Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Cómo hablar con sus hijos sobre el sexo

Generalidades del tema

Todos los niños tienen sentimientos sexuales. Estos sentimientos son una parte normal del crecimiento y el desarrollo.

Hablar acerca del sexo puede ser incómodo, pero entre más temprano usted inicie la conversación, más preparado estará su hijo para tomar decisiones seguras al respecto. Y es posible que su hijo sea más capaz de manejar la presión de su grupo y la influencia de los medios a medida que se hace mayor.

Si no está seguro de cómo comenzar dicha conversación, use situaciones cotidianas para romper el hielo. Use ejemplos de la televisión o de embarazo de un adolescente para comenzar una conversación. Usted puede practicar hablando acerca del sexo con su pareja, un amigo u otro padre. Si usted siente que no puede hablar con su hijo acerca del sexo, pídale a su médico, una tía o tío de confianza, o un líder religioso que lo hagan. Si espera a que otras personas —amigos, personal de la escuela u otro adulto— aborden el tema del sexo, usted está perjudicando a su hijo.

Las películas, la televisión, los vídeos de música, las páginas de Internet y otros pueden afectar cómo piensa y se comporta su hijo.1, 2 Hable con su hijo acerca de cómo los medios de comunicación pueden tener un impacto sobre él. Tenga en cuenta que los niños tienen fácil acceso a muchos sitios web con contenido sexual o pornográfico. Mantenga la computadora en un área compartida donde usted pueda ver lo que su hijo está haciendo en línea.

Cómo hablar con su hijo o con su hija sobre el sexo

Antes de la escuela secundaria

Independientemente de que sean sexualmente activos o no, los niños necesitan ayuda para tomar decisiones responsables acerca del sexo. Hablar sobre el sexo no estimula la actividad sexual en los niños. Algunos estudios demuestran que hablar abierta y honestamente sobre el sexo puede prevenir el embarazo en adolescentes.3 Tener una relación abierta y honesta con su hijo dependerá en gran medida de la calidad de relación que ha construido hasta este momento.

El mejor momento para comenzar a hablar sobre el sexo es cuando su hijo se encuentra en la escuela primaria. Una buena manera para comenzar es admitir que hablar sobre el sexo podría resultar incómodo, pero que su hijo nunca debe tener miedo de hacerle preguntas al respecto. Sin embargo, hablar sobre el sexo y la sexualidad con su hijo no es una conversación de una sola vez. A medida que crece y madura, su hijo naturalmente tendrá preguntas acerca de la sexualidad. Cuanta más orientación le brinde, mejor preparado estará su hijo para tomar decisiones responsables.

Su biblioteca, iglesia o sinagoga locales, u organizaciones como Planned Parenthood tendrán información para ayudarlo a hablar con sus hijos sobre el sexo y sobre cuestiones de vida familiar.

Escuela secundaria

A medida que los niños entran en la adolescencia, comienzan a sentirse más interesados en tener citas y muchos comienzan a tener encuentros sexuales íntimos con una pareja. Casi la mitad de los adolescentes ya habrán tenido relaciones sexuales antes del grado 10. Y para el grado 12, 63 de cada 100 niños habrán tenido relaciones sexuales.4 Los adolescentes enfrentan mucha presión de su grupo para tener relaciones sexuales. De manera que si su adolescente no está listo para tener relaciones sexuales, se podría sentir excluido. Ayude a su adolescente a entender que muchos adolescentes deciden esperar para tener relaciones sexuales.

No deje de hablar con su hijo acerca de relaciones saludables y relaciones sexuales más seguras. Los estudios demuestran que cuando los padres hablan abiertamente del sexo, los adolescentes son más responsables en su comportamiento sexual.5

Planned Parenthood y otros grupos ofrecen asesoría psicológica y clases que usted puede tomar con su hijo para hablar sobre el sexo, las citas y otras cuestiones importantes.

Cómo definir el sexo

Es importante no suponer lo que su hijo sabe o no sabe sobre el sexo. Es posible que su hijo sepa algo o nada acerca del sexo. Es posible que sepa o que no sepa lo que significan los términos actividad sexual y relación sexual. Comience por explicar estos términos. Aclare que el sexo no solo hace referencia a las relaciones sexuales vaginales.

El sexo oral está volviéndose más aceptado entre los niños. En general, los niños no consideran el sexo oral como "sexo". Ellos ven el sexo oral como una forma segura de disfrutar algunos de los beneficios del sexo vaginal con un menor riesgo de sentirse culpables, tener una mala reputación o ir en contra de sus propios valores o creencias.6 Además, algunos niños no comprenden que es posible contraer una infección de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés) por tener sexo oral.6 El sexo anal es otra actividad sexual que podría darse sin que el niño comprenda por completo los riesgos de las STI, como el VIH.

Ayude a su hijo a comprender el riesgo de STI y otros posibles efectos por participar en comportamientos sexuales. Por ejemplo, algunos niños podrían no ser conscientes de las secuelas emocionales que, a veces, surgen por tener relaciones sexuales. Ayude a su hijo a pensar en lo que hace que una relación sea sólida. Hable acerca de lo que significa querer realmente a otra persona.

,

La masturbación es un tema acerca del cual pocas personas se sienten cómodas hablando. Pero es una parte normal y saludable de la sexualidad humana. Hable acerca de esto en términos de sus valores.

Cómo hablar de las STI y el embarazo

Dos tercios de todas las infecciones de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés) ocurren en personas menores de 25 años. Las STI afectan a ambos, hombres y mujeres. Considere hablar acerca de por qué los adolescentes corren un alto riesgo de contraer una STI. Hablar acerca de los condones y de otros métodos anticonceptivos depende con frecuencia de los valores y las actitudes familiares. Aun así, es importante asegurarse de que su hijo entienda cómo evitar una STI, cómo ocurre el embarazo, y cómo evitar un embarazo no planificado, sea por abstinencia o el uso de condones y otros métodos anticonceptivos. Para más información sobre STI, vea el tema Infecciones de transmisión sexual.

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics o AAP, por sus siglas en inglés) recomienda varias estrategias para ayudar a prevenir un embarazo no planificado. La AAP respalda la idea de que se implementen programas que ayuden a que los niños retrasen el inicio de la actividad sexual. La AAP también recomienda que los niños aprendan sobre los métodos anticonceptivos y puedan conseguirlos fácilmente. Esto incluye métodos anticonceptivos de emergencia.7

Cómo hablar acerca del abuso sexual y de la violación en citas

El abuso sexual es cualquier tipo de actividad sexual que se realiza en contra de la voluntad de una persona. Puede ser abuso sexual sin violencia (como ser forzado a mirar imágenes sexuales), manoseo sexual no deseado o forzado, o agresión sexual con violencia (como intento de violación o violación). El atacante puede ser un extraño, alguien a quien no conozca bien, un amigo cercano o un familiar.

Es importante brindar a su hijo información sobre la violación y el abuso en citas. Alrededor de 10 de cada 100 adolescentes han sido lastimados físicamente por una pareja.

Hable con su hijo acerca de lo siguiente:

  • Evitar los lugares aislados. Que vaya a lugares donde haya otras personas, donde se sienta cómodo y seguro. Que no vaya a la casa de una persona con quien tiene una cita ni invite a dicha persona a su casa. Estos son los lugares donde suceden la mayoría de las violaciones por un conocido (violaciones en citas).
  • Confiar en sus instintos. Si se siente vulnerable, es posible que tenga razón en estarlo. Por ejemplo, que evite las fiestas donde haya más hombres que mujeres.
  • No tener miedo de ser descortés. Si una situación se siente rara o comienza a sentirse nervioso, que enfrente a la persona con quien tiene una cita de inmediato o que se vaya lo más rápidamente posible.
  • Evitar el alcohol y las drogas. Estos comprometen su capacidad, y la de la persona con quien tiene una cita, de tomar decisiones responsables.
  • Ir en grupo o salir de a dos parejas. Especialmente al principio, tener citas en grupo podría ser más cómodo y menos riesgoso. Cuando los niños están con amigos de confianza, estos tienden a ser más seguros, incluso cuando infringen las reglas.
  • No guardar secretos. Ni alguien de su grupo, ni ningún padre o adulto tiene el derecho de decirle que guarde algo secreto de uno de sus padres, especialmente cuando alguien toca su cuerpo de una manera ofensiva.

Para más información, vea los temas Abuso y agresión (violación) sexual y Abuso doméstico.

Cómo notar comportamientos inusuales

El interés de un niño en el sexo y en la sexualidad puede ser nulo o grande. Es natural y saludable que un niño explore su sexualidad siempre y cuando sus comportamientos estén equilibrados con otros aspectos de la vida. Los comportamientos sexuales de un niño varían, según su edad y su entorno (dentro y fuera de su hogar). En algunos casos, es evidente que el comportamiento sexual ya deja de ser natural y saludable, y que el niño necesita ayuda de un médico o de un consejero.

Hable con el médico de su hijo si está preocupado porque su hijo:8

  • Tiene encuentros íntimos con un compañero más grande o más chico en edad. En general, cuanto más grande es la diferencia de edad, mayor es la preocupación.
  • Está preocupado por el sexo o está interesado en la pornografía.
  • Habla como un adulto acerca de comportamientos sexuales o interactúa con un adulto en una forma que se parece más a un contacto entre dos adultos.
  • Tiene conductas sexuales aunque se le ha pedido que deje de tenerlas.
  • Hace daño a animales o tiene conductas sexuales con animales.
  • Identifica interacciones y objetos cotidianos como sexuales.
  • Invade el espacio personal de otras personas o usa lenguaje o gestos sexuales de ira, o toca a otras personas hasta lastimarlas.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Social Health Association
Dirección del sitio web: www.ashastd.org

Planned Parenthood Federation of America
Dirección del sitio web: www.plannedparenthood.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. American Academy of Pediatrics (2009). Policy statement: Impact of music, music lyrics, and music videos on children and youth. Pediatrics, 124(5): 1488–1494.
  2. Hagan JF, et al., eds. (2008). Promoting healthy sexual development and sexuality. In Bright Futures: Guidelines for Health Supervision of Infants, Children, and Adolescents, 3rd ed., pp. 169–176. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  3. Ahern NR, Kiehl EM (2006). Adolescent sexual health and practice: A review of the literature. Implications for healthcare providers, educators, and policy makers. Family and Community Health, 29(4): 299–313.
  4. Kaplan DW, Love-Osborne KA (2009). Adolescence. In WW Hay Jr et al., eds., Current Diagnosis and Treatment: Pediatrics, 19th ed., pp. 101–136. New York: McGraw-Hill.
  5. Jellinek M, et al. (2002). Talking to your teen about sex and sexuality. In Bright Futures in Practice: Mental Health, vol. 2, tool kit, pp. 127–131. Arlington, VA: National Center for Education in Maternal and Child Health.
  6. Halpern-Felsher BL, et al. (2005). Oral versus vaginal sex among adolescents: Perceptions, attitudes, and behavior. Pediatrics, 115(4): 845–851.
  7. American Academy of Pediatrics (2005). Policy statement: Emergency contraception. Pediatrics, 116(4): 1026–1035.
  8. Cavanagh Johnson T (2007). Understanding Children's Sexual Behaviors: What's Natural and Healthy. San Diego: Institute on Violence, Abuse and Trauma.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2001, reaffirmed 2005). Sexuality education for children and adolescents. Pediatrics, 108(2): 498–502.
  • Anderson MM, Neinstein LS (2008). Adolescent sexuality. In LS Neinstein et al., eds., Adolescent Health Care, 5th ed., pp. 533–553. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Brown JD, Strasburger VC (2007). From Calvin Klein to Paris Hilton and MySpace: Adolescents, sex, and the media. Adolescent Medicine: State of the Art Reviews, 18(3): 484–507.
  • Cromer B, et al. (2011). Adolescent development. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 649–659. Philadelphia: Saunders.
  • Hillman JB, Spigarelli MG (2009). Sexuality: Its development and direction. In WB Carey et al., eds., Developmental-Behavioral Pediatrics, 4th ed., pp. 415–425. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Kellogg ND, Committee on Child Abuse and Neglect (2009). Clinical report: The evaluation of sexual behaviors in children, Pediatrics 124(3): 992–998.
  • Maehr J, Felice ME (2006). Fifteen to seventeen years: Mid-adolescence—Redefining self. In SD Dixon, MT Stein, eds., Encounters With Children, 4th ed., pp. 565–598. Philadelphia: Mosby Elsevier.
  • Oringanje C, et al. (2009). Interventions for preventing unintended pregnancies among adolescents. Cochrane Database of Systematic Reviews (4).
  • Sass AE, Kaplan DW (2011). Adolescence. In WW Hay et al., eds., Current Diagnosis and Treatment: Pediatrics, 20th ed., pp. 104–144. New York: McGraw-Hill.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Susan C. Kim, MD - Pediatría
Louis Pellegrino, MD - Pediatría del Desarrollo
Última revisión 3 noviembre, 2013

Última revisión: 3 noviembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.