Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Esguince de tobillo

Generalidades

¿Qué es un esguince de tobillo?

La mayoría de las personas se han torcido un tobillo en algún momento de su vida. Pero si su tobillo se hincha y le duele después de que se lo torció, es muy probable que tenga un esguince. Esto significa que se han estirado y posiblemente desgarrado los ligamentos en el tobillo.

Aunque los esguinces de tobillo son comunes, no siempre son lesiones menores. Algunas personas con esguinces reiterados o graves pueden llegar a tener dolor y debilidad en la articulación a largo plazo. El tratamiento de un esguince de tobillo puede ayudar a prevenir problemas de tobillo crónicos.

¿Cuál es la causa de los esguinces de tobillo?

La mayoría de los tipos de esguinces de tobillo suceden cuando usted hace un cambio rápido de movimiento con el pie apoyado, por ejemplo, cuando juega al fútbol o es placado ("tackled") en fútbol americano. A menudo, el tobillo gira hacia afuera y el pie hacia adentro. Esto hace que los ligamentos en la parte exterior del tobillo se estiren y se desgarren. Con menos frecuencia, el tobillo gira hacia adentro y el pie gira hacia afuera. Esto daña los ligamentos en la parte interna del tobillo.

Un esguince de tobillo puede ser entre leve y grave, según lo dañado que esté el ligamento y cuántos ligamentos estén lesionados. Con un esguince leve, el tobillo podría estar sensible, hinchado y rígido. Pero suele sentirse estable, y usted puede caminar con poco dolor. Un esguince más grave podría incluir moretones y sensibilidad alrededor del tobillo y dolor al caminar. En un esguince grave de tobillo, el tobillo está inestable y podría sentirse "tambaleante". No puede caminar debido a que el tobillo cede y podría ser muy doloroso.

¿Cuáles son los síntomas?

Con la mayoría de los esguinces, se siente dolor de inmediato en el lugar del desgarro. A menudo, el tobillo empieza a hincharse de inmediato y podrían aparecer moretones. Por lo general, la zona del tobillo es sensible al tacto y duele al moverse.

En esguinces más graves, podría oír y/o sentir algo que se desgarra, junto con un sonido seco o un chasquido. Probablemente tenga mucho dolor al principio y no pueda caminar o ni siquiera poner peso sobre el pie. Por lo general, cuanto más dolor e hinchazón tiene, más grave es el esguince de tobillo y más tiempo tardará en curarse.

¿Cómo se diagnostica un esguince de tobillo?

Su médico le preguntará cómo sucedió la lesión y si se ha lastimado antes el tobillo. Le revisará el pie y el tobillo, la parte inferior de la pierna e incluso la rodilla para ver si está lastimado en alguna otra parte.

En algunos casos, el médico podría solicitar radiografías para cerciorarse de que no haya ningún hueso fracturado en el tobillo o en el pie.

¿Cómo se trata?

En muchos casos, puede utilizar primero el método RICE para tratarse el tobillo:

  • Reposo. Es posible que deba usar muletas hasta que pueda caminar sin dolor.
  • Hielo. Durante al menos las primeras 24 a 72 horas o hasta que la hinchazón desaparezca, colóquese una compresa de hielo de 10 a 20 minutos cada una o dos horas durante el día. Mantenga siempre un paño delgado entre el hielo y la piel, y presione firmemente la compresa de hielo contra todas las curvas de la zona afectada.
  • Compresión. Un vendaje compresivo elástico, como una venda elástica de puro algodón (ACE, por sus siglas en inglés), ayudará a reducir la hinchazón. Úselo las primeras 24 a 36 horas. Los vendajes compresivos no ofrecen protección. Por eso también necesita un aparato ortopédico para proteger su tobillo si intenta ponerle peso.
  • Elevación. Levante el tobillo por encima del nivel del corazón de 2 a 3 horas al día, si es posible. Esto ayuda a reducir la hinchazón y los moretones.

Si no está tomando ningún analgésico (medicamento para el dolor) recetado, tal vez desee tomar un analgésico de venta libre como el ibuprofeno o el naproxeno para reducir el dolor y la inflamación.

El tratamiento adecuado y los ejercicios de rehabilitación son muy importantes para los esguinces de tobillo. Si un esguince de tobillo no se cura bien, la articulación podría volverse inestable y usted podría llegar a tener dolor crónico. Esto puede debilitar su tobillo y hacerlo más propenso a una nueva lesión. Antes de volver a practicar deportes y otras actividades que impliquen esforzar del tobillo, es una buena idea esperar hasta que pueda saltar con el tobillo sin dolor. Ponerse un vendaje en el tobillo o usar un aparato ortopédico al hacer ejercicio puede ayudar a proteger el tobillo. El uso de botas para excursión u otros zapatos altos con cordones que cubran el tobillo para dar apoyo también podría ayudar. Pero úselos con precaución. No fuerce el pie para ponerse una bota si siente mucho dolor o molestia.

Si su tobillo todavía está inestable después de la rehabilitación o si el daño al ligamento es grave, es posible que su médico le recomiende cirugía para reparar los ligamentos desgarrados.

¿Qué tipo de programa de rehabilitación debe seguir?

Los ejercicios de rehabilitación pueden comenzar poco después de la lesión. Puede tratar de caminar o ponerle peso al pie. Es posible que necesite usar muletas hasta que pueda caminar sin dolor. Según el dolor que sienta, también puede comenzar a realizar ejercicios de amplitud de movimiento mientras se aplica hielo en el tobillo. Estos ejercicios son fáciles de hacer: solo traza el alfabeto con el dedo del pie. Esto ayuda a mover el tobillo en todas las direcciones.

Consulte a su médico acerca de otra rehabilitación. El estiramiento, el entrenamiento de fuerza y los ejercicios de equilibrio podrían ayudar a sanar totalmente el tobillo y podrían prevenir más lesiones.

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Esguince de tobillo: Cómo utilizar un vendaje compresivo
  Esguince de tobillo: Ejercicios de rehabilitación

Causa

Los esguinces de tobillo se producen cuando los ligamentos que conectan los huesos del pie, el tobillo y la parte inferior de la pierna se estiran o desgarran. Hay diferentes tipos de esguinces de tobillo.

Una lesión por inversión, la causa más común de los esguinces de tobillo, sucede cuando el tobillo gira hacia afuera y el pie gira hacia adentro. Esto provoca el estiramiento y el desgarro de los ligamentos de la parte externa del tobillo.

En una lesión por eversión, el tobillo gira hacia adentro y el pie gira hacia afuera, lo que daña los ligamentos de la parte interna del tobillo.

En un esguince de tobillo "alto", un tipo de lesión menos común, se lesionan los ligamentos que unen los dos huesos de la parte inferior de la pierna por encima del tobillo, que forman parte de la sindesmosis. Por lo general, esto sucede si se fuerza el pie hacia arriba, o si se hace girar la pierna a la fuerza mientras que el pie está apoyado. Esta lesión puede producirse sola o junto con un esguince por inversión o eversión. Si se lesionan los ligamentos de la sindesmosis, el esguince es más grave y tarda más tiempo en sanar.

El daño al ligamento va desde un ligero estiramiento o un ligero desgarro hasta un desgarro total. Su médico asignará un grado al esguince en consecuencia.

  • Grado I. El ligamento se estira o se desgarra ligeramente, con sensibilidad, hinchazón y rigidez moderados. El tobillo se siente estable y, por lo general, es posible caminar con un mínimo dolor.
  • Grado II. Es un desgarro de mayor magnitud pero incompleto, con dolor, hinchazón y moretones moderados. El tobillo a veces se siente estable, pero las zonas dañadas son sensibles al tacto, y caminar resulta doloroso.
  • Grado III. Es un desgarro total del ligamento o los ligamentos afectados, con hinchazón y moretones intensos. El tobillo está inestable y podría sentirse "tambaleante". Por lo general, no es posible caminar, debido a que el tobillo cede y hay un dolor intenso, aunque es posible que el dolor inicial disminuya con rapidez.

Síntomas

Por lo general, las personas sienten dolor inmediato en el lugar del esguince de tobillo. A menudo, el tobillo empieza a hincharse de inmediato y podrían aparecer moretones. Por lo general, la zona afectada es sensible al tacto y podría sentirse "tambaleante" o inestable.

En un esguince leve, la hinchazón suele disminuir en pocos días.

Por lo general, la gravedad de los síntomas depende de la magnitud del desgarro. En los esguinces más graves, a menudo no se puede caminar ni incluso poner peso sobre el pie, y el tobillo podría sentirse inestable. Se suele sentir un dolor extremo al principio, pero algunas personas empiezan a sentirse mejor bastante pronto. Es posible que también se oiga y/o se sienta una sensación de desgarro y un sonido seco o un chasquido.

Si un esguince no se cura adecuadamente, la articulación del tobillo podría tener más probabilidades de lesionarse de nuevo o el dolor podría no desaparecer. A menudo, esto sucede incluso en el caso de traumatismos leves, por ejemplo, al bajar del bordillo o caminar sobre pavimento irregular. Algunas personas dicen tener dolor e hinchazón persistentes.

Cuándo llamar a un médico

Consulte a su médico de inmediato si nota alguno de los siguientes problemas:

  • El pie o la pierna se flexionan en un ángulo anormal.
  • Siente un dolor intenso.
  • Tiene el pie frío o pálido, o este cambia de color.
  • Siente entumecimiento u hormigueo en el pie o en los dedos de los pies que se prolongan después de la lesión inicial.
  • No puede mover el tobillo.

Debería consultar a su médico después de una lesión de tobillo si nota alguno de los siguientes problemas:

  • Oyó un sonido seco cuando se hizo el esguince el tobillo.
  • Siente dolor moderado o tiene hinchazón o moretones intensos alrededor del tobillo.
  • No puede caminar ni ponerle peso al el pie afectado o siente que el tobillo está inestable.
  • Tiene enrojecimiento, hinchazón, o dolor en la pierna o la ingle. Estas pueden ser señales de un coágulo de sangre.
  • El tobillo no mejora después de 1 semana.
  • La hinchazón y los moretones duran más de 2 semanas.

También asegúrese de comunicarse con su médico si tiene un yeso o tablilla (férula) alrededor del tobillo que se sienten muy ajustados. Si el yeso causa dolor, le aprieta o siente que se le está clavando en la piel, es posible que esté muy ajustado. Si siente el pie entumecido o la piel fría, llame a su médico de inmediato.

Si siente un dolor leve y puede ponerle algo de peso al pie, usted podría seguir las recomendaciones incluidas en las secciones Aspectos generales del tratamiento y Tratamiento en el hogar de este tema. El tratamiento inicial y los ejercicios de rehabilitación aseguran que el tobillo se cure en forma adecuada. Si no se siguen las recomendaciones de tratamiento, es posible que el tobillo permanezca débil e inestable.

A quién consultar

Para la evaluación, el diagnóstico o el tratamiento de un esguince de tobillo, usted podría consultar a:

Para recibir tratamiento adicional, es posible que lo remitan a:

  • Un fisioterapeuta (para ejercicios de estiramiento y fortalecimiento y para que le ayude a retomar sus actividades habituales).
  • Un ortopedista.

Exámenes y pruebas

Su médico le preguntará cuándo y cómo sucedió el esguince de tobillo y le preguntará acerca de lesiones anteriores.

A continuación, su médico le examinará el pie, el tobillo y la parte inferior de la pierna e incluso la rodilla para ver si se ha producido otra lesión. Le podría pedir que mueva el pie de arriba abajo y que dé algunos pasos, si es posible. Luego, su médico intentará moverle el pie y el tobillo cuidadosamente para ver si los ligamentos están intactos y qué movimientos causan dolor.

Si su esguince es leve, es posible que no le tomen radiografías. Si su esguince es más grave, podría necesitar radiografías para evaluar el tobillo. Las radiografías pueden ayudar a su médico a descubrir si tiene o no desgarros de ligamentos, fracturas de huesos o huesos que se hayan desplazado fuera de sus posiciones normales.

A menudo, se toman radiografías cuando se trata de niños debido a las posibles lesiones en la placa de crecimiento del hueso y la posible alteración del crecimiento normal. Es posible que los médicos tomen radiografías de ambos tobillos para poder comparar el tobillo lesionado con el tobillo sano.

Aspectos generales del tratamiento

El tratamiento inicial para un esguince de tobillo se resume como el método RICE:

  • Reposo. Es posible que deba usar muletas hasta que caminar sin ellas no sea doloroso.
  • Hielo. Durante las primeras 48 a 72 horas o hasta que la hinchazón desaparezca, colóquese una compresa de hielo de 10 a 20 minutos cada 1 o 2 horas durante el día. Después de 48 horas, puede continuar aplicando hielo o pruebe con baños de contraste. No hay evidencia científica sólida de que el hielo o los baños de contraste sean útiles, pero se usan a menudo.
  • Compresión. Un vendaje compresivo elástico ayudará a disminuir la hinchazón y debe usarse durante las primeras 24 a 36 horas. También debe usarse un aparato ortopédico de protección si intenta soportar peso con el tobillo lesionado. No ajuste demasiado el vendaje. Afloje la venda si está demasiado ajustada. Las señales de que el vendaje está muy ajustado incluyen entumecimiento, hormigueo, aumento del dolor, frío o hinchazón en la zona debajo del vendaje. Vea las instrucciones sobre cómo vendar un tobillo con una venda elástica. Los vendajes compresivos no ofrecen protección, salvo recordándole que debe cuidarse el tobillo.
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Esguince de tobillo: Cómo usar un vendaje compresivo
  • Elevación. Levante el tobillo por encima del nivel del corazón de 2 a 3 horas al día, si es posible, para disminuir la hinchazón y los moretones.

Si no está tomando un analgésico (medicamento para el dolor) recetado, tal vez desee tomar un analgésico de venta libre, como ibuprofeno o naproxeno para reducir el dolor y la hinchazón. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las indicaciones de la etiqueta.

Podría ser útil usar botas para excursión u otros zapatos altos con cordones que cubran el tobillo para dar apoyo. Pero úselos con precaución. No fuerce su pie para ponerse una bota si siente mucho dolor o molestia.

Es posible que su médico sugiera que evite ponerle al tobillo todo o parte de su peso mientra se cura. Si esto sucede, aprenda a usar las muletas o el andador en forma adecuada y segura.

Casi todos los esguinces de tobillo sanan por sí solos con tratamiento adecuado y ejercicios de rehabilitación.

Por lo general, solo se considera operar para reparar los ligamentos desgarrados cuando hay un desgarro grave (o más desgarros) de ligamentos o si el tobillo continúa inestable después de la rehabilitación. También se considera la cirugía si hubo una fractura.

Tratamiento en el hogar

Los esguinces de tobillo tardan un promedio de 6 semanas en curarse, pero pueden tardar hasta 4 meses, según la gravedad. Deben usarse un aparato ortopédico para el tobillo, una tablilla de aire tipo Air Stirrup, botas para excursión u otra forma de apoyo para el tobillo durante este tiempo para proteger los ligamentos. Después de que el tobillo se cura, usar un aparato ortopédico para el tobillo o ponerle un vendaje al tobillo podría ayudar a evitar una nueva lesión.

En el caso de esguinces más graves y dolorosos, es posible que no pueda caminar, aunque podría poner algo de peso mientras usa muletas y un aparato ortopédico de protección, como uno que tenga incorporado un amortiguador de aire u otra forma de apoyo para el tobillo. Si el dolor es intenso, use muletas hasta que su médico le diga que puede empezar a cargar peso. En general, si el dolor es soportable, debe intentar caminar o poner algo de peso mientras usa muletas y un aparato ortopédico de protección, debido a que estas actividades promueven la curación.

Algunas personas que tienen esguinces reiterados o graves pueden llegar a tener dolor y debilidad a largo plazo en la articulación. El tratamiento de un esguince de tobillo puede ayudar a prevenir problemas de tobillo constantes. Pueden hacerse ejercicios de rehabilitación para un esguince de tobillo en el hogar para fomentar la curación adecuada y prevenir el dolor crónico y la inestabilidad. Cuando no se siguen ejercicios de rehabilitación después de un esguince, el tobillo puede volverse débil e inestable.

En el caso de un esguince menor, los ejercicios de rehabilitación comienzan poco después de la lesión y consisten en caminar. Puede tratar de usar botas para excursión u otros zapatos altos con cordones que cubran el tobillo para dar apoyo. Pero úselos con precaución. No fuerce el pie usando botas si siente mucho dolor o molestia.

Los ejercicios de estiramiento deberían continuarse todos los días y especialmente antes y después de las actividades físicas para prevenir una nueva lesión. Incluso si siente que el tobillo está mejor, continúe con los ejercicios de fortalecimiento y con los ejercicios de equilibrio y control muscular varias veces a la semana para mantener los tobillos fuertes.

El momento y el tipo de Haga clic aquí para ver una Medida práctica. ejercicios de rehabilitación pueden variar según las preferencias de su médico o de su fisioterapeuta. Probablemente haga los siguientes tipos de ejercicios.

  • Ejercicios de amplitud de movimiento para mover la articulación lo más que pueda en todas las direcciones que se mueve. Usted puede comenzar estos ejercicios poco después de su lesión.
  • Ejercicios de estiramiento para mantener su tendón de Aquiles (tendón calcáneo) flexible mientras sana el tobillo. Puede comenzar a estirar tan pronto como pueda hacerlo sin dolor.
  • Ejercicios de fortalecimiento para fortalecer los músculos de manera que ayuden a apoyar el tobillo. Hable con su médico o fisioterapeuta sobre cuándo comenzar los ejercicios de fortalecimiento del tobillo. En general, usted puede comenzar estos ejercicios después de que sea capaz de ponerse de pie sin un aumento del dolor o la hinchazón, siempre y cuando no sienta dolor mientras los hace.
  • Ejercicios de equilibrio y control para ayudarles a su pie y tobillo a responder a actividades, lo cual puede ayudar a prevenir una nueva lesión. Generalmente, usted puede comenzar los ejercicios de equilibrio y control cuando sea capaz de ponerse de pie sin dolor. Pero hable con su médico o fisioterapeuta sobre el momento exacto. Usted no debe sentir dolor mientras hace estos ejercicios. Además, no pruebe estos ejercicios si no podría haberlos hecho fácilmente antes de su lesión. Si usted cree que se hubiera sentido inestable haciendo estos ejercicios cuando su tobillo estaba sano, corre riesgo de caerse cuando los intente con un tobillo lesionado.
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Esguince de tobillo: Ejercicios de rehabilitación.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

American Academy of Orthopaedic Surgeons (AAOS)
Dirección del sitio web: www.orthoinfo.aaos.org

Información relacionada

Referencias

Otras obras consultadas

  • American Academy of Orthopaedic Surgeons and American Academy of Pediatrics (2010). Ankle sprain. In JF Sarwark, ed., Essentials of Musculoskeletal Care, 4th ed., pp. 762–767. Rosemont, IL: American Academy of Orthopaedic Surgeons.
  • Giza E, Silvers HJ (2010). Ankle instability prevention. In JC DeLee et al., eds., DeLee and Drez's Orthopaedic Sports Medicine: Principles and Practice, 3rd ed., vol. 1, pp. 338–341. Philadelphia: Saunders.
  • Hertling D, Kessler RM (2006). Ankle sprain section of Lower leg, ankle, and foot. In Management of Common Musculoskeletal Disorders: Physical Therapy Principles and Methods, 4th ed., pp. 601–604. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Krabak BJ, Baima J (2008). Ankle sprain. In WR Frontera et al., eds., Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation, 2nd ed., pp. 421–425. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Mann JA, et al. (2006). Foot and ankle surgery. In HB Skinner, ed., Current Diagnosis and Treatment in Orthopedics, 4th ed., pp. 460–534. New York: McGraw Hill.
  • Struijs P, Kerkhoffs G (2010). Ankle sprain, search date November 2009. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Adam Husney, MD - Medicina familiar
William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Última revisión 17 octubre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.