Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Hernia de disco lumbar: ¿Debería hacerme una cirugía?

Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Hernia de disco lumbar: ¿Debería hacerme una cirugía?

Obtenga los hechos

Sus opciones

  • Hacerse una cirugía por su hernia de disco.
  • No realizarse una cirugía.

Esta guía para decidir es para usted si su hernia de disco está en la parte baja de su espalda. No cubre información sobre hernias de disco en el área del cuello (hernia de disco cervical).

Puntos clave para recordar

  • La mayoría de las personas mejoran después de unos meses de tratamiento no quirúrgico, como descanso, medicamentos, inyecciones y rehabilitación.
  • La cirugía puede ser una buena opción si tiene usted ciática —dolor intenso, entumecimiento o debilidad en la nalga (glúteo) y la pierna— que no ha mejorado con el tratamiento no quirúrgico.
  • Si tiene usted dolor moderado a muy intenso que no parece mejorar en unos cuantos meses, es probable que se sienta mejor más pronto si se hace una cirugía. Pero con el tiempo, su capacidad para realizar sus actividades diarias será probablemente casi la misma si se hace o no la cirugía.
  • Si un médico le recomienda que se haga una cirugía, es recomendable que pida una segunda opinión. Es necesario que cuente con la mayor cantidad de información posible antes de tomar esta decisión.
  • La cirugía para una hernia de disco no suele causar problemas. Pero existe un leve riesgo de dañar los nervios o la columna vertebral durante la cirugía. Otros posibles problemas incluyen complicaciones por la anestesia y por una infección que cause más daño.
  • Es posible que su médico le recomiende varias semanas de fisioterapia y ejercicios en casa después de la cirugía.
PMCs

¿Qué es una hernia de disco?

Los huesos que forman la columna vertebral, las vértebras, están amortiguados por pequeños discos esponjosos. Cuando estos discos son saludables, actúan como amortiguadores para la columna vertebral y mantienen su flexibilidad. Pero cuando uno de los discos se daña, puede sobresalir o romperse. Esto se llama hernia de disco. También es posible que se llame hernia discal o disco desgarrado.

Una hernia de disco no siempre produce síntomas. Pero cuando presiona las raíces de los nervios, puede causar dolor, entumecimiento y debilidad en la zona del cuerpo donde pasan los nervios.

Si la hernia de disco está en la parte baja de la espalda (columna lumbar), puede causar dolor y entumecimiento en la nalga y en la pierna. Esto se llama ciática. La ciática es el síntoma más común de hernia de disco en la parte baja de la espalda.

Por lo general, una hernia de disco sanará por sí misma con el paso del tiempo.

¿Qué tipo de cirugía se hace para una hernia de disco?

Las cirugías más comunes son:

Discectomía

  • Es la extracción de material que está presionando la raíz de un nervio o la médula espinal.
  • Es la cirugía que funciona mejor para las personas que siguen teniendo dolor muy intenso (ciática) después de probar otros tratamientos.
  • Con frecuencia se puede hacer como microdiscectomía, en la cual se hace una incisión más pequeña y causa menos daño al tejido circundante.

Discectomía percutánea

  • También elimina el material que está presionando un nervio, pero lo hace mediante la inserción de una herramienta especial a través de una incisión muy pequeña.
  • No funciona tan bien como una discectomía normal.1

Laminotomía y laminectomía

  • Alivian la presión causada por cambios en la columna debido a la edad.
    • En la laminotomía se extrae parte de la lámina, que es la parte delgada de la vértebra que forma un arco protector sobre la médula espinal.
    • En la laminectomía, se extrae la mayor parte de la lámina o toda la lámina. También puede eliminar el tejido engrosado que estrecha el canal espinal.
  • Se pueden hacer al mismo tiempo que la discectomía, o por separado.

Es posible que su médico le recomiende un programa de rehabilitación después de la cirugía, que puede constar de fisioterapia y ejercicios en casa.

¿Cuándo se usa tratamiento no quirúrgico para una hernia de disco?

La mayoría de las hernias de disco sanan después de unos meses de tratamiento no quirúrgico. Este tratamiento puede incluir:

  • Un corto período de descanso.
  • Medicamentos para aliviar el dolor, incluyendo analgésicos, relajantes musculares e inyecciones de esteroides.
  • Fisioterapia.
  • Un programa de ejercicios recomendado por un médico.

Si usted está mejorando después de al menos 4 semanas de tratamiento no quirúrgico, esa es una buena señal de que su cuerpo seguirá sanando sin cirugía. En muchos casos, el organismo reabsorbe el material del disco, lo que ayuda a que el dolor desaparezca. Este proceso se llama reabsorción.

¿Qué tan bien funciona una cirugía para hernia de disco?

La cirugía para una hernia de disco lumbar (espalda baja) funciona bien para muchas personas, pero no para todas. En el caso de algunas personas, puede eliminar todos o la mayoría de sus síntomas.

Un estudio SPORT encontró que las personas fueron más propensas a sentirse mejor si se habían sometido a cirugía u otro tratamiento antes de tener síntomas por más de 6 meses.2

Algunas personas deciden hacerse una cirugía porque tienen que volver al trabajo o a sus otras actividades tan pronto como sea posible. Si su trabajo no requiere que sea usted muy activo, probablemente pueda volver a trabajar de 2 a 4 semanas después de la cirugía. Si su trabajo es de exigencia física, usted tendrá que esperar de 8 a 12 semanas.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía?

La mayoría de las personas no tienen problemas con la cirugía de espalda para las hernias de disco. Pero, al igual que en la mayoría de las cirugías, existen algunos riesgos:

  • Existe un leve riesgo de dañar los nervios o la columna vertebral durante la cirugía.
  • En algunas personas se forma una gran cantidad de tejido cicatrizal en el área de la cirugía. Ese tejido puede presionar los nervios y causar dolor.
  • Existe un cierto riesgo de infección, la cual podría causar más daño. Una infección podría requerir antibióticos y otra cirugía.
  • Los efectos secundarios graves de la anestesia son poco frecuentes, pero pueden incluir dificultad para respirar, ataque al corazón, ataque cerebral e incluso la muerte.

¿Qué nos dicen las cifras sobre los beneficios y los riesgos de la cirugía de espalda?

Las cifras en esta sección son para discectomía (discectomía común y microdiscectomía), la cirugía más común para la hernia de disco.

Tasas de recuperación con tratamientos para la espalda*
Recuperación Con cirugía Con tratamiento no quirúrgico
Libre de síntomas o casi libre de síntomas dentro de los 3 meses 50 a 60 de cada 100 20 a 30 de cada 100
Libre de síntomas o casi libre de síntomas dentro de 1 año 90 a 95 de cada 100 80 a 95 de cada 100
Necesidad de cirugía dentro de los 4 años 10 de cada 100 10 de cada 100
Ejemplos de riesgos graves con cirugía de espalda*
Riesgos graves Con discectomía estándar Con microdiscectomía
Daño nervioso permanente 10 a 20 de cada 1,000 1 a 3 de cada 1,000
Muerte 1 a 2 de cada 1,000 1 de cada 1,000

*Basados en la mejor evidencia disponible (calidad de la evidencia: dudosa a no concluyente)

Beneficios

No existe evidencia de alta calidad que muestre que la cirugía es más útil que el tratamiento no quirúrgico para una hernia de disco lumbar. La calidad de la evidencia es dudosa a no concluyente.

Tome un grupo de 100 personas que tengan ciática causada por una hernia de disco. Las probabilidades de no tener síntomas o casi ningún síntoma 3 meses después pueden ser un poco más altas con la cirugía que con un tratamiento no quirúrgico:

  • Con cirugía, de 50 a 60 personas de cada 100 pueden no tener síntomas o casi ningún síntoma después de 3 meses. Esto significa que de 40 a 50 todavía pueden tener síntomas.
  • Con tratamiento no quirúrgico, de 20 a 30 personas de cada 100 pueden no tener síntomas o casi ningún síntoma después de 3 meses. Esto significa que de 70 a 80 todavía pueden tener síntomas.

Después de un año, la brecha de recuperación entre aquellos que se sometieron a cirugía y aquellos que usaron tratamiento no quirúrgico es mucho menor.

  • Después de 1 año de la cirugía, de 90 a 95 personas de cada 100 pueden no tener síntomas o casi ningún síntoma. Esto significa que de 5 a 10 todavía pueden tener síntomas.
  • Después de 1 año de tratamiento no quirúrgico, de 80 a 95 personas de cada 100 pueden no tener síntomas o casi ningún síntoma. Esto significa que de 5 a 20 todavía pueden tener algunos síntomas.

En cuanto a la necesidad de cirugía dentro de los próximos 4 años, no hay diferencia.

  • Si todos se hacen cirugía de espalda, 10 de cada 100 personas pueden necesitar cirugía nuevamente dentro de los 4 años.
  • Si todos usan tratamiento no quirúrgico, 10 de cada 100 personas pueden necesitar cirugía dentro de los 4 años.
Riesgos

La evidencia sugiere que, como la mayoría de las cirugías, la cirugía de espalda puede tener algunos riesgos. Los riesgos pueden ser más altos para la discectomía común que para la microdiscectomía, la cual usa una incisión más pequeña y causa menos daño de tejidos. La calidad de la evidencia sobre los riesgos es dudosa a no concluyente.

Tome un grupo de 1,000 personas que se hagan la cirugía de espalda. Los riesgos más graves incluyen:

  • Daño nervioso permanente. Con la discectomía común, de 10 a 20 personas de cada 1,000 pueden tener daño nervioso a largo plazo, lo cual significa que de 980 a 990 de cada 1,000 pueden no tenerlo. Con la microdiscectomía, el riesgo de daño nervioso es más bajo: de 1 a 3 personas de cada 1,000.
  • Muerte. Con la discectomía común, de 1 a 2 personas de cada 1,000 pueden morir a causa de la cirugía, lo que significa que de 998 a 999 pueden no morir. Con la microdiscectomía, 1 persona de cada 1,000 puede morir por la cirugía.
Cómo entender la evidencia

Determinada evidencia es mejor que otra evidencia. La evidencia surge de estudios que examinan lo bien que funcionan los tratamientos y las pruebas y lo seguros que son. Por muchas razones, algunos estudios son más confiables que otros. Mientras mejor sea la evidencia —más alta es su calidad— más podemos confiar en ella.

La información que le mostramos aquí está basada en la mejor evidencia disponible.3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10 La evidencia es clasificada usando cuatro niveles de calidad: alta, moderada, dudosa y no concluyente.

Otra cosa que hay que entender es que la evidencia no puede predecir lo que va a pasar en su caso. Cuando la evidencia nos dice que 2 de cada 100 personas que se someten a una prueba o a un tratamiento determinados pueden tener un resultado determinado y que 98 de cada 100 pueden no tenerlo, no hay manera de saber si usted será uno de los 2 o de los 98.

¿Por qué su médico le recomendaría una cirugía para hernia de disco?

Su médico podría recomendarle una cirugía para la hernia de disco si:

  • Tiene dolor intenso de pierna, entumecimiento o debilidad (ciática) que le impide realizar sus actividades diarias.
  • Los síntomas de la pierna no mejoran con por lo menos 4 semanas de tratamiento no quirúrgico.
  • Sus síntomas están empeorando.
  • Necesita recuperarse con rapidez debido a su trabajo.
  • Las pruebas muestran que su hernia de disco se puede tratar con cirugía.
  • Usted está en condiciones de seguir un programa de rehabilitación durante varias semanas después de la cirugía.

Compare sus opciones

Compare

¿Qué implica generalmente?









¿Cuáles son los beneficios?









¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?









Hacerse una cirugía para hernia de disco Hacerse una cirugía para hernia de disco
  • Usted está dormido o adormecido durante la cirugía.
  • Es probable que deba pasar la noche en el hospital.
  • La cirugía funciona bien para muchas personas con dolor moderado a muy intenso.
  • La cirugía ofrece un alivio más rápido del dolor que otros tratamientos.
  • Con la cirugía, la mayoría de las personas pueden volver a trabajar más pronto.
  • La cirugía no siempre funciona, o puede no funcionar mejor que otros tratamientos.
  • Existe un leve riesgo de dañar la columna vertebral o los nervios.
  • Existe un cierto riesgo de infección.
  • Hay riesgos con la anestesia.
Utilizar tratamientos no quirúrgicos Utilizar tratamientos no quirúrgicos
  • Prueba con descanso, fisioterapia, ejercicios y medicamentos.
  • Evita hacerse una cirugía.
  • Los tratamientos no quirúrgicos funcionan para la mayoría de la gente.
  • La investigación muestra que 10 años después del tratamiento, las personas que no se hacen la cirugía tienen casi las mismas posibilidades de hacer sus actividades cotidianas como las personas que sí se hacen la cirugía.
  • El alivio del dolor es más lento que con la cirugía.
  • Si toma analgésicos, es posible que tenga efectos secundarios que no le agraden.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales acerca de la cirugía de hernia de disco

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

Me lesioné la espalda trabajando en el jardín hace algunas semanas. Según los síntomas que estoy teniendo, mi médico dice que es bastante probable que tenga una hernia de disco. Entiendo que el dolor y los síntomas en la pierna probablemente desaparezcan con el tiempo, pero no puedo esperar tanto. Mi médico dice que la cirugía probablemente me ayude a recuperarme mucho más rápido, a pesar de que, en el largo plazo, podría no marcar diferencia alguna. El corto plazo es lo que me importa en este instante, y puedo aceptar los posibles riesgos, por lo que voy a seguir con las pruebas y a seguir adelante con la cirugía.

Dean, 39 años

Las cirugías siempre me pusieron nerviosa, aunque nunca tuve una mala experiencia personal con ellas. Simplemente, prefiero no realizarme una cirugía si hay otra opción disponible para mí. El dolor y los demás síntomas de mi hernia de disco están mejorando, aunque esté sucediendo lentamente. Mi médica dice que es razonable que solo continúe con el tratamiento en el hogar y con un mejor cuidado de la espalda. También dice que no estoy arriesgándome a ningún problema grave al no realizarme una cirugía.

Mai-Li, 57 años

El dolor por mi hernia de disco es el peor dolor que haya sentido jamás. Mi pierna parece estar quemándose. Sé que esto no les sucede a todas las personas con hernia de disco, pero, sin duda, sucede en mi caso. Estoy dispuesta a probar más o menos una semana de tratamiento conservador, pero si no hay una mejora drástica, mi médico ha acordado avanzar con los planes de cirugía.

Jane, 46 años

Soy afortunado, porque mi empresa me ha permitido tomar un trabajo en otro departamento, donde no tengo que levantar objetos y puedo moverme si necesito hacerlo durante el día. Si no pudiera hacer eso, o si el dolor fuera realmente fuerte, definitivamente me realizaría una cirugía. Sin embargo, de esta manera, puedo seguir trabajando mientras mi espalda sana por sí sola. El dolor definitivamente sigue allí, pero es manejable. Espero que con el tiempo pueda regresar a la mayoría de mis trabajos y mis actividades recreativas normales.

Javier, 43 años

¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Razones para hacerse una cirugía por una hernia de disco

Razones para no hacerse cirugía

Estoy a gusto con la idea de someterme a una cirugía de la espalda.

No me gusta en absoluto la idea de la cirugía.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

He probado ejercicios y medicamentos durante unos meses, y no creo que me hayan ayudado.

Creo que los ejercicios que he estado haciendo o los medicamentos que estoy tomando están empezando a ayudar.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Tengo mucho dolor. No veo cómo pueda aguantarlo mucho más tiempo.

Mi dolor no es tan fuerte como para que tenga que hacerme una cirugía en este momento.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Es muy importante que tenga controlado el dolor para que pueda volver a trabajar tan pronto como sea posible.

El tiempo no es un problema para mí. Si mejoro lentamente mediante ejercicios y/o medicamentos, no tengo ningún problema.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

No estoy preocupado por el costo de esta operación.

No tengo seguro y no veo cómo pueda pagar esta operación.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

Más importante
Igualmente importante
Más importante

¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Hacerme una cirugía para hernia de disco

NO hacerme una cirugía

Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1.

Si tengo dolor debido a una hernia de disco, es probable que necesite cirugía.

  • VerdaderoLo lamento, eso es incorrecto. La mayoría de las personas no requieren cirugía. Mejoran después de unos meses de tratamiento no quirúrgico, como descanso, medicamentos, inyecciones y rehabilitación.
  • FalsoSí, eso es correcto. La mayoría de las personas no requieren cirugía. Mejoran después de unos meses de tratamiento no quirúrgico, como descanso, medicamentos, inyecciones y rehabilitación.
  • No estoy seguroEs posible que le ayude volver atrás y leer "Puntos clave para recordar". La mayoría de las personas no requieren cirugía. Mejoran después de unos meses de tratamiento no quirúrgico, como descanso, medicamentos, inyecciones y rehabilitación.
2.

La cirugía podría ayudarme, porque tengo un dolor muy fuerte a causa de la ciática.

  • VerdaderoEso es correcto. Si ha probado el tratamiento no quirúrgico para la ciática y no ha mejorado, la cirugía puede ser una buena opción para usted.
  • FalsoEn realidad, es cierto. Si ha probado el tratamiento no quirúrgico para la ciática y no ha mejorado, la cirugía puede ser una buena opción para usted.
  • No estoy seguroEs posible que le ayude volver atrás y leer "¿Por qué su médico podría recomendarle una cirugía de hernia de disco?" Si ha probado el tratamiento no quirúrgico para la ciática y no ha mejorado, la cirugía puede ser una buena opción para usted.
3.

Es probable que después de algunos años me sienta tan bien sin una cirugía como si me hubiera hecho cirugía.

  • VerdaderoEso es correcto. La investigación muestra que con la cirugía usted podría sentirse mejor más rápidamente, pero a la larga, el tratamiento no quirúrgico funciona más o menos igual de bien.
  • FalsoLo lamento, eso no es correcto. La investigación muestra que con la cirugía usted podría sentirse mejor más rápidamente, pero a la larga, el tratamiento no quirúrgico funciona más o menos igual de bien.
  • No estoy seguroEs posible que le ayude volver atrás y leer "¿Qué tan buenos son los resultados de la cirugía de hernia de disco?" La investigación muestra que con la cirugía usted podría sentirse mejor más rápidamente, pero a la larga, el tratamiento no quirúrgico funciona más o menos igual de bien.

Decida cuál es el siguiente paso

1.

¿Entiende usted las opciones que tiene?

2.

¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3.

¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1.

¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro
3.

Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

Resumen

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.

Su decisión 

Pasos a seguir

Hacia qué se inclina

Qué tan seguro está

Sus comentarios

Su conocimiento de los hechos 

Conceptos clave que ha entendido

Conceptos clave que pueden necesitar revisión

Prepárese para actuar 

Opciones del paciente

Créditos y Referencias

Credits
CréditosEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioWilliam H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico especializadoRobert B. Keller, MD - Ortopedia

Referencias
Citas bibliográficas
  1. Hu SS, et al. (2006). Disorders, diseases, and injuries of the spine. In HB Skinner, ed., Current Diagnosis and Treatment in Orthopedics, 4th ed., pp. 221–297. New York: McGraw-Hill.
  2. Rihn JA, et al. (2011). Duration of symptoms resulting from lumbar disc herniation: Effect on treatment outcomes. Journal of Bone and Joint Surgery, 93(20): 1906–1914.
  3. Atlas SJ, et al. (2005). Long-term outcomes of surgical and nonsurgical management of sciatica secondary to a lumbar disc herniation: 10-year results from the Maine Lumbar Spine Study. Spine, 30(8): 927–935.
  4. Deyo RA (2007). Back surgery—Who needs it? New England Journal of Medicine, 356(22): 2239–2243.
  5. Gibson JN, et al. (2007). Surgical interventions for lumbar disc prolapse: Updated Cochrane Review. Spine, 32(16): 1735–1747.
  6. Jacobs WC, et al. (2011). Surgery versus conservative management of sciatica due to a lumbar herniated disc: A systematic review. European Spine Journal, 20(4): 513–522.
  7. Jordan J, et al. (2009). Herniated lumbar disc, search date 2009. Online version of Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  8. Peul WC, et al. (2007). Surgery versus prolonged conservative treatment for sciatica. New England Journal of Medicine, 356(22): 2245–2256.
  9. Saal JA, et al. (1989). Nonoperative treatment of herniated lumbar intervertebral disc with radiculopathy. An outcome study. Spine, 14(4): 431–437.
  10. Watters WC, et al. (2009). An evidence-based review of the literature on the consequences of conservative versus aggressive discectomy for the treatment of primary disc herniation with radiculopathy. Spine Journal, 9(3): 240–257.
Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Hernia de disco lumbar: ¿Debería hacerme una cirugía?

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.
  1. Obtenga los hechos
  2. Compare sus opciones
  3. ¿Qué es lo que más le importa?
  4. ¿Hacia qué se inclina ahora?
  5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

1. Hechos

Sus opciones

  • Hacerse una cirugía por su hernia de disco.
  • No realizarse una cirugía.

Esta guía para decidir es para usted si su hernia de disco está en la parte baja de su espalda. No cubre información sobre hernias de disco en el área del cuello (hernia de disco cervical).

Puntos clave para recordar

  • La mayoría de las personas mejoran después de unos meses de tratamiento no quirúrgico, como descanso, medicamentos, inyecciones y rehabilitación.
  • La cirugía puede ser una buena opción si tiene usted ciática —dolor intenso, entumecimiento o debilidad en la nalga (glúteo) y la pierna— que no ha mejorado con el tratamiento no quirúrgico.
  • Si tiene usted dolor moderado a muy intenso que no parece mejorar en unos cuantos meses, es probable que se sienta mejor más pronto si se hace una cirugía. Pero con el tiempo, su capacidad para realizar sus actividades diarias será probablemente casi la misma si se hace o no la cirugía.
  • Si un médico le recomienda que se haga una cirugía, es recomendable que pida una segunda opinión. Es necesario que cuente con la mayor cantidad de información posible antes de tomar esta decisión.
  • La cirugía para una hernia de disco no suele causar problemas. Pero existe un leve riesgo de dañar los nervios o la columna vertebral durante la cirugía. Otros posibles problemas incluyen complicaciones por la anestesia y por una infección que cause más daño.
  • Es posible que su médico le recomiende varias semanas de fisioterapia y ejercicios en casa después de la cirugía.
PMCs

¿Qué es una hernia de disco?

Los huesos que forman la columna vertebral, las vértebras, están amortiguados por pequeños discos esponjosos. Cuando estos discos son saludables, actúan como amortiguadores para la columna vertebral y mantienen su flexibilidad. Pero cuando uno de los discos se daña, puede sobresalir o romperse. Esto se llama hernia de disco. También es posible que se llame hernia discal o disco desgarrado.

Una hernia de disco no siempre produce síntomas. Pero cuando presiona las raíces de los nervios, puede causar dolor, entumecimiento y debilidad en la zona del cuerpo donde pasan los nervios.

Si la hernia de disco está en la parte baja de la espalda (columna lumbar), puede causar dolor y entumecimiento en la nalga y en la pierna. Esto se llama ciática. La ciática es el síntoma más común de hernia de disco en la parte baja de la espalda.

Por lo general, una hernia de disco sanará por sí misma con el paso del tiempo.

¿Qué tipo de cirugía se hace para una hernia de disco?

Las cirugías más comunes son:

Discectomía

  • Es la extracción de material que está presionando la raíz de un nervio o la médula espinal.
  • Es la cirugía que funciona mejor para las personas que siguen teniendo dolor muy intenso (ciática) después de probar otros tratamientos.
  • Con frecuencia se puede hacer como microdiscectomía, en la cual se hace una incisión más pequeña y causa menos daño al tejido circundante.

Discectomía percutánea

  • También elimina el material que está presionando un nervio, pero lo hace mediante la inserción de una herramienta especial a través de una incisión muy pequeña.
  • No funciona tan bien como una discectomía normal.1

Laminotomía y laminectomía

  • Alivian la presión causada por cambios en la columna debido a la edad.
    • En la laminotomía se extrae parte de la lámina, que es la parte delgada de la vértebra que forma un arco protector sobre la médula espinal.
    • En la laminectomía, se extrae la mayor parte de la lámina o toda la lámina. También puede eliminar el tejido engrosado que estrecha el canal espinal.
  • Se pueden hacer al mismo tiempo que la discectomía, o por separado.

Es posible que su médico le recomiende un programa de rehabilitación después de la cirugía, que puede constar de fisioterapia y ejercicios en casa.

¿Cuándo se usa tratamiento no quirúrgico para una hernia de disco?

La mayoría de las hernias de disco sanan después de unos meses de tratamiento no quirúrgico. Este tratamiento puede incluir:

  • Un corto período de descanso.
  • Medicamentos para aliviar el dolor, incluyendo analgésicos, relajantes musculares e inyecciones de esteroides.
  • Fisioterapia.
  • Un programa de ejercicios recomendado por un médico.

Si usted está mejorando después de al menos 4 semanas de tratamiento no quirúrgico, esa es una buena señal de que su cuerpo seguirá sanando sin cirugía. En muchos casos, el organismo reabsorbe el material del disco, lo que ayuda a que el dolor desaparezca. Este proceso se llama reabsorción.

¿Qué tan bien funciona una cirugía para hernia de disco?

La cirugía para una hernia de disco lumbar (espalda baja) funciona bien para muchas personas, pero no para todas. En el caso de algunas personas, puede eliminar todos o la mayoría de sus síntomas.

Un estudio SPORT encontró que las personas fueron más propensas a sentirse mejor si se habían sometido a cirugía u otro tratamiento antes de tener síntomas por más de 6 meses.2

Algunas personas deciden hacerse una cirugía porque tienen que volver al trabajo o a sus otras actividades tan pronto como sea posible. Si su trabajo no requiere que sea usted muy activo, probablemente pueda volver a trabajar de 2 a 4 semanas después de la cirugía. Si su trabajo es de exigencia física, usted tendrá que esperar de 8 a 12 semanas.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía?

La mayoría de las personas no tienen problemas con la cirugía de espalda para las hernias de disco. Pero, al igual que en la mayoría de las cirugías, existen algunos riesgos:

  • Existe un leve riesgo de dañar los nervios o la columna vertebral durante la cirugía.
  • En algunas personas se forma una gran cantidad de tejido cicatrizal en el área de la cirugía. Ese tejido puede presionar los nervios y causar dolor.
  • Existe un cierto riesgo de infección, la cual podría causar más daño. Una infección podría requerir antibióticos y otra cirugía.
  • Los efectos secundarios graves de la anestesia son poco frecuentes, pero pueden incluir dificultad para respirar, ataque al corazón, ataque cerebral e incluso la muerte.

¿Qué nos dicen las cifras sobre los beneficios y los riesgos de la cirugía de espalda?

Las cifras en esta sección son para discectomía (discectomía común y microdiscectomía), la cirugía más común para la hernia de disco.

Tasas de recuperación con tratamientos para la espalda*
Recuperación Con cirugía Con tratamiento no quirúrgico
Libre de síntomas o casi libre de síntomas dentro de los 3 meses 50 a 60 de cada 100 20 a 30 de cada 100
Libre de síntomas o casi libre de síntomas dentro de 1 año 90 a 95 de cada 100 80 a 95 de cada 100
Necesidad de cirugía dentro de los 4 años 10 de cada 100 10 de cada 100
Ejemplos de riesgos graves con cirugía de espalda*
Riesgos graves Con discectomía estándar Con microdiscectomía
Daño nervioso permanente 10 a 20 de cada 1,000 1 a 3 de cada 1,000
Muerte 1 a 2 de cada 1,000 1 de cada 1,000

*Basados en la mejor evidencia disponible (calidad de la evidencia: dudosa a no concluyente)

Beneficios

No existe evidencia de alta calidad que muestre que la cirugía es más útil que el tratamiento no quirúrgico para una hernia de disco lumbar. La calidad de la evidencia es dudosa a no concluyente.

Tome un grupo de 100 personas que tengan ciática causada por una hernia de disco . Las probabilidades de no tener síntomas o casi ningún síntoma 3 meses después pueden ser un poco más altas con la cirugía que con un tratamiento no quirúrgico:

  • Con cirugía, de 50 a 60 personas de cada 100 pueden no tener síntomas o casi ningún síntoma después de 3 meses. Esto significa que de 40 a 50 todavía pueden tener síntomas.
  • Con tratamiento no quirúrgico, de 20 a 30 personas de cada 100 pueden no tener síntomas o casi ningún síntoma después de 3 meses. Esto significa que de 70 a 80 todavía pueden tener síntomas.

Después de un año, la brecha de recuperación entre aquellos que se sometieron a cirugía y aquellos que usaron tratamiento no quirúrgico es mucho menor.

  • Después de 1 año de la cirugía, de 90 a 95 personas de cada 100 pueden no tener síntomas o casi ningún síntoma. Esto significa que de 5 a 10 todavía pueden tener síntomas.
  • Después de 1 año de tratamiento no quirúrgico, de 80 a 95 personas de cada 100 pueden no tener síntomas o casi ningún síntoma. Esto significa que de 5 a 20 todavía pueden tener algunos síntomas.

En cuanto a la necesidad de cirugía dentro de los próximos 4 años, no hay diferencia.

  • Si todos se hacen cirugía de espalda, 10 de cada 100 personas pueden necesitar cirugía nuevamente dentro de los 4 años.
  • Si todos usan tratamiento no quirúrgico, 10 de cada 100 personas pueden necesitar cirugía dentro de los 4 años.
Riesgos

La evidencia sugiere que, como la mayoría de las cirugías, la cirugía de espalda puede tener algunos riesgos. Los riesgos pueden ser más altos para la discectomía común que para la microdiscectomía, la cual usa una incisión más pequeña y causa menos daño de tejidos. La calidad de la evidencia sobre los riesgos es dudosa a no concluyente.

Tome un grupo de 1,000 personas que se hagan la cirugía de espalda . Los riesgos más graves incluyen:

  • Daño nervioso permanente. Con la discectomía común, de 10 a 20 personas de cada 1,000 pueden tener daño nervioso a largo plazo, lo cual significa que de 980 a 990 de cada 1,000 pueden no tenerlo. Con la microdiscectomía, el riesgo de daño nervioso es más bajo: de 1 a 3 personas de cada 1,000.
  • Muerte. Con la discectomía común, de 1 a 2 personas de cada 1,000 pueden morir a causa de la cirugía, lo que significa que de 998 a 999 pueden no morir. Con la microdiscectomía, 1 persona de cada 1,000 puede morir por la cirugía.
Cómo entender la evidencia

Determinada evidencia es mejor que otra evidencia. La evidencia surge de estudios que examinan lo bien que funcionan los tratamientos y las pruebas y lo seguros que son. Por muchas razones, algunos estudios son más confiables que otros. Mientras mejor sea la evidencia —más alta es su calidad— más podemos confiar en ella.

La información que le mostramos aquí está basada en la mejor evidencia disponible.3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10 La evidencia es clasificada usando cuatro niveles de calidad: alta, moderada, dudosa y no concluyente.

Otra cosa que hay que entender es que la evidencia no puede predecir lo que va a pasar en su caso. Cuando la evidencia nos dice que 2 de cada 100 personas que se someten a una prueba o a un tratamiento determinados pueden tener un resultado determinado y que 98 de cada 100 pueden no tenerlo, no hay manera de saber si usted será uno de los 2 o de los 98.

¿Por qué su médico le recomendaría una cirugía para hernia de disco?

Su médico podría recomendarle una cirugía para la hernia de disco si:

  • Tiene dolor intenso de pierna, entumecimiento o debilidad (ciática) que le impide realizar sus actividades diarias.
  • Los síntomas de la pierna no mejoran con por lo menos 4 semanas de tratamiento no quirúrgico.
  • Sus síntomas están empeorando.
  • Necesita recuperarse con rapidez debido a su trabajo.
  • Las pruebas muestran que su hernia de disco se puede tratar con cirugía.
  • Usted está en condiciones de seguir un programa de rehabilitación durante varias semanas después de la cirugía.

2. Compare sus opciones

 Hacerse una cirugía para hernia de discoUtilizar tratamientos no quirúrgicos
¿Qué implica generalmente?
  • Usted está dormido o adormecido durante la cirugía.
  • Es probable que deba pasar la noche en el hospital.
  • Prueba con descanso, fisioterapia, ejercicios y medicamentos.
¿Cuáles son los beneficios?
  • La cirugía funciona bien para muchas personas con dolor moderado a muy intenso.
  • La cirugía ofrece un alivio más rápido del dolor que otros tratamientos.
  • Con la cirugía, la mayoría de las personas pueden volver a trabajar más pronto.
  • Evita hacerse una cirugía.
  • Los tratamientos no quirúrgicos funcionan para la mayoría de la gente.
  • La investigación muestra que 10 años después del tratamiento, las personas que no se hacen la cirugía tienen casi las mismas posibilidades de hacer sus actividades cotidianas como las personas que sí se hacen la cirugía.
¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?
  • La cirugía no siempre funciona, o puede no funcionar mejor que otros tratamientos.
  • Existe un leve riesgo de dañar la columna vertebral o los nervios.
  • Existe un cierto riesgo de infección.
  • Hay riesgos con la anestesia.
  • El alivio del dolor es más lento que con la cirugía.
  • Si toma analgésicos, es posible que tenga efectos secundarios que no le agraden.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales acerca de la cirugía de hernia de disco

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

"Me lesioné la espalda trabajando en el jardín hace algunas semanas. Según los síntomas que estoy teniendo, mi médico dice que es bastante probable que tenga una hernia de disco. Entiendo que el dolor y los síntomas en la pierna probablemente desaparezcan con el tiempo, pero no puedo esperar tanto. Mi médico dice que la cirugía probablemente me ayude a recuperarme mucho más rápido, a pesar de que, en el largo plazo, podría no marcar diferencia alguna. El corto plazo es lo que me importa en este instante, y puedo aceptar los posibles riesgos, por lo que voy a seguir con las pruebas y a seguir adelante con la cirugía."

— Dean, 39 años

"Las cirugías siempre me pusieron nerviosa, aunque nunca tuve una mala experiencia personal con ellas. Simplemente, prefiero no realizarme una cirugía si hay otra opción disponible para mí. El dolor y los demás síntomas de mi hernia de disco están mejorando, aunque esté sucediendo lentamente. Mi médica dice que es razonable que solo continúe con el tratamiento en el hogar y con un mejor cuidado de la espalda. También dice que no estoy arriesgándome a ningún problema grave al no realizarme una cirugía."

— Mai-Li, 57 años

"El dolor por mi hernia de disco es el peor dolor que haya sentido jamás. Mi pierna parece estar quemándose. Sé que esto no les sucede a todas las personas con hernia de disco, pero, sin duda, sucede en mi caso. Estoy dispuesta a probar más o menos una semana de tratamiento conservador, pero si no hay una mejora drástica, mi médico ha acordado avanzar con los planes de cirugía."

— Jane, 46 años

"Soy afortunado, porque mi empresa me ha permitido tomar un trabajo en otro departamento, donde no tengo que levantar objetos y puedo moverme si necesito hacerlo durante el día. Si no pudiera hacer eso, o si el dolor fuera realmente fuerte, definitivamente me realizaría una cirugía. Sin embargo, de esta manera, puedo seguir trabajando mientras mi espalda sana por sí sola. El dolor definitivamente sigue allí, pero es manejable. Espero que con el tiempo pueda regresar a la mayoría de mis trabajos y mis actividades recreativas normales."

— Javier, 43 años

3. ¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Razones para hacerse una cirugía por una hernia de disco

Razones para no hacerse cirugía

Estoy a gusto con la idea de someterme a una cirugía de la espalda.

No me gusta en absoluto la idea de la cirugía.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

He probado ejercicios y medicamentos durante unos meses, y no creo que me hayan ayudado.

Creo que los ejercicios que he estado haciendo o los medicamentos que estoy tomando están empezando a ayudar.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Tengo mucho dolor. No veo cómo pueda aguantarlo mucho más tiempo.

Mi dolor no es tan fuerte como para que tenga que hacerme una cirugía en este momento.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Es muy importante que tenga controlado el dolor para que pueda volver a trabajar tan pronto como sea posible.

El tiempo no es un problema para mí. Si mejoro lentamente mediante ejercicios y/o medicamentos, no tengo ningún problema.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

No estoy preocupado por el costo de esta operación.

No tengo seguro y no veo cómo pueda pagar esta operación.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

  
       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

4. ¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Hacerme una cirugía para hernia de disco

NO hacerme una cirugía

       
Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1. Si tengo dolor debido a una hernia de disco, es probable que necesite cirugía.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Sí, eso es correcto. La mayoría de las personas no requieren cirugía. Mejoran después de unos meses de tratamiento no quirúrgico, como descanso, medicamentos, inyecciones y rehabilitación.

2. La cirugía podría ayudarme, porque tengo un dolor muy fuerte a causa de la ciática.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Eso es correcto. Si ha probado el tratamiento no quirúrgico para la ciática y no ha mejorado, la cirugía puede ser una buena opción para usted.

3. Es probable que después de algunos años me sienta tan bien sin una cirugía como si me hubiera hecho cirugía.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Eso es correcto. La investigación muestra que con la cirugía usted podría sentirse mejor más rápidamente, pero a la larga, el tratamiento no quirúrgico funciona más o menos igual de bien.

Decida cuál es el siguiente paso

1. ¿Entiende usted las opciones que tiene?

2. ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3. ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

     
Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

2. Verifique lo que debe hacer antes de tomar esta decisión.

  • Estoy listo para actuar.
  • Yo quiero discutir las opciones con otras personas.
  • Yo quiero aprender más acerca de mis opciones.

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

 
Créditos
PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioWilliam H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico especializadoRobert B. Keller, MD - Ortopedia

Referencias
Citas bibliográficas
  1. Hu SS, et al. (2006). Disorders, diseases, and injuries of the spine. In HB Skinner, ed., Current Diagnosis and Treatment in Orthopedics, 4th ed., pp. 221–297. New York: McGraw-Hill.
  2. Rihn JA, et al. (2011). Duration of symptoms resulting from lumbar disc herniation: Effect on treatment outcomes. Journal of Bone and Joint Surgery, 93(20): 1906–1914.
  3. Atlas SJ, et al. (2005). Long-term outcomes of surgical and nonsurgical management of sciatica secondary to a lumbar disc herniation: 10-year results from the Maine Lumbar Spine Study. Spine, 30(8): 927–935.
  4. Deyo RA (2007). Back surgery—Who needs it? New England Journal of Medicine, 356(22): 2239–2243.
  5. Gibson JN, et al. (2007). Surgical interventions for lumbar disc prolapse: Updated Cochrane Review. Spine, 32(16): 1735–1747.
  6. Jacobs WC, et al. (2011). Surgery versus conservative management of sciatica due to a lumbar herniated disc: A systematic review. European Spine Journal, 20(4): 513–522.
  7. Jordan J, et al. (2009). Herniated lumbar disc, search date 2009. Online version of Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  8. Peul WC, et al. (2007). Surgery versus prolonged conservative treatment for sciatica. New England Journal of Medicine, 356(22): 2245–2256.
  9. Saal JA, et al. (1989). Nonoperative treatment of herniated lumbar intervertebral disc with radiculopathy. An outcome study. Spine, 14(4): 431–437.
  10. Watters WC, et al. (2009). An evidence-based review of the literature on the consequences of conservative versus aggressive discectomy for the treatment of primary disc herniation with radiculopathy. Spine Journal, 9(3): 240–257.

Nota: La "versión imprimible" del documento no contendrá toda la información disponible en el documento en línea; parte de la información (por ejemplo, referencias cruzadas a otros temas, definiciones o ilustraciones médicas) sólo está disponible en la versión en línea.

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.