Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Crecimiento y desarrollo, desde los 12 hasta los 24 meses de edad

Generalidades del tema

¿Qué tipos de crecimiento y de desarrollo ocurren desde los 12 hasta los 24 meses de edad?

El desarrollo rápido del cerebro de su hijo desde los 12 hasta los 24 meses de edad hace que sucedan cambios increíbles, como hablar, caminar y recordar, al pasar a la etapa del niño pequeño.

Los cambios que suceden en este período suelen agruparse en cinco áreas:

  • Crecimiento físico. Espere que su hijo crezca alrededor de 3 pulgadas (7.6 cm) a 5 pulgadas (12.7 cm) y aumente alrededor de 3 libras (1.4 kg) a 5 libras (2.3 kg).
  • Desarrollo cognitivo. Es la capacidad que tiene su hijo de pensar, de aprender y de recordar. Su hijo comenzará a recordar hechos y acciones recientes, comprender símbolos, imitar, imaginar y fingir.
  • Desarrollo emocional y social. Los niños pequeños forman fuertes vínculos emocionales y suelen sentirse intranquilos cuando están separados de sus seres queridos. En esta etapa, los niños pequeños generalmente quieren hacer cosas por sí solos o en la forma en que ellos quieren. Esto sienta las bases de posibles conflictos, confusiones y crisis nerviosas ocasionales.
  • Desarrollo del lenguaje. Entre los 15 y los 18 meses, un niño pequeño normal comprende 10 veces más palabras que las que puede decir. A los 2 años, la mayoría de los niños pequeños pueden decir por lo menos 50 palabras.
  • Desarrollo sensorial y motor. Las habilidades motoras se desarrollan a medida que los músculos y los nervios de su hijo trabajan juntos. Los niños pequeños adquieren control y coordinación, y comienzan a caminar con más estabilidad. Pronto comenzarán a treparse, a correr y a saltar.

¿Por qué se necesitan visitas médicas de rutina?

Durante una consulta de control para el niño, el médico examina a su hijo para determinar si está creciendo como se esperaba. Su hijo recibirá las vacunas que necesite, y el médico le hará preguntas acerca de las cosas nuevas que está haciendo su hijo, como decir alguna palabra o caminar. Es posible que el médico revise a su hijo para detectar señales de problemas de desarrollo como el autismo.

Programe controles de rutina para su hijo. Hable con el médico de su hijo acerca de cuándo debe hacer estas consultas.

¿Cuándo debería preocuparme acerca del crecimiento y del desarrollo de mi hijo?

Hable con su médico si su hijo no está alcanzando los hitos normales de crecimiento y de desarrollo. Pero tenga en cuenta que todos los niños se desarrollan a un ritmo diferente. Un niño que tarda en alcanzar hitos en una determinada área, como hablar, podría estar adelantado en otra área, como caminar. Por lo general, es más preocupante si un niño alcanza hitos del desarrollo, pero luego pierde esas habilidades.

Consulte a su médico si su hijo hace movimientos repetitivos o extraños o no ha podido formar un buen vínculo con los demás, especialmente con sus cuidadores. Además, esté atento a señales de problemas de audición, por ejemplo, si no reacciona a personas o a ruidos fuertes.

No dude en hablar con su médico cada vez que tenga inquietudes sobre su hijo, incluso si no está seguro de qué le preocupa exactamente.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo durante este período?

Puede ayudar a que su hijo crezca y se desarrolle si entiende que un niño pequeño necesita independencia y si le permite la exploración segura. Cuando usted es paciente y brinda amor incondicional, ayuda a su hijo a tener más confianza para probar nuevas habilidades. Además, entienda que su hijo puede verse fácilmente abrumado con todas las cosas nuevas que ve, oye, aprende y hace. Ayude a su hijo a descansar lo suficiente y a tener momentos de tranquilidad. Programe consultas de control para el niño con un médico para llevar un registro del crecimiento, del desarrollo y del bienestar generales de su hijo.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del crecimiento y del desarrollo:

Hitos del desarrollo:

Consultar a un médico:

Inquietudes a largo plazo:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Actividad física: Cómo mantenerse activo cuando tiene niños pequeños
  Sueño: Cómo ayudar a sus hijos, y ayudarse a sí mismo, a dormir bien

Qué esperar

Crecimiento y desarrollo generales

Por lo general, los niños avanzan de un hito del desarrollo al siguiente, en una secuencia natural y predecible. Los niños de 12 a 24 meses de edad progresan en cinco áreas principales: crecimiento físico, habilidades cognitivas, desarrollo emocional y social, habilidades del lenguaje, y desarrollo sensorial y motor.

  • Si bien el crecimiento físico es más lento que en el primer año de vida, continúa a un ritmo regular. En el segundo año, los niños pequeños aumentan un promedio de 3 libras (1.4 kg) a 5 libras (2.3 kg) y crecen un promedio de 3 pulgadas (7.6 cm) a 5 pulgadas (12.7 cm). Además, el proceso de denticiĆ³n continúa con la erupción de los primeros molares.
  • El desarrollo cognitivo es la habilidad creciente de un niño para pensar, aprender, razonar y recordar. Un niño pequeño comienza a recordar hechos pasados, comprender símbolos, imitar, imaginar y fingir.
  • El desarrollo emocional y social durante el segundo año se caracteriza por fuertes vínculos emocionales con los padres. Su hijo podría sentirse intranquilo y llorar cuando se separa de usted. Durante este tiempo, los niños pequeños generalmente desarrollan dos sentimientos conflictivos: quieren independencia de sus padres y al mismo tiempo la tranquilidad que ellos les brindan. Si bien sus emociones cambian con frecuencia, la personalidad y el temperamento de los niños pequeños se definen cada vez más.
  • El desarrollo del lenguaje avanza rápidamente. A los 12 meses, muchos niños pueden decir algunas palabras. Y farfullan con frecuencia. De los 15 a los 18 meses, un niño pequeño normal comprende 10 veces más de lo que puede expresar con palabras. El habla comienza con palabras de una o dos sílabas, como "mamá". Luego comienza a decir frases cortas de dos palabras, como "arvejas no" o "pasear perro", en algún momento entre los 18 y los 24 meses. Alrededor de los 24 meses, la mayoría de los niños pequeños puede decir al menos 50 palabras.
  • Las habilidades sensoriales y motoras aumentan a medida que su niño pequeño comienza a caminar y a moverse. Pronto comenzará a treparse, a correr y a saltar.

Si bien la mayoría de los niños alcanzan hitos, como caminar y hablar, a una edad específica, es importante recordar que el desarrollo ocurre a un ritmo individual. Además, muchos niños tienden a avanzar en un área, como hablar, mientras que otra habilidad, como caminar, se estanca. Si su hijo tiene un leve retraso en un área, esto no siempre significa que haya un problema. Pero asegúrese de hablar con su médico cada vez que tenga una inquietud.

Hitos por edad

Para los 12 meses (1 año) de edad, muchos niños caminan sin ayuda o sosteniéndose de los muebles. La mayoría de los niños tendrán algunos dientes y querrán llevarse casi cualquier objeto que puedan a la boca. Y muchos niños podrán decir algunas palabras y practicarán muchos sonidos. Es posible que a su hijo le guste "coquetear" con usted y con otros cuidadores.

Para los 18 meses de edad, ¡tenga cuidado! La mayoría de los niños caminarán con facilidad y cualquier objeto que esté a su alcance es un posible objetivo. Es posible que a su hijo le guste presionar botones, mover manijas y girar perillas. Podría notar que su hijo finge "alimentar" a un juguete o imita una acción similar que suele ver. La mayoría de los niños comprenden 10 veces más palabras de las que pueden decir, incluso los nombres de algunas personas, partes del cuerpo y objetos. Con frecuencia, muchos niños pueden señalar objetos en un libro cuando se lo piden.

Para los 24 meses (2 años) de edad, la mayoría de los niños se sienten entusiasmados, confusos y temerosos por su emergente independencia. Es posible que comiencen las rabietas en forma regular. Los niños podrían comenzar a pensar de formas más complejas, como recordar hechos que sucedieron varios días antes. El mundo imaginario de un niño es cada vez más amplio, ya que puede tener "situaciones" de juego y no solo un único acto. Por ejemplo, podría fingir que es una mamá o un papá y que cuida a un bebé, cambiándole el pañal a un peluche y dándole el biberón. La mayoría de los niños pueden decir, al menos, 50 palabras y usan frases de dos palabras. La mayoría de los niños pequeños no solo pueden caminar, sino que también pueden correr, y subir y bajar las escaleras.

Bebés que nacieron antes de la fecha prevista (prematuros)

Hasta los 2 años de edad, un niño prematuro (que nació 3 semanas o más antes de la fecha prevista) tendrá los hitos del crecimiento y del desarrollo ajustados según la edad gestacional. Para calcular la edad ajustada (corregida) de su bebé, los médicos restarán de la edad actual las semanas que le faltaban a su bebé para nacer en la fecha prevista. Por ejemplo, la edad corregida de un bebé de 17 meses que nació prematuro a las 30 semanas es entre 14 y 15 meses.

Inquietudes comunes

Seguirle los pasos a su inquieto hijo de 12 a 24 meses puede ser todo un desafío. Además, su hijo que era cariñoso y educado podría comenzar, repentinamente, a tener "arrebatos emocionales" sin advertencia. Es normal que usted se sienta emocionado y preocupado por la nueva movilidad y conducta impredecible de su hijo.

Desde los 12 a los 24 meses, es posible que el niño pequeño:

  • Rara vez le preste atención, lo que podría causarle frustración a usted. Es normal que los niños pequeños lo ignoren o protesten cuando les pide hacer (o no hacer) algo. La resistencia a sus instrucciones expresa luchas internas que suceden cuando los niños pequeños intentan ser más independientes. Los niños pequeños no entienden cuando usted intenta razonar con ellos. Intente darle, con anticipación, pistas a su hijo de lo que quiere y de lo que sucederá. Por ejemplo, si pronto se irán de la casa de la abuela, comience a saludar con la mano diciendo "adiós" a las personas y a los juguetes, alrededor de 10 minutos antes de irse. Explíquele que pronto se irán y repita el saludo cada ciertos minutos. Así, el niño pequeño tiene tiempo para adaptarse a la idea de irse.
  • Tenga rabietas. Durante este segundo año, los niños pequeños comienzan a comprender que son individuos: una persona única y separada de sus padres y de todos los demás. Cuando adquieren este conocimiento, surgen muchas cuestiones nuevas, especialmente relacionadas con emociones fuertes y con la confusión sobre lo que pueden y lo que no pueden controlar. Un niño pequeño desea ser el amo de su universo. Los niños pequeños se frustran fácilmente cuando no pueden hacer las cosas que quieren. Si bien es posible que digan algunas palabras y algunas frases, no pueden expresarse por completo. Esto sienta las bases de arrebatos de enojo que pueden sorprender y confundir a los padres. No lo tome como algo personal cuando su hijo tiene una rabieta. Esta conducta es normal. Intente usar métodos para prevenir rabietas, como distraer a su hijo, en lugar de solo decir "no". (Sin embargo, tenga en cuenta que, a veces, nada funcionará). Una vez que el niño comenzó con la rabieta, podría ayudar ignorarlo. Manténgase cerca, bríndele apoyo y háblele con calma. Para obtener más información, vea el tema Rabietas.
  • Sea selectivo al comer. Con frecuencia, los niños comienzan a ser selectivos con la comida porque quieren afirmar su independencia. También es posible que su hijo, a veces, simplemente no tenga hambre. Los patrones de alimentación pueden cambiar repentinamente. Los niños pequeños podrían comer bien por un día o dos y, luego, comer muy poco los días siguientes. Siempre que adopte estrategias de alimentación saludable, como ofrecer alimentos y refrigerios saludables, los hábitos alimentarios impredecibles de su hijo probablemente no sean un problema. Para obtener más información, vea el tema Alimentación saludable para los niños.
  • Duerma menos siesta. Por lo general, alrededor de los 18 meses de edad, los patrones de sueño cambian y los niños pequeños podrían intentar abandonar la siesta de la mañana. Como resultado, su hijo podría estar cansado e irritable por momentos. Trate de apartar tiempo para una siesta por la tarde. Su hijo aún necesita descansar. Adáptese a los cambios en los patrones de la siesta planificando momentos tranquilos para reorganizarse. Además, mantenga una rutina nocturna con un horario regular para irse a dormir. Por ejemplo, dele un baño a su hijo, póngale el pijama y léale libros en el mismo orden todas las noches.
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Sueño: Cómo ayudar a su hijo, y ayudarse a sí mismo, a dormir bien
  • Desordene. A muchos niños pequeños les resulta muy divertido abrir cajones y armarios, y les encanta aún más sacar de su lugar cada objeto que encuentran. Tenga cuidado con las cosas que guarda en su mesa de luz y en otros armarios de una altura inferior a la altura del hombro de un adulto. A muchos niños pequeños también les gusta "barrer" el contenido de todos los estantes que puedan. Podría ser útil darle a su hijo su propio armario o estante para jugar. Coloque juguetes blandos sobre un estante o tazones plásticos, tapas y cajas en un armario. Su hijo puede entonces jugar libremente y sentir que tiene el control.
  • Busque peligro. Su hijo podría sentirse atraído por escaleras, tomacorrientes y objetos frágiles. Una vez que su hijo logra pararse y comienza a moverse, es importante brindarle la posibilidad de explorar en forma segura. Intente mantener los objetos con los que podría atragantarse fuera de su alcance. Para obtener más información sobre seguridad, vea el tema Salud y seguridad, desde el nacimiento hasta los 2 años de edad.
  • Demuestre que tiene angustia de separación. También se llama ansiedad de separación, y es la intranquilidad o el miedo que siente su hijo cuando usted u otro cuidador se ausentan. La etapa de angustia de separación de la mayoría de los niños tiene un pico cerca de los 10 meses de edad, pero en algunos niños, dura más o vuelve a aparecer. El temperamento de su hijo, así como su propia personalidad, afectan la forma en que reacciona su hijo cuando usted se ausenta. Puede ayudar a manejar la angustia de separación de su hijo de las siguientes formas: manténgase calmo y positivo por su partida, haga las primeras veces que se ausenta muy breves y establezca una rutina para cada vez que se ausente. Si la intranquilidad de su hijo por su partida no mejora después de los 15 meses de edad, hable con su médico.

Cómo fomentar un crecimiento y un desarrollo saludables

Desde los 12 hasta los 24 meses, los niños aprenden y se desarrollan mejor en un hogar que les brinde cuidados y amor, en el cual puedan explorar y experimentar la vida en forma segura. Conocer los desafíos que enfrentan los niños pequeños, aprender técnicas básicas de crianza y usar estrategias de manejo de la conducta pueden ayudarle a criar a su hijo.

Crecimiento físico y desarrollo

Fomente el crecimiento y el desarrollo físicos de su hijo de la siguiente manera:

  • Adopte estrategias de alimentación saludable. Si bien comer selectivamente es común durante esta edad, un enfoque simple y relajado de la alimentación suele ayudar a su hijo a alimentarse bien. Ofrézcale alimentos saludables en horarios regulares. También podría ser útil establecer un patrón compartiendo la mesa en todas las comidas principales. Para obtener más información sobre cómo ayudar a su hijo a comer bien, vea el tema Alimentación saludable para los niños.
  • Vaya a todas las consultas de control para el niño con su médico. Durante estas visitas, el médico medirá el crecimiento de su hijo para asegurarse de que está encaminado. El médico también le dará a su hijo todas las vacunas necesarias.
  • Enséñele hábitos saludables para ayudar a reducir el riesgo de infecciones de su hijo.

Habilidades de pensamiento, razonamiento y memoria

Fomente las habilidades del pensamiento, del razonamiento y de la memoria (desarrollo cognitivo) de su hijo de la siguiente manera:

  • Construya con bloques. Ayude a su hijo a aprender a apilar bloques y luego a derribarlos.
  • Haga garabatos en papel. Hay crayones lavables y gruesos y lápices, que están hechos para que los niños pequeños puedan agarrarlos con toda la mano.
  • Juegue con pelotas y con otros objetos con movimiento. A los niños pequeños les encanta mirar las pelotas cuando ruedan. Esto les ayuda a aprender a seguir objetos y fomenta la coordinación de ojos y manos.
  • Busque juguetes que su hijo pueda girar, ordenar, golpear, empujar y tirar. Algunos ejemplos incluyen perillas, juguetes para ordenar por tamaño y libros de páginas gruesas.

Desarrollo social y emocional

Fomente el desarrollo social y emocional de su hijo de la siguiente manera:

  • Pase tiempo con él. Haga un esfuerzo adicional para sentarse y jugar, leerle y hablarle a su hijo. No se preocupe demasiado por organizar "citas para jugar" y actividades para su hijo entre el primer y el segundo año. Los niños de esta edad no tienen muchas interacciones entre ellos. En cambio, tienden a jugar solos, pero cerca de otros niños, una conducta que se llama "juego paralelo". Su amor y atención son los factores más importantes que ayudan al crecimiento social y emocional de su hijo.
  • Conozca el temperamento individual de su hijo. Cada niño es diferente. Conocer la personalidad de su hijo le ayuda a predecir y a manejar sus reacciones frente a situaciones cotidianas.
  • Elogie a su hijo. Cuando su hijo reacciona bien ante una situación difícil, como irse del parque sin protestar, dígale lo orgulloso que está de él. Si bien es posible que su hijo no entienda el significado exacto de sus palabras, relacionará la buena conducta con su aprobación.
  • No responda a arrebatos de enojo. Si usted reacciona a una rabieta o a una conducta similar de su hijo, es muy probable que esta continúe. A menos que la conducta de su hijo sea peligrosa, ignórela (pero manténgase cerca y tranquilice a su hijo cuando sea necesario). Una vez que haya finalizado el arrebato, puede hablar con su hijo con calma y asegurarle que todo está bien. Es muy importante que no se enoje ni amenace con pegarle o lastimar a su hijo. A veces, puede ser difícil mantener la calma. Tenga en cuenta que usted es el modelo de conducta de su hijo.

Habilidades sensoriales y motoras

Fomente las habilidades sensoriales y motoras de su hijo de la siguiente manera:

  • Bríndele la posibilidad de explorar en forma segura. Jueguen a juegos que hagan que camine y se mueva, y vaya al aire libre cuando sea posible. Por ejemplo, ayude a su hijo a caminar alrededor del patio con juguetes para empujar, como cortadoras de yerba de juguete o empujadores con pelotitas saltarinas. Juegue a perseguirse y a correr carreras en áreas donde puedan caer "sin golpearse".
  • Ayúdele a subir escaleras. Sostenga a su hijo, en forma segura, cuando ambos suben y bajan las escaleras juntos.
  • Déjelo sentir diferentes texturas. Busque objetos que le permitan a su hijo explorar en forma segura los conceptos de suave, duro, peludo, húmedo, seco, frío y caliente.

Desarrollo del lenguaje

Fomente el desarrollo del lenguaje de su hijo de la siguiente manera:

  • Háblele. Póngase cara a cara con su hijo y mírelo a los ojos, en la mayor medida posible, cuando tenga interacciones con él. Háblele en forma pausada y regular sobre las cosas que su hijo pequeño puede ver, lo que están haciendo juntos o las cosas que son parte importante de su mundo.
  • Responda a las palabras de su hijo. Repita y expláyese en lo que él dice.
  • Pídale a su hijo pequeño que use palabras para expresar significados. Enséñele palabras como "contento", "triste", "enojado", "quiero", "me gusta" y "no me gusta", de manera que el niño pueda empezar a relacionar palabras con sentimientos y con deseos.
  • Léale todos los días. También use canciones, historias, juegos y rimas para introducir a su hijo en el lenguaje. Para ayudar al desarrollo del cerebro de su hijo, jueguen o lean juntos en lugar de permitir que su hijo mire televisión, vea películas o juegue juegos en una pantalla. Para obtener más información, vea el tema Desarrollo del habla y del lenguaje.

Aprenda técnicas de crianza

Debido a que su hijo crece y se desarrolla muy rápido, en muchos sentidos usted tiene que aprender a "conocerlo" una y otra vez. Ayude a establecer una relación fuerte, duradera y de amor con su hijo analizando, en forma periódica, lo que le gusta y lo que no le gusta de la relación. Podría resultarle útil pensar en:

  • ¿Qué es lo que más me gusta de mi hijo?
  • ¿Qué habilidades nuevas ha desarrollado mi hijo en los últimos 3 meses? ¿En los últimos 2 meses? ¿En el último mes?
  • ¿Cuándo estoy a gusto con cómo trato a mi hijo?
  • ¿Qué es lo que no me gusta acerca de algunas de nuestras interacciones? ¿Cuándo suelen suceder estos episodios?
  • ¿Qué factores podrían estar desencadenando las conductas problemáticas de mi hijo? ¿Alguno de estos desencadenantes es nuevo?
  • ¿Qué cosas puedo alentar a mi hijo a que haga solo? ¿Cómo puedo alentarlo?

Como padre o cuidador de niños, también es importante que:

  • Aprenda y use técnicas de crianza y de disciplina que sean eficaces y evite el uso de castigo físico. En la mayoría de las comunidades, se ofrecen clases sobre crianza. Pregúntele a su médico o llame a un hospital local para obtener más información.
  • Aprenda técnicas saludables para resolver conflictos y manejar el estrés. Para obtener más información, vea el tema Manejo del estrés.
  • Pida ayuda cuando la necesite. Llame a un familiar o a un amigo para descansar si se siente abrumado. Investigue los recursos de la comunidad que estén disponibles para ayudarle con el cuidado del niño o con otros servicios necesarios. Llame a un médico o a un hospital local para comenzar. Algunas comunidades tienen centros de servicio de relevo para niños, que brindan servicios de guardería temporales cuando usted necesita un descanso.

Cuándo llamar a un médico

Llame al 911 o a otros servicios de urgencia si se siente tan frustrado con su hijo que teme que podría causarle daño físico.

Llame a su médico si:

  • Tiene problemas constantemente para manejar a su hijo y suele sentirse enojado o frustrado. Su médico puede indicarle recursos de ayuda, si se siente incapaz de cuidar adecuadamente a su hijo por alguna razón.
  • Le preocupa que su hijo no esté creciendo adecuadamente o que no esté alcanzando hitos del desarrollo importantes en un área determinada.

También es una buena idea llamar a su médico si su hijo:

  • Muestra retrasos en varias áreas de desarrollo.
  • Alcanza exitosamente un hito del desarrollo pero luego pierde la nueva capacidad.
  • Muestra conductas que podrían relacionarse con autismo. Esto podría incluir si parece que no tiene interacciones ni forma vínculos con otras personas, especialmente con los cuidadores; si actúa de manera repetitiva, algunas veces con gestos extraños; o si parece ignorar en forma selectiva a otras personas o a los ruidos. Para obtener más información, vea el tema Autismo.

Cuando se trata del crecimiento y del desarrollo de su hijo, analice el panorama completo. No todos los niños alcanzan hitos en el mismo momento. Por ejemplo, un leve retraso en un área de desarrollo, como hablar, no suele ser preocupante en sí mismo. Siempre que su hijo se comunique eficazmente a través de gestos y responda en forma regular cuando usted u otras personas le hablan, por lo general, pronto comenzará a usar el lenguaje.

En general, es más preocupante si un niño muestra señales de un problema general de comunicación, que podría incluir un retraso en el desarrollo del lenguaje. Este tipo de retraso puede relacionarse con un problema de audición. Un niño con señales de un problema de comunicación:

  • A los 12 meses, no conoce ninguna palabra además de "mamá" y "papá", ni señala un objeto familiar cuando se lo piden.
  • De los 15 a los 18 meses, no dice ni siquiera algunas pocas palabras, no parece estar escuchando cuando usted le habla, ni señala lo que quiere.
  • A los 18 meses, no dice 5 palabras o más, ni comprende más de 50 palabras.
  • A los 2 años, no dice más de 50 palabras, no combina dos palabras, no nombra ni intenta nombrar objetos, ni usa palabras para pedir cosas.

Chequeos de rutina

Las consultas de control para el niño generalmente se programan varias veces entre los 12 y 24 meses de edad. Estas visitas le permiten al médico de su hijo observar de cerca la salud general y el desarrollo de su hijo. Usted también puede conversar sobre cualquier inquietud que tenga durante estas consultas.

Durante el chequeo, el médico:

  • Mide el peso, la talla y la cabeza (circunferencia de la cabeza) de su niño. Estas mediciones se trazan en una tabla de crecimiento para asegurarse de que su hijo está creciendo como se esperaba.
  • Revisa físicamente a su hijo. Usualmente esto incluye revisar los ojos y los oídos, escuchar el corazón y los pulmones, revisar el abdomen y mirar el área genital. Es posible que el médico también observe cómo camina su hijo y que le pruebe los reflejos.
  • Revisa la cartilla de vacunación de su hijo para asegurarse de que esté al día. Su hijo por lo general recibe una o más vacunas en las consultas de control para el niño hasta los 2 años de edad. Lleve la cartilla de vacunaciĆ³n (¿Qué es un documento PDF ?) de su hijo a cada visita. Podría ser útil aprender algunas técnicas para reconfortar para ayudar a su hijo mientras recibe vacunas.
  • Habla con su hijo, le hace preguntas simples para examinar las habilidades de audición y del lenguaje. Por ejemplo, el médico puede pedirle a su hijo que nombre o señale una parte del cuerpo.
  • Observa las interacciones de su hijo con usted para evaluar su desarrollo emocional y social. A los 18 meses y los 24 meses de edad, el médico podría revisar si hay señales de autismo específicamente.

Los chequeos de rutina son un buen momento para hacer cualquier pregunta o analizar cuestiones de crecimiento y de desarrollo. Además, hable sobre las habilidades nuevas de su hijo, como caminar, usar una cuchara o combinar palabras. Podría ser útil si va al chequeo de su hijo con una lista de preguntas (¿Qué es un documento PDF ?) preparada con anterioridad.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

HealthyChildren.org
Dirección del sitio web: www.healthychildren.org

Referencias

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2008). Early childhood: 18-month visit. In JF Hagan et al., eds., Bright Futures: Guidelines for Health Supervision of Infants, Children, and Adolescents, 3rd ed., pp. 407–417. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • American Academy of Pediatrics (2009). Age eight months through twelve months. In SP Shelov et al., eds., Caring For Your Baby and Young Child: Birth to Age 5, 5th ed., pp. 249–284. New York: Bantam.
  • Augustyn M, et al. (2009). Infancy and toddler years. In WB Carey et al., eds., Developmental-Behavioral Pediatrics, 4th ed., pp. 24–38. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Carey WB (2009). Normal individual differences in temperament and behavioral adjustment. In WB Carey et al., eds., Developmental-Behavioral Pediatrics, 4th ed., pp. 74–86. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Council on Communications and Media, American Academy of Pediatrics (2011). Media use by children younger than 2 years. Pediatrics, 128(5): 1–6.
  • Dixon SD, Stein MT (2006). Encounters With Children: Pediatric Behavior and Development, 4th ed. Philadelphia: Mosby Elsevier.
  • Feigelman S (2011). The second year. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 31–33. Philadelphia: Saunders.
  • Goldson E, Reynolds A (2011). Child development and behavior. In WW Hay Jr et al., eds., Current Diagnosis and Treatment: Pediatrics, 20th ed., pp. 64–103 New York: McGraw-Hill.
  • Hagan JF, et al., eds. (2008). Early childhood: 15 month visit. In Bright Futures: Guidelines for Health Supervision of Infants, Children, and Adolescents, 3rd ed., pp. 395–405. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • Hagan JF, et al., eds. (2008). Early childhood: 12-month visit. In Bright Futures: Guidelines for Health Supervision of Infants, Children, and Adolescents, 3rd ed., pp. 383–394. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • Stein MT (2011). Difficult behavior. In CD Rudolph et al., eds., Rudolph’s Pediatrics, 22nd ed., pp. 335–338. New York: McGraw-Hill.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Susan C. Kim, MD - Pediatría
Louis Pellegrino, MD - Pediatría del Desarrollo
Última revisión 9 agosto, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.