Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Destete

Generalidades del tema

¿Qué es el destete?

Destete es un término que puede referirse al proceso de pasar al bebé:

  • De amamantamiento a alimentarse con biberón.
  • De amamantamiento o alimentarse con biberón a alimentarse con taza.
  • De amamantamiento o alimentarse con biberón a alimentos sólidos.

Su bebé pasará por uno o más de esos procesos. Todos los cambios en la alimentación suelen funcionar mejor cuando se hacen en forma gradual: a lo largo de varias semanas, meses o incluso más.

Dejar de amamantar a un bebé representa un gran cambio para las madres, así como para los bebés. Además de que la afecta a usted físicamente, podría afectarla en lo emocional también.

Algunas madres se sienten un poco triste por perder la cercanía que les brinda el amamantamiento. Pero ahora usted tendrá más libertad, pues otras personas podrán alimentar al bebé. No se sorprenda si se siente contenta y triste de que su hijo se esté haciendo más independiente.

¿Cómo sabe si el bebé está listo para el destete?

Las señales de que el bebé está listo para el destete suelen aparecer después de que ha aprendido a gatear o a caminar. El bebé podría succionar unas cuantas veces y después dejar de mamar. Podría ser simplemente que esté empezando a perder interés en el pecho.

Cuando están listos para dejar el biberón, los bebés pueden empezar a escupir el chupón o a arrojar o esconder el biberón antes de que esté vacío. El bebé puede mostrar más interés en beber de una taza.

¿Cuándo es el mejor momento para el destete?

Cuándo comenzar el destete depende principalmente de lo listos que usted y su hijo estén para empezar a hacerlo.

Algunas mamás que amamantan no están listas para renunciar a la cercanía que brinda el amamantamiento. De modo que pueden retrasar el destete, a pesar de que su hijo esté listo. Otras mamás están listas para destetar más pronto o tienen responsabilidades o cambios en su vida que lo hacen necesario.

No hay un momento correcto o equivocado para empezar el destete, y no hay una cierta cantidad de tiempo que debe llevar, excepto que es mejor que su hijo deje de usar el biberón para los 18 meses de edad. Además, trate de no empezar a destetar cuando su hijo o su familia estén en una situación de estrés. El estrés puede consistir en que le salga un diente al bebé, mudarse a un hogar nuevo o empezar un nuevo programa de guardería infantil.

¿Cuál es la mejor forma de destetar al bebé?

El destete gradual es lo mejor tanto para el bebé como para la mamá. Busque señales de que su bebé está listo. Cuando ambos estén listos, intente disminuir una sesión de alimentación cada 5 o 7 días. Esto le dará tiempo a usted y a su bebé para que se adapten a nuevas maneras de alimentación. Si está amamantando, el destete gradual ayuda a evitar que los senos se llenen demasiado, un problema que se llama congestión mamaria.

¿Cómo satisface las necesidades nutritivas del bebé durante el destete?

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) recomienda lo siguiente:1

  • Amamante a su bebé por lo menos un año y por todo el tiempo después del año que usted y su hijo deseen.
  • Alimente a su bebé con leche materna o fórmula enriquecida con hierro hasta que tenga 12 meses de edad. Asegúrese de cubrir las necesidades de vitaminas y minerales de los niños.
  • Comience a introducir alimentos sólidos cuando su bebé tenga 6 meses de edad para complementar la leche materna o la fórmula.
  • No le dé a su bebé leche de vaca antes de los 12 meses de edad.

También puede alimentar a su bebé con la leche materna en una taza o un biberón.

¿Qué puede hacer si el bebé no quiere destetarse?

En ocasiones, una madre desea dejar de amamantar, pero al parecer, el bebé desea continuar mamando. Si puede, siga amamantándolo un poco más. Pruebe a ofrecerle su leche materna o la fórmula en una taza o biberón antes de amamantarlo o entre sesiones. También hay diferentes chupones para los biberones que usted puede probar.

Algunos bebés se apegan al biberón y no quieren dejarlo. No permita que su bebé gatee, camine o se duerma con el biberón. Las sesiones nocturnas de alimentación suelen ser las más difíciles de abandonar. Trate de reemplazar esas sesiones con otros hábitos, como leerle un libro o mirar juntos las estrellas.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del destete:

Qué esperar:

Cómo fomentar un crecimiento y un desarrollo saludables:

Inquietudes:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Alimentación saludable: Cómo ayudar a su hijo a aprender hábitos alimentarios saludables

Qué se espera

El destete suele ser un proceso gradual. Comienza cuando usted empieza a alimentar a su bebé de otras formas que no sean amamantándolo ni alimentándolo con biberón. Finaliza cuando el niño deja de mamar o de alimentarse con un biberón. El proceso podría llevar varias semanas, varios meses o más de un año.

Su bebé podría comenzar a comer alimentos sólidos a los 6 meses de edad. En este punto, podría convenirle ofrecer el alimento en taza para complementar el amamantamiento o la alimentación con biberón. Durante los siguientes 6 meses, su bebé podría mostrar señales de que está preparado para el destete.

Es importante pasar a la taza en forma gradual. Si bien algunas madres dejan de amamantar o de alimentar con biberón en forma abrupta, es posible que el bebé no esté preparado. Los bebés se sienten reconfortados al succionar y también podrían necesitar la proximidad y la calma que brinda el amamantamiento o la alimentación con biberón. Siempre piense en las necesidades emocionales de su bebé, en su edad y en si este está preparado, así como en sus propias necesidades, al pasar de amamantar o de alimentar con biberón a usar una taza. Los niños pequeños (de 1 a 2 años) podrían tolerar un destete abrupto mejor que los bebés.

Dejar de amamantar

Comience por sustituir una de las sesiones diarias de alimentación con leche materna por una sesión con un biberón o una taza de leche de fórmula. Elija la sesión que menos le guste. Cada pocos días, reemplace una alimentación de leche materna adicional hasta que el bebé se alimente solo con fórmula. (Use leche en vez de fórmula si su bebé tiene 1 año de edad o más).

Cuando comience a dejar de amamantar a su bebé pequeño, reemplace la leche materna con suficiente fórmula infantil enriquecida con hierro para compensar por menos sesiones de amamantamiento. Después de que su bebé deje de mamar, dele por lo menos 16 onzas líquidas (500 mL) a 24 onzas líquidas (750 mL) de fórmula cada día. Cuando su bebé tenga 6 meses de edad o más, dele alimentos sólidos ricos en hierro y vitamina C. Los bebés de por lo menos 12 meses de edad también pueden tomar leche de vaca.

Los siguientes consejos pueden ayudarla a destetar:

  • Poco a poco reduzca la cantidad de veces que amamanta todos los días. Sustituya una sesión de amamantamiento con una taza o biberón durante uno de sus momentos de alimentación diaria. Mantenga esa rutina durante una semana. Luego, la semana siguiente, elija un tiempo adicional del día para reemplazar o acortar su tiempo normal de amamantamiento. Cada semana, elija una sesión más para reemplazar o acortar.
  • Ofrezca la taza o el biberón antes de cada sesión de amamantamiento. Es posible que algunos bebés no acepten un biberón o una taza hasta haber mamado.
  • Si amamanta antes de irse a dormir o de dormir una siesta, acueste a su bebé antes de que se duerma. Ayude a su bebé a aprender a dormirse sin la ayuda de mamar. Una nueva rutina para dormir puede ayudar.
  • Abrace y acaricie a su bebé para compensar la pérdida de contacto con la piel durante el amamantamiento. Si el bebé pide mamar más, compense con caricias y abrazos.

Dejar de dar el biberón

Su bebé alimentado con biberón debe continuar alimentándose, en gran medida, con leche de fórmula hasta que tenga 12 meses. Después de esa edad, permitir que su hijo continúe tomando del biberón podría causar problemas, tales como caries de biberón.

Estas sugerencias pueden serle útiles cuando está tratando de conseguir que su bebé deje de usar el biberón.

  • Elimine una sesión de alimentación con biberón cada 5 o 7 días. Dele a su bebé abrazos y cariño adicional durante este cambio.
  • Dele un biberón solo cuando su bebé está entre sus brazos. No permita que su bebé gatee, camine ni se duerma con el biberón. Hacer esto convierte el biberón en un objeto de consuelo, puede obstaculizar el desarrollo bimanual y puede conducir a caries dental.
  • Ofrezca la taza primero, luego el biberón. Coloque un poco más de líquido en la taza y un poco menos de líquido en el biberón cada vez.
  • Si su bebé tiene 6 meses de edad o más, poco a poco diluya la fórmula en el biberón con agua de manera que no tenga tan buen sabor.
  • Coloque líquidos que le gusten a su hijo en la taza y líquidos que no le gusten tanto en el biberón. Luego, ponga solo agua en el biberón y coloque jugo, fórmula enriquecida con hierro o leche (si el bebé tiene más de 1 año) en la taza. No se recomienda jugo para bebés de 0 a 6 meses.
  • Comience una nueva rutina para irse a cama. Lea un cuento y luego dele el biberón a su bebé mientras lo mece. Cada vez que sea la hora de dormir, poco a poco disminuya el tiempo que su hijo bebe del biberón, y continúe leyendo un cuento. Finalmente, reemplace el biberón con un objeto reconfortante, como un juguete de peluche o una cobija.
  • Ofrezca otras fuentes de calcio, como yogur o queso, si su bebé no está tomando por lo menos 16 onzas líquidas (500 mL) de fórmula en una taza al día. Su bebé necesita calcio todos los días para el crecimiento.

Inquietudes comunes

  • Estoy embarazada. ¿Debería dejar de amamantar a mi primer hijo? No, usted puede continuar amamantando a su primer hijo durante el embarazo. Pero hable con su médico acerca de sus necesidades nutricionales y otras cuestiones que usted debería tener en cuenta. Para obtener más información, vea el tema Lactancia.
  • Deseo quedar embarazada. ¿Debería dejar de amamantar a mi hijo? Usted puede continuar amamantando, pero es posible que amamantar haga que le resulte más difícil quedar embarazada. Para obtener más información, vea el tema Lactancia.
  • Durante el destete, ¿debería preocuparme por los dientes de mi bebé? Asegúrese de darle a su bebé la nutrición adecuada para que tenga dientes saludables. Y mientras deja de amamantar o de darle el biberón a su hijo, limite la cantidad de líquidos azucarados que le da, especialmente a la hora de acostarse. Esto puede provocar caries dentales. No acueste a su bebé con un biberón. Y después de los 12 meses de edad, interrumpa las sesiones de amamantamiento nocturnas. Para obtener más información, vea el tema Dentición.
  • ¿Qué puedo hacer si deseo dejar de amamantar, pero mi bebé quiere seguir mamando? Si es posible, continúe amamantándolo durante un tiempo más. Si esto no es posible, ofrézcale leche materna o leche de fórmula en una taza o abrácelo más.
  • ¿Qué puedo hacer si mi bebé no desea dejar el biberón? Retrase un poco el proceso de retiro del biberón u ofrézcale un muñeco de peluche o una manta para que se calme, en lugar de darle el biberón.
  • ¿Qué sucede si empiezo a tener dolor y sensibilidad en los senos mientras intento destetar a mi bebé? Es menos probable que se produzca una congestión mamaria si usted desteta a su bebé gradualmente en lugar de interrumpir la lactancia en forma repentina. Dejar de amamantar será más fácil cuando su bebé ya coma alimentos sólidos y cuando haya estado mamando con menor frecuencia. El dolor y la molestia por congestión mamaria mejoran a medida que sus senos dejan de producir leche. Es probable que usted se sienta mejor al cabo de 1 a 5 días. El tratamiento en el hogar, como la aplicación de compresas frías sobre los senos, puede aliviar algunos de los síntomas. Para obtener más información, vea el tema Congestión mamaria.
  • ¿Debería comenzar a darle suplementos a mi hijo o dejar de hacerlo? La mayoría de los médicos sugieren suplementos diarios de vitamina D para los niños. Hable con su médico sobre qué cantidad y qué fuentes de vitamina D son apropiadas para su hijo. Es posible que los bebés que maman necesiten un complemento de fluoruro comenzando a los 6 meses de edad.

Cómo fomentar un crecimiento y un desarrollo saludables

No solo es importante que usted le dé a su bebé alimentos y bebidas nutritivos, sino también que usted y su bebé interactúen durante los momentos en que realizan las comidas. Estas cosas ayudan a que se desarrollen la mente y el cuerpo de su bebé. La leche materna (con suplementos) y la leche de fórmula les dan a los bebés todas las calorías y los nutrientes que necesitan hasta los 6 meses de edad. Después de ese momento, los bebés necesitan otros nutrientes y energía de alimentos sólidos. Usted puede destetar a su bebé en forma gradual o abrupta, para darle a su bebé lo que necesita para crecer. Cuando tome decisiones sobre el destete, siempre piense en las necesidades emocionales de su bebé, en la edad y en si este está preparado, así como en sus propias necesidades.

El proceso de destete

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) recomienda alimentar con leche materna a los bebés por lo menos un año y todo el tiempo después del año que la madre y el niño deseen.1

  • Si no está amamantando y su bebé tiene menos de 12 meses de edad, use leche de fórmula enriquecida con hierro. No le ofrezca leche de vaca a su bebé.1 El hierro presente en la leche de vaca no se absorbe bien, y el hierro es necesario para un desarrollo saludable. Además, algunos bebés podrían tener más probabilidades de tener una reacción a la proteína presente en la leche de vaca.
  • La mayoría de los niños necesitan leche entera cuando tienen de 1 a 2 años de edad. Pero es posible que su médico recomiende leche semidescremada (2%) si su hijo tiene sobrepeso o hay antecedentes familiares de obesidad, alta presión arterial o enfermedad cardíaca.
  • Pasar de la leche materna a la leche de fórmula podría dar lugar a diferencias en la frecuencia con que su bebé se alimenta y a un cambio en el color y en la consistencia de las heces de su bebé.

Cuando haya decidido que usted y su hijo están preparados para que usted deje de amamantarlo o de alimentarlo con biberón, elabore un plan para lo que hará. Hable con otros familiares y obtenga su ayuda.

En general, usted puede comenzar a darle alimentos sólidos a su bebé a los 6 meses de edad. Alimente a su bebé a la mesa, con el resto de la familia. Siga el consejo de su médico sobre cuándo alimentar a su bebé y qué alimentos ofrecerle.1 Por lo general, cuantos más alimentos sólidos come un bebé, menos leche materna o leche de fórmula necesita, y más fácil es para el bebé dejar el seno o el biberón. Asegúrese de que su hijo obtenga las vitaminas y los minerales recomendados para los niños.

Dejar de amamantar o de dar el biberón puede realizarse en forma gradual o abrupta. Observe a su bebé para detectar señales de que está preparado para dejar de mamar o de usar el biberón. Para interrumpir en forma gradual el amamantamiento o la alimentación con biberón mientras ofrece alimentación con taza y/o alimentos sólidos, en primer lugar, interrumpa la sesión de alimentación menos importante que, por lo general, es la del mediodía. Luego, interrumpa las sesiones de alimentación de la tarde y las de la mañana. Interrumpa la sesión de alimentación más importante (la que brinda la mayor calma emocional al bebé) en último lugar: por lo general, es la primera o la última sesión de alimentación del día. Independientemente de si está tratando o no de dejar de amamantar a su hijo o de hacer que deje de tomar el biberón, el horario de la última sesión de alimentación debería adelantarse en forma gradual, de manera que a los 4 meses ya no se realice a la hora de acostarse y se puedan establecer otros rituales para tranquilizar al bebé. Preste atención a si su bebé está succionando para calmarse o porque tiene hambre.

Consejos para usar una taza

Haga lo más que pueda para que su bebé use una taza en vez de un biberón cuando tenga alrededor de 1 año de edad. Y ayude a su hijo a usar una taza sin tapa para la edad de 2 años. Para ayudar a que su bebé aprenda a usar una taza, pruebe estos consejos:

  • Muéstrele a su bebé diferentes tipos de tazas y déjelo escoger.
  • Trate de usar tazas con un pico, dos asas, y un fondo redondo y pesado. Si su bebé accidentalmente tumba la taza, no se va a voltear y menos líquido se derramará.
  • Si la taza no tiene una tapa y un pico, ponga solo un sorbo de líquido a la vez, en caso de que su bebé la voltee.
  • No se enfade si su bebé solo quiere jugar con la taza al principio.

Y para ayudar a prevenir lesiones por usar biberones y tazas durante el andar tambaleante, haga que su hijo esté sentado mientras toma.

Destete y abandono del biberón en forma gradual

Un destete y un abandono del biberón en forma gradual disminuyen lentamente la cantidad de sesiones de amamantamiento o de alimentación con biberón. Se debe eliminar una sesión de alimentación cada 5 o 7 días, para que la madre y el bebé tengan tiempo para adaptarse. El destete gradual ayuda a mantener el apego emocional, previene la congestión mamaria en madres que están amamantando y permite que el bebé aprenda otras formas de comer. Por lo general, el destete gradual se planifica para que se adapte tanto a las necesidades de la madre como a las del hijo.

El destete gradual es mejor tanto para usted como para su bebé. Es el que se recomienda para los bebés, a menos que la madre tenga una afección médica que lo impida.

Destete y abandono del biberón en forma abrupta

Cuando se deja de amamantar o de alimentar con biberón abruptamente puede ser difícil, tanto para la madre como para el hijo. La madre que está amamantando podría experimentar una congestión mamaria dolorosa y tiene un mayor riesgo de contraer una infección del seno (mastitis). Tanto la madre como el hijo podrían perder el apego emocional y la proximidad propios de la lactancia o de la alimentación con biberón.

Su hijo podría responder al destete abrupto o una interrupción repentina del uso del biberón de las siguientes maneras:

  • Negándose a beber de una taza durante un período. La negativa prolongada a beber de una taza puede llevar a deshidratación y a deficiencias nutricionales.
  • Chupándose el pulgar.

Momentos en los que quizá no quiera destetar

Quizá no quiera destetar ni dejar de darle el biberón a su bebé:

  • Cuando un niño está adquiriendo nuevas habilidades. Aprender nuevas habilidades, tales como gatear o caminar, puede ser estresante para su hijo, y el seno o el biberón pueden proporcionar comodidad y seguridad.
  • Cuando hay estrés en el hogar. Un nuevo diente, una enfermedad, una guardería nueva, o el cuidador comenzando a trabajar de nuevo pueden ser estresantes. Destetar en este momento, o en cualquier momento difícil, resulta en más tensión y más dificultad para dejar de amamantar o de dar el biberón.
  • Durante tiempo inusualmente caluroso. Cuando se trata de dejar de amamantar o de dar el biberón, a veces, los bebés rechazan cualquier otro líquido que no sea leche materna o fórmula por 24 a 48 horas. De modo que destetar a su bebé o dejar de darle el biberón cuando hace mucho calor afuera puede poner al bebé en riesgo de deshidratación.

Destetar a un niño pequeño

El destete o el abandono del biberón en forma gradual o abrupta podrían funcionar para niños de 1 a 2 años.

  • En el caso de un niño pequeño al que se amamanta o al que se alimenta con biberón 3 veces al día o más, podría ser mejor un proceso gradual.
  • En el caso de un niño pequeño al que se amamanta o al que se alimenta con biberón 2 veces al día o menos, una interrupción abrupta podría funcionar bien.

Es posible que las siguientes sugerencias le resulten útiles cuando pase a usar otros tipos de alimentación:

A medida que su bebé aprenda a alimentarse solo, tenga en cuenta que su tarea será proporcionar una variedad de alimentos nutritivos, pero su bebé decidirá cuánto comer. En ocasiones, esto se llama división de la responsabilidad.

Cuándo llamar a un médico

Hable con el médico de su hijo sobre el destete si:

  • Su bebé se niega a comer cualquier alimento sólido y tiene más de 6 a 8 meses de edad.
  • Su bebé ha pasado de dormir toda la noche a despertarse con hambre durante la noche.
  • Su bebé tiene caries dentales.
  • Su bebé parece tener sobrepeso para su edad, su tamaño o su peso de nacimiento.
  • Su niño pequeño (de 1 a 2 años) se concentra en el amamantamiento o en la alimentación con biberón y no juega con otros niños.
  • Su niño pequeño nunca quiere estar lejos de usted.
  • Su bebé es mayor de 18 meses de edad y aún toma de un biberón.
  • Usted está emocionalmente preparada para destetar a su bebé.

A quién consultar

Los profesionales de la salud que pueden manejar sus inquietudes sobre el destete incluyen:

Chequeos de rutina

Una consulta de control del niño sano es un buen momento para hacer preguntas acerca del destete. Durante este chequeo, el médico de su bebé:

  • Comparará el peso, la estatura y la circunferencia de la cabeza actuales de su bebé con las mediciones realizadas al momento del nacimiento, para ver si está creciendo a un ritmo normal.
  • Preguntará lo bien que ha estado comiendo y durmiendo su bebé, y si se ha producido algún problema o no.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

HealthyChildren.org
Dirección del sitio web: www.healthychildren.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. American Academy of Pediatrics (2012). Policy statement: Breastfeeding and the use of human milk. Pediatrics, 129(3): e827–e841. Also available online: http://pediatrics.aappublications.org/content/129/3/e827.full.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2009). Age eight months through twelve months. In SP Shelov et al., eds., Caring For Your Baby and Young Child: Birth to Age 5, 5th ed., pp. 249–284. New York: Bantam.
  • American Academy of Pediatrics (2009). Age one month through three months. In SP Shelov et al., eds., Caring For Your Baby and Young Child: Birth to Age 5, 5th ed., pp. 193–216. New York: Bantam.
  • American Academy of Pediatrics (2010). Diagnosis and prevention of iron deficiency and iron-deficiency anemia in infants and young children (0–3 years of age). Pediatrics, 126(5): 1040–1050. Available online: http://pediatrics.aappublications.org/cgi/content/full/126/5/1040.
  • Brazelton TB (2006). Touchpoints, Birth to Three: Your Child's Emotional and Behavioral Development, 2nd ed. Cambridge, MA: Da Capo Press.
  • Greer FR, et al. (2008). Effects of early nutritional interventions on the development of atopic disease in infants and children: The role of maternal dietary restriction, breastfeeding, timing of introduction of complementary foods, and hydrolyzed formulas. Pediatrics, 121(1): 183–191. Also available online: http://pediatrics.aappublications.org/content/121/1/183.full.
  • Keim SA, et al. (2012). Injuries associated with bottles, pacifiers, and sippy cups in the United States, 1991–2010. Pediatrics, 129(6): 1104–1110.
  • Trahms CM, McKean KN (2012). Nutrition in infancy. In LK Mahan et al., eds., Krause's Food and the Nutrition Care Process, 13 ed., pp. 375–388. St Louis: Saunders.
  • Wagner CL, et al. (2008). Prevention of rickets and vitamin D deficiency in infants, children, and adolescents. American Academy of Pediatrics Clinical Report. Pediatrics, 122(5): 1142–1152.

Créditos

Por El personal de Healthwise
John Pope, MD - Pediatría
Thomas Emmett Francoeur, MD, MDCM, CSPQ, FRCPC - Pediatría
Última revisión 9 octubre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.