Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Fiebre del valle

Generalidades del tema

¿Qué es la fiebre del valle?

La fiebre del valle es una enfermedad causada por un hongo que entra en el cuerpo a través de los pulmones. Puede hacerle sentir como si tuviera un resfriado o gripe y podría causar un salpullido. La mayoría de las personas se recuperan sin tratamiento.

Sin embargo, si el sistema de defensa natural del cuerpo (sistema inmunitario) es débil, la fiebre del valle puede ser mortal. En raras ocasiones, puede ser mortal incluso para las personas con un sistema inmunitario normal. La fiebre del valle puede propagarse de los pulmones a otras partes del cuerpo. Entre quienes tienen un riesgo más alto de enfermedad grave se incluyen las mujeres embarazadas, las personas que tienen una infección por VIH, aquellos que toman medicamentos que debilitan el sistema inmunitario, y los que tienen diabetes. Los filipinos, los afroamericanos, los mexicanos americanos y los nativos americanos también tienen un riesgo más alto de morir de la fiebre del valle.1

La fiebre del valle se produce en regiones secas desérticas del sudoeste de los Estados Unidos, el centro de California y México. También se produce en zonas secas de América Central y América del Sur.

La fiebre del valle también se llama fiebre del desierto, fiebre del Valle de San Joaquín, coccidioidomicosis y reumatismo del desierto.

¿Cuál es la causa de la fiebre del valle?

Usted puede tener fiebre del valle si inhala el hongo (Coccidioides immitis) que causa la enfermedad.

El hongo crece en el suelo. Llega al aire cuando se abre el terreno, y la tierra y el polvo se propagan al aire. Las personas con trabajos que requieren cavar en el suelo tienen la mayor probabilidad de tener fiebre del valle. Esto incluye a las personas que trabajan en haciendas, en la construcción y en arqueología o paleontología. Las personas que montan en bicicleta o conducen vehículos todo terreno (ATV, por sus siglas en inglés) en el desierto también tienen una mayor probabilidad de contraerla. Las tormentas de polvo pueden propagar el hongo en el aire, por lo que otras personas también pueden tener fiebre del valle.

La fiebre del valle no es contagiosa. Usted no puede contagiarse de otra persona ni de los animales.

Después de mejorar, la mayoría de las personas no volverán a tener fiebre del valle. Esto se llama ser inmune. Sin embargo, la fiebre del valle puede reaparecer en personas que tienen el sistema inmunitario débil y no pueden combatir las infecciones. Esto incluye a las personas que tienen VIH, que están tomando medicamentos que deprimen el sistema inmunitario (como prednisona o metotrexato) o que han tenido un trasplante de órgano.

¿Cuáles son los síntomas?

La mayoría de las personas no tienen ningún síntoma o solo tienen síntomas muy leves. Si tiene síntomas, podría sentirse como si tuviera un resfriado o gripe. Es posible que tenga fiebre, escalofríos, dolor de pecho, tos seca y un salpullido.

Por lo general, el tiempo desde el contacto con el hongo hasta que los síntomas empiezan es de 1 a 3 semanas. Esto se llama período de incubación.

En raras ocasiones, la fiebre del valle puede propagarse a la piel, los huesos, los ganglios linfáticos y los órganos. Puede provocar meningitis, una infección muy grave del revestimiento del cerebro y de la médula espinal.

Es más probable que la enfermedad se propague a otras partes del cuerpo en personas que tienen el sistema inmunitario débil. Esto incluye a las mujeres embarazadas, las personas que tienen VIH, aquellos que toman medicamentos que debilitan el sistema inmunitario y los que tienen diabetes.

Hable con su médico si sus síntomas son graves o duran más de algunas semanas, o si usted tiene un sistema inmunitario débil y tiene fiebre del valle.

¿Cómo se diagnostica la fiebre del valle?

Su médico le preguntará acerca de sus síntomas y le hará un examen físico. Es posible que le pregunte si usted ha viajado a regiones donde ocurre la fiebre del valle. Es posible que se le realice una radiografía de pecho (tórax) y un análisis de sangre para detectar el hongo. En algunos casos, el médico podría tomar muestras de tejido corporal para hacerle una biopsia.

¿Cómo se trata?

La mayoría de las personas con fiebre del valle mejoran sin tratamiento. Para casos graves, es posible que los médicos receten medicamentos antimicóticos (contra los hongos). Las personas que tienen más probabilidades de que la enfermedad se propague a otras partes del cuerpo a menudo reciben medicamentos antimicóticos incluso si no tienen síntomas.

Para asegurarse de que usted está mejorando, es importante que realice visitas de seguimiento a su médico. Podría hacerse una radiografía de pecho (tórax) u otro análisis de sangre después de varios meses para asegurarse de la mejoría.

No hay un medicamento para prevenir la fiebre del valle. Sin embargo, tal vez pueda mantenerse alejado de lugares donde la fiebre del valle es común.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

Dirección del sitio web: www.cdc.gov/fungal/coccidioidomycosis

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Huang JY, et al. (2012). Coccidioidomycosis-associated deaths, United States, 1990–2008. Emerging Infectious Diseases, 18(11): 1723–1728.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2009). Coccidioidomycosis. In LK Pickering et al., eds., Red Book: 2009 Report of the Committee on Infectious Diseases, 28th ed., pp. 266–268. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • American Public Health Association (2008). Coccidioidomycosis. In DL Heymann, ed., Control of Communicable Diseases Manual, 19th ed., pp. 139–141. Washington, DC: American Public Health Association.
  • Davies SF, et al. (2010). Fungal infections. In RJ Mason et al., eds., Murray and Nadel's Textbook of Respiratory Medicine, 5th ed., vol. 1, pp. 811–849. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Tsang CA, et al. (2010). Enhanced surveillance of coccidioidomycosis, Arizona, USA, 2007–2008. Emerging Infectious Diseases, 16(11): 1738–1744.

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
W. David Colby IV, MSc, MD, FRCPC - Enfermedad infecciosa
Última revisión 9 octubre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.