Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Diabetes gestacional

Generalidades del tema

¿Qué es la diabetes gestacional?

Si su nivel de azúcar en la sangre se vuelve demasiado alto cuando está embarazada, usted tiene diabetes gestacional. Por lo general, se normaliza después del nacimiento del bebé.

El nivel alto de azúcar en la sangre puede causarles problemas a usted y a su bebé. Su bebé podría crecer demasiado, lo que puede causar problemas durante el parto. Su bebé también podría nacer con un nivel bajo de azúcar en la sangre. Pero con tratamiento, la mayoría de las mujeres que tienen diabetes gestacional pueden controlar el nivel de azúcar en la sangre y dar a luz a bebés saludables.

Las mujeres que han tenido diabetes gestacional tienen más probabilidades que las demás mujeres de tener diabetes tipo 2 en el futuro. Es posible que pueda prevenir o reducir la gravedad de la diabetes tipo 2 manteniendo un peso saludable, comiendo alimentos saludables y aumentando la actividad física.

¿Cuál es la causa de la diabetes gestacional?

El páncreas produce una hormona que se llama insulina. La insulina ayuda a que el cuerpo use y almacene adecuadamente el azúcar de los alimentos que usted come. Esto mantiene el nivel de azúcar en la sangre dentro de los límites deseados. Cuando está embarazada, la placenta produce hormonas que pueden dificultar la acción de la insulina. Esto se llama resistencia a la insulina.

Una mujer embarazada puede tener diabetes cuando el páncreas no puede producir la insulina suficiente para mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites deseados.

¿Cuáles son los síntomas?

Debido a que la diabetes gestacional podría no causar síntomas, es importante que se haga pruebas para detectar la diabetes gestacional.

A veces, una mujer embarazada que tiene síntomas ha estado viviendo con otro tipo de diabetes sin saberlo. Si tiene síntomas de otro tipo de diabetes, estos podrían incluir:

  • Aumento de la sed.
  • Aumento de la micción.
  • Aumento del hambre.
  • Visión borrosa.

En la mayoría de las mujeres, el embarazo hace que orinen con más frecuencia y que sientan más hambre. Por lo tanto, tener estos síntomas no siempre significa que una mujer tenga diabetes. Hable con su médico si tiene estos síntomas, de modo que pueda hacerse una prueba para detectar la diabetes en cualquier momento durante el embarazo.

¿Cómo se diagnostica la diabetes gestacional?

La Asociación Americana de Diabetes (American Diabetes Association) recomienda que todas las mujeres no que han sido diagnosticadas con diabetes se hagan una prueba para detectar la diabetes gestacional entre las semanas 24 y 28 del embarazo usando la prueba de tolerancia a la glucosa oral.1

¿Cómo se trata?

Algunas mujeres con diabetes gestacional pueden controlar el nivel de azúcar en la sangre cambiando sus hábitos de alimentación y haciendo ejercicio en forma regular. Estas decisiones saludables también pueden ayudar a prevenir la diabetes gestacional en futuros embarazos y la diabetes tipo 2 en el futuro.

El tratamiento de la diabetes gestacional también incluye revisarse el nivel de azúcar en la sangre en el hogar y consultar a su médico en forma regular.

Es posible que deba usar medicamentos para la diabetes o inyectarse insulina para ayudar a controlar el nivel de azúcar en la sangre. Esta insulina se suma a la insulina que el cuerpo produce.

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Lactancia: ¿Debería amamantar a mi bebé?

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Diabetes gestacional: Cómo aplicarse inyecciones de insulina
  Diabetes gestacional: Cómo contar los carbohidratos
  Diabetes gestacional: Cómo manejar los niveles bajos de azúcar en la sangre
  Diabetes gestacional: Cómo revisarse el nivel de azúcar en la sangre
  Diabetes: Cómo aplicarse una inyección de insulina
  Lactancia materna: Planificación anticipada

Causa

Durante el embarazo, un órgano que se llama placenta se forma en el útero. La placenta conecta a la madre y al bebé, y garantiza que el bebé tenga alimentos y agua suficientes. También produce varias hormonas. Algunas de estas hormonas dificultan el trabajo de la insulina —controlar el nivel de azúcar en la sangre—, de modo que el cuerpo de la madre tiene que producir más insulina para mantener los niveles de azúcar dentro de límites seguros. La diabetes gestacional ocurre cuando el órgano que produce la insulina, el páncreas, no puede producir la insulina suficiente para mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites deseados.

Síntomas

Debido a que la diabetes gestacional no causa síntomas, deberá realizarse una prueba para detectar la afección. Por lo general, esta se realiza entre las semanas 24 y 28 del embarazo. Es posible que se sorprenda si su prueba refleja un nivel alto de azúcar en la sangre. Es importante que se haga una prueba para detectar la diabetes gestacional, porque el nivel alto de azúcar en la sangre puede causarles problemas a usted y a su bebé.

A veces, una mujer embarazada ha estado viviendo con diabetes sin saberlo. Si tiene síntomas de diabetes, estos podrían incluir:

  • Aumento de la sed.
  • Aumento de la micción.
  • Aumento del hambre.
  • Visión borrosa.

El embarazo hace que la mayoría de las mujeres orinen con más frecuencia y sientan más hambre; por lo tanto, tener estos síntomas no siempre significa que una mujer tiene diabetes. Hable con su médico si tiene estos síntomas de modo que pueda realizarse una prueba para detectar la diabetes.

De qué se trata

La mayoría de las mujeres descubren que tienen diabetes gestacional después de haberse realizado la prueba entre las semanas 24 y 28 del embarazo. Después de saber que tiene diabetes gestacional, usted deberá realizar ciertos cambios en sus hábitos de alimentación y en la frecuencia con que hace ejercicio, para ayudar a mantener el nivel de azúcar en la sangre dentro de los límites deseados. A medida que avance su embarazo, el cuerpo seguirá produciendo cada vez más hormonas. Esto puede hacer que controlar el nivel de azúcar en la sangre sea cada vez más difícil. Si no es posible controlar el nivel de azúcar en la sangre con los alimentos y el ejercicio, es posible que también deba tomar medicamentos para la diabetes o aplicarse inyecciones de insulina.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Diabetes: Cómo aplicarse una inyección de insulina

La mayoría de las mujeres que tienen diabetes gestacional dan a luz a bebés saludables. Si usted puede mantener el nivel de azúcar en la sangre dentro de los límites deseados, sus probabilidades de tener problemas durante el embarazo o durante el parto serán las mismas que si no tuviera diabetes gestacional.

A veces, una madre o su bebé tienen problemas debido al nivel alto de azúcar en la sangre. Estos problemas incluyen:

  • Presión arterial alta en la madre provocada por preeclampsia.
  • Un bebé que crece demasiado. Si un bebé en desarrollo (feto) recibe demasiada azúcar, el azúcar puede convertirse en grasa, lo que hace que el bebé crezca más de lo normal. Un bebé de gran tamaño puede tener lesiones durante el parto vaginal y es posible que deba darse a luz mediante cirugía (cesárea).
  • Después de que nazca el bebé, el nivel de azúcar en la sangre del bebé puede bajar demasiado, y es posible que se le deba dar azúcar adicional.
  • Después del parto, los bebés también pueden tener otros problemas que pueden tratarse, incluidos niveles bajos de calcio en la sangre, niveles altos de bilirrubina y demasiados glóbulos rojos.

La mayoría de las veces, la diabetes gestacional desaparece después de que nace el bebé. Pero si ha tenido diabetes gestacional, son mayores sus probabilidades de tenerla en un futuro embarazo y de tener diabetes tipo 2.

Qué aumenta su riesgo

Usted tiene una mayor probabilidad de tener diabetes gestacional si:

  • Tiene 25 años o más cuando queda embarazada.
  • Ha tenido diabetes gestacional en el pasado.
  • Ha dado a luz a un bebé que pesó más de 9 libras (4 kg).
  • Tiene un padre/una madre o hermano/a con diabetes tipo 2.
  • Es obesa (su índice de masa corporal[IMC] es de 30 o más).
  • Pertenece a un grupo racial o grupo étnico que corre un alto riesgo de diabetes, como los latinoamericanos, los nativos americanos, los asiáticos americanos, los afroamericanos o los nativos de las islas del Pacífico.
  • Tiene antecedentes de prediabetes.

Cuándo llamar a un médico

Llame al 911 o a otros servicios de urgencia de inmediato si:

  • Se había desmayado (perdió el conocimiento) o si de repente tiene mucho sueño o confusión. (Es posible que tena un nivel muy bajo de azúcar en la sangre, lo cual se conoce como hipoglucemia).
Azúcar baja en la sangre: Atención de urgencia

Llame a un médico si:

  • Está enferma y no puede controlar el azúcar en la sangre.
  • Ha estado vomitando o ha tenido diarrea por más de 6 horas.
Pautas a seguir en días de enfermedad para las personas con diabetes
  • Tiene un nivel de azúcar en la sangre que permanece por encima del nivel que el médico le ha indicado, por ejemplo, 300 mg/dL por dos o más lecturas.
  • Tiene un nivel de azúcar en la sangre que permanece por debajo del nivel que el médico le ha indicado, por ejemplo, 70 mg/dL por dos o más lecturas.
  • Tiene síntomas de azúcar baja en la sangre, como:
    • Sudoración.
    • Sentirse nerviosa, temblorosa y débil.
    • Hambre intensa y náuseas leves.
    • Mareo y dolor de cabeza.
    • Visión borrosa.
    • Confusión.

Consulte a su médico si:

  • A menudo tiene problemas de niveles altos o bajos de azúcar en la sangre.
  • Tiene preguntas o quiere saber más sobre la diabetes gestacional.

A quién consultar

Los profesionales de la salud que diagnostican y tratan la diabetes gestacional incluyen:

Después de que le diagnostiquen diabetes gestacional, es posible que se le remita a otros profesionales de la salud que pueden ayudarla a comprender lo que significa la diabetes gestacional. Estos pueden incluir:

  • Un educador de diabetes certificado (CDE, por sus siglas en inglés). Un CDE es una enfermera titulada, un dietista registrado, un médico, un farmacéutico u otro profesional de la salud que tiene capacitación y experiencia en el cuidado de personas que tienen diabetes. Un CDE puede ayudarla a comprender cómo cuidarse y a adaptarse a vivir con diabetes gestacional.
  • Un dietista registrado. Todas las mujeres que tienen diabetes gestacional deben consultar a un dietista registrado a fin de obtener ayuda para elegir los mejores alimentos. Las visitas de seguimiento con un dietista son útiles si necesita cambiar sus hábitos alimentarios.

Exámenes y pruebas

Es tema de debate para los expertos determinar si todas las mujeres embarazadas deben realizarse o no pruebas para detectar la diabetes gestacional. El Grupo Especial de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (United States Preventive Services Task Force) no ha encontrado pruebas suficientes para recomendar que las mujeres sin factores de riesgo para la diabetes gestacional se realicen pruebas de detección.2 Sin embargo, la mayoría de los médicos realizan pruebas de rutina a todas las mujeres embarazadas que están bajo su atención. La Asociación Americana de Diabetes (American Diabetes Association) recomienda que todas las mujeres no que han sido diagnosticadas con diabetes se hagan una prueba para detectar la diabetes gestacional entre las semanas 24 y 28 del embarazo usando la prueba de tolerancia a la glucosa oral.1

Pruebas durante el embarazo

Si tiene diabetes gestacional, su médico le revisará la presión arterial en cada visita. También se le realizarán ciertas pruebas a lo largo de su embarazo para revisar su salud y la de su bebé. Estas pruebas incluyen:

  • Revisión del nivel de azúcar en la sangre en el hogar. Revisarse el nivel de azúcar en la sangre la ayuda a saber si el nivel de azúcar en la sangre se encuentra dentro de los límites deseados.
  • Ecografía fetal. Esta prueba puede usarse para calcular la edad, el peso y la salud de su bebé. La ecografía también puede medir el tamaño de la cabeza y del abdomen de su bebé. Esta medición, junto con otra información, puede usarse para ayudar a su médico a decidir sobre su atención.
  • Cardiotocografía en reposo. Una cardiotocografía en reposo puede ayudar a que usted sepa lo bien que está su bebé revisando los latidos cardíacos de su bebé como respuesta al movimiento.

Algunos médicos podrían recomendarle que se realice una prueba de hemoglobina A1c (hemoglobina glucosilada) o una prueba similar cada mes durante su embarazo. La prueba de A1c calcula su nivel promedio de azúcar en la sangre de los últimos 2 a 3 meses.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Diabetes gestacional: Cómo revisarse el nivel de azúcar en la sangre

Pruebas durante el trabajo de parto y el parto

Durante el trabajo de parto y el parto, se los vigilará muy de cerca a usted y a su bebé.

  • La cardiotocografía se usa para ver lo bien que está su bebé mientras usted está en trabajo de parto.
  • Las pruebas del nivel de azúcar en la sangre se realizan en forma regular para asegurar que su nivel de azúcar en la sangre se encuentre dentro de los límites deseados.

Pruebas después del parto

Después de que nazca su bebé, se revisará varias veces su nivel de azúcar en la sangre. El nivel de azúcar en la sangre de su bebé también se revisará varias veces durante las primeras horas después del nacimiento.

Seguimiento

Aunque su diabetes gestacional probablemente desaparecerá después de que nazca su bebé, usted corre el riesgo de volver a tener diabetes gestacional y de tener diabetes tipo 2 en el futuro.

Es posible que le hagan una prueba de tolerancia a la glucosa de seguimiento entre 6 y 12 semanas después de que nazca su bebé o después de que deje de amamantarlo. Si los resultados de esta prueba son normales, los entendidos recomiendan que se haga pruebas de diabetes tipo 2 al menos cada 3 años. Incluso si su nivel de azúcar es normal, correrá un mayor riesgo de tener diabetes en el futuro. Comer alimentos saludables y hacer ejercicio en forma regular pueden ayudar a prevenir la diabetes tipo 2.

Si desea volver a quedar embarazada, es una buena idea que se haga pruebas para detectar la diabetes antes de quedar embarazada y durante los primeros meses del embarazo.

Aspectos generales del tratamiento

La mayoría de las mujeres que tienen diabetes gestacional dan a luz a bebés saludables. El hecho de tener un embarazo saludable depende principalmente de usted.

El tratamiento de la diabetes gestacional implica tomar decisiones saludables. La mayoría de las mujeres que modifican sus hábitos de alimentación y la frecuencia con que hacen ejercicio pueden mantener su nivel de azúcar en la sangre dentro de los límites deseados. Controlar el nivel de azúcar en la sangre es la clave para prevenir problemas durante el embarazo o durante el parto.

Usted, su médico y otros profesionales de la salud trabajarán juntos para diseñar un plan de tratamiento a su medida. No tiene que comer alimentos extraños ni especiales. Sin embargo, es posible que deba cambiar lo que come, cuándo lo come y la cantidad que come. Y caminar varias veces a la semana puede ayudarla realmente con su nivel de azúcar en la sangre.

Los cambios en el estilo de vida que usted haga en la actualidad la ayudarán a tener un embarazo saludable y a prevenir la diabetes en el futuro. Cuando comience a hacer estos cambios, aprenderá más sobre su cuerpo y sobre cómo reacciona a los alimentos y al ejercicio. También podría notar que se siente mejor y que tiene más energía.

Durante el embarazo

El tratamiento de la diabetes gestacional durante el embarazo incluye:

  • Comer de forma equilibrada. Después de descubrir que tiene diabetes gestacional, se reunirá con un dietista registrado para crear un plan de alimentación saludable. Aprenderá a limitar la cantidad de carbohidratos que come, como forma de controlar el nivel de azúcar en la sangre. Es posible que también se le solicite que anote todo lo que come y que preste atención a su peso. Usted aprenderá más acerca de los límites de aumento de peso recomendables para usted y su bebé. NO se recomienda hacer régimen para adelgazar durante el embarazo.
  • Hacer ejercicio con regularidad. Trate de hacer, al menos, 2½ horas de ejercicio moderado a la semana.3, 4 Una forma de hacer esto es hacer actividad 30 minutos al día, por lo menos 5 días a la semana. Está bien hacer actividad en bloques de 10 minutos o más a lo largo del día y de la semana. Hacer ejercicio durante el embarazo en forma regular y moderada ayuda a que el cuerpo use mejor la insulina y ayuda a controlar el nivel de azúcar en la sangre. Si nunca ha hecho ejercicio en forma regular o si no hizo ningún tipo de ejercicio antes de quedar embarazada, hable con su médico antes de comenzar a hacerlo. Las actividades de bajo impacto, como caminar o nadar, son especialmente buenas para las mujeres embarazadas. También podría intentar tomar clases de ejercicios especiales para mujeres embarazadas.
  • Revisarse los niveles de azúcar en la sangre. Una parte importante del tratamiento de la diabetes gestacional es revisarse el nivel de azúcar en la sangre en el hogar. Todos los días, usted se va a hacer un examen de azúcar en la sangre en el hogar una o más veces. Es posible que sea abrumador revisarse el nivel de azúcar en la sangre con tanta frecuencia. Pero saber que su nivel está dentro de los límites deseados puede ayudarle a tranquilizarse. Hable con su médico acerca de la frecuencia con la que debe revisarse el nivel de azúcar en la sangre.
  • Vigilar el crecimiento y el bienestar fetales. Es posible que su médico desee que usted observe los movimientos fetales, que se llaman cantidad de patadas. Avísele si usted cree que su bebé se está moviendo menos de lo habitual. También es posible que le realicen ecografías fetales para ver lo bien que está creciendo su bebé. Es posible que deba hacerse una cardiotocografía en reposo para verificar lo bien que responde el corazón de su bebé al movimiento.
  • Hacerse chequeos médicos regulares. Tener diabetes gestacional implica realizar visitas regulares a su médico. En estas visitas, su médico le revisará la presión arterial y analizará una muestra de su orina. También hablarán sobre los niveles de azúcar en la sangre, qué ha estado comiendo, cuánto ejercicio ha estado haciendo y cuánto peso ha aumentado.
  • Tomar medicamentos para la diabetes e inyectarse insulina. La primera forma de tratar la diabetes gestacional es cambiar los hábitos de alimentación y hacer ejercicio en forma regular. Si sus niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos, es posible que tenga que tomar medicamentos para la diabetes o aplicarse inyecciones de insulina.

Durante el trabajo de parto y el parto

La mayoría de las mujeres que tienen diabetes gestacional pueden dar a luz a sus bebés por vía vaginal. El solo hecho de que tenga diabetes gestacional no significa que deberá realizarse una cesárea.

Debido a que puede ser difícil dar a luz en forma segura a un bebé que ha crecido demasiado, su médico le realizará ecografías fetales para revisar el tamaño de su bebé. Si su médico cree que su bebé corre el peligro de ser demasiado grande, podría decidir inducir el parto o hacerle una cesárea.

Durante el parto, se los observa muy de cerca a usted y a su bebé. Esto incluye:

  • Revisarle el nivel de azúcar en la sangre en forma regular. Si su nivel se vuelve demasiado alto, es posible que se le inyecten pequeñas cantidades de insulina a través de una vena (por vía intravenosa, IV). Si su nivel disminuye demasiado, es posible que reciba líquido intravenoso que contiene glucosa.
  • Revisar la frecuencia cardíaca de su bebé y lo bien que el corazón de su bebé responde al movimiento. La cardiotocografía ayuda a su médico a saber cómo está su bebé durante el trabajo de parto. Si el bebé es de gran tamaño o no parece estar bien, es posible que deba realizarse una cesárea para dar a luz a su bebé.

Después del parto

Después del parto, usted y su bebé aún deberán ser vigilados atentamente.

  • Durante las primeras horas, es posible que se le revise el nivel de azúcar en la sangre cada hora. Por lo general, los niveles de azúcar en la sangre vuelven rápidamente a la normalidad.
  • También se observará el nivel de azúcar en la sangre de su bebé. Si los niveles de azúcar en la sangre eran altos durante el embarazo, el cuerpo de su bebé producirá insulina de más durante varias horas después del parto. Esta insulina de más podría hacer que el nivel de azúcar en la sangre de su bebé disminuya demasiado (hipoglucemia). Si el nivel de azúcar en la sangre de su bebé disminuye demasiado, es posible que necesite azúcar adicional, como bebidas de agua con azúcar o glucosa administrada por vía intravenosa.
  • También es posible que se revise la sangre de su bebé para detectar niveles bajos de calcio, niveles altos de bilirrubina y exceso de glóbulos rojos.

Para pensar

La mayoría de las veces, los niveles de azúcar en la sangre de las mujeres que tienen diabetes gestacional vuelven a la normalidad en algunas horas o algunos días después del parto.

Si ha tenido diabetes gestacional, corre el riesgo de volver a tenerla en un futuro embarazo. También corre el riesgo de tener diabetes tipo 2, un tipo de diabetes permanente. Las decisiones y los cambios saludables que hizo durante su embarazo, si se mantienen, la ayudarán a prevenir la diabetes en el futuro. Si le preocupa la diabetes tipo 2 en su caso o el de su hijo, hable con su médico acerca de sus inquietudes.

La mayoría de los médicos le recomendarán que amamante, si es posible, por los beneficios de salud para usted y para su bebé. Por ejemplo, amamantar puede ayudarle a mantener a su hijo en un peso saludable, lo cual puede reducir sus probabilidades de tener diabetes. Proporciona anticuerpos para fortalecer el sistema inmunitario de su hijo. Y reduce el riesgo de que su hijo tenga muchos tipos de infecciones. Además, puede reducir las probabilidades de que usted tenga diabetes en el futuro.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Lactancia: ¿Debería amamantar a mi bebé?
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Lactancia materna: Planificación anticipada

Prevención

En algunas mujeres, no puede prevenirse la diabetes gestacional. Pero usted tal vez pueda reducir sus probabilidades de tener diabetes gestacional manteniendo un peso saludable y no aumentando demasiado de peso durante el embarazo. Hacer ejercicio en forma regular también puede ayudar a mantener el nivel de azúcar en la sangre dentro de los límites deseados y a prevenir la diabetes gestacional.

Si ha tenido diabetes gestacional, corre el riesgo de volver a tenerla en un futuro embarazo. También corre el riesgo de tener diabetes tipo 2, un tipo de diabetes permanente. Una de las mejores maneras de prevenir el desarrollo de diabetes gestacional otra vez es mantener un peso saludable.

Si ha tenido diabetes gestacional, evite los medicamentos que aumentan la resistencia a la insulina, como ácido nicotínico y medicamentos glucocorticoides (por ejemplo, prednisona y dexametasona).

Tratamiento en el hogar

Tener un embarazo saludable depende principalmente de usted. La diabetes gestacional, como cualquier forma de diabetes, no puede tratarse en forma satisfactoria con medicamentos únicamente.

Su médico, su educador en diabetes, su dietista registrado y otros profesionales de la salud pueden ayudarla a aprender a cuidarse a sí misma y a proteger a su bebé de los problemas. Si obtiene la mayor cantidad de información posible acerca de la diabetes gestacional, tendrá los conocimientos que necesita para tener un embarazo saludable. Al comprender de qué manera los alimentos y el ejercicio afectan su nivel de azúcar en la sangre, podrá controlar mejor su nivel de azúcar en la sangre y ayudar a prevenir los problemas de la diabetes gestacional.

El tratamiento en el hogar de la diabetes gestacional incluye cambiar los hábitos de alimentación, hacer ejercicio en forma regular y revisarse el nivel de azúcar en la sangre.

Comer alimentos saludables

Cambiar qué, cuándo y cuánto come puede ayudar a mantener el nivel de azúcar en la sangre dentro de los límites deseados. Después de que le diagnostiquen diabetes gestacional, se reunirá con un dietista registrado para decidir acerca de un plan de alimentación saludable individualizado. Es posible que su dietista también le solicite que anote todo lo que come y que lleve un registro de su peso. También le enseñará a contar los carbohidratos a fin de distribuirlos a lo largo del día.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Diabetes gestacional: Cómo contar los carbohidratos

Hacer ejercicio con regularidad

Hacer ejercicio durante el embarazo en forma regular y moderada ayuda a que el cuerpo use mejor la insulina, lo que ayuda a controlar el nivel de azúcar en la sangre. Por lo general, hacer ejercicio y alimentarse bien pueden ser formas de tratar la diabetes gestacional. Trate de hacer al menos 2½ horas de ejercicio moderado a la semana.3, 4 Una forma de hacer esto es estar activa 30 minutos al día, por lo menos 5 días a la semana. Está bien hacer actividad en bloques de 10 minutos o más a lo largo del día y de la semana.

Si nunca ha hecho ejercicio en forma regular o si no hizo ningún tipo de ejercicio antes de quedar embarazada, hable con su médico antes de comenzar a hacerlo. Los ejercicios que no pone demasiado énfasis en la parte inferior de su cuerpo —como usar un ergómetro de brazos, una máquina que solo trabaja los músculos del brazo, o montar una bicicleta reclinada, un tipo de bicicleta con un asiento que se parece a una silla— son especialmente buenos para las mujeres embarazadas. También podría intentar tomar clases de ejercicios especiales para mujeres embarazadas u otras actividades de bajo impacto, como nadar o caminar.

Si hacer ejercicio y cambiar los hábitos de alimentación mantienen su nivel de azúcar en la sangre dentro de los límites deseados, no deberá tomar medicamentos para la diabetes. Si debe usar insulina, asegúrese de tener con usted un alimento con azúcar fácil de asimilar, como 3 o 4 tabletas de glucosa o 3 caramelos duros, cuando hace ejercicio, en caso de que tenga síntomas de bajo nivel de azúcar en la sangre. Los síntomas de azúcar baja en la sangre incluyen sudoración, visión borrosa y confusión. Si cree que su nivel de azúcar en la sangre está bajo, deje de hacer ejercicio, revísese el nivel de azúcar en la sangre y coma el refrigerio.

Cómo revisarse el nivel de azúcar en la sangre

Una parte importante del tratamiento de la diabetes gestacional es revisarse el nivel de azúcar en la sangre en el hogar. Todos los días, usted se va a hacer un examen de azúcar en la sangre en el hogar una o más veces. Es posible que sea abrumador revisarse el nivel de azúcar en la sangre con tanta frecuencia. Pero saber que su nivel está dentro de los límites deseados puede ayudarle a tranquilizarse. Hable con su médico acerca de la frecuencia con la que debe revisarse el nivel de azúcar en la sangre.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Diabetes gestacional: Cómo revisarse el nivel de azúcar en la sangre

Otros aspectos de su atención

  • A medida que se acerca a la fecha estimada de parto, es posible que tenga más dificultades para mantener el azúcar dentro de los límites deseados. Tal vez tenga que tomar medicamentos para la diabetes o inyectarse insulina.
  • Si tuvo sobrepeso antes de quedar embarazada, no trate de bajar de peso mientras esté embarazada. Pregúntele a su médico cuánto debería aumentar de peso durante su embarazo.
  • Es posible que su médico le pida que cuente la cantidad de patadas y le avise si cree que su bebé se ha estado moviendo menos de lo habitual.
  • Si usa insulina, esto puede hacer que el nivel de azúcar en la sangre disminuya por debajo de los límites deseados. Aunque el nivel muy bajo de azúcar en la sangre es poco frecuente en mujeres que tienen diabetes gestacional, es importante que conozca los síntomas de nivel bajo de azúcar en la sangre y que tenga consigo en todo momento alimentos con azúcar fácil de asimilar.
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Diabetes gestacional: Cómo manejar los niveles bajos de azúcar en la sangre

Medicamentos

La mayoría de las mujeres pueden tratar la diabetes gestacional cambiando sus hábitos de alimentación y haciendo ejercicio con más frecuencia. Si estos cambios no mantienen el nivel de azúcar en la sangre dentro de los límites deseados, es posible que deba usar medicamentos para la diabetes, por ejemplo, gliburida, insulina o metformina. También es posible que deba inyectarse insulina si su médico cree que su bebé está creciendo demasiado.

Si debe inyectarse insulina, aprenderá a aplicarse una inyección de insulina.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Diabetes gestacional: Cómo aplicarse inyecciones de insulina

Para pensar

La insulina es el medicamento primario usado para tratar la diabetes gestacional. La insulina solo se usa si no puede controlar el nivel de azúcar en la sangre alimentándose bien y haciendo ejercicio en forma regular.

La cantidad de insulina que necesita depende de cuánto pesa y de cuánto falta para su fecha probable de parto. Algunas mujeres necesitan más insulina a medida que se acercan a la fecha de parto, debido a que la placenta produce cada vez más hormonas que dificultan cada vez más que la insulina cumpla con su función. En raras ocasiones, una mujer con diabetes gestacional debe hospitalizarse durante un breve período para que su nivel de azúcar en la sangre alcance los límites deseados.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

American Diabetes Association (ADA)
Dirección del sitio web: www.diabetes.org

Información relacionada

Referencias

Citas bibliográficas

  1. American Diabetes Association (2012). Diagnosis and classification of diabetes mellitus. Diabetes Care, 35(Suppl 1): S64–S71.
  2. U.S. Preventive Services Task Force (2008). Screening for gestational diabetes mellitus. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspsgdm.htm.
  3. U.S. Department of Health and Human Services (2008). 2008 Physical Activity Guidelines for Americans (ODPHP Publication No. U0036). Washington, DC: U.S. Government Printing Office. Available online: http://www.health.gov/paguidelines/guidelines/default.aspx.
  4. American College of Obstetricians and Gynecologists (2002, reaffirmed 2007). Exercise during pregnancy and the postpartum period. ACOG Committee Opinion No. 267. Obstetrics and Gynecology, 99(1): 171–173.

Otras obras consultadas

  • American College of Obstetricians and Gynecologists (2001, reaffirmed 2010). Gestational diabetes. ACOG Practice Bulletin No. 30. Obstetrics and Gynecology, 98: 525–538.
  • American College of Obstetricians and Gynecologists (2005, reaffirmed 2012). Pregestational diabetes mellitus. ACOG Practice Bulletin No. 60. Obstetrics and Gynecology, 105(3): 675–685.
  • American College of Obstetricians and Gynecologists (2009). Postpartum screening for abnormal glucose tolerance in women who had gestational diabetes mellitus. ACOG Committee Opinion No. 435. Obstetrics and Gynecology, 113(6): 1419–1421.
  • American College of Obstetricians and Gynecologists (2011). Screening and diagnosis of gestational diabetes mellitus. ACOG Committee Opinion No. 504. Obstetrics and Gynecology, 118(3): 751–753.
  • American Diabetes Association (2013). Standards of medical care in diabetes—2013. Diabetes Care, 36(Suppl 1): S11–S66.
  • Cunningham FG, et al. (2010). Diabetes. In Williams Obstetrics, 23rd ed., pp. 1104–1125. New York: McGraw-Hill.
  • U.S. Preventive Services Task Force (2008). Screening for gestational diabetes mellitus. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspsgdm.htm.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Lois Jovanovic, MD - Endocrinología
Última revisión 14 noviembre, 2013

Última revisión: 14 noviembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.