Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Cáncer de próstata: ¿Debería someterme a radiación o a una cirugía para el cáncer de próstata localizado?

Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Cáncer de próstata: ¿Debería someterme a radiación o a una cirugía para el cáncer de próstata localizado?

Obtenga los hechos

Sus opciones

  • Recibir tratamiento de radiación.
  • Operarse para que le extirpen la próstata.

Este tema es para los hombres que han decidido tratarse el cáncer que no se ha propagado fuera de la próstata (cáncer localizado) y deben elegir entre la radiación y la cirugía.

Este tema no es para hombres que estén pensando elegir la vigilancia activa, la cual les permite esperar y ver si van a necesitar tratamiento. Tampoco es para cáncer de próstata que ha crecido o se ha propagado fuera de la próstata (cáncer avanzado o metastásico). Las opciones de tratamiento son diferentes para esa etapa del cáncer.

Puntos clave para recordar

  • Para muchos hombres, la radiación y la cirugía dan casi los mismos resultados en el tratamiento de cáncer de próstata localizado. Además, ambas tienen riesgos, como pérdida de control de la vejiga y problemas de erección.
  • Puede que un tratamiento sea mejor que el otro para usted debido a su edad, sus otros problemas de salud y la forma en que se siente sobre cada tratamiento. Usted y su médico pueden hablar sobre su situación.
  • Si una de sus mayores inquietudes es que el cáncer de próstata podría reaparecer después del tratamiento, quizás desee operarse. Durante la cirugía, su médico puede observar el cáncer y tomar muestras de tejido para analizar. Las pruebas ayudarán a su médico a decidir la probabilidad de que reaparezca su cáncer.
  • Durante los primeros 2 a 5 años después del tratamiento, la probabilidad de tener problemas de erección o de vejiga es más alta con la cirugía. Y la probabilidad de tener problemas intestinales, como necesidad urgente de evacuar, es más alta con la radiación. Pero a los 15 años, la probabilidad de problemas de erección, de vejiga o de intestinos es aproximadamente la misma con cualquiera de los dos tratamientos.1
  • Si ya tiene problemas de vejiga, de intestinos o de erección, el tratamiento de radiación puede ser mejor para usted. Hable con su médico sobre el tipo de tratamiento de radiación que pueda ser mejor para usted.
  • Los hombres tienen menos problemas causados por la cirugía de próstata cuando tienen un médico que ha realizado muchas de estas cirugías.
PMCs

¿Qué es el cáncer de próstata localizado?

El cáncer de próstata es el crecimiento anormal de células en la próstata. El cáncer de próstata localizado no se propaga fuera de la glándula. El cáncer de próstata no suele causar síntomas en sus etapas iniciales.

El cáncer de próstata es el cáncer más común en los hombres. La mayoría de los hombres que lo contraen tienen más de 65 años. Si su padre, hermano o hijo han tenido cáncer de próstata, su riesgo es mayor que el promedio.

Los hombres afroamericanos tienen mayores tasas de cáncer de próstata y de mortalidad a causa de esta enfermedad.

Aproximadamente 16 de cada 100 hombres en los Estados Unidos tendrán cáncer de próstata, pero solamente 3 morirán debido a esto. Eso quiere decir que alrededor de 97 de cada 100 hombres morirán de algo diferente al cáncer de próstata.2

A diferencia de muchos otros tipos de cáncer, el cáncer de próstata suele tener un crecimiento lento. Cuando el cáncer de próstata se detecta en forma temprana, antes de haberse propagado fuera de la glándula, es posible curarlo con radiación o cirugía.

El cáncer de próstata que ha crecido más allá de la próstata se llama cáncer de próstata avanzado. Las opciones de tratamiento son diferentes para esa etapa del cáncer.

¿Cuáles son los tratamientos para el cáncer de próstata localizado?

  • En la cirugía se extirpa la próstata y cualquier tejido cercano que pueda contener cáncer, incluidos los ganglios linfáticos. Esta cirugía se llama prostatectomía radical. Un médico puede realizarla como cirugía abierta realizando un corte, o incisión, en el abdomen o en la ingle. O puede hacer una cirugía laparoscópica colocando un tubo con luz, o endoscopio, y otros instrumentos quirúrgicos a través de cortes mucho más pequeños en el estómago o en la ingle. El médico puede verle la próstata y otros órganos con el endoscopio. Algunos médicos pueden llevar a cabo una cirugía asistida por robot. El cirujano controla los brazos robóticos que sostienen las herramientas y el endoscopio.
  • La radiación usa rayos X y otros tipos de radiación para destruir las células cancerosas. Puede hacerse con:
    • Radiación de haz externo, en la que una máquina dirige rayos de alta energía al cáncer.
    • Braquiterapia, en la que se inyectan pequeños gránulos de material radiactivo en el cáncer o cerca de este.
    • Ambos tipos de radiación.

Para muchos hombres, la radiación y la cirugía dan casi los mismos resultados en el tratamiento de cáncer de próstata localizado. Además, ambas tienen riesgos, como pérdida de control de la vejiga y problemas de erección.

Puede que un tratamiento sea mejor que el otro para usted debido a su edad, sus otros problemas de salud y la forma en que se siente sobre cada tratamiento. Usted y su médico pueden hablar de su situación.

Por lo general, los hombres menores de 70 años que se encuentran en buen estado de salud pueden recibir cualquier tratamiento. Pero si usted tiene 70 años o más, debe considerar cualquier otro problema de salud que tenga, como una enfermedad cardíaca. Podrían hacer que la cirugía sea demasiado riesgosa.

Tratamiento de seguimiento

Después de cualquier tratamiento, necesitará hacerse chequeos regulares. Probablemente se haga:

  • Exámenes físicos.
  • Pruebas de antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés).
  • Exámenes de tacto rectal.
  • Biopsias si es necesario.

¿Cuándo se usa cirugía para tratar el cáncer de próstata localizado?

Usted puede operarse si:

  • Tiene un buen estado de salud general y espera vivir al menos 10 años más.
  • Parece que todo el cáncer puede extraerse.
  • No tiene otros problemas de salud que se sumarían a los riesgos de una cirugía mayor.

Esta cirugía suele dar buenos resultados para tratar el cáncer que no se ha propagado más allá de la próstata. Estudios de seguimiento por 20 años después de la cirugía para cáncer de próstata localizado demostraron que más de 90 de cada 100 hombres murieron de algo diferente al cáncer de próstata. Esto quiere decir que menos de 10 de cada 100 hombres que tuvieron la cirugía murieron de cáncer de próstata.3

Algunos cirujanos especialmente capacitados en grandes centros médicos realizan cirugía laparoscópica asistida por robot. El cirujano controla los brazos robóticos que sostienen los instrumentos y el endoscopio. La tasa de problemas después de la cirugía laparoscópica es casi la misma que para la cirugía abierta.

Algunos estudios demuestran que lo bien que le vaya en la cirugía y la magnitud de sus efectos secundarios dependen más de la destreza del cirujano que de la clase de cirugía a la que se someta.2

¿Cuándo se usa radiación para tratar el cáncer de próstata localizado?

La radiación puede usarse:

  • Sola o junto con terapia hormonal.
  • Junto con cirugía.
  • Cuando tiene otros problemas de salud que hacen que la cirugía sea demasiado riesgosa.

La radiación y la cirugía parecen funcionar igual de bien para el cáncer de próstata localizado. Pero es posible que la radiación no se use en hombres jóvenes debido a inquietudes de que la próstata todavía está allí y podría tener cáncer nuevamente.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía?

Una prostatectomía radical tiene todos los riesgos de cualquier cirugía mayor, incluyendo:

  • Ataque al corazón.
  • Una obstrucción del flujo de sangre en una arteria en el pulmón (embolia pulmonar).
  • Sangrado.
  • Infección.
  • Reacciones a la anestesia o a otros medicamentos.

La prostatectomía también puede causar problemas de vejiga y problemas de erección. Cada vez con más frecuencia, esta cirugía se realiza de manera tal que puedan preservarse los nervios que controlan las erecciones.

  • Problemas de erección: La medida en que la cirugía afecte las erecciones de un hombre depende de su edad, su función sexual antes de la cirugía y la ubicación de su tumor. Alrededor de la mitad de los hombres que se hacen cirugía con preservación de nervios recuperan la mayoría de su función sexual.4
  • Problemas de vejiga: Los problemas de vejiga varían desde la necesidad de usar toallas sanitarias hasta el goteo de orina de vez en cuando durante actividades estresantes.

La cirugía también puede causar tejido cicatricial que puede estrechar la salida de la vejiga. O podrían lesionarse el recto o los uréteres.

Los estudios muestran que los hombres tienen menos efectos secundarios cuando esta cirugía es realizada por un médico que la haya realizado muchas veces.5

¿Cuáles son los riesgos del tratamiento de radiación?

El tratamiento de radiación para cáncer de próstata puede aumentar el riesgo de un hombre de tener otro cáncer más tarde en la vida, como cáncer de la vejiga o el recto.

Los efectos secundarios de la radiación son sobre todo problemas intestinales. Puede que la radiación no cause problemas de erección inmediatamente después del tratamiento. Pero con el tiempo, la mayoría de los hombres tienen problemas de erección.

La mayoría de los otros efectos secundarios suelen desaparecer después del tratamiento. Pero en algunos casos puede que duren. Otros efectos secundarios incluyen:4

  • Irritación del recto y necesidad urgente de evacuar las heces.
  • Inflamación de la vejiga y problemas para orinar.
  • Inflamación del intestino y diarrea.
  • Problemas para controlar la orina.
  • Dolor al orinar.

¿Por qué podría recomendarle su médico un tratamiento en lugar de otro?

Es posible que su médico le recomiende operarse si:

  • La cirugía puede extraer todo el cáncer.
  • Es joven y desea hacer todo lo que pueda para asegurarse de que el cáncer no reaparezca.
  • No tiene otros problemas de salud que se sumarían a los riesgos de una cirugía mayor.

Es posible que su médico le recomiende recibir radiación si usted:

  • Tiene problemas de salud que hacen que la cirugía sea demasiado riesgosa.
  • Ya tiene problemas de vejiga, de intestinos o de erección.

Compare sus opciones

Compare

¿Qué implica generalmente?









¿Cuáles son los beneficios?









¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?









Operarse Operarse
  • Durante la cirugía usted permanecerá dormido.
  • Permanecerá de 2 a 4 días en el hospital.
  • Por entre 1 y 3 semanas después de la cirugía, para drenar la orina, tendrá en la vejiga un tubo delgado y flexible llamado sonda.
  • Después de la cirugía, se le realizarán pruebas regulares y visitas médicas para averiguar de inmediato si el cáncer ha reaparecido.
  • La cirugía da tan buenos resultados como la radiación para tratar el cáncer que no se ha propagado fuera de la próstata.
  • El médico puede ver el tumor y tomar muestras de tejido para analizarlas. Esto puede ayudar a su médico a decidir la probabilidad de que reaparezca su cáncer.
  • Extraer la próstata hace que sea más fácil detectar futuros aumentos en los niveles de PSA y tratar el cáncer que reaparece.
  • El cáncer podría reaparecer.
  • Quizás tenga problemas para controlar su vejiga por algunos meses después de extraer la sonda.
  • La cirugía a menudo provoca problemas para controlar la vejiga (incontinencia urinaria) a largo plazo. Su gravedad varía desde un goteo de vez en cuando hasta la necesidad de usar toallas sanitarias para la incontinencia.
  • Muchos hombres tienen problemas de erección después de la cirugía.
  • La uretra o el recto se pueden lesionar.
  • Los riesgos de cualquier cirugía incluyen sangrado, infección, coágulos de sangre y problemas debidos a la anestesia.
Recibir radiación Recibir radiación
  • En la radiación de haz externo, la radiación se dirige al cáncer. El tratamiento suele hacerse cinco veces a la semana por entre 4 y 8 semanas.
  • En la radiación interna, un médico inyecta material radiactivo en la próstata. Estará dormido para este procedimiento.
  • Se le realizarán exámenes regulares y visitas médicas para averiguar de inmediato si el cáncer reaparece.
  • La radiación da tan buenos resultados como la cirugía para tratar el cáncer que no se ha propagado fuera de la próstata.
  • Puede que sea una mejor elección para los hombres que ya tienen problemas de vejiga, de intestinos o de erección.
  • Evita los riesgos de una cirugía mayor.
  • El cáncer podría reaparecer.
  • Puede causar problemas intestinales, como necesidad urgente de evacuar.
  • Podría tener problemas de erección. En algunos hombres, este problema empeora con el tiempo.
  • Puede causar problemas para controlar la vejiga (incontinencia urinaria).
  • Otros riesgos pueden incluir diarrea y problemas para orinar.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales acerca de realizarse una prostatectomía o radioterapia

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

Mi médico me dijo que tengo cáncer de próstata. Después de haber superado el shock, hablamos sobre mis opciones de tratamiento. Mi médico me dijo que el cáncer es pequeño, por lo que he tomado un año para pensarlo. Podría operarme para que me extirpen la próstata o usar radiación para intentar destruir el cáncer. Con la excepción de este cáncer, tengo un buen estado de salud y espero vivir bastante tiempo, por lo que he decidido realizarme una prostatectomía radical. Me doy cuenta de que quizás la cirugía cause problemas para contener la orina o tener una erección, pero no me gusta la idea de que el cáncer crezca lentamente en mi próstata. Deseo deshacerme de él y no solo tratar de destruirlo con radiación.

Sam, 50 años

Después de mi último chequeo, mi médico me dijo que tengo cáncer de próstata. Leí un poco al respecto y hablé con mi médico acerca de la mejor manera de tratarlo. Dijo que el cáncer es bastante pequeño y que tiene un crecimiento lento, por lo que tengo muchas opciones disponibles: vigilancia activa, prostatectomía radical o radioterapia. Tanto mi lectura como mi médico sugirieron que no había mucha diferencia entre los resultados de estas opciones. Quiero hacer más que una vigilancia activa, pero me molesta la alta probabilidad de tener problemas urinarios y de erección a causa de la cirugía. Escojo usar radioterapia. También estamos hablando sobre usar terapia hormonal para intentar aumentar la eficacia del tratamiento.

Mark, 57 años

Realmente no me sorprendí mucho cuando mi médico me dijo que tenía cáncer de próstata. Mi padre también tuvo cáncer de próstata. Mi médico me dijo que existían varias opciones de tratamiento, pero que no había mucha diferencia en los resultados de los distintos tratamientos. Dado que tengo antecedentes familiares, siento que debo ser lo más agresivo posible en mi tratamiento del cáncer. Para mí, significa realizarme la prostatectomía radical.

David, 62 años

Muchos hombres tienen cáncer de próstata a medida que envejecen. Supongo que eso me convierte en una estadística. Mi médico me dijo que hay varias formas de tratar mi cáncer. Quiero hacer algo, pero a mi edad no me atrae la idea de operarme. También pensé en mi edad y en cuánto tiempo viven la mayoría de los hombres después de que se les diagnostica cáncer de próstata. Para mí, elegir la radioterapia es el mejor equilibrio entre hacer algo y no hacer demasiado.

Steven, 72 años

¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Razones para operarse

Motivos para recibir radiación

Prefiero operarme.

Prefiero recibir radiación.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Me preocupan más los riesgos de la radiación que los riesgos de la cirugía.

Me preocupan más los riesgos de la cirugía que los riesgos de la radiación.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Deseo que mi médico sepa qué tipo de tumor tengo.

No es importante para mí que mi médico sepa qué tipo de tumor tengo.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

No me preocupan los riesgos más altos de problemas de erección en los primeros años después de la cirugía.

No quiero arriesgarme a tener problemas de erección en los primeros años después de la cirugía.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

Más importante
Igualmente importante
Más importante

¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Cirugía

Radiación

Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1.

En general, ¿hay un tratamiento que sea mejor que otro para tratar el cáncer de próstata localizado?

  • Lo lamento, eso no es correcto. La prostatectomía radical y la radioterapia dan casi los mismos resultados para el tratamiento del cáncer de próstata localizado.
  • NoUsted tiene la razón. La prostatectomía radical y la radioterapia dan casi los mismos resultados para el tratamiento del cáncer de próstata localizado.
  • No estoy seguroEs posible que le ayude volver atrás y leer "Obtenga los hechos". La prostatectomía radical y la radioterapia dan casi los mismos resultados para el tratamiento del cáncer de próstata localizado.
2.

En los primeros años, la cirugía, ¿tiene mayor riesgo de causar problemas de control de la vejiga y de erección que la radiación?

  • Es cierto. Las probabilidades de que tenga problemas de erección o de vejiga pueden ser mayores con la cirugía.
  • NoLo lamento, eso no es correcto. Las probabilidades de que tenga problemas de erección o de vejiga pueden ser mayores con la cirugía.
  • No estoy seguroEs posible que le ayude volver atrás y leer "Obtenga los hechos". Las probabilidades de que tenga problemas de erección o de vejiga pueden ser mayores con la cirugía.
3.

La experiencia de su cirujano, ¿afecta su riesgo de tener efectos secundarios?

  • Es cierto. Las probabilidades de tener efectos secundarios por la cirugía son menores si su médico ha realizado estas cirugías muchas veces.
  • NoEso no es correcto. Las probabilidades de tener efectos secundarios por la cirugía son menores si su médico ha realizado estas cirugías muchas veces.
  • No estoy seguroEs posible que le ayude volver atrás y leer "Obtenga los hechos". Las probabilidades de tener efectos secundarios por la cirugía son menores si su médico ha realizado estas cirugías muchas veces.

Decida cuál es el siguiente paso

1.

¿Entiende usted las opciones que tiene?

2.

¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3.

¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1.

¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro
3.

Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

Resumen

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.

Su decisión 

Pasos a seguir

Hacia qué se inclina

Qué tan seguro está

Sus comentarios

Su conocimiento de los hechos 

Conceptos clave que ha entendido

Conceptos clave que pueden necesitar revisión

Prepárese para actuar 

Opciones del paciente

Créditos y Referencias

Credits
CréditosEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioE. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializadoChristopher G. Wood, MD, FACS - Urología, Oncología

Referencias
Citas bibliográficas
  1. Resnick MJ, et al. (2013). Long-term functional outcomes after treatment for localized prostate cancer. The New England Journal of Medicine, 368(5): 436–445.
  2. Zelefsky MJ, et al. (2011). Cancer of the prostate. In VT DeVita Jr et al., eds., DeVita, Hellman and Rosenberg's Cancer: Principles and Practice of Oncology, 9th ed., pp. 1220–1271. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  3. National Comprehensive Cancer Network (2012). Prostate cancer. NCCN Clinical Practice Guidelines in Oncology, version 2.2012. Available online: http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp.
  4. National Cancer Institute (2012). Prostate Cancer Treatment (PDQ)—Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/prostate/HealthProfessional.
  5. Rosenberg JE, Kantoff PW (2011). Prostate cancer. In EG Nabel, ed., ACP Medicine, section 12, chap. 9. Hamilton, ON: BC Decker.
Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Cáncer de próstata: ¿Debería someterme a radiación o a una cirugía para el cáncer de próstata localizado?

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.
  1. Obtenga los hechos
  2. Compare sus opciones
  3. ¿Qué es lo que más le importa?
  4. ¿Hacia qué se inclina ahora?
  5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

1. Hechos

Sus opciones

  • Recibir tratamiento de radiación.
  • Operarse para que le extirpen la próstata.

Este tema es para los hombres que han decidido tratarse el cáncer que no se ha propagado fuera de la próstata (cáncer localizado) y deben elegir entre la radiación y la cirugía.

Este tema no es para hombres que estén pensando elegir la vigilancia activa, la cual les permite esperar y ver si van a necesitar tratamiento. Tampoco es para cáncer de próstata que ha crecido o se ha propagado fuera de la próstata (cáncer avanzado o metastásico). Las opciones de tratamiento son diferentes para esa etapa del cáncer.

Puntos clave para recordar

  • Para muchos hombres, la radiación y la cirugía dan casi los mismos resultados en el tratamiento de cáncer de próstata localizado. Además, ambas tienen riesgos, como pérdida de control de la vejiga y problemas de erección.
  • Puede que un tratamiento sea mejor que el otro para usted debido a su edad, sus otros problemas de salud y la forma en que se siente sobre cada tratamiento. Usted y su médico pueden hablar sobre su situación.
  • Si una de sus mayores inquietudes es que el cáncer de próstata podría reaparecer después del tratamiento, quizás desee operarse. Durante la cirugía, su médico puede observar el cáncer y tomar muestras de tejido para analizar. Las pruebas ayudarán a su médico a decidir la probabilidad de que reaparezca su cáncer.
  • Durante los primeros 2 a 5 años después del tratamiento, la probabilidad de tener problemas de erección o de vejiga es más alta con la cirugía. Y la probabilidad de tener problemas intestinales, como necesidad urgente de evacuar, es más alta con la radiación. Pero a los 15 años, la probabilidad de problemas de erección, de vejiga o de intestinos es aproximadamente la misma con cualquiera de los dos tratamientos.1
  • Si ya tiene problemas de vejiga, de intestinos o de erección, el tratamiento de radiación puede ser mejor para usted. Hable con su médico sobre el tipo de tratamiento de radiación que pueda ser mejor para usted.
  • Los hombres tienen menos problemas causados por la cirugía de próstata cuando tienen un médico que ha realizado muchas de estas cirugías.
PMCs

¿Qué es el cáncer de próstata localizado?

El cáncer de próstata es el crecimiento anormal de células en la próstata . El cáncer de próstata localizado no se propaga fuera de la glándula. El cáncer de próstata no suele causar síntomas en sus etapas iniciales.

El cáncer de próstata es el cáncer más común en los hombres. La mayoría de los hombres que lo contraen tienen más de 65 años. Si su padre, hermano o hijo han tenido cáncer de próstata, su riesgo es mayor que el promedio.

Los hombres afroamericanos tienen mayores tasas de cáncer de próstata y de mortalidad a causa de esta enfermedad.

Aproximadamente 16 de cada 100 hombres en los Estados Unidos tendrán cáncer de próstata, pero solamente 3 morirán debido a esto. Eso quiere decir que alrededor de 97 de cada 100 hombres morirán de algo diferente al cáncer de próstata.2

A diferencia de muchos otros tipos de cáncer, el cáncer de próstata suele tener un crecimiento lento. Cuando el cáncer de próstata se detecta en forma temprana, antes de haberse propagado fuera de la glándula, es posible curarlo con radiación o cirugía.

El cáncer de próstata que ha crecido más allá de la próstata se llama cáncer de próstata avanzado. Las opciones de tratamiento son diferentes para esa etapa del cáncer.

¿Cuáles son los tratamientos para el cáncer de próstata localizado?

  • En la cirugía se extirpa la próstata y cualquier tejido cercano que pueda contener cáncer, incluidos los ganglios linfáticos. Esta cirugía se llama prostatectomía radical. Un médico puede realizarla como cirugía abierta realizando un corte, o incisión, en el abdomen o en la ingle. O puede hacer una cirugía laparoscópica colocando un tubo con luz, o endoscopio, y otros instrumentos quirúrgicos a través de cortes mucho más pequeños en el estómago o en la ingle. El médico puede verle la próstata y otros órganos con el endoscopio. Algunos médicos pueden llevar a cabo una cirugía asistida por robot. El cirujano controla los brazos robóticos que sostienen las herramientas y el endoscopio.
  • La radiación usa rayos X y otros tipos de radiación para destruir las células cancerosas. Puede hacerse con:
    • Radiación de haz externo, en la que una máquina dirige rayos de alta energía al cáncer.
    • Braquiterapia, en la que se inyectan pequeños gránulos de material radiactivo en el cáncer o cerca de este.
    • Ambos tipos de radiación.

Para muchos hombres, la radiación y la cirugía dan casi los mismos resultados en el tratamiento de cáncer de próstata localizado. Además, ambas tienen riesgos, como pérdida de control de la vejiga y problemas de erección.

Puede que un tratamiento sea mejor que el otro para usted debido a su edad, sus otros problemas de salud y la forma en que se siente sobre cada tratamiento. Usted y su médico pueden hablar de su situación.

Por lo general, los hombres menores de 70 años que se encuentran en buen estado de salud pueden recibir cualquier tratamiento. Pero si usted tiene 70 años o más, debe considerar cualquier otro problema de salud que tenga, como una enfermedad cardíaca. Podrían hacer que la cirugía sea demasiado riesgosa.

Tratamiento de seguimiento

Después de cualquier tratamiento, necesitará hacerse chequeos regulares. Probablemente se haga:

  • Exámenes físicos.
  • Pruebas de antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés).
  • Exámenes de tacto rectal.
  • Biopsias si es necesario.

¿Cuándo se usa cirugía para tratar el cáncer de próstata localizado?

Usted puede operarse si:

  • Tiene un buen estado de salud general y espera vivir al menos 10 años más.
  • Parece que todo el cáncer puede extraerse.
  • No tiene otros problemas de salud que se sumarían a los riesgos de una cirugía mayor.

Esta cirugía suele dar buenos resultados para tratar el cáncer que no se ha propagado más allá de la próstata. Estudios de seguimiento por 20 años después de la cirugía para cáncer de próstata localizado demostraron que más de 90 de cada 100 hombres murieron de algo diferente al cáncer de próstata. Esto quiere decir que menos de 10 de cada 100 hombres que tuvieron la cirugía murieron de cáncer de próstata.3

Algunos cirujanos especialmente capacitados en grandes centros médicos realizan cirugía laparoscópica asistida por robot. El cirujano controla los brazos robóticos que sostienen los instrumentos y el endoscopio. La tasa de problemas después de la cirugía laparoscópica es casi la misma que para la cirugía abierta.

Algunos estudios demuestran que lo bien que le vaya en la cirugía y la magnitud de sus efectos secundarios dependen más de la destreza del cirujano que de la clase de cirugía a la que se someta.2

¿Cuándo se usa radiación para tratar el cáncer de próstata localizado?

La radiación puede usarse:

  • Sola o junto con terapia hormonal.
  • Junto con cirugía.
  • Cuando tiene otros problemas de salud que hacen que la cirugía sea demasiado riesgosa.

La radiación y la cirugía parecen funcionar igual de bien para el cáncer de próstata localizado. Pero es posible que la radiación no se use en hombres jóvenes debido a inquietudes de que la próstata todavía está allí y podría tener cáncer nuevamente.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía?

Una prostatectomía radical tiene todos los riesgos de cualquier cirugía mayor, incluyendo:

  • Ataque al corazón.
  • Una obstrucción del flujo de sangre en una arteria en el pulmón (embolia pulmonar).
  • Sangrado.
  • Infección.
  • Reacciones a la anestesia o a otros medicamentos.

La prostatectomía también puede causar problemas de vejiga y problemas de erección. Cada vez con más frecuencia, esta cirugía se realiza de manera tal que puedan preservarse los nervios que controlan las erecciones.

  • Problemas de erección: La medida en que la cirugía afecte las erecciones de un hombre depende de su edad, su función sexual antes de la cirugía y la ubicación de su tumor. Alrededor de la mitad de los hombres que se hacen cirugía con preservación de nervios recuperan la mayoría de su función sexual.4
  • Problemas de vejiga: Los problemas de vejiga varían desde la necesidad de usar toallas sanitarias hasta el goteo de orina de vez en cuando durante actividades estresantes.

La cirugía también puede causar tejido cicatricial que puede estrechar la salida de la vejiga. O podrían lesionarse el recto o los uréteres.

Los estudios muestran que los hombres tienen menos efectos secundarios cuando esta cirugía es realizada por un médico que la haya realizado muchas veces.5

¿Cuáles son los riesgos del tratamiento de radiación?

El tratamiento de radiación para cáncer de próstata puede aumentar el riesgo de un hombre de tener otro cáncer más tarde en la vida, como cáncer de la vejiga o el recto.

Los efectos secundarios de la radiación son sobre todo problemas intestinales. Puede que la radiación no cause problemas de erección inmediatamente después del tratamiento. Pero con el tiempo, la mayoría de los hombres tienen problemas de erección.

La mayoría de los otros efectos secundarios suelen desaparecer después del tratamiento. Pero en algunos casos puede que duren. Otros efectos secundarios incluyen:4

  • Irritación del recto y necesidad urgente de evacuar las heces.
  • Inflamación de la vejiga y problemas para orinar.
  • Inflamación del intestino y diarrea.
  • Problemas para controlar la orina.
  • Dolor al orinar.

¿Por qué podría recomendarle su médico un tratamiento en lugar de otro?

Es posible que su médico le recomiende operarse si:

  • La cirugía puede extraer todo el cáncer.
  • Es joven y desea hacer todo lo que pueda para asegurarse de que el cáncer no reaparezca.
  • No tiene otros problemas de salud que se sumarían a los riesgos de una cirugía mayor.

Es posible que su médico le recomiende recibir radiación si usted:

  • Tiene problemas de salud que hacen que la cirugía sea demasiado riesgosa.
  • Ya tiene problemas de vejiga, de intestinos o de erección.

2. Compare sus opciones

 OperarseRecibir radiación
¿Qué implica generalmente?
  • Durante la cirugía usted permanecerá dormido.
  • Permanecerá de 2 a 4 días en el hospital.
  • Por entre 1 y 3 semanas después de la cirugía, para drenar la orina, tendrá en la vejiga un tubo delgado y flexible llamado sonda.
  • Después de la cirugía, se le realizarán pruebas regulares y visitas médicas para averiguar de inmediato si el cáncer ha reaparecido.
  • En la radiación de haz externo, la radiación se dirige al cáncer. El tratamiento suele hacerse cinco veces a la semana por entre 4 y 8 semanas.
  • En la radiación interna, un médico inyecta material radiactivo en la próstata. Estará dormido para este procedimiento.
  • Se le realizarán exámenes regulares y visitas médicas para averiguar de inmediato si el cáncer reaparece.
¿Cuáles son los beneficios?
  • La cirugía da tan buenos resultados como la radiación para tratar el cáncer que no se ha propagado fuera de la próstata.
  • El médico puede ver el tumor y tomar muestras de tejido para analizarlas. Esto puede ayudar a su médico a decidir la probabilidad de que reaparezca su cáncer.
  • Extraer la próstata hace que sea más fácil detectar futuros aumentos en los niveles de PSA y tratar el cáncer que reaparece.
  • La radiación da tan buenos resultados como la cirugía para tratar el cáncer que no se ha propagado fuera de la próstata.
  • Puede que sea una mejor elección para los hombres que ya tienen problemas de vejiga, de intestinos o de erección.
  • Evita los riesgos de una cirugía mayor.
¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?
  • El cáncer podría reaparecer.
  • Quizás tenga problemas para controlar su vejiga por algunos meses después de extraer la sonda.
  • La cirugía a menudo provoca problemas para controlar la vejiga (incontinencia urinaria) a largo plazo. Su gravedad varía desde un goteo de vez en cuando hasta la necesidad de usar toallas sanitarias para la incontinencia.
  • Muchos hombres tienen problemas de erección después de la cirugía.
  • La uretra o el recto se pueden lesionar.
  • Los riesgos de cualquier cirugía incluyen sangrado, infección, coágulos de sangre y problemas debidos a la anestesia.
  • El cáncer podría reaparecer.
  • Puede causar problemas intestinales, como necesidad urgente de evacuar.
  • Podría tener problemas de erección. En algunos hombres, este problema empeora con el tiempo.
  • Puede causar problemas para controlar la vejiga (incontinencia urinaria).
  • Otros riesgos pueden incluir diarrea y problemas para orinar.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales acerca de realizarse una prostatectomía o radioterapia

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

"Mi médico me dijo que tengo cáncer de próstata. Después de haber superado el shock, hablamos sobre mis opciones de tratamiento. Mi médico me dijo que el cáncer es pequeño, por lo que he tomado un año para pensarlo. Podría operarme para que me extirpen la próstata o usar radiación para intentar destruir el cáncer. Con la excepción de este cáncer, tengo un buen estado de salud y espero vivir bastante tiempo, por lo que he decidido realizarme una prostatectomía radical. Me doy cuenta de que quizás la cirugía cause problemas para contener la orina o tener una erección, pero no me gusta la idea de que el cáncer crezca lentamente en mi próstata. Deseo deshacerme de él y no solo tratar de destruirlo con radiación."

— Sam, 50 años

"Después de mi último chequeo, mi médico me dijo que tengo cáncer de próstata. Leí un poco al respecto y hablé con mi médico acerca de la mejor manera de tratarlo. Dijo que el cáncer es bastante pequeño y que tiene un crecimiento lento, por lo que tengo muchas opciones disponibles: vigilancia activa, prostatectomía radical o radioterapia. Tanto mi lectura como mi médico sugirieron que no había mucha diferencia entre los resultados de estas opciones. Quiero hacer más que una vigilancia activa, pero me molesta la alta probabilidad de tener problemas urinarios y de erección a causa de la cirugía. Escojo usar radioterapia. También estamos hablando sobre usar terapia hormonal para intentar aumentar la eficacia del tratamiento."

— Mark, 57 años

"Realmente no me sorprendí mucho cuando mi médico me dijo que tenía cáncer de próstata. Mi padre también tuvo cáncer de próstata. Mi médico me dijo que existían varias opciones de tratamiento, pero que no había mucha diferencia en los resultados de los distintos tratamientos. Dado que tengo antecedentes familiares, siento que debo ser lo más agresivo posible en mi tratamiento del cáncer. Para mí, significa realizarme la prostatectomía radical."

— David, 62 años

"Muchos hombres tienen cáncer de próstata a medida que envejecen. Supongo que eso me convierte en una estadística. Mi médico me dijo que hay varias formas de tratar mi cáncer. Quiero hacer algo, pero a mi edad no me atrae la idea de operarme. También pensé en mi edad y en cuánto tiempo viven la mayoría de los hombres después de que se les diagnostica cáncer de próstata. Para mí, elegir la radioterapia es el mejor equilibrio entre hacer algo y no hacer demasiado."

— Steven, 72 años

3. ¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Razones para operarse

Motivos para recibir radiación

Prefiero operarme.

Prefiero recibir radiación.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Me preocupan más los riesgos de la radiación que los riesgos de la cirugía.

Me preocupan más los riesgos de la cirugía que los riesgos de la radiación.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Deseo que mi médico sepa qué tipo de tumor tengo.

No es importante para mí que mi médico sepa qué tipo de tumor tengo.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

No me preocupan los riesgos más altos de problemas de erección en los primeros años después de la cirugía.

No quiero arriesgarme a tener problemas de erección en los primeros años después de la cirugía.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

  
       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

4. ¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Cirugía

Radiación

       
Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1. En general, ¿hay un tratamiento que sea mejor que otro para tratar el cáncer de próstata localizado?

  • No
  • No estoy seguro
Usted tiene la razón. La prostatectomía radical y la radioterapia dan casi los mismos resultados para el tratamiento del cáncer de próstata localizado.

2. En los primeros años, la cirugía, ¿tiene mayor riesgo de causar problemas de control de la vejiga y de erección que la radiación?

  • No
  • No estoy seguro
Es cierto. Las probabilidades de que tenga problemas de erección o de vejiga pueden ser mayores con la cirugía.

3. La experiencia de su cirujano, ¿afecta su riesgo de tener efectos secundarios?

  • No
  • No estoy seguro
Es cierto. Las probabilidades de tener efectos secundarios por la cirugía son menores si su médico ha realizado estas cirugías muchas veces.

Decida cuál es el siguiente paso

1. ¿Entiende usted las opciones que tiene?

2. ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3. ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

     
Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

2. Verifique lo que debe hacer antes de tomar esta decisión.

  • Estoy listo para actuar.
  • Yo quiero discutir las opciones con otras personas.
  • Yo quiero aprender más acerca de mis opciones.

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

 
Créditos
PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioE. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializadoChristopher G. Wood, MD, FACS - Urología, Oncología

Referencias
Citas bibliográficas
  1. Resnick MJ, et al. (2013). Long-term functional outcomes after treatment for localized prostate cancer. The New England Journal of Medicine, 368(5): 436–445.
  2. Zelefsky MJ, et al. (2011). Cancer of the prostate. In VT DeVita Jr et al., eds., DeVita, Hellman and Rosenberg's Cancer: Principles and Practice of Oncology, 9th ed., pp. 1220–1271. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  3. National Comprehensive Cancer Network (2012). Prostate cancer. NCCN Clinical Practice Guidelines in Oncology, version 2.2012. Available online: http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp.
  4. National Cancer Institute (2012). Prostate Cancer Treatment (PDQ)—Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/prostate/HealthProfessional.
  5. Rosenberg JE, Kantoff PW (2011). Prostate cancer. In EG Nabel, ed., ACP Medicine, section 12, chap. 9. Hamilton, ON: BC Decker.

Nota: La "versión imprimible" del documento no contendrá toda la información disponible en el documento en línea; parte de la información (por ejemplo, referencias cruzadas a otros temas, definiciones o ilustraciones médicas) sólo está disponible en la versión en línea.

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.