Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Hernia de disco cervical

Generalidades

¿Qué es la hernia de disco cervical?

Los huesos (vértebras) que forman la columna vertebral en la espalda están amortiguados por discos redondeados y planos. Cuando estos discos son saludables, actúan como amortiguadores para la columna vertebral y mantienen su flexibilidad. Si se dañan, es posible que se abulten anormalmente o que se rompan (ruptura), lo que se llama hernia de disco o hernia discal. Las hernias de disco pueden ocurrir en cualquier parte de la columna vertebral, pero son más comunes en el cuello (cervical) y en la parte baja (lumbar) de la columna vertebral. Las siete vértebras que se encuentran entre la cabeza y el pecho conforman la columna cervical.

¿Cuál es la causa de la hernia de disco cervical?

La causa de una hernia de disco, generalmente, es el desgaste y desgarre del disco (también llamado degeneraci√≥n del disco). A medida que envejecemos, nuestros discos pierden algo del líquido que los ayuda a mantenerse flexibles. Es posible que la hernia de disco también aparezca como resultado de lesiones en la columna vertebral, que podrían provocar desgarros pequeños o grietas en la capa externa (anillo o cápsula) del disco. Es posible que el material gelatinoso (núcleo) que está adentro del disco se vea forzado a salir por los desgarros o por las grietas de la cápsula, que hacen que el disco se abulte, se rompa (ruptura) o que se divida en fragmentos.

Las hernias de disco son mucho más comunes en las personas que fuman.

¿Cuáles son los síntomas?

Las hernias de disco en el cuello (columna cervical) pueden causar dolor, entumecimiento o debilidad en el cuello, en los hombros, en el pecho, en los brazos y en las manos. En algunos casos la hernia de disco muy grande en el cuello podría causar debilidad u hormigueo inusual, y afectar a otras partes del cuerpo, incluidas las piernas.

¿Cómo se diagnostica la hernia de disco cervical?

Por lo general, un médico puede diagnosticar la hernia de disco a partir de sus antecedentes de síntomas y un examen físico. Su médico preguntará acerca del dolor y el entumecimiento que podrían ser causados por la irritación de uno o más de los nervios de la columna cervical. Si sus síntomas sugieren hernia de disco cervical, con frecuencia se recomienda el descanso y la rehabilitación antes de que se realicen más pruebas. Si se sospechan otras afecciones o si no se nota ninguna mejora en los síntomas después de un período de descanso y rehabilitación, podrían realizarse exámenes de diagnóstico por imágenes como radiograf√≠as, exámenes de imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) o tomografías computarizadas (CT, por sus siglas en inglés).

¿Cómo se trata?

En la mayoría de los casos, las hernias de disco cervical primero son tratadas con tratamiento no quirúrgico, incluidos el descanso o las actividades modificadas, los medicamentos para aliviar el dolor y la inflamación, y ejercicios, según las recomendaciones de su médico. Su médico podría recomendar que consulte a un fisioterapeuta para aprender cómo hacer ejercicios y proteger el cuello, y quizás para otros tratamientos como tracción. La tracción consiste en un tironeo continuo y suave en la cabeza para estirar el cuello y para permitir que las articulaciones pequeñas que se encuentran entre los huesos del cuello se estiren un poco. Si los síntomas continúan, su médico podría tratar un medicamento más potente como corticosteroides. Por lo general, los síntomas mejoran con el tiempo. Sin embargo, si la hernia de disco le está presionando la médula espinal o los nervios y/o si usted está teniendo debilidad, dolor constante o menor control de su vejiga o intestinos, se considerará la cirugía. En casos raros, puede usarse un disco artificial para reemplazar el disco que se extrae.

Referencias

Otras obras consultadas

  • American Academy of Orthopaedic Surgeons and American Academy of Pediatrics (2010). Cervical radiculopathy. In JF Sarwark, ed., Essentials of Musculoskeletal Care, 4th ed., pp. 922–924. Rosemont, IL: American Academy of Orthopaedic Surgeons.
  • Cohen I, Jouve C (2008). Cervical radiculopathy. In WR Frontera et al., eds., Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation, 2nd ed., pp. 17–22. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • North American Spine Society (2010). Diagnosis and treatment of cervical radiculopathy from degenerative disorders: Evidence-based clinical guidelines for multidisciplinary spine care. Available online: http://www.spine.org/Documents/Cervical_Radiculopathy.pdf.
  • Sasso RC, et al. (2011). Results of cervical arthroplasty compared with anterior discectomy and fusion: Four-year clinical outcomes in a prospective, randomized controlled trial. Journal of Bone and Joint Surgery, 93(18 ): 1684–1692.

Créditos

Por El personal de Healthwise
William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Robert B. Keller, MD - Ortopedia
Última revisión 12 marzo, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.