Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Lumbalgia

Generalidades del tema

¿Es para usted este tema?

Este tema proporciona los aspectos generales de la lumbalgia (dolor en la parte baja de la espalda). Si le han diagnosticado una hernia de disco o estenosis espinal, vea el tema Hernia de disco o Estenosis espinal lumbar.

¿Qué es la lumbalgia?

El dolor en la parte baja de la espalda puede ocurrir en cualquier lugar debajo de las costillas y arriba de las piernas. Es posible que se lesione la espalda al levantar o alcanzar algo o girar. De hecho, casi todas las personas tienen dolor en la parte baja de la espalda en algún momento.

¿Cuál es la causa de la lumbalgia?

Las causas de la lumbalgia incluyen:

Con frecuencia, los médicos no saben realmente cuál es la causa de la lumbalgia.

¿Cuáles son los síntomas?

Dependiendo de la causa, la lumbalgia puede causar una variedad de síntomas. El dolor puede ser sordo o agudo. Puede ser en una zona pequeña o en una zona amplia. Puede tener espasmos musculares.

La lumbalgia también puede causar síntomas en las piernas, como dolor, entumecimiento u hormigueo, que con frecuencia se extienden por debajo de la rodilla.

Un problema raro pero grave llamado síndrome de cola de caballo puede presentarse si se comprimen los nervios al extremo de la médula espinal. Busque tratamiento de urgencia si tiene debilidad o entumecimiento en ambas piernas, o pierde el control de la vejiga o los intestinos.

La mayoría de las lumbalgias son de corta duración (aguda) y desaparecerán en unas pocas semanas. Es más probable que se convierta a largo plazo (crónica) si usted está deprimido o bajo estrés.

¿Cómo se diagnostica la lumbalgia?

Su médico le hará preguntas sobre sus antecedentes de salud, síntomas y actividades. También le hará un examen físico. Sus respuestas y el examen pueden ayudar a descartar una causa grave del dolor. En la mayoría de los casos, los médicos pueden recomendar un tratamiento después del primer examen.

Las pruebas como radiografías, las tomografías computarizadas (CT, por sus siglas en inglés) y los exámenes de imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) no suelen ayudar.

Pero si usted tiene un problema de dolor de espalda que ha durado más de 6 semanas, o si su médico piensa que puede tener más que un dolor muscular, podría ser el momento para una de estas pruebas.

¿Cómo se trata?

La mayoría de las lumbalgias mejoran con primeros auxilios básicos, lo que incluye seguir haciendo actividad ligera como caminar y tomar analgésicos de venta libre cuando sea necesario.

Caminar es el ejercicio más simple y tal vez el mejor para la parte baja de la espalda. Promueve la circulación de la sangre y ayuda a los músculos a mantenerse fuertes.

Su médico o un fisioterapeuta le pueden recomendar ejercicios más específicos para ayudar a los músculos de su espalda a fortalecerse. Estos pueden incluir una serie de ejercicios simples llamada estabilización central. Fortalecer los músculos en su tronco puede mejorar la postura, mantener el cuerpo mejor equilibrado y reducir sus probabilidades de tener lesiones.

Si sus síntomas son graves o si todavía tiene síntomas después de 2 semanas de cuidado personal, vea a su médico. Es posible que necesite analgésicos (medicamentos para el dolor) más fuertes, o podría beneficiarse con terapia manual.

Cada uno de los distintos tratamientos para el dolor de espalda funcionan para algunas personas, pero no para otras. Es posible que deba probar diferentes cosas para ver cuál funciona mejor para usted, como, por ejemplo:

  • Manipulación de la columna.
  • Masaje.
  • Acupuntura.

Tener dolor de espalda continuo (crónico) puede deprimirlo. A su vez, la depresión puede tener un efecto en su nivel de dolor y en si su espalda mejora o no. Las personas con depresión y dolor crónico con frecuencia se benefician tanto con medicamentos antidepresivos como con asesoría psicológica. La asesoría psicológica puede ayudarle a aprender técnicas para manejar el estrés y controlar el dolor.

¿Cómo se puede prevenir que vuelva la lumbalgia?

Después de que usted ha tenido dolor de espalda baja, es probable que lo vuelva a tener. Pero hay algunas cosas que usted puede hacer para ayudar a prevenirlo. Y pueden ayudarle a recuperarse más rápido si de hecho tiene lumbalgia de nuevo.

Para ayudar a mantener la espalda sana y evitar más dolor:

  • Practique una buena postura cuando esté sentado, esté de pie y camine. Por lo general, tener una "buena postura" significa que las orejas, los hombros y las caderas están en una línea recta.
  • Haga ejercicio de bajo impacto con regularidad. Camine, nade o monte una bicicleta fija. Haga estiramientos antes de hacer ejercicio.
  • Duerma de costado (de lado).
  • Controle su peso.
  • No trate de levantar cosas que sean demasiado pesadas para usted. Cuando tenga que levantar algo, aprenda la manera correcta de levantar objetos.

Si está sentado o de pie en el trabajo durante largos períodos de tiempo:

  • Siéntese o póngase de pie derecho, con los hombros hacia atrás.
  • Asegúrese de que su silla sea apropiada para usted y que tenga un buen apoyo para la espalda.
  • Tome descansos regulares para caminar un poco.

Si su trabajo implica inclinarse, extenderse o levantar objetos en reiteradas ocasiones:

  • Hable con el departamento de recursos humanos para ver si existen otras maneras en que usted pueda hacer su trabajo.
  • No dependa de una "faja" para proteger la espalda.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la lumbalgia:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Hernia de disco lumbar: ¿Debería hacerme una cirugía?
  Lumbalgia: ¿Debería hacerme una MRI?
  Lumbalgia: ¿Debería probar inyecciones epidurales de esteroides?
  Lumbalgia: ¿Debería recibir manipulación de la columna?

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Actividad física: Cómo aumentar la estabilidad central
  Alimentación saludable: Cómo comenzar un plan de cambio
  Ansiedad: Detenga los pensamientos negativos
  Dejar de fumar: Cómo obtener apoyo
  Depresión: Detenga los pensamientos negativos
  Detenga los pensamientos negativos: Cómo empezar
  Lumbalgia: Ejercicios para reducir el dolor
  Manejo del estrés: Cómo hacer meditación
  Manejo del estrés: Cómo hacer relajación progresiva de los músculos
  Manejo del estrés: Cómo manejar su tiempo
  Manejo del estrés: Cómo practicar yoga para relajarse
  Manejo del estrés: Cómo relajar su mente y su cuerpo
  Manejo del estrés: Cómo usar imágenes guiadas para relajarse
  Manejo del estrés: Ejercicios de respiración para relajación
  Manejo del peso: Detenga los pensamientos negativos
  Problemas de espalda: Técnicas apropiadas para levantar objetos

Las Herramientas interactivas le ayudan a la gente a determinar los riesgos de salud, el peso ideal, la frecuencia cardíaca deseable y mucho más. Las Herramientas interactivas están diseñadas para ayudarle a la gente a determinar los riesgos de salud, el peso ideal, la frecuencia cardíaca deseable y mucho más.
  Herramienta interactiva: ¿Debería considerar operarme de mi problema en la parte baja de la espalda?
  Herramienta interactiva: ¿Está listo para dejar de fumar?

Causa

Las causas más comunes de la lumbalgia son:

  • Lesión o uso excesivo. Esto puede incluir esguinces o distensiones de tejidos blandos como ligamentos o músculos, fracturas o fracturas por compresión de huesos, o lesiones a las articulaciones pequeñas entre los huesos de la columna vertebral.
  • Presión sobre las raíces nerviosas a causa de afecciones como una hernia de disco o estenosis espinal.
  • La osteoartritis, que suele ser causada por el envejecimiento.
    • Cuando la osteoartritis afecta las pequeñas articulaciones de la columna vertebral, puede conducir a dolor de espalda causando rigidez y dolor en las articulaciones mismas y además generando presión sobre las raíces nerviosas.
    • La osteoartritis en otras articulaciones, como las de la cadera, puede hacer que usted cojee o cambie la manera en que camina. Esto también puede provocar dolor de espalda.

Las afecciones menos comunes de la columna vertebral que pueden causar lumbalgia incluyen:

  • Espondilitis anquilosante, que es una forma de artritis que la mayoría de las veces afecta la columna vertebral.
  • Infección bacteriana en el hueso, en los discos vertebrales o en la médula espinal.
  • Tumores raquídeos, que son crecimientos en los huesos y ligamentos de la columna vertebral, en la médula espinal o en las raíces nerviosas.

Síntomas

Los síntomas de la lumbalgia dependen de la causa.

Esguince o distensión de la espalda

Los síntomas normalmente incluyen:

  • Espasmos musculares, calambres y rigidez.
  • Dolor en la espalda y a veces en las nalgas. El dolor puede aparecer rápida o gradualmente. Ocurre con mayor frecuencia en episodios. Ciertos movimientos lo empeoran, y hacer actividades ligeras como caminar lo hacen sentir mejor. El peor dolor suele durar de 48 a 72 horas, y pueden seguirlo días o semanas de dolor menos intenso.

Presión sobre las raíces nerviosas

Los síntomas normalmente incluyen:

  • Dolor en la pierna. Si el dolor se extiende por debajo de la rodilla, es más probable que se deba a la presión en un nervio que a un problema muscular. Más frecuentemente, es un dolor que comienza en el glúteo y se desplaza hacia abajo por la parte posterior de la pierna hasta el tobillo o el pie. Este patrón de dolor se conoce como ciática. Para obtener más información, vea el tema Ciática.
  • Problemas relacionados con los nervios, como hormigueo, entumecimiento o debilidad en una pierna o en el pie, la parte baja de la pierna o ambas piernas. Es posible que el hormigueo comience en el glúteo y se extienda hacia el tobillo o el pie. La debilidad o el entumecimiento en ambas piernas, o la pérdida del control de la vejiga y/o de los intestinos son síntomas del síndrome de cola de caballo, que requiere atención médica inmediata.

Artritis de la columna vertebral

La osteoartritis de la columna vertebral suele causar dolor que:

  • Es peor en la región de la espalda y la cadera.
  • Comienza gradualmente, empeora con el tiempo y dura más de 3 a 6 meses.
  • Por lo general, es peor por la mañana o después de períodos prolongados de inactividad. El dolor de la artritis mejora cuando usted está en movimiento.

Otras afecciones

Los síntomas de las enfermedades que afectan la columna vertebral dependen de la enfermedad. Estos pueden incluir:

  • Dolor que empeora en la parte afectada de la columna vertebral (por ejemplo, si hay una fractura por compresión, un tumor o una infección).
  • Dolor que comienza en forma gradual, es constante y puede ser agudo o sordo. El reposo en cama no ayuda y puede empeorarlo (por ejemplo, los tumores en la columna vertebral a menudo causan dolor por la noche). El dolor dura más de 2 a 3 semanas.
  • Fiebre.
  • Sensibilidad de la columna vertebral al tacto y a la presión.
  • Dolor que lo despierta de su sueño.

De qué se trata

El progreso de la lumbalgia (dolor en la parte baja de la espalda) depende tanto de su causa como de cuán bien usted trata la espalda.

La mayoría de las lumbalgias desaparecen en el transcurso de varias semanas. Pero después de que ha tenido dolor de espalda, tiene más probabilidades de volver a tenerlo. Muchas personas que se recuperan tienen dolor de espalda de nuevo en el transcurso de un año, y la mayoría de las personas lo tendrán otra vez en algún momento de sus vidas.

El dolor a largo plazo (crónico) no solo le hace sentirse cansado, irritable y menos productivo y activo, sino que también puede desencadenar otros problemas. Si su dolor de espalda hace que usted use su cuerpo de maneras diferentes (por ejemplo, hace que cojee o se siente diferente), puede producirse dolor en otras zonas del cuerpo. El dolor también puede causar cambios bioquímicos en el cuerpo que tienden a mantener el dolor. Sin tratamiento especial, quizás sufra el síndrome de dolor crónico.

Qué aumenta su riesgo

Un factor de riesgo es algo que aumenta sus probabilidades de tener dolor de espalda. Tener más factores de riesgo significa que usted tiene una mayor probabilidad de tener dolor de espalda.

Factores de riesgo físicos y familiares

  • Ser de mediana edad o mayor
  • Ser varón
  • Tener antecedentes familiares de dolor de espalda
  • Haber tenido una lesión en la espalda anteriormente
  • Estar embarazada. La espalda de una mujer se esfuerza significativamente al llevar un bebé.
  • Haber tenido fracturas por compresión en la columna vertebral
  • Haber tenido una cirugía de espalda antes
  • Tener problemas de la columna desde el nacimiento

Factores de riesgo que usted puede cambiar con cambios de estilo de vida

  • No hacer ejercicio en forma regular
  • Hacer un trabajo u otra actividad que requieren permanecer sentado, levantar objetos pesados, inclinarse o girar, hacer movimientos repetitivos o recibir vibración constante por mucho tiempo, como usar un martillo neumático o manejar ciertos tipos de equipos pesados
  • Fumar. Las personas que fuman tienen más probabilidades de tener lumbalgia que las personas que no fuman.
  • Tener sobrepeso. El exceso de peso corporal, especialmente alrededor de la cintura, puede causar distensión en la espalda, aunque esto no ha sido comprobado. Pero tener sobrepeso con frecuencia también significa tener un estado físico deficiente, con músculos más débiles y menor flexibilidad. Esto puede provocar lumbalgia.
  • Tener una mala postura. Desplomarse o no ponerse derecho por sí solo tal vez no causen lumbalgia. Pero después de que la espalda ha sufrido una distensión o una lesión, la mala postura puede empeorar el dolor. Por lo general, tener una "buena postura" significa que las orejas, los hombros y las caderas están en una línea recta. Si esta postura le causa dolor, podría tener otra afección como un problema con un disco o los huesos de la espalda.
  • Atravesar una situación de estrés. Se cree que el estrés y otros factores emocionales desempeñan un papel muy importante en la lumbalgia, particularmente en la lumbalgia crónica. Muchas personas tensan los músculos de la espalda en forma inconsciente cuando atraviesan una situación de estrés.

Factores de riesgo que podría cambiar con tratamiento médico

  • Atravesar largos períodos de depresión
  • Usar medicamentos a largo plazo que debilitan los huesos, como corticosteroides
  • Tener una enfermedad o dolencia que causa tos crónica

Cuándo llamar a un médico

Llame al 911 o a otros servicios de urgencia de inmediato si:

  • Tiene un dolor de espalda con dolor en el pecho u otros síntomas de un ataque al corazón.
  • Una persona tiene señales de daño en la columna vertebral después de una lesión (como un accidente automovilístico, una caída o un golpe directo en la columna vertebral). Las señales pueden incluir:
    • No poder mover parte del cuerpo.
    • Dolor intenso en la espalda o en el cuello.
    • Debilidad, hormigueo o entumecimiento en los brazos o las piernas.

Llame a su médico ahora mismo o busque atención médica inmediata si:

  • Tiene entumecimiento en sus piernas que es nuevo o está empeorando.
  • Tiene debilidad en sus piernas que es nueva o está empeorando. (Esto podría hacer que sea más difícil estar de pie).
  • Pierde el control de la vejiga o el intestino.
  • El dolor de espalda empeora o tiene uno nuevo, acompañado de fiebre, dolor al orinar u otras señales de una infección urinaria.
  • Tiene dolor de espalda a largo plazo que de repente se vuelve mucho peor, y no lo causó al ser más activo.
  • Tiene un historial de cáncer o de infección por VIH, y usted tiene dolor de espalda nuevo o que aumentó.
  • El dolor lo despierta cuando está durmiendo.

Para obtener más información, vea el tema Problemas y lesiones de la espalda.

Espera vigilante

La mayoría de las lumbalgias no requieren una visita a un médico.

Si el dolor no mejora después de 1 o 2 días y no puede hacer sus actividades normales diarias, llame a su médico.

Si todavía tiene dolor leve a moderado después de al menos 2 semanas de tratamiento en el hogar, hable con su médico. Es posible que su médico quiera ver si hay problemas que puedan estar causando su dolor de espalda.

A quién consultar

Los siguientes profesionales de la salud pueden diagnosticar la causa del dolor de espalda, evaluar las lesiones en la espalda y comenzar el tratamiento.

Quizás también lo remitan a uno de los siguientes especialistas:

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Su médico comenzará haciéndole preguntas acerca de sus antecedentes de salud, sus síntomas, y su actividad laboral y física. También le hará un examen físico. Las preguntas y el examen pueden ayudar a descartar una causa grave de su dolor. Es posible que su médico también le haga preguntas acerca del estrés en el hogar y en el trabajo que podrían hacerle más predispuesto al dolor crónico.

Si su dolor de espalda ha durado menos de 6 semanas, puede ser mejor esperar antes de hacer alguna prueba. Esto se debe a que la mayoría de los dolores de espalda se van por sí solos en un mes aproximadamente.

Pero si usted tiene un problema de dolor de espalda que ha durado más de 6 semanas, o si su médico piensa que puede tener más que un dolor muscular, podría ser el momento para una prueba.

¿Qué pruebas se usan?

Las pruebas para la lumbalgia incluyen:

Algunas veces, otras pruebas pueden ser útiles, como una gammagrafía ósea o un electromiograma y prueba de conducción nerviosa. Estos se utilizan para buscar problemas en los huesos y nervios, y musculares/nerviosos, que podrían estar causando el dolor en la parte baja de la espalda.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Lumbalgia: ¿Debería hacerme una MRI?

Generalidades del tratamiento

Los expertos dividen el dolor en la parte baja de la espalda en dos categorías:

  • Agudo: Esto es dolor que ha durado menos de 3 meses. La mayoría de la gente mejora con tratamiento en el hogar.
  • Crónico: Esto es dolor que ha durado más de 3 meses. La gente con lumbalgia crónica suele ser asistida con tratamiento más intensivo.

Tratamiento para la lumbalgia aguda

Aprenda sobre las medidas de primeros auxilios que usted puede tomar la primera vez que tiene dolor de espalda, como el uso de calor o hielo, tomar medicamentos y no descansar demasiado.

A veces, la lumbalgia aguda dura más de unos días, incluso después de probar medidas de primeros auxilios. En ese caso, usted podría agregar otro tratamiento, como terapia manual o analgésicos más potentes.

Si su dolor es muy fuerte, quizás su proveedor de atención de salud le recomiende el uso a corto plazo de un analgésico opiáceo o un relajante muscular. Algunas personas consideran las inyecciones epidurales de esteroides.

Dr. Keller

Respuestas de un experto:

"Manténgase tan activo como sea posible. Los médicos solían recomendar descanso, pero resulta que este no es el caso. Cuanto más activo sea, mejor será y más rápido se va a sanar". —Dr. Robert Keller

Lea más consejos de este especialista en la espalda.

Una mujer barriendo el piso

Historia de una mujer:

"Yo pensé: 'Bueno, va a doler por un día o dos, y eso es todo'. Pero duró mucho más tiempo. Llevó cerca de 3 semanas. Supongo que estamos acostumbrados a curas rápidas. Nos tomamos una aspirina, y el dolor de cabeza desaparece. Nos tomamos el antibiótico, y desaparece la infección". —Lorna

Lea más sobre cómo aprendió Lorna a ser paciente con su espalda.

Tratamiento para la lumbalgia crónica

Si usted tiene dolor de espalda crónico, un tipo de tratamiento por sí solo no siempre detiene su dolor. La manipulación de la columna puede servir para aliviar el dolor en la parte baja de la espalda. Otros tratamientos también pueden ser eficaces.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Lumbalgia: ¿Debería recibir manipulación de la columna?

Prevención

No se ha comprobado claramente que usted pueda prevenir la lumbalgia (el dolor en la parte baja de la espalda). Pero hay algunas cosas que usted puede hacer para ayudar a prevenirlo. Y pueden prepararlo para una recuperación más rápida si de hecho tiene lumbalgia.

Para saber más, vea Cómo vivir con dolor en la parte baja de la espalda.

Cómo vivir con dolor en la parte baja de la espalda

Casi todo el mundo tiene alguna vez dolor en la parte baja de la espalda. La buena noticia es que con algunos cuidados personales básicos, la mayoría de los dolores en la parte baja de la espalda desaparecen en pocos días o semanas. Esto incluye primeros auxilios, automasajes y usar calor o hielo.

El cuidado básico personal también puede ayudar a prevenir que vuelvan los problemas de espalda.

Un hombre

Historia de un hombre:

"Algunas personas mejoran rápidamente, pero a otras les lleva mucho tiempo. Ese fue mi caso. Si usted tiene dolor de espalda, haga lo que pueda por ella, pero no se apresure. Por lo general, se pone mejor". —Jack

Lea más sobre cómo se enteró Jack de que él no necesitaba cirugía.

Regrese lentamente a sus actividades diarias

Algunas personas temen que el dolor empeore por hacer muchas actividades. Anteriormente, las personas solían permanecer en cama porque creían que esto aliviaba el dolor de espalda. Hoy en día, los expertos piensan que en la mayoría de los casos, retomar sus actividades normales es bueno para su espalda, siempre y cuando evite hacer cosas que empeoren el dolor.

  • Durante el primer o segundo día que tenga dolor, no se esfuerce. Pero tan pronto pueda, retome sus actividades y vuelva a su vida normal.
  • El movimiento ayuda a que sus músculos se mantengan fuertes. Estar recostado por demasiado tiempo puede empeorar su problema.
  • Si es atleta, vuelva a sus actividades con cuidado. Escoja una opción de poco impacto hasta que su dolor esté bajo control.
Cómo conseguir ayuda en el hogar
Haga sus tareas domésticas sin empeorar su dolor
Lumbalgia y relaciones sexuales
¿Volver al trabajo?

Evite o cambie las actividades que le causen dolor

  • Trate de no agacharse, levantar ni alcanzar objetos. Estos movimientos añaden tensión a su espalda.
  • Cuando se siente, coloque una almohada pequeña, una toalla enrollada o un apoyo lumbar cilíndrico (enrollado) en la curvatura de la espalda para conseguir apoyo adicional.
  • Cuando se cepille los dientes, coloque uno de los pies sobre un taburete.
  • No use zapatos de tacón alto. Use zapatos de tacón bajo.
  • Pruebe diferentes posiciones para dormir.
    • Si duerme de costado, trate de ponerse una almohada entre las rodillas.
    • Si duerme de espalda, use una almohada debajo de las rodillas.
    • También puede probar con una toalla pequeña enrollada y usarla para darle apoyo a la parte baja de su espalda.
Protéjase la espalda al acostarse
Protéjase la espalda mientras esté sentado
Moverse de estar sentado a estar parado
Postura: Pararse y caminar

Preste atención a su postura y a su mecánica corporal

La mecánica corporal es la forma en la que usted utiliza su cuerpo. La postura es la manera en la que se sienta o se pone de pie.

  • Para prevenir que vuelva un dolor en la parte baja de la espalda, tendrá que tener un cuidado especial cuando levante un objeto. Si tiene que levantar un objeto, doble las rodillas y flexiónese a partir de la cadera. No permita que su columna vertebral se desplome.
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Problemas de espalda: Técnicas apropiadas para levantar objetos
  • Piense en su postura, tanto si está sentado o parado. Encorvarse o andar con los hombros caídos solamente pueden no causar el dolor en la parte baja de la espalda. Pero después de que la espalda se ha distendido o lesionado, una mala postura puede empeorar el dolor. Una "buena postura" generalmente significa que sus orejas, hombros y caderas están en una línea derecha. Si esta postura le causa dolor, es posible que tenga otra afección como un problema de un disco o huesos de su espalda.

Estire y fortalezca su espalda

Cuando ya no sienta dolor agudo, es posible que esté preparado para realizar ejercicios suaves de fortalecimiento para el estómago, la espalda y las piernas, y quizá, para algunos ejercicios de estiramiento. Es posible que el ejercicio no solo le ayude a reducir la lumbalgia, sino que también puede ayudarle a recuperarse más rápido, a evitar que se vuelva a lesionar la espalda y a reducir el riesgo de discapacidad a causa del dolor de espalda.

Caminar es el ejercicio más simple, y tal vez el mejor, para la parte baja de la espalda. Su médico o un fisioterapeuta le pueden recomendar ejercicios más específicos para ayudar a los músculos de su espalda a fortalecerse. Estos podrían incluir una serie de ejercicios simples llamados estabilización central. Los músculos del tronco, o principales, soportan la columna vertebral. Fortalecer estos músculos puede mejorar su postura, mantener el cuerpo mejor equilibrado y reducir sus probabilidades de tener lesiones.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Actividad física: Cómo aumentar la estabilidad central
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Lumbalgia: Ejercicios para reducir el dolor
Un hombre y un perro

Historia de un hombre:

"Descubrí que lo que hay que hacer es lo siguiente: Haga lo más que pueda". —Robert

Lea más sobre cómo controla Robert su dolor de espalda permaneciendo activo.

Haga frente al estrés

El estrés y el dolor en la parte baja de la espalda pueden crear un círculo vicioso. Usted tiene dolor de espalda, y comienza a preocuparse por ello. Esto causa estrés, y los músculos de su espalda comienzan a tensarse. Los músculos tensos hacen que su dolor de espalda empeore y le preocupe más... lo que hace que la espalda empeore... y así sucesivamente.

Hay muchas formas de enseñarse a sí mismo a relajarse.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Manejo del estrés: Cómo practicar yoga para relajarse
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Manejo del estrés: Cómo usar imágenes guiadas para relajarse
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Manejo del estrés: Ejercicios de respiración para relajación
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Manejo del estrés: Cómo hacer relajación progresiva de los músculos
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Manejo del estrés: Cómo relajar su mente y su cuerpo
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Manejo del estrés: Cómo manejar su tiempo
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Manejo del estrés: Cómo hacer meditación
Una mujer apoyando la cabeza en las manos

Historia de una mujer:

"Yo tenía mucho que hacer y muy poco tiempo. Eso significa estrés. Y cuando comienzo a estresarme, mi espalda empieza a doler. Antes de darme cuenta, mi espalda me gritaba". —Cathy

Lea más sobre cómo hizo tiempo Cathy para lidiar con su estrés.

Maneje su peso

El sobrepeso, especialmente alrededor de la cintura, puede poner tensión en su espalda.

Si quiere llegar a un peso saludable y mantenerlo, los cambios del estilo de vida funcionarán mejor que las dietas.

He aquí los tres pasos para alcanzar un peso saludable:

  • Siga una dieta saludable.
  • Muévase. Trate de que la actividad física sea una parte regular de su día, como cepillarse los dientes. Empiece con poco y aumente con el tiempo. La actividad moderada es segura para la mayoría de las personas, pero siempre es una buena idea hablar con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.
  • Cambie su manera de pensar. Nuestros pensamientos tienen mucho que ver con cómo nos sentimos y qué hacemos. Si puede evitar que su cerebro le diga cosas desalentadoras y lograr que en su lugar comience a animarlo, puede sorprenderse de lo mucho más saludable que estará, tanto física como mentalmente.
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Manejo del peso: Detenga los pensamientos negativos

Deje de fumar

Las personas que fuman tardan más en sanar: de cualquier lesión, no solo del dolor de espalda. Si deja de fumar, puede sentirse mejor más pronto.

Las personas que fuman tienen muchas más probabilidades de tener dolor de espalda que las personas que no fuman. Esto se debe a que la nicotina y otras toxinas producidas por el tabaco pueden impedir que los discos de la columna vertebral obtengan todos los nutrientes que necesitan de la sangre, aumentando la probabilidad de una lesión de disco. Estos discos amortiguan los huesos de la columna vertebral. Un disco lesionado puede causar lumbalgia.

Fumar también aumenta su riesgo de pérdida de masa ósea (osteoporosis).

Herramienta interactiva: ¿Está listo para dejar de fumar?
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Dejar de fumar: Cómo conseguir apoyo

Medicamentos

Los medicamentos pueden disminuir la lumbalgia (dolor en la parte baja de la espalda) y reducir los espasmos musculares en algunas personas. Pero los medicamentos solos no son un tratamiento eficaz para la lumbalgia. Deben usarse en combinación con otros tratamientos, como caminar y usar calor o hielo.

Opciones de medicamentos

Hay varios medicamentos que su médico puede recomendarle, según cuánto tiempo haya tenido el dolor, qué otros síntomas tiene y su historial de salud.

Los medicamentos recomendados con mayor frecuencia son:

  • Acetaminofén (Tylenol) y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno y naproxeno. Puede comprar estos medicamentos sin una receta médica. Algunos de ellos también vienen en dosis más fuertes. Para esos, necesitará una receta.
  • Relajantes musculares. Estos medicamentos pueden ayudar cuando le dan espasmos musculares fuertes junto con dolor de espalda baja. Los efectos secundarios, como somnolencia, ocurren con frecuencia.
  • Analgésicos opiáceos. Estos son medicamentos muy fuertes que a veces se prueban para aliviar el dolor de espalda intenso y repentino que no se ha controlado con otros medicamentos. Suelen tomarse solo por 1 o 2 semanas.
  • Antidepresivos. Algunos de estos medicamentos, como la amitriptilina y duloxetina, no solo tratan la depresión, sino que también pueden ayudar con dolor crónico.

Otras medicinas que se usan a veces para la lumbalgia son:

  • Inyecciones de anestésicos o de esteroides. Estas se han recetado para la lumbalgia crónica, pero no se han investigado lo suficiente como para saber si funcionan bien para el dolor de espalda. Pueden dar alivio a corto plazo del dolor en la pierna relacionado con un problema de espalda.
  • Anticonvulsivos. Estos se usan a veces para tratar la lumbalgia, a pesar de que no hay pruebas contundentes de que ayuden.
  • Inyección de Botox. Esta es una inyección en los músculos de la espalda. No ha sido bien evaluada para la lumbalgia crónica.

Los medicamentos que dan resultado para algunas personas no dan resultado para otras. Infórmele a su médico si el medicamento que está tomando no le funciona. Quizás pueda tomar otros medicamentos para su dolor de espalda.

Cirugía

Cuando tenga mucho dolor, se preguntará si necesita cirugía para reparar lo que está mal para poder sentirse mejor.

Cada caso es diferente. Pero la mayoría de la gente no necesita cirugía para la lumbalgia.

La mayoría de las cirugías de espalda se hacen para tratar dolor de los nervios a causa de hernias de disco.

  • La mayoría de hernias de disco sanan —y el dolor disminuye— después de unas pocas semanas o meses de tratamiento.
  • Cerca de la mitad de la gente con hernias de disco se mejora en un mes sin necesidad de cirugía.
  • Después de 6 meses, la mayoría de las personas con hernias de disco se han recuperado. Solo alrededor de 10 de cada 100 personas terminan operándose.1

Cuándo puede ayudar la cirugía

La cirugía puede ser una opción cuando un problema de disco causa dolor en la pierna que le impide hacer sus tareas diarias. Usted puede sentir dolor, entumecimiento u hormigueo a través de la nalga y la parte posterior de la pierna (ciática) o en la parte frontal del muslo.

Otros problemas que pueden requerir cirugía incluyen:

  • Una fractura de la columna vertebral causada por una lesión.
  • Una infección en su columna.
  • Un problema que hace que su columna sea inestable.
  • Un tumor en su columna.
  • Estenosis espinal.
  • Pérdida de la sensibilidad, o debilidad, en su espalda o sus piernas que empeora con el tiempo.
  • Pérdida del control de los intestinos o la vejiga.

Operarse de una hernia de disco u otro problema en la espalda es una gran decisión. Hable con su médico sobre esto.

Opciones de cirugía

Existen varios tipos de cirugía para la espalda. Algunas, como una discectomía, pueden ayudar a la gente que tiene síntomas graves. No se ha comprobado que otros tipos funcionen.

Si realmente necesita cirugía, usted y su médico decidirán qué tipo es el mejor para usted. Los tipos de cirugía incluyen:

Rehabilitación después de la cirugía

Un programa de rehabilitación integral es muy importante después de la mayoría de las cirugías de espalda. A medida que recobra flexibilidad, acondiciona los músculos de la espalda y del estómago, y aumenta su resistencia a la actividad, usted aumenta sus probabilidades de que su tratamiento sea exitoso.

Si usted no puede o no quiere comprometerse a hacer fisioterapia después de la cirugía, es posible que no sea un buen candidato para la cirugía.

Cómo decidir entre operarse o no

Si usted y su médico están considerando hacer una cirugía, obtenga tanta información como pueda sobre los posibles resultados, y piense si estará dispuesto a hacer fisioterapia después de la cirugía. También es una buena idea obtener una segunda opinión antes de decidir operarse.

Herramienta interactiva: ¿Debería considerar la cirugía para mi problema en la parte baja de la espalda?
Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Hernia de disco: ¿Debería operarme?

La cirugía de espalda no siempre es exitosa. Según cuál sea la afección, es posible que aún tenga dolor de espalda después de la cirugía.

Otros tratamientos

Puede elegir entre una cantidad de tratamientos para su lumbalgia (dolor en la parte baja de la espalda). Como algunos de estos tratamientos son nuevos o aún no han sido bien investigados, es posible que los seguros de salud no los cubran.

Los siguientes tratamientos complementarios se usan a menudo para la lumbalgia.

  • El masaje puede reducir la lumbalgia. Probablemente sea más eficaz si también aprende a hacer Haga clic aquí para ver una Medida práctica. ejercicios para su espalda y aprende las mejores maneras de Haga clic aquí para ver una Medida práctica. levantar peso y moverse para proteger su espalda.2
  • La biorretroalimentación no se ha estudiado bien como tratamiento para la lumbalgia. Las investigaciones recientes no han demostrado que la biorretroalimentación sea eficaz para controlar la lumbalgia.
  • La acupuntura puede ayudar a reducir el dolor y aumentar la capacidad de hacer actividad por un corto tiempo después del tratamiento, pero no en mayor medida que otros tratamientos.3
  • La acupresión usa presión en ciertos puntos del cuerpo para disminuir los síntomas. Pequeños estudios sugieren que la acupresión reduce el dolor y permite que una persona haga más actividad.4
  • Las técnicas de relajación pueden ayudar a reducir la tensión muscular, el estrés y la depresión.
  • El yoga es otra manera de mantenerse activo y de conseguir ayuda para relajarse y manejar el estrés. Pequeños estudios sugieren que las clases de yoga pueden ayudar a la gente con lumbalgia crónica a controlar los síntomas y mantenerse más activa.5, 6 No está claro si el yoga es más útil que otras actividades o tratamientos para la lumbalgia crónica. Existen distintos tipos de yoga. Hable con su médico antes de comenzar un programa de yoga.

He aquí algunas otras opciones de tratamiento para tener en cuenta:

Tratamientos experimentales

Constantemente se desarrollan tratamientos nuevos y experimentales que se ofrecen a las personas que tienen lumbalgia. Si está considerando dicho tratamiento, asegúrese de pedirle a su médico dos cosas:

  1. La evidencia científica que muestra que el tratamiento funciona y es seguro.
  2. Los resultados que su médico ha visto en su propia práctica.

Los tratamientos experimentales incluyen:

  • La cirugía para reemplazar un disco desgarrado o una hernia de disco con un disco artificial. Este tratamiento ha sido aprobado por la Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Fármacos o FDA, por sus siglas en inglés) de los EE. UU. No se han hecho estudios a largo plazo.
  • Inyección de la toxina botulínica (Botox). Esto puede relajar los espasmos musculares dolorosos en la parte baja de la espalda.
  • Ablación por radiofrecuencia de los nervios. Esto puede reducir la lumbalgia crónica en algunas personas impidiendo que las señales de dolor lleguen al cerebro. A veces se utiliza para el dolor causado por problemas con las articulaciones pequeñas de la columna vertebral llamadas articulaciones facetarias.
  • Una bomba intratecal para el dolor. Esto es un pequeño tubo que se inserta bajo la piel y los tejidos más profundos a lo largo de la línea media de la espalda y dentro del canal raquídeo. El tubo se conecta a un pequeño reservorio de medicamento insertado debajo de la piel del abdomen. El medicamento se proporciona en forma regular a la zona del dolor a través del tubo.

Cómo lidiar con el dolor crónico en la parte baja de la espalda

El dolor en la parte baja de la espalda puede hacer mella en su salud mental. Usted puede sentir temor, frustración e ira, o depresión y ansiedad debido al dolor continuo. Estas reacciones comunes pueden hacer que su dolor dure todavía más. Si el dolor está empezando a bajarle el ánimo:

  • Hágales saber a las personas cuando necesite ayuda. Pídales a sus familiares o a sus amigos que le ayuden con las tareas físicas que no pueda hacer en ese momento.
  • Sea honesto con su médico sobre su dolor. Pídale que lo remita a un consejero o a un especialista en manejo del dolor. Un antidepresivo o un ansiolítico con receta también pueden ayudar con el dolor crónico.
  • Trabaje con sus profesionales de la salud y su supervisor de trabajo para hacer un plan de retorno al trabajo, si es necesario. Pida una consulta ergonómica si necesita aprender a hacer algunos de sus deberes laborales de manera diferente para evitar lastimarse la espalda de nuevo.
Un hombre

Historia de un hombre:

"Empecé a sentirme triste y enfadado con mucha frecuencia. Yo no quería hacer nada. La espalda me estaba doliendo más. Estaba teniendo problemas para concentrarme en mi trabajo. Comencé a sentir que mi vida simplemente se reducía cada vez más". —Ravi

Lea más sobre cómo se enteró Ravi de que tenía depresión y cómo se defendió.

El apoyo emocional es importante

Quizás tenga que apoyarse en amigos y familiares cuando se enfrente a situaciones difíciles causadas por dolor crónico u otros problemas. Sus seres amados pueden desempeñar un papel importante para apoyar su recuperación. Su médico y su comunidad también pueden darle apoyo adicional.

No siempre es fácil pedir apoyo a los demás. Puede ser difícil contarle a alguien de sus problemas. Pero usted no debe tener miedo de pedir ayuda.

Dónde puede obtener ayuda
  • Familia. Sus familiares pueden ayudarle a hacerle frente consolándolo y animándolo.
  • Amigos. Forjar relaciones sólidas con otras personas es importante para su bienestar emocional. Ayudar es una parte importante de la amistad. Habrá ocasiones en que usted sea quien anime a un amigo.
  • Asesoría psicológica. La consejería profesional puede ayudarle a manejar situaciones que interfieran con su vida y le causen estrés. La consejería le puede ayudar a entender y a manejar su dolor. Usted puede aprender formas de detener los pensamientos negativos. Vea el tema Detenga los pensamientos negativos: Cómo elegir una forma más saludable de pensar.
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Depresión: Detenga los pensamientos negativos
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Ansiedad: Detenga los pensamientos negativos
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Detenga los pensamientos negativos: Cómo empezar
  • Su médico. Encuentre a alguien en quien confíe y con quien se sienta cómodo. Sea abierto y sincero acerca de sus miedos y preocupaciones. Su médico puede ayudarle a conseguir el tratamiento adecuado, incluyendo tratamiento para la depresión u otros problemas.
  • Grupos religiosos. Los grupos religiosos o espirituales pueden ayudarle a conocer gente y a participar en la comunidad. Algunas organizaciones religiosas pueden ayudarle a obtener consejería u otros servicios de apoyo social.
  • Grupos sociales. Los grupos sociales pueden ayudarle a conocer gente y a participar en actividades que usted disfrute.
  • Grupos de apoyo comunitario. En un grupo de apoyo, usted puede hablar con otras personas que se han enfrentado a los mismos problemas o enfermedades que usted. Pueden animarse unos a otros y aprender a manejar emociones difíciles.
Una mujer

Historia de una mujer:

"Realmente trato de encontrar las cosas buenas de mi día. Me ayuda a pasar el día, y creo que eso hace que mi dolor no me moleste tanto". —Patty

Lea más sobre cómo utilizó Patty el pensamiento positivo para aliviar su dolor de espalda.

Cómo pueden ayudar los amigos y los familiares

Sus seres amados pueden ofrecerle apoyo:

  • Dándole apoyo. Esto puede evitar que usted se sienta descorazonado o solo.
  • Ofreciéndole ayuda. Recibir ayuda puede evitar que usted se sienta abrumado. Esto puede significar que lo ayuden con pequeñas tareas cotidianas o con problemas grandes.
  • Yendo a las visitas médicas. Sus seres queridos pueden ofrecerle apoyo participando en su atención médica.
  • Siendo sinceros y realistas. Asegúrese de que sus seres queridos entiendan lo grave que es el problema. Ellos pueden ayudarle al no establecer metas inalcanzables o al no actuar como si el problema simplemente vaya a desaparecer.
  • Respetando sus deseos. Usted es responsable por sus decisiones. Sus seres amados pueden ofrecerle apoyo y ánimos sin interferir en sus decisiones importantes.

¿Tiene problemas para conseguir apoyo de los familiares y amigos? Hay medidas que puede tomar para reforzar su apoyo social.

Cómo mantenerse activo

Tener dolor de espalda crónico puede dificultar el ejercicio, incluso caminar. Estar activo suele ser la última cosa en que quiere pensar.

Pero la verdad es que volver poco a poco a la actividad diaria y los ejercicios de fisioterapia pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda y pueden llevar a mejoras a largo plazo para la lumbalgia.7

Así que manténgase tan activo como pueda. Tome caminatas cortas tan a menudo como pueda. Hable con un fisioterapeuta, quiropráctico, médico osteopático o fisiatra sobre los ejercicios que puede hacer.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Actividad física: Cómo aumentar la estabilidad central
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Lumbalgia: Ejercicios para reducir el dolor

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Academy of Orthopaedic Surgeons (AAOS)
Dirección del sitio web: www.orthoinfo.aaos.org

National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (NIAMS), National Institutes of Health
Dirección del sitio web: www.niams.nih.gov

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Hu SS, et al. (2006). Disorders, diseases, and injuries of the spine. In HB Skinner, ed., Current Diagnosis and Treatment in Orthopedics, 4th ed., pp. 221–297. New York: McGraw-Hill.
  2. Furlan AD, et al. (2008). Massage for low-back pain. Cochrane Database of Systematic Reviews (4).
  3. Furlan AD, et al. (2005). Acupuncture and dry-needling for low back pain. Cochrane Database of Systematic Reviews (1).
  4. Hsieh LL, et al. (2006). Treatment of low back pain by acupressure and physical therapy: Randomised controlled trial. BMJ, 333(7543): 696–700.
  5. Tilbrook HE, et al. (2011). Yoga for chronic low back pain: A randomized trial. Annals of Internal Medicine, 155(9): 569–578.
  6. Sherman KJ, et al. (2011). A randomized trial comparing yoga, stretching, and a self-care book for chronic low back pain. Archives of Internal Medicine, 171(22): 2019–2026.
  7. Chou R (2010). Low back pain (chronic), search date April 2009. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.

Otras obras consultadas

  • Agency for Healthcare Research and Quality (2010). Complementary and Alternative Therapies for Back Pain II (Evidence Report/Technology Assessment No. 194). Rockville, MD: Agency for Healthcare Research and Quality. Also available online: http://www.ahrq.gov/downloads/pub/evidence/pdf/backpaincam/backcam2.pdf.
  • American Geriatrics Society Panel on Pharmacological Management of Persistent Pain in Older Persons (2009). Pharmacological management of persistent pain in older persons. Journal of the American Geriatrics Society, 57(8): 1331–1346.
  • Carragee EJ (2005). Persistent low back pain. New England Journal of Medicine, 352(18): 1891–1898.
  • Carragee EJ, Hannibal M (2004). Diagnostic evaluation of low back pain. Orthopedic Clinics of North America, 35(2004): 7–16.
  • Chaiamnuay S, et al. (2006). Risks versus benefits of cyclooxygenase-2-selective nonsteroidal antiinflammatory drugs. American Journal of Health-System Pharmacy, 63(19): 1837–1851.
  • Chou R, et al. (2009). Imaging strategies for low-back pain: Systematic review and meta-analysis. Lancet, 373(9662): 463–472.
  • Chou R, et al. (2009). Interventional therapies, surgery and interdisciplinary rehabilitation for low back pain: An evidence-based clinical practice guideline from the American Pain Society. Spine, 34(10): 1066–1077.
  • Chou R, et al. (2011). Diagnostic imaging for low back pain: Advice for high-value health care from the American College of Physicians. Annals of Internal Medicine, 154(3): 181–189.
  • Deshpande A, et al. (2007). Opioids for chronic low-back pain. Cochrane Database of Systematic Reviews (3).
  • Deyo RA, et al. (2004). Spinal-fusion surgery—The case for restraint. New England Journal of Medicine, 350(7): 722–726.
  • Garra G, et al. (2010). Heat or cold packs for neck and back strain: A randomized controlled trial of efficacy. Academic Emergency Medicine, 17(5): 484–489.
  • Hu SS, et al. (2006). Spondylolisthesis and spondylolysis section of Disorders, diseases, and injuries of the spine. In HB Skinner, ed., Current Diagnosis and Treatment in Orthopedics, 4th ed., pp. 271–277. New York: McGraw-Hill.
  • Kanayama M, et al. (2007). A minimum 10-year follow-up of posterior dynamic stabilization using Graf artificial ligament. Spine, 32(18): 1992–1996.
  • Kovacs FM, et al. (2003). Effect of firmness of mattress on chronic non-specific low-back pain: Randomised, double-blind, controlled, multicentre trial. Lancet, 362(9396): 1599–1604.
  • Mercier LR (2008). The back. In Practical Orthopedics, 6th ed., pp. 143–184. Philadelphia: Mosby Elsevier.
  • Modic MT, et al. (2005). Acute low back pain and radiculopathy: MR Imaging findings and their prognostic role and effect on outcome. Radiology, 237(2): 599–604.
  • Roelofs PDDM, et al. (2008). Non-steroidal anti-inflammatory drugs for low back pain. Cochrane Database of Systematic Reviews (1).
  • Thorson DC, et al. (2010). Health Care Guideline: Adult Low Back Pain, 14th ed., pp. 1–74. Bloomington, MN: Institute for Clinical Systems Improvement.
  • U.S. Preventive Services Task Force (2004). Primary Care Interventions to Prevent Low Back Pain in Adults: Recommendation Statement. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspsback.htm.
  • Urquhart DM, et al. (2008). Antidepressants for non-specific low back pain. Cochrane Database of Systematic Reviews (1).

Créditos

Por El personal de Healthwise
William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Robert B. Keller, MD - Ortopedia
Última revisión 16 agosto, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.