Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica)

Generalidades del tema

Los pulmones y su ubicación en el cuerpo

¿Qué es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)?

La EPOC es una enfermedad de los pulmones que dificulta la respiración. Es causada por el daño en los pulmones durante muchos años, por lo general, por el hábito de fumar.

La EPOC a menudo es una combinación de dos enfermedades:

  • Bronquitis crónica. En la bronquitis crónica, las vías respiratorias que llevan aire a los pulmones (bronquios) se inflaman y producen una gran cantidad de mucosidad. Esto puede estrechar u obstruir las vías respiratorias, lo que dificulta la respiración.
  • Enfisema. En una persona sana, los pequeños sacos de aire de los pulmones son como globos. A medida que inhala y exhala, dichos sacos se agrandan y achican para mover el aire a través de los pulmones. Pero con enfisema, estos sacos de aire se dañan y pierden su elasticidad. Entra y sale menos aire de los pulmones, lo que provoca falta de aire.

La EPOC empeora con el tiempo. No se puede deshacer el daño en los pulmones. Sin embargo, usted puede tomar medidas para prevenir más daño y para sentirse mejor.

¿Qué causa la EPOC?

La EPOC casi siempre es causada por el hábito de fumar. Con el tiempo, inhalar el humo de tabaco irrita las vías respiratorias y destruye las fibras elásticas que se encuentran en los pulmones.

Otros factores que podrían causar riesgo incluyen inhalar emanaciones químicas, polvo o aire contaminado durante un largo período. Ser fumador pasivo también puede dañar los pulmones.

Por lo general, el daño en los pulmones demora muchos años en comenzar a causar síntomas; por eso la EPOC es más común en personas mayores de 60 años.

Puede ser más probable que tenga EPOC si usted ha tenido muchas infecciones pulmonares graves durante la infancia. Las personas que desarrollan enfisema entre los 30 y los 49 años podrían tener un trastorno hereditario, que se llama deficiencia de alfa-1 antitripsina. Pero esto es poco común.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas principales son:

  • Tos duradera (crónica).
  • Mucosidad que aparece cuando tose.
  • Falta de aire que empeora cuando hace ejercicio.

A medida que la EPOC empeora, es posible que le falte el aire aun al realizar cosas simples, como vestirse o preparar una comida. Es más difícil comer o hacer ejercicio y se requiere mucha más energía para respirar. Con frecuencia, las personas bajan de peso y se debilitan.

En ocasiones, sus síntomas podrían repentinamente generar una crisis y empeorar mucho más. Esto se llama exacerbación de la EPOC. Una exacerbación puede ser de leve a potencialmente mortal. Cuanto más tiempo tenga EPOC, más severas serán estas exacerbaciones.

¿Cómo se diagnostica la EPOC?

Para averiguar si tiene EPOC, un médico:

  • Le hará un examen físico y escuchará los sonidos de sus pulmones.
  • Le hará preguntas sobre su historial de salud y si fuma o si ha estado expuesto a otras cosas que pueden irritarle los pulmones.
  • Le hará pruebas de respiración, que incluyen una espirometría, para averiguar qué tan bien funcionan sus pulmones.
  • Le tomará radiografías del pecho y le hará otras pruebas para ayudar a descartar otros problemas que podrían estar causando los síntomas.

Si existe la posibilidad de que usted tenga EPOC, es muy importante averiguarlo tan pronto como sea posible. Esto le da tiempo de tomar medidas para retrasar el daño en los pulmones.

¿Cómo se trata?

La mejor manera de retrasar la EPOC es dejar de fumar. Esto es lo más importante que puede hacer. Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar. Independientemente de cuánto tiempo haya fumado o de cuán grave sea su EPOC, dejar de fumar puede ayudar a detener el daño en los pulmones.

Su médico puede recetarle tratamientos que podrían ayudarle a manejar sus síntomas y a sentirse mejor.

  • Los medicamentos pueden ayudarle a respirar más fácilmente. La mayoría de ellos se inhalan de modo que van directamente a los pulmones. Si obtiene un inhalador, es muy importante usarlo exactamente como le muestra su proveedor de salud.
  • Un programa de rehabilitación pulmonar le puede ayudar a aprender a manejar su enfermedad. Un equipo de profesionales de la salud puede ofrecerle orientación y enseñarle a respirar con más facilidad, hacer ejercicio y comer bien.
  • Con el tiempo, es posible que necesite usar oxígeno por momentos o la mayor parte del tiempo.

Las personas que tienen EPOC son más propensas a tener infecciones pulmonares, por lo cual será necesario vacunarse contra la gripe cada año. También debe recibir una vacuna antineumocócica. Es posible que no evite que usted tenga neumonía. Sin embargo, si usted de hecho se enferma de neumonía, probablemente no se sienta tan mal.

¿Cómo puede vivir bien con EPOC?

Hay muchas medidas que puede tomar en el hogar para mantenerse lo más saludable posible.

  • Evite los factores que pueden irritar los pulmones, como el humo y la contaminación del aire.
  • Utilice un filtro de aire en su hogar.
  • Haga ejercicio con regularidad para mantenerse tan fuerte como pueda.
  • Coma bien para poder mantenerse fuerte. Si está bajando de peso, pregúntele a su médico o dietista acerca de qué hacer para que sea más fácil obtener las calorías que necesita.

Cómo manejar las crisis: A medida que la EPOC empeora, es posible que tenga crisis cuando sus síntomas empeoran rápidamente y permanecen así. Es importante saber qué hacer si esto ocurre. Su médico puede darle un plan de acción y medicamentos para que le ayuden a respirar si tiene una crisis. Pero si el ataque es grave, es posible que tenga que ir a la sala de urgencias o llamar al 911.

Cómo manejar la depresión y la ansiedad: Saber que tiene una enfermedad que empeora con el tiempo puede ser difícil. Es común sentirse triste o sin esperanza en ocasiones. Tener problemas para respirar también puede hacer que se sienta usted muy ansioso. Si estos sentimientos perduran, asegúrese de informarle a su médico. La asesoría psicológica, los medicamentos y los grupos de apoyo pueden ayudarle a sobrellevarlos.

Causa

La EPOC es causada la mayoría de las veces por el hábito de fumar. La mayoría de las personas con EPOC son personas que han fumado por muchos años, y las investigaciones demuestran que fumar cigarrillos aumenta el riesgo de tener EPOC:2

  • Algunos estudios demuestran que hasta la mitad de las personas mayores de 60 años que fumaron durante mucho tiempo tienen EPOC.3
  • Fumar ambos, tabaco y marihuana, aumenta el riesgo de EPOC más que fumar solo uno de los dos.1

La EPOC a menudo es una combinación de dos enfermedades: bronquitis crónica y enfisema. Ambas enfermedades son causadas por el hábito de fumar. Aunque se puede tener bronquitis crónica o enfisema, con más frecuencia las personas tienen una combinación de ambas enfermedades.

Otras causas

Otras causas posibles de EPOC incluyen:

  • La exposición a largo plazo a irritantes de los pulmones, como polvo industrial y emanaciones químicas.
  • Nacimiento prematuro que conduce a daño en los pulmones (enfermedad pulmonar neonatal crónica).
  • Factores hereditarios (genes), que incluyen deficiencia de alfa-1 antitripsina. Esta es una afección poco frecuente en la que es posible que el cuerpo no pueda producir suficiente cantidad de una proteína (alfa-1 antitripsina) que ayuda a proteger a los pulmones del daño. Por lo general, las personas que tienen este trastorno y que fuman comienzan a tener síntomas de enfisema entre los 30 y los 49 años. Generalmente, aquellos que tienen este trastorno, pero que no fuman, comienzan a tener síntomas entre los 80 y los 89 años.

Síntomas

Cuando usted tiene EPOC:

  • Tiene tos que no desaparece.
  • Con frecuencia expulsa mucosidad al toser.
  • Con frecuencia siente falta de aire, especialmente cuando hace ejercicio.
  • Puede sentir opresión en el pecho.

Exacerbación de la EPOC

Muchas personas con EPOC tienen ataques, llamados crisis o exacerbaciones. Esto es cuando sus síntomas habituales empeoran rápidamente y permanecen así. Una crisis de EPOC puede ser peligrosa, y es posible que usted deba ir al hospital.

Los síntomas incluyen:

  • Se expulsa más mucosidad al toser de lo habitual.
  • Cambio en el color o en el espesor de la mucosidad.
  • Más falta de aire de lo habitual.
  • Mayor opresión en el pecho.

La mayoría de las veces, estos ataques son causados por infecciones, como bronquitis aguda y neumonía, y por la contaminación del aire.

Colabore con su médico para elaborar un plan para controlar una crisis de EPOC. Si usted está preparado, es posible que pueda tenerla bajo control. Trate de no entrar en pánico si empieza a experimentar una exacerbación. El tratamiento rápido en el hogar podría ayudarle a manejar problemas respiratorios graves.

Qué aumenta su riesgo

Fumar tabaco

Fumar tabaco es el factor de riesgo más importante de EPOC. En comparación con el hábito de fumar, los demás riesgos son menores.

  • Algunos estudios demuestran que hasta la mitad de las personas mayores de 60 años que fumaron durante mucho tiempo tienen EPOC.3
  • Los fumadores de pipa y de cigarros corren un menor riesgo de tener EPOC que los fumadores de cigarrillos. Pero aún así tienen más riesgo que los no fumadores.
  • Fumar ambos, tabaco y marihuana, aumenta el riesgo de EPOC más que fumar solo uno de los dos.1
  • El riesgo de tener EPOC aumenta tanto con la cantidad de tabaco que usted fuma cada día como con la cantidad de años que usted ha fumado.

Para obtener más información, vea el tema Cómo dejar de fumar.

Otros riesgos

Antecedentes familiares

Algunas personas pueden correr un riesgo más alto que otras de tener la enfermedad, especialmente si tienen niveles bajos de la proteína alfa-1 antitripsina (deficiencia de alfa-1 antitripsina), un trastorno hereditario.

Nacimiento prematuro

Los bebés que nacen antes de término usualmente necesitan recibir terapia de oxígeno a largo plazo porque sus pulmones no están desarrollados completamente. Esta terapia puede causar daño pulmonar (enfermedad pulmonar neonatal crónica) que puede aumentar el riesgo de EPOC más tarde en la vida.

Asma

El asma y la EPOC son enfermedades diferentes, a pesar de que las dos implican problemas de respiración. Las personas con asma pueden tener mayores riesgos de llegar a tener EPOC, pero las razones de esto aún no se comprenden completamente.

Riesgos en el ambiente
  • Contaminación del aire exterior. La contaminación del aire podría empeorar la EPOC. Podría aumentar el riesgo de una crisis o exacerbación de EPOC, cuando sus síntomas empeoran rápidamente y se quedan peor. Procure no estar al aire libre cuando los niveles de contaminación del aire sean altos.
  • Contaminación del aire de interiores. Tenga una buena ventilación en su hogar para evitar la contaminación del aire de interiores.
  • Humo de tabaco ambiental. Aún no se sabe si el humo de tabaco ambiental puede provocar EPOC. Pero un estudio amplio demostró que los niños que estuvieron expuestos al humo de tabaco ambiental tienen mayor probabilidad de tener enfisema que los niños que no estuvieron expuestos.4 Y las personas que están expuestas al humo de tabaco ambiental durante un largo tiempo son más propensas a tener problemas respiratorios y enfermedades respiratorias.
  • Riesgos ocupacionales. Si su trabajo lo expone a emanaciones químicas o polvo, use equipos de seguridad para reducir la cantidad de emanaciones y polvo que respira.

Cuándo llamar al médico

Llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato si:

  • La persona deja de respirar.
  • Se presenta dificultad de moderada a grave para respirar. Esto significa que una persona puede tener problemas para decir frases completas o para respirar al hacer actividad.
  • Se presenta dolor intenso en el pecho o el dolor en el pecho empeora rápidamente.

Llame a su médico de inmediato o vaya a la sala de urgencias si le han diagnosticado EPOC y si usted:

  • Tose 0.5 taza (120 mL) o más de sangre.
  • Tiene falta de aire o respiración sibilante (con un silbido) que empeoran rápidamente.
  • Comienza a tener un nuevo dolor en el pecho.
  • Su tos es más profunda o más frecuente que antes, especialmente si nota un aumento de la cantidad de mucosidad (esputo) o un cambio en el color de la mucosidad que expulsa al toser.
  • Tiene las piernas o el abdomen más hinchados.
  • Tiene una fiebre alta [más de 101 °F (38.3 °C)].
  • Presenta síntomas parecidos a los de la gripe.

Si sus síntomas (tos, mucosidad y/o falta de aire) repentinamente empeoran y quedan así, usted podría estar teniendo una crisis de EPOC, o exacerbación. Recibir tratamiento rápido ante una crisis podría ayudarle a evitar tener que ir al hospital.

Llame pronto a su médico para programar una cita si:

  • Su medicamento no está dando tan buenos resultados como antes.
  • Sus síntomas están empeorando lentamente, y usted no ha consultado a un médico recientemente.
  • Tiene un resfriado y:
    • Su fiebre dura más de 2 o 3 días.
    • Tiene falta de aire o si la falta de aire empeora en forma notoria.
    • Su tos empeora.
  • No ha recibido un diagnóstico de EPOC, pero está teniendo síntomas. Los antecedentes de fumador (incluso en el pasado) aumentan en gran medida las probabilidades de que los síntomas sean de la EPOC.
  • Expulsa cualquier cantidad de sangre al toser.

Hable con su médico

Si le han diagnosticado EPOC, hable con su médico en su próxima cita regular acerca de:

  • Ayuda para dejar de fumar. Para revisar consejos sobre cómo dejar de fumar, vea el tema Cómo dejar de fumar.
  • Una vacuna anual contra la gripe.
  • Una vacuna antineumocócica. Por lo general, las personas solo necesitan una vacuna. Pero los médicos recomiendan una segunda vacuna para algunas personas que se aplicaron su primera vacuna antes de cumplir los 65 años.
  • Un programa de ejercicios o una rehabilitación pulmonar.
  • Cualquier actualización de sus medicamentos o de su tratamiento que usted pueda necesitar.

A quién consultar

Los profesionales de la salud que pueden diagnosticar EPOC y proporcionar un plan de tratamiento básico incluyen:

Es posible que deba ver a un especialista en enfermedad de los pulmones, que se llama neumólogo, si:

  • Su diagnóstico de EPOC es incierto o difícil de realizar debido a que usted tiene enfermedades con síntomas similares.
  • Tiene síntomas poco habituales que, por lo general, no se ven en personas con EPOC.
  • Tiene menos de 50 años y/o nunca ha fumado o ha fumado cigarrillos durante poco tiempo.
  • Tiene que dirigirse al hospital con frecuencia debido a aumentos repentinos de la falta de aire.
  • Necesita terapia de oxígeno o terapia de corticosteroides a largo plazo.
  • Usted y su médico están considerando la posibilidad de realizar una cirugía, como un trasplante de pulmón o una reducción de volumen pulmonar.

Exámenes y pruebas

Para diagnosticar la EPOC, es probable que su médico le haga las siguientes pruebas:

  • Historial de salud y examen físico. Estos le darán a su médico información importante sobre su salud.
  • Pruebas de funcionamiento pulmonar, incluyendo una prueba de FEV1. Estas pruebas miden la cantidad de aire en los pulmones y la velocidad con la que el aire entra y sale. La espirometría es la más importante de estas pruebas.
  • Radiografía de pecho (tórax). Ayuda a descartar otras afecciones con síntomas similares, por ejemplo cáncer de pulmón.

Pruebas realizadas cuando es necesario

  • Prueba de gasometría arterial. Esta prueba mide la cantidad de oxígeno, dióxido de carbono y ácido en la sangre. Ayuda a su médico a decidir si usted necesita tratamiento con oxígeno.
  • Oximetría. Este análisis mide la saturación de oxígeno en la sangre. Puede ser de utilidad para averiguar si el tratamiento con oxígeno es necesario, pero proporciona menos información que la prueba de gasometría arterial.
  • Electrocardiograma (ECG) o un ecocardiograma. Estas pruebas pueden encontrar ciertos problemas del corazón que pueden causar la falta de aire.
  • Factor de transferencia de monóxido de carbono. Esta prueba observa si los pulmones están dañados y, en ese caso, cuánto daño hay y cuál podría ser la gravedad de la EPOC.

Pruebas rara vez realizadas

Chequeos regulares

Debido a que la EPOC es una enfermedad que continúa empeorando, es importante programar chequeos regulares con su médico. Los chequeos podrían incluir:

Dígale a su médico acerca de cualquier cambio en sus síntomas y si usted ha tenido alguna crisis. Su médico podría cambiar sus medicamentos según sus síntomas.

Detección temprana

Cuanto antes se diagnostique la EPOC, antes podrá tomar medidas para desacelerar la enfermedad y mantener su calidad de vida durante la mayor cantidad de tiempo posible. Las pruebas de detección ayudan a su médico a diagnosticar la EPOC en forma temprana, antes de que tenga cualquier síntoma.

Hable con su médico acerca de la detección de la EPOC si usted:

  • Es fumador o exfumador.
  • Ha tenido síntomas graves de asma durante un largo tiempo, y no han mejorado con tratamiento.
  • Tiene antecedentes familiares de enfisema.
  • Tiene un trabajo en el que está expuesto a muchas sustancias químicas o polvo.

El U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF, por sus siglas en inglés) no recomienda pruebas de detección de EPOC para adultos que no corren alto riesgo de tener EPOC.5 Y algunos expertos recomiendan que solo se hagan pruebas de detección a personas que tengan síntomas de problemas pulmonares.6

Aspectos generales del tratamiento

Las metas del tratamiento para la EPOC son:

  • Desacelerar la enfermedad dejando de fumar y evitando factores desencadenantes, como la contaminación del aire.
  • Limitar sus síntomas, como la falta de aire, con medicamentos.
  • Mejorar su salud general con actividad en forma regular.
  • Prevenir y tratar las crisis con medicamentos y otro tratamiento.

La rehabilitación pulmonar puede ayudarle a alcanzar estas metas. Ayuda a entrenar su mente, sus músculos y su corazón de manera que puedan obtener el mejor beneficio de los pulmones dañados. El programa incluye un equipo de profesionales de la salud que ayudan a prevenir o manejar los problemas causados por la EPOC. La rehabilitación suele combinar ejercicio, terapia respiratoria, asesoría para alimentarse bien y otro tipo de educación.

Cuidado personal

Gran parte del tratamiento para la EPOC incluye cosas que usted puede hacer por sí mismo.

Dejar de fumar es lo más importante que puede hacer para retrasar la enfermedad y mejorar su calidad de vida.

Cómo dejar de fumar

Otras cosas que puede hacer usted que realmente marcan una diferencia son alimentarse bien, mantenerse activo y evitar factores desencadenantes. Para saber más, vea Cómo vivir con EPOC.

Medicamentos

Los medicamentos usados para tratar la EPOC pueden ser de larga duración para prevenir síntomas o de corta duración para ayudar a aliviarlos. Para aprender más, vea Medicamentos.

Otro tratamiento que puede necesitar

Si empeora la EPOC, es posible que necesite otro tratamiento, como:

  • Tratamiento con oxígeno. Consiste en recibir oxígeno adicional mediante una máscara facial o por medio de un pequeño tubo que encaja justo dentro de su nariz. Puede hacerse en el hospital o en el hogar.
  • Tratamiento para debilidad muscular y pérdida de peso. Muchas personas con EPOC grave tienen problemas para no bajar de peso y mantener fuerte el cuerpo. Esto puede tratarse prestando atención a alimentarse regularmente y bien.
  • Ayuda con depresión. La EPOC puede afectar más que los pulmones. Puede causar estrés, ansiedad y depresión. Estas cosas consumen energía y pueden hacer que empeoren los síntomas de la EPOC. Pero pueden tratarse. Si se siente muy triste o ansioso, llame a su médico.
  • Cirugía. Raramente se usa cirugía para la EPOC. Solo se considera para personas que tienen una EPOC grave que no ha mejorado con ningún otro tratamiento.

Cómo enfrentar las crisis

Las crisis de EPOC, o exacerbaciones, ocurren cuando sus síntomas —falta de aire, tos y producción de mucosidad— empeoran rápidamente y permanecen así.

Colabore con su médico para elaborar un plan para manejar una crisis de EPOC. Si está preparado, es posible que pueda mantenerla bajo control. No entre en pánico si empieza a tener una. El tratamiento rápido en el hogar puede ayudarle a prevenir problemas para respirar graves.

Una crisis puede poner la vida en peligro, y es posible que usted tenga que ir al consultorio de su médico o a un hospital. El tratamiento para crisis incluye:

  • Medicamentos para ayudarle a respirar.
  • Máquinas para ayudarle a respirar. El uso de una máquina para ayudarle a respirar se llama ventilación mecánica. La ventilación se usa solo si el medicamento no le está ayudando y se está volviendo muy difícil respirar.
    • La ventilación con presión positiva no invasiva (NPPV, por sus siglas en inglés) fuerza la entrada de aire en los pulmones a través de una mascarilla facial.
    • Con la ventilación invasiva, se inserta un tubo de respiración en la tráquea, y una máquina fuerza la entrada de aire en los pulmones.
    • Oxígeno para ayudarle a respirar. El tratamiento con oxígeno puede hacerse en el hospital o en el hogar.
  • Antibióticos. Estos medicamentos se usan cuando se considera probable una infección pulmonar bacteriana. Las personas con EPOC corren un riesgo más alto de contraer neumonía e infecciones pulmonares frecuentes. Estas infecciones a menudo conducen a exacerbaciones de la EPOC, o crisis, de modo que es importante tratar de evitarlas.

Prevención

No fume

La mejor manera de evitar que la EPOC comience o empeore es no fumar.

Dejar de fumar trae claros beneficios, aun después de años de fumar. Cuando deja de fumar, usted desacelera el daño en los pulmones. Para la mayoría de las personas que dejan de fumar, la pérdida de la función pulmonar se desacelera y pasa a tener el mismo ritmo de la de un no fumador.

Dejar de fumar es especialmente importante si usted tiene bajos niveles de proteína alfa-1 antitripsina. Las personas que tienen una deficiencia de alfa-1 antitripsina pueden reducir su riesgo de tener EPOC grave si se aplican inyecciones periódicas de alfa-1 antitripsina. Los familiares de una persona con deficiencia de alfa-1 antitripsina deberían hacerse análisis de esta afección.

Evite el aire malo

Otros irritantes de las vías respiratorias (por ejemplo la contaminación del aire, las emanaciones químicas y el polvo) también pueden empeorar la EPOC, pero son mucho menos importantes que el hábito de fumar en lo que respecta a ser la causa de la enfermedad.

Vacúnese

Vacunas contra la gripe

Si usted tiene EPOC, tiene que vacunarse contra la gripe todos los años. Cuando las personas con EPOC tienen gripe, con frecuencia se vuelve algo más grave, como neumonía. Una vacuna contra la gripe puede ayudar a prevenir que esto suceda.

Además, es posible que aplicarse una vacuna contra la gripe regularmente reduzca sus probabilidades de tener crisis de EPOC.7

Vacuna antineumocócica

Las personas con EPOC con frecuencia tienen neumonía. Aplicarse una vacuna puede ayudarle a evitar que esté muy enfermo con neumonía. Por lo general, las personas solo necesitan una inyección, pero los médicos a veces recomiendan una segunda aplicación para algunas personas que se aplicaron su primera vacuna antes de cumplir los 65 años. Hable con su médico acerca de si usted necesita una segunda aplicación.

Vacuna contra la tos ferina

La tos ferina (pertusis) puede aumentar el riesgo de tener una crisis de EPOC.8 De modo que asegurarse de estar al día con las vacunas contra la tos ferina puede ayudarle a controlar la EPOC.

Inquietudes a largo plazo

La EPOC empeora gradualmente con el tiempo.

La falta de aire empeora a medida que la EPOC empeora.

  • Si se le diagnostica en forma temprana, antes de que tenga mucho daño en los pulmones, es posible que tenga síntomas muy leves, aun cuando hace actividad.
  • Si se le diagnostica más tarde, es posible que usted ya haya perdido gran parte de su función pulmonar.
    • Si usted hace actividad, es posible que sienta falta de aire durante actividades que no solían causarle este problema.
    • Si usted no hace mucha actividad, es posible que no note el nivel de falta de aire que usted tiene hasta que su EPOC empeore.
  • Si ha tenido EPOC por muchos años, es posible que sienta falta de aire aun cuando está descansando. Aun actividades simples podrían causar falta de aire muy intensa.

Es muy importante dejar de fumar. Si continúa fumando después de recibir un diagnóstico de EPOC, la enfermedad empeorará más rápido, sus síntomas serán peores y usted tendrá un riesgo mayor de tener otros problemas de salud graves.

El daño en los pulmones que causa los síntomas de EPOC no se cura y no puede repararse. Pero si usted tiene EPOC de leve a moderada y deja de fumar, puede desacelerar el ritmo al que se va dificultando más la respiración. Usted nunca podrá respirar tan bien como podría si nunca hubiera fumado, pero es posible que pueda posponer o evitar problemas más graves con la respiración.

Complicaciones

Otros problemas de salud de la EPOC pueden incluir:

  • Infecciones pulmonares más frecuentes, como neumonía.
  • Un mayor riesgo de adelgazamiento de los huesos (osteoporosis), especialmente si usa corticosteroides orales.
  • Problemas con el peso. Si la parte principal de su EPOC es la bronquitis crónica, es posible que deba bajar de peso. Si el enfisema es su problema principal, es posible que deba aumentar de peso e incrementar su masa muscular.
  • Insuficiencia cardíaca que afecta el lado derecho del corazón (cardiopatía pulmonar).
  • Un pulmón colapsado (neumotórax). La EPOC puede dañar la estructura del pulmón y permitir el escape de aire hacia la cavidad torácica.
  • Problemas del sueño debido a que no está recibiendo suficiente oxígeno en los pulmones.

Cuidados al final de la vida

El tratamiento para la EPOC ayuda cada vez más a las personas a vivir más tiempo. Sin embargo, la EPOC es una enfermedad que sigue empeorando y puede ser mortal.

Es importante que hable con su médico acerca de estos temas:

  • ¿Cuál es su idea de la "muerte ideal"? ¿Desea que lo mantengan con vida a cualquier costo? ¿Desea una muerte calma y tranquila?
  • Si tiene problemas respiratorios repentinos que ponen la vida en peligro, ¿desea ventilación mecánica, que significa estar conectado a una máquina que respira por usted?
  • ¿Qué otros tipos de tratamiento médico desea, o no desea, para cuando esté cerca del final de la vida?
  • ¿Desea redactar instrucciones médicas por anticipado, que es un documento legal que informa a su médico qué tratamiento usted desea o no desea si pierde la capacidad para comunicarse?
  • ¿Qué piensa de los cuidados paliativos? El cuidado paliativo es una clase de atención para personas que tienen enfermedades que no desaparecen y que suelen empeorar con el tiempo. Es diferente de tratar su enfermedad.
Atención en el final de la vida
Cómo escribir instrucciones médicas por adelantado
Cuidados paliativos

Cómo vivir con EPOC

Cuando maneja la EPOC, usted:

  • Deja de fumar.
  • Toma medidas para mejorar su capacidad de respirar.
  • Come bien y se mantiene activo.
  • Aprende todo lo que puede acerca de la EPOC.
  • Recibe apoyo de su familia y de sus amigos.

Deje de fumar

Nunca es tarde para dejar de fumar. Independientemente de por cuánto tiempo haya tenido EPOC o lo grave que sea, dejar de fumar ayudará a retrasar la enfermedad y a mejorar su calidad de vida.

Aunque el daño ya producido en los pulmones no se revierte, dejar de fumar puede desacelerar la rapidez con la que empeoran sus síntomas de EPOC.

Un hombre

Historia de un hombre:

Ned, 56 años

"Intenté dejar en seco, pero después de solo algunos días me di cuenta de que no iba a dar resultado. Me di cuenta de que necesitaba intentar otra cosa. Por eso, probé el parche, y eso marcó una gran diferencia. Puedo sentir una diferencia en mi respiración. Y me siento esperanzado de que haber dejado de fumar me dará algunos años más de vida". —Ned

Lea más acerca de cómo Ned dejó de fumar.

Es posible que sienta que nada puede ayudarle a dejar de fumar. Pero en la actualidad hay varios tratamientos que han demostrado ser muy buenos para ayudar a las personas a dejar de fumar. Estos incluyen:

Los medicamentos actuales ofrecen mucha ayuda a personas que quieren dejar de fumar. Usted duplicará sus probabilidades de dejar de fumar incluso si los medicamentos son el único tratamiento que usted usa para dejar de fumar, pero sus probabilidades aumentan aún más si combina los medicamentos y otras estrategias para dejar de fumar, como la asesoría psicológica.9

Para más información, vea el tema Cómo dejar de fumar.

Para respirar con más facilidad

Haga todo lo que pueda para respirar con más facilidad.

Un hombre

Historia de un hombre:

Cal, 66 años

"Hubo un tiempo en el que no podía dar ni 10 pasos sin quedarme sin aire. Ahora camino una hora por mi vecindario cada día, sin necesidad de mi oxígeno. Me siento mejor de lo que me he sentido en años."—Cal

Averigüe cómo Cal fue capaz de fortalecerse.

Coma bien

Una buena nutrición es importante para mantener su fuerza y su salud. Problemas de debilidad muscular y pérdida de peso son comunes en personas con EPOC grave. Es peligroso llegar a tener un peso muy por debajo de su peso ideal. Podría afectar su esperanza de vida.10

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. EPOC: Cómo mantener una dieta saludable
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. EPOC: Cómo evitar la pérdida de peso

Busque educación y apoyo

Es muy importante tratar más que la enfermedad y sus síntomas. También necesita:

  • Educación. Obtener información para usted y para su familia sobre la EPOC y su programa de tratamiento les ayuda a usted y a su familia a sobrellevar su enfermedad de los pulmones.
  • Asesoría psicológica y apoyo. La falta de aire podría reducir su nivel de actividad y hacerle sentir socialmente aislado debido a que no puede disfrutar de actividades con su familia y amigos. Usted debe ser capaz de llevar una vida plena y de ser sexualmente activo. La asesoría psicológica y los grupos de apoyo pueden ayudarle a aprender a vivir con EPOC.
  • Una red de apoyo con sus familiares, amigos y profesionales de la salud. Enterarse de que usted tiene una enfermedad que podría acortar su vida puede desencadenar depresión o sensación de pérdida. La ansiedad puede empeorar sus síntomas y puede desencadenar una crisis o hacer que estas duren más. El apoyo de la familia y de los amigos puede reducir la ansiedad y el estrés y hacer que sea más fácil vivir con EPOC.
  • Su plan de tratamiento. Seguir un plan de tratamiento lo hará sentir mejor y será menos probable que se deprima. Un sistema de autorrecompensas, como una salida a cenar afuera después de haber tomado su medicamento y de haber hecho ejercicio según su programa durante una semana, puede ayudarle a mantenerse motivado.
Una mujer

Historia de una mujer:

Sarah, 67 años

"No ser la persona que solía ser es lo que a veces realmente me entristece. Hay muchos días en los que ni me quiero levantar, pero luego pienso en salir a caminar o en ver a mis amigos, y quiero salir. Es posible que la EPOC me haga más lenta, pero no va a detenerme". —Sarah

Lea más acerca de cómo Sarah maneja sus emociones.

Medicamentos

Los medicamentos para la EPOC se usan para:

  • Reducir la falta de aire.
  • Controlar la tos y la respiración sibilante.
  • Prevenir las crisis de EPOC, también llamadas exacerbaciones, o evitar que las crisis que usted tiene pongan su vida en peligro.

La mayoría de las personas con EPOC descubren que los medicamentos le permiten respirar con más facilidad.

Algunos medicamentos para la EPOC se usan con dispositivos que se llaman inhaladores o nebulizadores. Es importante aprender a usar estos dispositivos en forma correcta. Muchas personas no lo hacen, por eso no obtienen todos los beneficios del medicamento.

Opciones de medicamentos

  • Los broncodilatadores se usan para abrir o relajar sus vías respiratorias y para ayudarle con la falta de aire.
    • Los broncodilatadores de acción rápida alivian sus síntomas. Se consideran una buena primera opción para tratar la EPOC estable en una persona cuyos síntomas aparecen y desaparecen (síntomas intermitentes). Estos incluyen:
      • Anticolinérgicos (como ipratropio).
      • Agonistas beta2 (como albuterol o levalbuterol).
      • Una combinación de los dos (como una combinación de albuterol e ipratropio).
    • Los broncodilatadores de acción prolongada ayudan a prevenir los problemas respiratorios. Ayudan a las personas cuyos síntomas no desaparecen (síntomas persistentes). Estos incluyen:
      • Anticolinérgicos (como aclidinio o tiotropio).
      • Agonistas beta2 (como arformoterol, formoterol o salmeterol).
  • Los inhibidores de la fosfodiesterasa-4 (PDE4) se toman todos los días para ayudar a prevenir exacerbaciones de la EPOC. El único inhibidor PDE4 disponible es roflumilast (Daliresp).
  • Los corticosteroides (como prednisona) pueden usarse en forma de pastilla para tratar una crisis de EPOC o en forma inhalada para prevenir las crisis. Con frecuencia se usan si usted también tiene asma.
  • Otros medicamentos incluyen metilxantinas, que suelen usarse para casos graves de EPOC. Es posible que tengan efectos secundarios graves, por eso, generalmente no se recomienda su uso.

Consejos para usar inhaladores

La primera vez que use un broncodilatador, es posible que no note mucha mejoría en sus síntomas. Esto no siempre significa que el medicamento no ayudará. Pruebe el medicamento durante un tiempo antes de decidir si está dando resultado.

Muchas personas no usan sus inhaladores en la forma adecuada, por eso no obtienen la cantidad adecuada del medicamento. Pídale a su profesional de atención médica que le muestre lo que tiene que hacer. Lea cuidadosamente las instrucciones que aparecen en el envase.

La mayoría de los médicos recomiendan usar espaciadores con los inhaladores de dosis medida. Pero usted no debería usar un espaciador con un inhalador de polvo seco.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Problemas respiratorios: Cómo usar un inhalador de dosis medida con o sin espaciador
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Problemas respiratorios: Cómo usar un inhalador de polvo seco

Cirugía

Rara vez se usa la cirugía de pulmón para tratar la EPOC. La cirugía nunca es la primera opción de tratamiento y solo se considera para las personas que tienen EPOC grave que no ha mejorado con otros tratamientos.

Opciones de cirugía

  • La cirugía de reducción de volumen pulmonar extirpa parte de uno o ambos pulmones, lo que permite que lo que queda de los pulmones funcione mejor. Se usa solo para algunos tipos de enfisema grave.
  • El trasplante de pulmón reemplaza un pulmón enfermo con un pulmón sano de una persona que haya fallecido recientemente.
  • La bullectomía extirpa la parte del pulmón que está dañada por la formación de grandes sacos llenos de aire, que se llaman bullas. Esta cirugía rara vez se realiza.

Otros tratamientos

Otros tratamientos para la EPOC incluyen:

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Lung Association
Dirección del sitio web: www.lungusa.org

COPD Foundation (U.S.)
Dirección del sitio web: www.copdfoundation.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Tan WC, et al. (2009). Marijuana and chronic obstructive lung disease: A population-based study. Canadian Medical Association Journal, 180(8): 814–820.
  2. Senior RM, Silverman EK (2007). Chronic obstructive pulmonary disease. In DC Dale, DD Federman, eds., ACP Medicine, section 14, chap. 22. New York: WebMD.
  3. Lundbäck B, et al. (2003). Not 15 but 50% of smokers develop COPD?—Report from the Obstructive Lung Disease in Northern Sweden Studies. Respiratory Medicine, 97(2): 115–122.
  4. Lovasi GS, et al. (2010). Association of environmental tobacco smoke exposure in childhood with early emphysema in adulthood among nonsmokers. American Journal of Epidemiology, 171(1): 54–62.
  5. U.S. Preventive Services Task Force (2008). Screening for chronic obstructive pulmonary disease using spirometry: U.S. Preventive Services Task Force recommendation statement. Annals of Internal Medicine, 148(7): 529–534.
  6. Qaseem A, et al. (2011). Diagnosis and management of stable chronic obstructive pulmonary disease: A clinical practice guideline update from the American College of Physicians, American College of Chest Physicians, American Thoracic Society, and European Respiratory Society. Annals of Internal Medicine, 155(3): 179–191.
  7. Poole PJ, et al. (2005). Influenza vaccine for patients with chronic obstructive pulmonary disease. Cochrane Database of Systematic Reviews (2). Oxford: Update Software.
  8. Pesek R, Lockey R (2011). Vaccination of adults with asthma and COPD. Allergy, 66(1): 25–31.
  9. Talwar A, et al. (2004). Pharmacotherapy of tobacco dependence. Medical Clinics of North America, 88(6): 1528–1529.
  10. Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease (2013). Global Strategy for the Diagnosis, Management, and Prevention of COPD. Available online: http://www.goldcopd.org/guidelines-global-strategy-for-diagnosis-management.html.

Otras obras consultadas

  • Criner GJ, Sternberg AL (2008). A clinician's guide to the use of lung volume reduction surgery. Proceedings of the American Thoracic Society, 5(4): 461–467.
  • Diaz PT, et al. (2008). Optimizing bronchodilator therapy in emphysema. Proceedings of the American Thoracic Society, 5(4): 501–505.
  • Falk JA, et al. (2008). Inhaled and systemic corticosteroids in chronic obstructive pulmonary disease. Proceedings of the American Thoracic Society, 5(4): 506–512.
  • King DA, et al. (2008). Nutritional aspects of chronic obstructive pulmonary disease. Proceedings of the American Thoracic Society, 5(4): 519–523.
  • Maclay JD, et al. (2009). Update in chronic obstructive pulmonary disease 2008. American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, 179(7): 533–541.
  • Qaseem A, et al. (2011). Diagnosis and management of stable chronic obstructive pulmonary disease: A clinical practice guideline update from the American College of Physicians, American College of Chest Physicians, American Thoracic Society, and European Respiratory Society. Annals of Internal Medicine, 155(3): 179–191.

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Ken Y. Yoneda, MD - Pulmonología
Última revisión 14 noviembre, 2013

Última revisión: 14 noviembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.