Complicaciones del lupus

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Algunas personas que tienen lupus (lupus eritematoso sistémico o SLE, por sus siglas en inglés) pueden manifestar complicaciones con sus órganos internos, como el hígado, el corazón o los pulmones.

Cómo vivir con lupus

La mayoría de las personas con lupus son capaces de continuar con sus actividades normales diarias. Usted puede notar que necesita reducir su nivel de actividad, obtener ayuda con el cuidado de los niños o cambiar la forma en que trabaja debido a la fatiga, el dolor articular u otros síntomas. Usted puede encontrar que tiene que dejar de hacer sus actividades diarias por completo.

La mayoría de las personas con lupus pueden tener una esperanza de vida normal o casi normal. Esto depende de la gravedad de su enfermedad, de si afecta a órganos vitales (como los riñones) y de la gravedad con que estos órganos estén afectados.

El lupus no suele causar daños ni deformaciones articulares, lo cual puede ocurrir en personas que tienen artritis reumatoide, otra enfermedad autoinmunitaria.

Los medicamentos que se utilizan para tratar el lupus de moderado a grave tienen efectos secundarios. Puede ser difícil determinar qué problemas son parte del curso natural de la enfermedad y qué problemas se deben a los efectos de los medicamentos que se utilizan para controlar la enfermedad.

En el pasado, no se comprendía bien el lupus. Las personas que tenían lupus morían más jóvenes, por lo general a causa de problemas con los órganos vitales. Ahora que la enfermedad puede tratarse con más éxito, la esperanza de vida ha aumentado bastante.

Anticoncepción, embarazo y lupus

A veces se usan hormonas como el estrógeno y la prolactina para la terapia hormonal, la anticoncepción y como parte de los tratamientos de fertilidad. Los estudios no coinciden en si tomar hormonas aumenta el riesgo de lupus o de exacerbaciones de los síntomas del lupus. Si está considerando tomar hormonas, hable con su médico acerca de los riesgos y los beneficios de este tratamiento.

El lupus no suele afectar la capacidad de una mujer para concebir un hijo. Sin embargo, si está teniendo una exacerbación del lupus o está tomando medicamentos corticosteroides, es posible que tenga ciclos menstruales irregulares, lo cual puede dificultar la planificación de un embarazo.

No está claro si las mujeres tienen más exacerbaciones del lupus durante el embarazo. Pero parece existir un mayor riesgo para el feto en desarrollo.1 Los riesgos disminuyen si la mujer evita quedar embarazada durante un período de actividad activa del lupus. Por lo tanto, es una buena idea que las mujeres que tienen lupus utilicen un método anticonceptivo eficaz cuando el lupus esté activo.2 Si está planeando tener un hijo o ya está embarazada, es muy importante que su médico y usted hablen acerca de cómo el lupus puede afectar su embarazo.

Problemas renales

Los problemas de riñón afectan a muchas personas que tienen lupus. Estos problemas no suelen provocar síntomas, pero algunas personas pueden notar que tienen hinchazón en las piernas o en los tobillos (debido a la retención de líquido) que no habían tenido anteriormente. La primera señal de problemas renales suele ser un resultado anormal en un análisis de orina, como proteínas, sangre o glóbulos blancos en la orina o cilindros granulares o de glóbulos rojos (aglomeraciones de glóbulos rojos o células renales).

En algunos casos, los problemas renales son tan graves que los riñones dejan de funcionar correctamente o fallan por completo. Dependiendo de la gravedad del daño renal, el tratamiento puede incluir medicamentos fuertes para controlar el lupus, diálisis renal o un trasplante de hígado.

Problemas cardíacos

Los problemas cardíacos causados por el lupus incluyen:3

  • Inflamación del saco que rodea el corazón (pericarditis). Este es el problema cardíaco más común relacionado con el lupus.
  • El endurecimiento de las arterias que irrigan el músculo cardíaco con sangre. Las personas con lupus corren un mayor riesgo de tener depósitos de placa en las arterias (aterosclerosis) que pueden provocar enfermedad de las arterias coronarias. También tienen una mayor probabilidad de que se les formen depósitos de placa a una edad más temprana que las personas que no tienen lupus.
  • Enfermedades de las válvulas cardíacas. Unas pocas personas que tienen lupus pueden tener válvulas cardíacas ligeramente engrosadas, lo cual las hace más susceptibles a infecciones de las válvulas deterioradas (endocarditis), coágulos de sangre o insuficiencia cardíaca. Algunas personas que tienen válvulas cardíacas deterioradas podrían necesitar cirugía para sustituir las válvulas.
  • Inflamación del músculo cardíaco (miocarditis), la cual es poco común pero puede provocar problemas con el latido cardíaco o el músculo cardíaco. El corazón puede latir demasiado rápido, demasiado despacio o de forma irregular.

Problemas pulmonares

Aproximadamente 1 de cada 3 personas que tienen lupus manifiesta una inflamación del tejido que rodea los pulmones.1 En ocasiones, esto no provoca ningún síntoma. Otras veces, provoca dificultad respiratoria, tos o dolor en el pecho que empeora al inhalar profundamente (pleuritis). Muchas personas con lupus tienen dolor en el pecho cuando respiran. Cuando este dolor no es causado por la pleuritis, suele ser causado por la inflamación del músculo, el cartílago o los ligamentos del pecho, o por la inflamación de las articulaciones que conectan las costillas al esternón (articulaciones costocondrales). En estos casos, los pulmones podrían no verse afectados.

Entre los problemas pulmonares menos comunes con el lupus se incluyen la fiebre, la tos y la inflamación del tejido pulmonar (neumonitis lúpica aguda). Algunas personas con lupus producen un anticuerpo que hace que su sangre se coagule con mayor facilidad (anticuerpo antifosfolipídico). Estas personas pueden tener un riesgo de coágulos en los pulmones (émbolos pulmonares). Una complicación poco común es la acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar), provocada por los problemas cardíacos o pulmonares.

Problemas sanguíneos

Los problemas sanguíneos son comunes en personas que tienen lupus, pero no siempre causan síntomas perceptibles. Estos problemas, que en algunos casos son graves e incluso potencialmente mortales, incluyen:

  • Cambios en los glóbulos rojos, los cuales transportan el oxígeno; en los glóbulos blancos, los cuales combaten las infecciones; y en las plaquetas, las cuales ayudan con la coagulación de la sangre.
  • Anemia causada por la destrucción de glóbulos rojos (anemia hemolítica), bajo recuento de glóbulos blancos (leucopenia) o bajo recuento de plaquetas (trombocitopenia). La anemia puede estar causada tanto por el lupus como por los medicamentos utilizados para tratarlo.
  • Cambios en los órganos relacionados con la circulación, como el bazo o los ganglios linfáticos.
  • Producción de anticuerpos que atacan ciertos factores de coagulación de la sangre, haciendo que la sangre se coagule con facilidad. Estos anticuerpos se producen en 1 de cada 3 personas que tienen lupus.1 Pueden causar una afección llamada síndrome de anticuerpos antifosfolípidicos, que puede provocar complicaciones de coagulación sanguínea leves o graves.

Problemas del sistema nervioso

Los problemas neurológicos (del sistema nervioso) asociados con el lupus incluyen:

  • Pérdida leve de memoria, dificultades para concentrarse y errores de comprensión y juicio.
  • Dolores de cabeza, los cuales son comunes pero suelen estar relacionados con estrés y la tensión. Las migrañas (jaquecas) ocurren en muchas personas que tienen lupus.
  • Problemas del sistema nervioso que provocan perturbaciones de la vista, mareos, debilidad muscular en la cara, los brazos o las piernas, o la pérdida de la temperatura o de la sensación de dolor en los pies, las manos, los brazos o las piernas (neuropatía periférica o craneal).
  • Convulsiones. Pueden ser causadas por problemas de presión arterial, infecciones o inflamación en los vasos sanguíneos del cerebro.
  • Ataques cerebrales, que pueden ir de leves a fuertes.

Problemas de salud mental

El estrés físico y emocional de sobrellevar una enfermedad crónica puede hacer que sea difícil mantener una buena salud mental.

  • Muchas personas con lupus se vuelven ansiosas, deprimidas o ambas cosas.
  • En algunas personas que tienen lupus se observa psicosis, un trastorno mental y de comportamiento en el que una persona puede tener delirios (creencias falsas pero que se mantienen con firmeza) o alucinaciones (percepciones falsas) o ambas cosas. Puede ser causada por la enfermedad o por medicamentos como tranquilizantes, corticosteroides o analgésicos narcóticos.
  • Puede manifestarse comportamiento maníaco, incluyendo niveles extraordinariamente altos de energía y actividad, dificultad para dormir e irritabilidad, como resultado del tratamiento del lupus con corticosteroides. No suele ser grave y desaparece una vez que se detiene el medicamento.

Problemas del aparato digestivo

Los problemas del aparato digestivo no son comunes con el lupus pero pueden incluir:

  • Dolor abdominal, frecuentemente acompañado de náuseas y vómitos.
  • Distensión del hígado.
  • Inflamación del páncreas (pancreatitis).
  • Inflamación del saco que rodea los intestinos (peritonitis).
  • Indigestión.
  • Dificultad para tragar.
  • Boca seca.

Información relacionada

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Crow MK (2012). Systemic lupus erythematosus. In L Goldman, A Schafer, eds., Goldman's Cecil Medicine, 24th ed., pp. 1697–1705. Philadelphia: Saunders.
  2. Wofsy D (2005). Therapy of systemic lupus erythematosus. In WJ Koopman, LW Moreland, eds., Arthritis and Allied Conditions: A Textbook of Rheumatology, 15th ed., vol. 2, pp. 1561–1574. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  3. Roman MJ, Salmon JE (2007). Cardiovascular manifestations of rheumatic diseases. Circulation, 116(20): 2346–2355.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Nancy Ann Shadick, MD, MPH - Medicina interna, Reumatología

Revisado9 septiembre, 2014