir después de la cirugía de derivación gástrica, pero es poco probable después de la cirugía de banda gástrica o de manga gástrica.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía?

Las personas que tienen mucho sobrepeso tienen más probabilidades que otras personas de tener problemas a causa de cualquier tipo de cirugía.

Después de cualquier cirugía para bajar de peso
  • Existe riesgo de muerte. Este riesgo es de cualquier cirugía.
  • Es posible que usted contraiga una infección en la zona donde se realizaron los cortes.
  • Puede formarse un coágulo de sangre y obstruir el flujo de sangre en el pulmón (embolia pulmonar).
  • Algunas personas tienen problemas después de la cirugía, como:
Después de una cirugía de derivación gástrica
  • Usted podría tener una deficiencia de vitamina B12, lo cual puede causar anemia.
  • La conexión entre el estómago y el intestino delgado se puede estrechar. Esto puede causar náuseas y vómito después de comer.
  • Usted puede tener úlceras.
  • Se le puede formar una hernia.
  • La parte del estómago que se sortea puede agrandarse. Esto causa hipo y abotagamiento.
  • Puede haber una filtración del estómago a la zona abdominal, que puede causar una infección que se llama peritonitis.
Después de la colocación de una banda gástrica ajustable
  • Es más probable que necesite otra operación para resolver complicaciones que con la cirugía de derivación gástrica. Por ejemplo, algunos pacientes necesitan una segunda operación porque la banda se desliza o se abre camino desde el exterior del estómago hacia el interior. Esta complicación se llama erosión.
  • Usted no bajará de peso tan rápido como lo haría con una derivación gástrica.

Otro riesgo de la cirugía es que, aunque ayuda a bajar de peso, después de algunos años podría subir de peso si no sigue los cambios en su alimentación y estilo de vida.

La cirugía para bajar de peso no es una cirugía estética. No va a eliminar el tejido graso. Y después de adelgazar mucho, es posible que tenga piel en exceso. Algunas personas eligen hacerse más cirugías para quitarse piel del abdomen, los muslos, la parte superior de los brazos o los senos.

¿Por qué podría recomendarle su médico que se opere?

Es posible que su médico le recomiende que se opere para bajar de peso si:

  • Su IMC es de al menos 40 (o su IMC es de al menos 35 y tiene otros problemas de salud relacionados con su peso, como diabetes tipo 2 que es difícil de controlar con dieta, ejercicio y medicamentos).
  • Ha tenido obesidad durante al menos 5 años.
  • Ha intentado bajar de peso durante al menos 6 meses siguiendo una dieta y haciendo ejercicio.
  • No abusa del alcohol.
  • No tiene depresión sin tratar ni otra enfermedad mental grave.

2. Compare sus opciones

  Operarse para bajar de peso No operarse
¿Qué implica generalmente?
  • Durante la operación, usted está dormido.
  • Usted permanece en el hospital durante un día o más.
  • Regresa a las actividades normales en el término de 2 a 5 semanas.
  • Sigue tratando de adelgazar con una alimentación saludable y ejercicio.
  • Puede probar medicamentos recetados que le ayuden a bajar de peso.
¿Cuáles son los beneficios?
  • La cirugía ayuda a la mayoría de la gente a bajar mucho de peso.
  • Si baja de peso, es menos probable que tenga problemas de salud relacionados con la obesidad. Y si ya tiene estos problemas de salud, algunos podrían mejorar. Entre los ejemplos se incluyen:
    • Enfermedad del corazón.
    • Diabetes tipo 2.
    • Presión arterial alta.
    • Niveles altos de colesterol y de triglicéridos.
    • Ataque cerebral.
    • Apnea del sueño.
  • Evita la cirugía y todos los riesgos.
¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?
  • Los problemas generales que pueden ocurrir después de la cirugía incluyen coágulos de sangre en los pulmones e infección.
  • Muchas personas tienen problemas nutricionales debido a lo poco que comen. Eso puede provocar anemia o debilidad en los huesos.
  • El aumento de peso en personas que no siguen los cambios en la alimentación y estilo de vida es mucho más probable.
  • Existe riesgo de muerte.
  • Si no baja de peso, tiene más probabilidades de tener problemas de salud relacionados al sobrepeso, incluyendo enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales acerca de operarse para la obesidad

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

"El peso nunca fue un problema para mí. Pero luego, tuve algunos problemas en la vida y comencé a aumentar de peso. Traté de bajar de peso, pero mis problemas continuaban interponiéndose. Consideré la posibilidad de la cirugía, pero pareció un último recurso. En cambio, estoy resolviendo mis problemas y pienso que puedo regresar a mi peso anterior con métodos menos drásticos."

— Charlene, 52 años

"Soy bastante joven, pero mi médico está preocupado por mi problema de peso. Supongo que mi IMC y mi talla de cintura me ponen en un alto riesgo de tener complicaciones, especialmente diabetes tipo 2. He probado con dieta y medicamentos, pero no he tenido suerte. Mi médico ahora está analizando conmigo la posibilidad de una derivación gástrica, y voy a intentarlo. Necesito bajar de peso y creo que puedo aceptar los efectos secundarios y los riesgos de la cirugía."

— Mike, 35 años

"Sé que soy obesa y que corro el riesgo de tener problemas de salud. Sin embargo, para mí, el riesgo de la cirugía y los efectos secundarios son tan malos como mi obesidad, especialmente a mi edad. Podría probar con dieta o medicamentos de nuevo, pero ¿quién sabe? Soy feliz como soy y llevo una buena vida. La cirugía podría empeorar las cosas. No es para mí."

— Melissa, 60 años

"Estoy cansado de estar gordo. He tenido problemas de peso desde que era niño y quiero algo diferente. Dietas, medicamentos, ejercicio... Los he probado todos. He estado hablando con mi médico acerca de la cirugía. Ambos creemos que reducir mi riesgo de problemas del corazón y sentirme mejor conmigo mismo justifican los riesgos de la cirugía. La cirugía parece eficaz, y pienso que si puedo empezar con eso, luego haré las cosas bien por mí mismo."

— Frank, 48 años

3. ¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos por los cuales elegir la cirugía para bajar de peso

Motivos por los cuales no elegir la cirugía para bajar de peso

He probado con dieta, ejercicio y medicamentos, y no han dado resultados.

Deseo seguir probando con dieta, ejercicio y medicamentos para bajar de peso.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mi peso me molesta tanto que estoy dispuesto a operarme, a pesar de que implique riesgos.

Mi peso no me molesta lo suficiente como para asumir los riesgos de una cirugía.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Confío en que puedo realizar cambios muy importantes en la dieta y en el ejercicio después de la cirugía.

No estoy seguro de poder manejar los cambios en la dieta y en el ejercicio que necesitaré hacer después de la cirugía.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

No me preocupa pagar esta cirugía.

No creo poder afrontar los costos de esta cirugía.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

  
       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

4. ¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Operarme

NO operarme

       
Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1. Después de la cirugía para bajar de peso, podré comer cantidades normales de alimentos.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Correcto. La cirugía hará que su estómago sea mucho más pequeño de lo normal, por lo cual usted deberá comer cantidades muy pequeñas de alimentos y prestar mucha atención a obtener las cantidades adecuadas de vitaminas y minerales.

2. Operarse para bajar de peso puede causar problemas, pero tener mucho sobrepeso también puede causar problemas de salud.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Eso es correcto. La cirugía tiene riesgos, que incluyen riesgo de muerte. Pero tener mucho sobrepeso puede provocar problemas de salud graves, como enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2. Es necesario que usted compare los riesgos de tener obesidad con los riesgos de la cirugía.

3. Es posible que la cirugía sea una opción para mí debido a que mi IMC es mayor de 40.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Sí, eso es correcto. La cirugía es para las personas que pesan tanto que su salud corre peligro. Estas son personas cuyo IMC es de al menos 40, o de al menos 35 si ya tienen otros problemas de salud.

Decida cuál es el siguiente paso

1. ¿Entiende usted las opciones que tiene?

2. ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3. ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

     
Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

2. Verifique lo que debe hacer antes de tomar esta decisión.

  • Estoy listo para actuar.
  • Yo quiero discutir las opciones con otras personas.
  • Yo quiero aprender más acerca de mis opciones.

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

 
Créditos
PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioE. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializadoAli Tavakkoli, MD, FRCSC - Cirugía general, Cirugía bariátrica

Nota: La "versión imprimible" del documento no contendrá toda la información disponible en el documento en línea; parte de la información (por ejemplo, referencias cruzadas a otros temas, definiciones o ilustraciones médicas) sólo está disponible en la versión en línea.

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.