Embarazo después de los 35 años

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

La mayoría de las mujeres que son mayores de 35 años tienen embarazos saludables. Pero a medida que van cumpliendo más años después de los 35, es cierto que algunos riesgos aumentan. Si usted es una futura mamá de más edad, puede aumentar sus probabilidades de tener un embarazo saludable. Vea a su médico para hacerse un control antes de quedar embarazada. Lleve un calendario regular de controles prenatales cuando esté embarazada. Comer bien, hacer ejercicio y descansar lo suficiente también ayudan a tener un embarazo saludable.

Los riesgos durante el embarazo varían de mujer a mujer. Algunos problemas del embarazo, como preeclampsia y diabetes gestacional, son más comunes en mujeres embarazadas mayores. Los mayores riesgos relacionados con la edad pasados los 35 años son de esterilidad y aborto espontáneo.

Su médico la observará atentamente para detectar temprano la mayoría de los problemas. En cada visita, se le tomará la presión arterial para asegurarse de que sea normal. También se analizará la presencia de proteínas en la orina. Tanto la presión arterial alta como la presencia de proteínas en la orina son señales de preeclampsia. Además, le harán pruebas para detectar diabetes. Usted puede hacerse pruebas para averiguar si el feto (bebé) tiene ciertos problemas genéticos.

La mayoría de los casos de embarazos con bebés que tienen síndrome de Down (y otros problemas cromosómicos) ocurren en mujeres de más edad. Si se realizan pruebas de detección de anomalías congénitas en la primera parte del segundo trimestre, se detectan fetos con anomalías congénitas en aproximadamente:1

  • 1 de cada 132 mujeres de 35 años.
  • 1 de cada 83 mujeres de 37 años.
  • 1 de cada 40 mujeres de 40 años.
  • 1 de cada 12 mujeres de 45 años.

Dado que las probabilidades de que su feto tenga un problema cromosómico aumenta después de los 35 años, su médico o enfermera obstétrica probablemente le recomiende pruebas de detección de anomalías congénitas.

Exámenes y pruebas de detección de anomalías congénitas

Las mujeres embarazadas y sus parejas pueden elegir realizarse o no una prueba para detectar anomalías congénitas. Puede ser una decisión difícil y con consecuencias emocionales. Usted debe considerar lo que los resultados de una prueba significarían para usted y cómo podrían afectar sus decisiones acerca del embarazo. Usted y su médico pueden elegir entre varias pruebas. Lo que usted elija depende de sus deseos, de la etapa en que se encuentre en su embarazo, de sus antecedentes familiares de salud y de qué pruebas hay disponibles en la zona donde vive. Podría optar por no hacerse ninguna prueba, hacerse una prueba o hacerse varias pruebas.

Información relacionada

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Cunningham FG, et al. (2010). Prenatal diagnosis and fetal therapy. In Williams Obstetrics, 23rd ed., pp. 287–311. New York: McGraw-Hill Medical.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Sarah Marshall, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología

Revisado9 septiembre, 2014