Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Crecimiento y desarrollo, desde los 2 hasta los 5 años

Generalidades del tema

¿Cómo es el crecimiento y el desarrollo de un niño entre los 2 y los 5 años?

Las edades comprendidas entre los 2 y los 5 años suelen llamarse años preescolares. Durante estos años, los niños dejan de ser niños pequeños y torpes y se convierten en exploradores del mundo llenos de vida. Un niño se desarrolla en estas áreas principales:

  • Desarrollo físico. En estos años, un niño adquiere más fuerza y comienza a verse más alto y delgado.
  • Desarrollo cognitivo. Un niño de esta edad realiza grandes progresos en su capacidad de pensar y razonar. En estos años, los niños aprenden las letras, a contar y los colores.
  • Desarrollo emocional y social. Entre los 2 y los 5 años, los niños aprenden gradualmente a manejar sus sentimientos. Hacia los 5 años, los amigos comienzan a ser importantes.
  • Lenguaje. Hacia los 2 años, la mayoría de los niños pueden decir al menos 50 palabras. Para los 5 años, es posible que un niño sepa miles de palabras y que pueda mantener conversaciones y contar historias.
  • Desarrollo sensorial y motor. Hacia los 2 años, la mayoría de los niños pueden subir escalones de a uno por vez, patear una pelota y dibujar trazos simples con un lápiz. Hacia los 5 años, la mayoría puede vestirse y desvestirse sin ayuda y escribir algunas letras en minúscula y mayúscula.

Cada niño crece y adquiere habilidades a su propio ritmo. Es común que un niño esté adelantado en un área, como el lenguaje, pero que esté un poco atrasado en otra.

Aprender lo que es normal en los niños de esta edad puede ayudarle a detectar problemas en forma temprana o a sentirse mejor acerca de cómo está progresando su hijo.

¿Por qué se necesitan visitas médicas de rutina?

Los controles de rutina suelen programarse varias veces cuando los niños tienen entre 2 y 5 años. Estos controles de rutina se llaman consultas de control para el niño. Son importantes para detectar problemas y para asegurarse de que su hijo está creciendo y desarrollándose como se espera.

Durante estas visitas, el médico:

  • Le hace a su hijo un examen físico.
  • Le administra a su hijo todas las vacunas que necesita.
  • Pesa y mide a su hijo para ver cómo se compara con otros niños de la misma edad.
  • Le preguntará acerca de la conducta de su hijo y de su familia.
  • Le preguntará sobre las actividades preferidas o los amigos de su hijo.

Las consultas de control para el niño son un buen momento para hablar con su médico acerca de cualquier inquietud que tenga respecto de la salud, el crecimiento o la conducta de su hijo. Entre las visitas, anote cualquier pregunta que quiera hacerle al médico la próxima vez.

¿Cuándo debería llamar a un médico?

Llame a su médico toda vez que tenga una inquietud relacionada con la salud física o emocional de su hijo. Asegúrese de llamar si su hijo:

  • No está alcanzando los hitos del desarrollo según lo esperado.
  • No está creciendo a un ritmo constante.
  • Ha perdido habilidades que solía tener, como hablar o correr.
  • Es violento u ofensivo.
  • No parece estar teniendo un buen progreso, aunque no pueda precisar qué le causa preocupación a usted.

¿Cómo puede ayudar a su hijo durante estos años?

Es importante aprender acerca de algunas de las conductas que puede esperar durante estos años de cambios rápidos. Las rabietas, chuparse el dedo y las pesadillas son cuestiones comunes en los niños de esta edad. Saber qué esperar puede ayudarle a ser paciente y a superar los momentos estresantes.

Lo mejor que puede hacer por su hijo es mostrarle su amor y su afecto. Pero también puede ayudar a su hijo en edad preescolar a crecer y a aprender de muchas otras maneras.

  • Ofrézcale a su hijo alimentos saludables. Tenga en su casa muchas frutas, verduras y refrigerios saludables.
  • Reserve un tiempo para que su hijo haga actividad. Limite el tiempo delante de la televisión y la computadora a 2 horas al día o menos.
  • Lea y hable con su hijo. Esto ayuda a los niños a aprender el lenguaje y les abre el camino a nuevas ideas.
  • Ayude a su hijo a que descanse lo suficiente. Entre los 2 y los 5 años, los niños necesitan dormir alrededor de 11 a 13 horas cada día.
  • Ayude a su hijo a jugar con otros niños. El jardín de infantes y los grupos de juego pueden ser una excelente manera para que los niños aprendan a interactuar.
  • Enséñele habilidades, por ejemplo, a vestirse y a usar el inodoro.
  • Fije límites que ayuden a su hijo a sentirse seguro y protegido, pero que también le permitan explorar.

Criar a un niño en edad preescolar puede ser un desafío. Es posible que lo que da resultado o lo que es adecuado para un niño de 2 años no lo sea para un niño de 5 años. Asistir a una clase de crianza puede ayudarle a aprender a manejar los problemas a medida que surjan. Para encontrar una clase, pregúntele al médico de su hijo o llame al hospital local.

Preguntas frecuentes

Aprender sobre el crecimiento y el desarrollo:

Hitos del desarrollo:

Consultar a un médico:

Inquietudes a largo plazo:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Actividad física: Cómo mantenerse activo cuando tiene niños pequeños
  Alimentación saludable: Cómo ayudar a su hijo a aprender hábitos alimentarios saludables
  Crecimiento y desarrollo: Cómo ayudar a su hijo a desarrollar la autoestima
  Sueño: Cómo ayudar a sus hijos, y ayudarse a sí mismo, a dormir bien

Las Herramientas interactivas le ayudan a la gente a determinar los riesgos de salud, el peso ideal, la frecuencia cardíaca deseable y mucho más. Las Herramientas interactivas están diseñadas para ayudarle a la gente a determinar los riesgos de salud, el peso ideal, la frecuencia cardíaca deseable y mucho más.
  Herramienta interactiva: ¿Cuál es el IMC de su hijo?

Qué esperar

Desarrollo general entre los 2 y los 5 años

Los niños crecen siguiendo etapas naturales y previsibles, pasando de un hito al siguiente. Usted verá avances en cinco áreas principales.

  • El desarrollo emocional y social comienza a los 2 años con el entusiasmo de estar alrededor de otros niños. Pero la mayoría de los niños de esta edad juegan cerca del otro y no con el otro (juego paralelo). Hacia los 5 años, la mayoría de los niños buscan amistades y disfrutan de ellas.
  • El desarrollo físico se desacelera en comparación con el rápido crecimiento que se experimentó durante el primer año de vida. Entre los 2 y los 5 años, la mayoría de los niños aumentan entre 3 libras (1.5 kg) y 5 libras (2.5 kg) por año y crecen alrededor de 3 pulgadas (8 cm) por año.
  • El desarrollo cognitivo, o habilidades del pensamiento y del razonamiento, progresa de un entendimiento simple a uno más complejo del tiempo, de las letras, de cómo contar y de los colores. Los niños pueden seguir indicaciones cada vez más detalladas.
  • El lenguaje se desarrolla rápidamente entre los 2 y los 5 años. Hacia los 3 años, los niños pueden decir al menos 200 palabras y pueden seguir instrucciones que incluyen dos partes, como "Lávate la cara y guarda tus zapatos". La mayoría de los niños de 5 años pueden mantener una conversación.
  • Las habilidades sensoriales y motoras se vuelven más refinadas, desde poder subir escaleras, patear una pelota y dibujar trazos simples a poder hacer volteretas simples y dibujar figuras básicas de personas y de otros objetos reconocibles.

Hitos por edad

Hacia los 3 años de edad, la mayoría de los niños:

  • Se ven más delgados y más altos en comparación con los primeros años de la etapa de niño pequeño. La mayoría de los niños han aumentado alrededor de 4.4 libras (2 kg) y han crecido alrededor de 3 pulgadas (8 cm) desde que cumplieron dos años.
  • Juegan a fingir, comprenden instrucciones de 3 pasos, disfrutan de los rompecabezas simples, y saben su nombre, su edad y su sexo.
  • Disfrutan de los compañeros de juegos, aunque el "compartir" suele seguir siendo un desafío.
  • Se separan de usted con facilidad.
  • Están interesados en o han terminado de aprender a ir al baño.
  • Pueden saltar, correr, trepar, pedalear un triciclo y patear una pelota.

Hacia los 4 años de edad, la mayoría de los niños:

  • Han aumentado alrededor de 4.4 libras (2 kg) y han crecido alrededor de 3 pulgadas (8 cm) desde que cumplieron 3 años.
  • Pueden decir su nombre, identificar algunos colores básicos y unir cosas que son iguales (como un par de calcetines).
  • Pueden diferenciar entre lo que es fantasía y lo que es realidad.
  • Pueden decir oraciones de al menos 5 o 6 palabras, contar historias y cantar canciones.
  • Pueden pararse en un solo pie, montar un triciclo, lanzar una pelota por encima de la cabeza, y subir y bajar escaleras sin sostenerse de nada.

Hacia los 5 años de edad, la mayoría de los niños:

  • Han aumentado alrededor de 4.4 libras (2 kg) y han crecido entre 1.5 pulgadas (4 cm) y 2 pulgadas (5 cm) desde que cumplieron 4 años.
  • Saben su dirección y su número de teléfono, la mayoría de las letras del alfabeto, contar hasta 10 y conceptos básicos de la hora.
  • Les gusta complacer a los demás y tener amigos. Pero es normal que los niños de esta edad a veces actúen de manera poco amable.
  • Pueden mantener conversaciones y utilizar una gramática más avanzada, como el tiempo futuro.
  • Pueden brincar en un solo pie, hacer la vuelta de carnero y, posiblemente, saltar obstáculos. La mayoría de los niños de 5 años pueden vestirse y desvestirse por sí solos.

Inquietudes comunes

Es común que los padres tengan inquietudes acerca del sueño, la seguridad, capacidad de ir al baño, y emociones y conductas difíciles de su hijo.

Hábito del sueño

Los niños en edad preescolar necesitan dormir alrededor de 11 a 13 horas al día. Es posible que su hijo atraviese etapas en las que se resista a descansar.

Para ayudar a fomentar buenos hábitos de sueño, usted puede:

  • Fijar rutinas de la hora de acostarse. Hacer las cosas en el mismo orden cada noche para que su hijo comprenda qué es lo que se espera y asocie estos pasos con ir a dormir.
  • Manejar las interrupciones del sueño. A veces, los niños pequeños se despiertan y quieren atención o que los tranquilicen. Procure que su respuesta sea la misma cada vez que su hijo se despierte. Si va a la habitación de su hijo, haga que la visita sea rápida.
  • Ayudar a prevenir las pesadillas. La vida con mucha fantasía y la imaginación activa de los niños en edad preescolar hacen que sean susceptibles a tener pesadillas. Estas tienden a ocurrir hacia el final de la noche o muy temprano por la mañana. Usted puede ayudar a prevenir pesadillas al controlar lo que mira su hijo por televisión. Además, aliente a su hijo a hablar sobre los sucesos del día para ayudarle a no sentirse confuso ni temeroso.
  • Manejar los terrores nocturnos. Los terrores nocturnos son diferentes de las pesadillas porque el niño permanece dormido y no recuerda el episodio por la mañana. Los terrores nocturnos tienden a ocurrir entre 3 y 5 horas después de que el niño se va a dormir. Su hijo puede llorar intensamente y puede faltarle el aire. No intente despertar a un niño durante un terror nocturno. En cambio, tranquilice a su hijo y sosténgalo para evitar lesiones.
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. El sueño: Cómo ayudar a su hijo, y ayudarse a sí mismo, a dormir bien

Seguridad

Para ayudar a mantener seguro a su hijo, es muy importante conocer las capacidades y el entorno del niño, ya sea la casa, un patio de juegos o un espacio público. Estas capacidades cambian a medida que su hijo crece y adquiere nuevas habilidades.

Para obtener más información sobre cuestiones de seguridad, vea el tema Salud y seguridad, desde los 2 hasta los 5 años.

Conducta

Los niños de 2 a 5 años tienen muchas emociones intensas que no entienden completamente. Como resultado, esté preparado a que su hijo pequeño hijo no siempre le escuche. Sea paciente, y haga lo mejor que pueda para ser consecuente en cuanto a establecer límites para evitar algunos problemas comunes. Estos pueden incluir:

  • Rabietas. Estos arrebatos emocionales son quizás el mayor desafío en términos de comportamiento para este grupo de edad. Muchos niños de entre 1 y 4 años tienen rabietas al menos una vez a la semana. Para obtener más información, incluyendo ayuda sobre cómo responder a rabietas, vea el tema Rabietas.
  • Chuparse el dedo. Por lo general, el hecho de que los niños menores de 4 años se chupen el dedo no es un problema. La mayoría de los niños dejan de chuparse el dedo en algún momento entre los 3 y los 6 años. Sin embargo, los niños que se chupan el dedo con frecuencia o con demasiada fuerza después de los 3 o 4 años pueden desarrollar problemas emocionales, dentales o del habla. Para obtener más información, vea el tema Chuparse el dedo.
  • Episodios de contención de la respiración. Estos son períodos en los que los niños pequeños dejan de respirar, lo que suele hacer que se desmayen (pierden el conocimiento). Los episodios de contención de la respiración suelen suceder cuando un niño pequeño está enojado, frustrado, siente dolor o miedo. El episodio es un reflejo, no una conducta deliberada. Para obtener más información, vea el tema Episodios de contención de la respiración.
  • Agresión. Algunos niños en edad preescolar se tornan agresivos y pueden lastimar a otros niños. Golpear, morder, empujar y gritar son todos tipos comunes de agresión. Por lo general, la conducta agresiva de los niños es una variación normal de su temperamento. Los padres pueden alentar autocontrol al enseñar comportamientos positivos y a canalizar los sentimientos a través de palabras. Por ejemplo:
    • No le dé nalgadas ni le pegue a su hijo. Generalmente no funciona y solo hace que su hijo tenga miedo.
    • Ayude a su hijo a calmarse. Después, puede hablarle acerca de mejores maneras de manejar los sentimientos.
    • No espere cambios en la conducta de inmediato. Lleva tiempo, repetición y comentarios comprensivos para que aprenda un niño.

Ir al baño

Cada niño aprende a ir al baño a su propio ritmo. La mayoría de los niños están listos para aprender a ir al baño cuando tienen entre 22 y 30 meses de edad.

Puede ser difícil saber cuándo empezar a enseñarle a ir al baño. La preparación física y emocional de su hijo es el aspecto más importante de encontrar el momento oportuno. Usted y su hijo probablemente se sientan frustrados si trata de enseñarle a su hijo a ir al baño antes de que esté listo.

Para obtener más información, vea el tema Entrenamiento para usar el inodoro.

Cómo fomentar un crecimiento y un desarrollo saludables

Usted puede ayudar a su hijo a crecer demostrándole amor y afecto, hablando con él y leyéndole, y dejándolo que juegue. También es importante fijar restricciones y límites.

Desarrollo físico

Desarrollo cognitivo

  • Aliente la exploración segura. Los niños que exploran aprenden a dominar nuevas habilidades y a resolver problemas. Ofrezca una variedad de cosas con las que pueda jugar, leer, crear y construir. Tome medidas básicas para minimizar los riesgos. Para obtener más información acerca de cómo prevenir los accidentes y las lesiones, vea el tema Salud y seguridad, desde los 2 hasta los 5 años.
  • Aliente un sentido de seguridad. Este sentido de confianza establece las bases del aprendizaje, de las habilidades sociales, de la capacidad de adaptación y del desarrollo emocional. Es más probable que su hijo se sienta seguro y protegido si usted es confiable, consecuente, respetuoso y receptivo. Los niños que se sienten seguros también mantienen y fortalecen el apego con los padres.

Desarrollo emocional y social

  • Proporcione contacto con niños de su edad. Jugar con otros niños aunque sea 1 vez a la semana brinda a los niños la oportunidad de practicar y desarrollar importantes habilidades sociales, emocionales y del lenguaje.
  • Fomente el autocontrol. Los niños necesitan orientación, límites claros y padres pacientes durante esta época de luchas de tipo conductual y emocional. Ayude a su hijo ejemplificando y enseñando conductas adecuadas. Los tiempos de descanso pueden ayudar, cuando se utilizan en forma adecuada y con moderación. Aliente a su hijo a pensar acerca de los sentimientos de otras personas para desarrollar empatía.
  • Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Ayude a su hijo a desarrollar la autoestima. Los padres tienen la mayor influencia en el concepto que un niño tiene de sí mismo. Deje que su hijo sepa que es parte de la familia, que está haciendo las cosas bien y que contribuye.

Desarrollo del lenguaje

Desarrollo sensorial y motor

  • Proporcione una gran variedad de experiencias y entornos de juego. Programe un tiempo cada día para las actividades físicas adentro o al aire libre, como bailar o ir a un patio de juegos. Este tipo de actividades mejoran la coordinación y otras habilidades con los músculos grandes. Las habilidades motoras finas se desarrollan por medio de cosas como proyectos artísticos (como pintar o usar las tijeras) y tocar instrumentos musicales.

Cómo fortalecer la relación con su hijo

La relación con su hijo cambiará constantemente a medida que su hijo adquiere nuevas habilidades y desarrolla independencia. Usted puede ayudar a su hijo en cada etapa evaluando su relación cada tanto. Pregúntese a sí mismo:

  • ¿Qué es lo que más me gusta de mi hijo?
  • ¿Qué factores podrían estar desencadenando la conducta problemática? ¿Es nuevo alguno de estos desencadenantes?
  • ¿Qué habilidades nuevas ha desarrollado mi hijo en los últimos 3 meses? ¿En los últimos 2 meses? ¿En el último mes?
  • ¿Qué tareas puedo alentar a mi hijo a que haga solo? ¿Cómo puedo alentarlo?
  • ¿Cuándo estoy a gusto con cómo trato a mi hijo?
  • ¿Qué es lo que no me gusta de algunas de nuestras interacciones? ¿Cuándo tienden a ocurrir estos episodios?

Si usted es padre o madre o cuidador de niños, también es importante que:

  • Aprenda y use técnicas de crianza y de disciplina que sean eficaces, y evite recurrir al castigo físico. En la mayoría de las comunidades se ofrecen clases sobre crianza. Pregúntele a su médico o llame a un hospital local para obtener más información.
  • Aprenda técnicas saludables para resolver conflictos y manejar el estrés. Para obtener más información, vea el tema Manejo del estrés.
  • Pida ayuda cuando la necesite. Llame a un familiar o a un amigo para darse un descanso si se siente abrumado. Busque recursos en la comunidad para ayuda con el cuidado del niño u otros servicios que necesite. Llame a un médico o a un hospital local para comenzar. Algunas comunidades tienen centros de servicios de relevo de cuidado de niños. Ofrecen cuidado temporal de niños en momentos cuando usted necesita un descanso.
  • Obtenga ayuda de los programas escolares si su hijo tiene necesidades especiales.
  • Busque ayuda si cree que tiene un problema con el alcohol, las drogas, el enojo, la depresión, el estrés u otros problemas que afectan su salud mental.

Cómo prepararse para el jardín de infantes (kindergarten)

La mayoría de los niños comienzan el jardín de infantes aproximadamente entre los 4½ y 6 años de edad.

Puede ser difícil saber si su hijo está listo para la escuela, pero su escuela primaria o preescolar local puede ayudar. Asistir a preescolar o a grupos de juego puede ser una excelente manera para que los niños adquieran nuevas habilidades y aprendan a interactuar con otros.

Algunas de las tareas y conductas que indican que un niño está listo para el jardín de infantes son las siguientes:

  • Su hijo puede compartir, respetar turnos, interactuar con otros niños y seguir instrucciones.
  • Su hijo conoce las letras del alfabeto cuando están fuera de orden. Su hijo sabe y puede escribir su propio nombre y apellido con letras mayúsculas y minúsculas.
  • Su hijo puede escuchar un cuento y responder preguntas sobre el cuento.
  • Su hijo conoce los números del 0 al 10 fuera de orden, puede contar hasta 20 mientras señala objetos y puede nombrar colores y formas.

Cuándo llamar a un médico

Aunque su hijo crezca a su propio ritmo, esté atento a las señales de un retraso en el desarrollo. Cuanto antes identifique un retraso, mejores probabilidades tendrá de recibir un tratamiento adecuado para su hijo que pueda prevenir o reducir problemas a largo plazo.

En general, hable con un médico cada vez que su hijo:

  • No parezca estar alcanzando los hitos del desarrollo según lo esperado.
  • No esté creciendo a un ritmo constante. Cada año, entre los 2 y los 5 años, su hijo debería aumentar entre 3 libras (1.5 kg) y 5 libras (2.5 kg) y crecer tanto como 3 pulgadas (7.6 cm). Aunque la estatura y el peso de su hijo se miden en las consultas de control para el niño de rutina, llame a su médico si los patrones de crecimiento de su hijo le preocupan entre estas visitas.
  • No pueda hacer algunas de las cosas que solía hacer, como hablar o correr.
  • Le haga sentir tan enojado o frustrado que le preocupa qué podría hacer usted después.
  • Tenga un comportamiento extremadamente agresivo, violento o verbalmente ofensivo.
  • No parezca estar progresando bien, aunque usted no puede precisar qué le hace sentir intranquilo. Es posible que los amigos y otros cuidadores también estén preocupados.

Controles de rutina

Las consultas de control para el niño de rutina permiten al médico de su hijo vigilar el estado de salud general y el desarrollo de su hijo. En estas citas, usted también puede conversar sobre las inquietudes que tenga. Puede ayudarle ir con una lista de preguntas (¿Qué es un documento PDF ?) preparada.

Examen físico

En general, el médico:

  • Medirá el peso y la estatura de su hijo. Estas mediciones se representan en una tabla de crecimiento para ver cómo se compara su hijo con otros niños de la misma edad. Esta tabla se actualiza en cada examen de rutina para documentar la evolución del crecimiento del niño. Usted puede medir el índice de masa corporal (IMC) de su hijo en el hogar para calcular si su hijo tiene un peso saludable de acuerdo con su estatura, edad y sexo. Para averiguar el IMC de su hijo, use esta Herramienta interactiva: ¿Cuál es el IMC de su hijo?
  • Le tomará la presión arterial a su hijo.
  • Revisará a su hijo por cualquier problema visible.
  • Preguntará acerca de los hábitos alimentarios y de sueño de su hijo.
  • Revisará la cartilla de vacunación de su hijo (¿Qué es un documento PDF ?). Se administran o se programan las vacunas necesarias.

Para obtener más información, vea:

Las pruebas de detección de audición y de visión de rutina se llevan a cabo durante los años de edad preescolar. Es posible que un especialista le haga pruebas formales si los resultados de las pruebas de detección de su hijo son deficientes o si existe algún problema de desarrollo entre los 2 y los 5 años.

Evaluación de la salud mental y emocional

El médico hablará tanto con usted como con su hijo para tener una idea del desarrollo mental, emocional y social de su hijo. Las preguntas comúnmente cubren:

  • Si ha ocurrido algún cambio notorio en la conducta.
  • El bienestar general de su hijo y de su familia. El médico también observa cómo interactúan usted y su hijo.
  • Cómo reacciona su hijo ante las personas desconocidas.
  • Cómo juega e interactúa su hijo con los compañeros.
  • Si usted tiene alguna inquietud acerca de determinadas cuestiones, como el entrenamiento para usar el inodoro, el preescolar o las conductas problemáticas.
  • Las habilidades del lenguaje, de la audición y sociales de su hijo. El médico le realizará preguntas a su hijo para evaluar brevemente estas habilidades y otras cuestiones relacionadas con el desarrollo. Por ejemplo, es posible que su médico le pregunte a su hijo acerca de sus actividades preferidas y los nombres de sus amigos.

Además de las evaluaciones indicadas anteriormente, por lo general, los médicos realizan preguntas específicas a la edad de un niño.

Cuidar los dientes de su hijo también importante para la salud de su hijo. Programe visitas regulares cada 6 meses o según lo recomiende su dentista. Para obtener más información, vea el tema Cuidado dental básico.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

HealthyChildren.org
Dirección del sitio web: www.healthychildren.org

Referencias

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2008). Early childhood: 2-year visit. In JF Hagan et al., eds., Bright Futures: Guidelines for Health Supervision of Infants, Children, and Adolescents, 3rd ed., pp. 419–428. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • American Academy of Pediatrics (2009). Your four- to five-year-old. In SP Shelov et al., eds., Caring For Your Baby And Young Child: Birth to Age 5, 5th ed., pp. 391–420. New York: Bantam.
  • American Academy of Pediatrics (2009). Your three-year-old. In SP Shelov et al., eds., Caring For Your Baby And Young Child: Birth to Age 5, 5th ed., pp. 361–390. New York: Bantam.
  • American Academy of Pediatrics (2009). Your two-year-old. In SP Shelov et al., eds., Caring For Your Baby And Young Child: Birth to Age 5, 5th ed., pp. 325–360. New York: Bantam.
  • Committee on Nutrition, American Academy of Pediatrics (2001, reaffirmed 2006). The use and misuse of fruit juice in pediatrics. Pediatrics, 107(5): 1210–1213. Also available online: http://pediatrics.aappublications.org/content/107/5/1210.full.
  • Committee on Psychosocial Aspects of Child and Family Health, American Academy of Pediatrics (1998, reaffirmed 2012). Guidance for effective discipline. Pediatrics, 101(4): 723–728. [Erratum in Pediatrics, 101(2): 433.] Also available online: http://pediatrics.aappublications.org/content/130/2/e467.full.
  • Dixon SD, Stein MT (2006). Encounters With Children: Pediatric Behavior and Development, 4th ed. Philadelphia: Mosby Elsevier.
  • Feigelman S (2011). The preschool years. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 33–36. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Ginsburg KR, et al. (2007). The importance of play in promoting healthy child development and maintaining strong parent-child bonds. Pediatrics, 119(1): 182–191. Also available online: http://pediatrics.aappublications.org/content/119/1/182.full.
  • Hagan JF, et al., eds. (2008). Early childhood: 2½ year visit. In Bright Futures: Guidelines for Health Supervision of Infants, Children, and Adolescents, 3rd ed., pp. 429–438. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • Hagan JF, et al., eds. (2008). Early childhood: 3-year visit. In Bright Futures: Guidelines for Health Supervision of Infants, Children, and Adolescents, 3rd ed., pp. 439–448. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • Hagan JF, et al., eds. (2008). Early childhood: 4-year visit. In Bright Futures: Guidelines for Health Supervision of Infants, Children, and Adolescents, 3rd ed., pp. 449–461. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • Hagan JF, et al., eds. (2008). Middle childhood: 5- and 6-year visits. In Bright Futures: Guidelines for Health Supervision of Infants, Children, and Adolescents, 3rd ed., pp. 465–481. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • Hamel SC, Pelphrey A (2009). Preschool years. In WB Carey et al., eds., Developmental-Behavioral Pediatrics, 4th ed., pp. 39–49. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Hansen RL, Ulrey GL (2009). The spectrum of social cognition. In WB Carey et al., eds., Developmental-Behavioral Pediatrics, 4th ed., pp. 373–380. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • High PC, et al. (2008). School readiness. Pediatrics, 121(4): e1008–e1015. Also available online: http://pediatrics.aappublications.org/content/121/4/e1008.full.
  • Strasburger VC (2011). Media. In M Augustyn et al., eds., Zuckerman Parker Handbook of Developmental and Behavioral Pediatrics for Primary Care, 3rd ed., pp. 463–466. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Créditos

Por El personal de Healthwise
John Pope, MD - Pediatría
Louis Pellegrino, MD - Pediatría del Desarrollo
Última revisión 18 octubre, 2013

Última revisión: 18 octubre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.