Colitis por Clostridium difficile

Saltar a la barra de navegación

Generalidades

¿Qué es la colitis por Clostridium difficile?

Clostridium difficile (también conocida como C. difficile) es una especie bacteriana que puede causar inflamación e irritación en el intestino grueso o colon. Esta inflamación, conocida como colitis, puede dar lugar a diarrea, fiebre y cólicos abdominales.

Si usted toma antibióticos, podría tener colitis por C. difficile. C. difficile también puede transmitirse de una persona a otra. Pero la infección es más común en personas que están tomando antibióticos o que los han tomado recientemente. Asimismo, es común en personas mayores que están hospitalizadas o residen en hogares para ancianos y en personas que están recibiendo quimioterapia para el cáncer.

La colitis causada por C. difficile puede ser leve o grave. En raras ocasiones, puede causar la muerte.

¿Cuál es la causa?

El intestino grueso normalmente contiene muchas bacterias beneficiosas que lo mantienen saludable y no causan enfermedad. Si usted toma antibióticos para eliminar las bacterias que en efecto causan enfermedad, sus medicamentos también podrían eliminar las bacterias beneficiosas. Esto puede permitir que las bacterias C. difficile se multipliquen en el intestino grueso y liberen sustancias dañinas conocidas como toxinas. Los expertos también opinan que, en algunos casos, los antibióticos pueden hacer que se liberen estas toxinas.

Una vez que se liberan las toxinas, el colon se inflama.

Las personas que toman medicamentos para reducir el ácido estomacal, como Nexium, Prevacid o Prilosec, también tienen un mayor riesgo de contraer una infección por C. difficile.1

C. difficile puede propagarse cuando una persona infectada no se lava las manos después de usar el baño y luego toca algo como la manilla de una puerta, la baranda de una cama o un teléfono. Esto puede dejar bacterias C. difficile sobre esos objetos. Otras personas pueden infectarse si tocan un objeto contaminado y luego comen o se frotan la cara con las manos. Las personas que trabajan en el área de la salud pueden propagar esta bacteria de una habitación a otra en un hospital o en un centro de atención a largo plazo.

La mejor manera de prevenir la propagación de C. difficile es lavarse las manos con frecuencia, en particular después de usar el baño. También es buena idea lavarse las manos antes y después de acudir a un hospital, un hogar para ancianos o cualquier otro lugar en el que pueda haber personas enfermas o débiles.

¿Cuáles son los síntomas?

La colitis por C. difficile puede causar:

  • Diarrea (puede contener sangre o pus).
  • Cólicos abdominales.
  • Fiebre.
  • Deshidratación.

Usted también podría tener un latido cardíaco anormal.

Por lo general, los síntomas comienzan entre 4 y 10 días después de que comience a tomar antibióticos. Pero podrían no comenzar hasta algunas semanas después de que deje de tomar los antibióticos.

La enfermedad puede ser tan leve que usted solo tiene algo de diarrea pero no tiene fiebre ni cólicos. En casos poco comunes, a una persona muy enferma se le puede formar un agujero, o perforación, en el intestino. Una perforación es una urgencia médica que requiere cirugía.

¿Cómo se diagnostica?

Su médico puede pensar que usted tiene colitis por C. difficile si se presentan las siguientes dos condiciones:

  • Tiene síntomas de la enfermedad.
  • Está tomando antibióticos o los ha tomado recientemente.

Para confirmar el diagnóstico, se analizará una muestra de heces para detectar las toxinas que produce la C. difficile.

Su médico puede observar el colon a través de un instrumento iluminado (sigmoidoscopia o colonoscopia). En los casos más graves de colitis por C. difficile, pueden aparecer zonas de tejido amarillento o blancuzco en el interior del colon.

¿Cómo se trata?

En primer lugar, el médico le indicará que, si es posible, deje de tomar el antibiótico que causó la infección. Entonces, su médico tratará la colitis por C. difficile con un antibiótico diferente al que causó la infección. Es probable que tome fidaxomicina, metronidazol o vancomicina. En ocasiones, la infección regresa unos días después de que se detenga el tratamiento. Si esto sucede, es posible que le receten otro antibiótico.

Si tiene diarrea grave, es posible que además le administren líquidos para prevenir la deshidratación y para asegurar que tenga la cantidad correcta de minerales (electrolitos) en la sangre. O es posible que le den un medicamento conocido como secuestrante de las sales biliares (tal como colestiramina) para ayudar a controlar la diarrea.

En el caso de personas a las que los antibióticos no ayudan, se puede realizar un trasplante fecal. Este tratamiento introduce heces de un donante en el colon de otra persona que tiene una infección por C. difficile. Las bacterias beneficiosas en las heces del donante ayudan a eliminar las bacterias C. difficile y a devolverle la salud al colon.2

Los probióticos, que son bacterias que ayudan a mantener el equilibrio natural de los organismos (microflora) en los intestinos, pueden servir de ayuda a personas que tienen infecciones recurrentes por C. difficile.

En casos poco comunes, una persona podría necesitar cirugía para extraer parte de los intestinos. Esto solo ocurriría si usted no mejorase con antibióticos y llegara a sufrir una perforación en los intestinos.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)
www.cdc.gov

Referencias

Citas bibliográficas

  1. U.S. Food and Drug Administration (FDA) (2012). FDA drug safety communication: Clostridium difficile-associated diarrhea can be associated with stomach acid drugs known as proton pump inhibitors (PPIs). Available online: http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/ucm290510.htm#sa.
  2. Mattila E, et al. (2011). Fecal transplantation, through colonoscopy, is effective therapy for recurrent Clostridium difficile infection. Gastroenterology, 142(3): 490–496.

Otras obras consultadas

  • Agency for Healthcare Research and Quality (2011). Effectiveness of Early Diagnosis, Prevention, and Treatment of Clostridium difficile Infection: Executive Summary [AHRQ Pub. No. 11(12)-EHC051-1]. Rockville, MD: Agency for Healthcare Research and Quality. Available online: http://effectivehealthcare.ahrq.gov/index.cfm/search-for-guides-reviews-and-reports/?pageaction=displayproduct&productid=822#3792.
  • Cohen SH, et al. (2010). Clinical practice guidelines for Clostridium difficile infection in adults: 2010 update by the Society for Healthcare Epidemiology of America (SHEA) and the Infectious Diseases Society of America (IDSA). Infection Control and Hospital Epidemiology, 31(5): 431–455.
  • Kelly CP, LaMont JT (2006). Treatment of Clostridium difficile diarrhea and colitis. In MM Wolfe et al., eds., Therapy of Digestive Disorders, 2nd ed., pp. 733–744. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Kelly CP, Lamont JT (2010). Antibiotic-associated diarrhea, pseudomembranous enterocolitis, and Clostridium difficile-associated diarrhea and colitis. In M Feldman et al., eds., Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease, 9th ed., vol. 2, pp. 1889–1903. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Nelson RL, et al. (2011). Antibiotic treatment for Clostridium difficile-associated diarrhea in adults. Cochrane Database of Systematic Reviews (9).

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Arvydas D. Vanagunas, MD - Gastroenterología

Revisado9 septiembre, 2014