Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Conductos lagrimales obstruidos

Generalidades del tema

¿Qué es un conducto lagrimal obstruido?

Las lágrimas normalmente salen del ojo por pequeños tubos llamados conductos lagrimales, que se extienden desde el ojo hacia la nariz. Si un conducto lagrimal se obstruye o no se abre, las lágrimas no pueden drenar del ojo correctamente. El conducto puede llenarse de líquido e hincharse, inflamarse y, algunas veces, infectarse.

La obstrucción de los conductos lagrimales sucede con más frecuencia en los bebés, aunque puede ocurrir a cualquier edad. Afecta a unos 6 de cada 100 recién nacidos.1

La mayoría de las veces, los conductos lagrimales obstruidos en bebés sanan por sí solos durante el primer año del bebé. Por lo general, no tienen ningún efecto en la vista del bebé ni causan problemas duraderos en el ojo.

¿Qué causa un conducto lagrimal obstruido?

Las causas de conductos lagrimales obstruidos en niños incluyen:

  • El tejido delgado en el extremo del conducto lagrimal no se abre normalmente. Esta es la causa más común.
  • Infecciones.
  • El crecimiento anormal del hueso nasal que ejerce presión sobre un conducto lagrimal y lo cierra.
  • Aberturas cerradas o subdesarrolladas en las esquinas de los ojos donde las lágrimas drenan hacia los conductos lagrimales.

La obstrucción de los conductos lagrimales puede ser hereditaria.

En los adultos, los conductos lagrimales obstruidos pueden ser causados por una lesión en los huesos o tejidos alrededor de los ojos o por otro trastorno, a veces relacionado con el envejecimiento. Por ejemplo, un conducto lagrimal obstruido puede ser consecuencia de un engrosamiento del revestimiento del conducto lagrimal, tejidos o estructuras anormales en la nariz o problemas a causa de una cirugía en la nariz o a su alrededor.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas suelen afectar solo un ojo. Pueden incluir:

  • Lagrimeo excesivo. Esto puede variar desde apariencia húmeda del ojo hasta tener lágrimas que corren por las mejillas.
  • Una acumulación amarilla o blanca en la esquina del ojo. Los párpados pueden pegarse.
  • Enrojecimiento e hinchazón alrededor del ojo o la nariz. Esto puede ser causado por una infección en el sistema de drenaje del ojo, tal como dacriocistitis. En casos graves, la infección puede extenderse a los párpados. Una infección grave puede causar fiebre, dolor, aumento del enrojecimiento y la hinchazón, y mucosidad o pus en el ojo.

Los bebés que tienen conductos lagrimales obstruidos suelen tener síntomas durante los primeros días o las primeras semanas después de nacer.

Los síntomas de un conducto lagrimal obstruido pueden empeorar después de una infección de las vías respiratorias superiores, como un resfriado o una infección de los senos paranasales. El viento, el frío y la luz solar también pueden empeorar los síntomas.

¿Cómo se diagnostica un conducto lagrimal obstruido?

Un conducto lagrimal obstruido se diagnostica en base a un historial médico y un examen físico. El médico puede también usar pruebas para medir la cantidad de lágrimas o para ver si las lágrimas están drenando normalmente de los ojos. Otras pruebas pueden ayudar a su médico a averiguar dónde está la obstrucción o cómo ocurrió.

¿Cómo se trata?

La mayoría de los bebés que tienen conductos lagrimales obstruidos no necesitan tratamiento. Para ayudar a prevenir una infección y otros problemas hasta que desaparezca la obstrucción:

  • Mantenga el ojo limpio. Para limpiar el drenaje, humedezca una bolita de algodón o una toallita limpias con agua tibia, y limpie suavemente desde el interior (cerca de la nariz) hacia la parte exterior del ojo.
  • Si el médico de su bebé lo sugiere, masajee suavemente la zona de la obstrucción. Esto puede prevenir la acumulación de líquido en el conducto.
  • Restrinja el tiempo que pasa su hijo expuesto al viento, al frío o al sol.
  • Lávese siempre las manos antes y después de tocar la zona del ojo.

Si aparecen señales de infección, es posible que su bebé necesite antibióticos.

A veces, se puede hacer un procedimiento de sondaje para abrir el conducto si no se cura por sí solo. El sondaje abre con éxito los conductos en 80 de cada 100 bebés que tienen conductos obstruidos.1 En casos raros, los bebés con conductos lagrimales obstruidos tienen un problema más grave que requiere una cirugía más compleja.

En adultos que tienen conductos lagrimales obstruidos, el tratamiento depende de la causa de la obstrucción. Si el conducto está obstruido debido a una infección a largo plazo, pueden usarse antibióticos. La cirugía puede ser necesaria para problemas estructurales o crecimientos anormales. Por lo general, no se hacen sondajes en adultos.

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Conductos lagrimales obstruidos: ¿Debería someterse a mi bebé a un procedimiento de sondaje?

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

EyeCare America
Dirección del sitio web: www.eyecareamerica.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Olitsky SE, et al. (2011). Disorders of the lacrimal system. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 2165–2166. Philadelphia: Saunders.

Otras obras consultadas

  • Braverman RS (2012). Eye. In WW Hay Jr et al., eds., Current Diagnosis and Treatment: Pediatrics, 21st ed., pp. 424–464. New York: McGraw-Hill.
  • Wright KW (2008). Tearing. In Pediatric Ophthalmology for Primary Care, 3rd ed., pp. 145–157. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.

Créditos

Por El personal de Healthwise
John Pope, MD - Pediatría
Christopher J. Rudnisky, MD, MPH, FRCSC - Oftalmología
Última revisión 9 octubre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.